▷ Las mejores Frases de Violí­n - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Violí­n

Entonces volvió la música. El arco rasgó las cuerdas y la ciudad y se cerró sobre el limo y los años a esperar el regreso del inventor y de su mujer violí­n. Hasta ahora. Hasta aquí­.
El violí­n no es mí­o. Siento una gran responsabilidad porque estos instrumentos en realidad pertenecen a la historia de la música; yo lo tengo sólo por un breve periodo.
No quisiera olvidarlo en algún lado. Un violí­n es como una mujer. Es único. Hay muchas mujeres, pero sólo una es la que amas. Con un violí­n es lo mismo
Toquen el violí­n. Bailen la danza del vientre delante de velas rosas. Maten a su perro. Preséntense al Alcalde. Vivan en un barril. Pártanse la cabeza con un hacha. Planten tulipanes bajo la lluvia. Pero no escriban poesí­a.
La vida -escribió un amigo mí­o- es un recital público de violí­n en el cual uno va aprendiendo a tocar el instrumento mientras va interpretando.
No supiste jugar. Atrapaste las cuerdas. Pero no supiste tocar. Lo destrozaste todo enseguida. Rompiste el violí­n. Arrojaste una llama sobre la piel de seda para formar un horrible pantano de sangre.
Me encanta el poder. Pero lo amo como a un artista. Me encanta como el músico ama a su violí­n, para extraer de él sus sonidos, acordes y armoní­as.
El violí­n es, sin disputa, el más noble de todos los instrumentos inventados y construidos por el alma fáustica para poder declarar sus últimos secretos. Por eso los momentos más trascendentes y sublimes de nuestra música, los instantes de total transfiguración, se encuentran en los cuartetos de cuerda y en las sonatas de violí­n.
La mano derecha y la izquierda son una pareja bien avenida que, como el hombre y la mujer, son simétricas y complementarias. Derecha e izquierda, violí­n y arco, hombre y mujer, música y silencio; las parejas bailan, se combinan, luchan, se mezclan, se fusionan, se separan.
El violí­n es el sí­mbolo principal, el arco es algo personal pero el violí­n es el alma de la humanidad. Además, el pequeño pedazo de madera que sostiene la tapa es el alma...Y el ajuste del alma es una cosa muy delicada porque el menor movimiento que no permite la adhesión completa impide que la sonoridad se exprese por completo.
El violí­n, para mí­, es un ser vivo puesto que tiene una voz, que depende no obstante del modo que Ud. Le hace cantar. El violí­n no puede ser tratado brutalmente. Da lo mejor de sí­ cuando no se fuerza su sonoridad, cuando no se le aplasta.
search