Las mejores 125 Frases de Vestido - FrasesWiki.com

Encontramos 125 frases sobre Vestido

Tienes algo de Londres, pero mucho de Francia: una suma realeza y una noble elegancia palpitan en la seda de tu vestido gris.
Soledad Becerril es Carlos II vestido de Mariquita Pérez.
He rasgado mi vestido con una copa de vino, hoy tu amor corta como el cristal... buena suerte en tu camino, yo ya tengo mi destino, con mi sangre escribo este final...
Trabaja con el espíritu de oración. Estudia las cosas de este mundo, es tu deber, pero míralas solamente con un ojo, y el otro esté fijo en las realidades eternas. Ocúpate de las cosas de este mundo con una mano. Con la otra cógete a Dios como un niño se coge al vestido de su padre... Que mi alma, de hoy en adelante, quede así unida a Dios por Jesucristo
La fortuna es como un vestido: muy holgado nos embaraza, muy estrecho nos oprime
¿Cómo es posible, que tanta belleza oculte un corazón duro y lacerado? ¿Por qué le amo, por qué me apoyo, cansado, en su irresistible e indómita fortaleza? ¿Acaso no es el espíritu marchito y fúnebre de un hombre muerto vestido con la ropa de un niño?
No puedo cocinar, no puedo cantar, no puedo hacer vestidos, entonces, a los muelles. Pero si pudiera cocinar, si pudiera cantar, si pudiera hacer vestidos, no estaría en los muelles. Estaría en otro lado. Estaría en un negocio de ropa.
Hay una catedral descendente y un lago ascendente. Hay un pequeño carruaje abandonado en el soto, o bien bajando a toda prisa por el sendero, adornado con cintas. Hay una compañía de cómicos ambulantes, vestidos para la representación, divisados en el camino por entre la linde del bosque. Hay siempre, en fin, cuando se tiene hambre y sed, alguien que llega y os echa de allí.
Frívola con arte y graciosa cual una muñeca, sin sensibilidad, su existencia entera la consagraba a mantener el prestigio de estar de moda, deslumbrando por el gusto artístico y exótico de sus vestidos.
Me gusta mezclar mi look. Si mi pelo esta rizado, me gusta llevar un vestido largo, me gusta que sea negro, y que lleve accesorios de calaveras también, o Converse. ¿People Magazine?
El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas
Dando nuestra comida, nos hacemos más fuertes, ofreciendo a los demás nuestros vestidos, nos hacemos más bellos, prestando desinteresadamente las moradas de la pureza y la verdad, conseguimos grandes tesoros.
El pudor inventó los vestidos para disfrutar más de los desnudos.
Las mujeres escriben, escriben con una rapidez desbordante, su corazón charla sin cesar. No conocen generalmente ni el arte, ni la medida, ni la lógica, su estilo se arrastra y ondea como sus vestidos
Algunos perros que duermen a la noche deben soñar con huesos y yo recuerdo tus huesos en la carne o mejor en ese vestido verde oscuro y esos zapatos de taco alto negros y brillantes.
Francamente, estaba horrorizado con la vida, con lo que un hombre tenía que hacer simplemente para comer, dormir y mantenerse vestido. Entonces me quedaba en la cama y bebía. Cuando bebía el mundo aún estaba allí afuera, pero por el momento no te tenía agarrado del cuello.
Cuando había terminado su tarea iba a un rincón de la chimenea y se sentaba encima de la ceniza, lo que dio origen a que la aplicaran un feo mote, mas la menor, que no era tan mala como su hermana, la llamaba Cenicienta, a pesar de lo cual la pobrecita, con sus remendados vestidos, era cien veces más hermosa que sus hermanas a pesar de sus magníficos trajes.
Subió la Cenicienta a la carroza y su madrina le recomendó con mucho empeño que saliese del baile antes de medianoche, advirtiéndola que si permanecía en él un momento más, la carroza volvería a convertirse en calabaza, los caballos en ratones, los lacayos en lagartos y sus hermosos vestidos tomarían la primitiva forma que tenían.
Yo le dije que sí, que la cintura tiene que verse apretada. Pero estaba atónita. Atónita en mi vestido nuevo.
Yo le dije que sí­, que la cintura tiene que verse apretada. Pero estaba atónita. Atónita en mi vestido nuevo.
La elegancia no consiste en ponerse un nuevo vestido
La moda no existe sólo en los vestidos. La moda está en el cielo, en la calle, la moda tiene que ver con ideas, la forma en que vivimos, lo que está sucediendo.
La moda no existe sólo en los vestidos. La moda está en el cielo, en la calle, la moda tiene que ver con las ideas, la forma en que vivimos, lo que está sucediendo
Viste vulgar y solo verán el vestido, viste elegante y verán a la mujer
¿Quién dice que no puedo llevar mis Converse con mi vestido?
Cada cañón que se hace, cada buque de guerra que se echa al agua, cada cohete que se lanza significa, a fin de cuentas, que se está robando de los que tienen hambre y no son alimentados, de aquellos que tienen frío y no son vestidos
Si quieres la seguridad total, ve a la cárcel. Allí serás alimentado, vestido, recibirás atención médica, etcétera. Lo único que te faltará... es la libertad
Desconfía de todas las empresas que requieren vestidos nuevos.
Me quedo parada frente a la cómoda, mirándome en el espejo tratando de arreglar mi cabello en una semblanza de estilo, realmente está muy largo. Estoy en mis jeans y una camiseta, y Christian, frescamente bañado, está vestido detrás de mí. Miro su cuerpo hambrienta.
Las modas son legítimas en las cosas menores, como el vestido. En el pensamiento y en el arte son abominables.
Las modas son legí­timas en las cosas menores, como el vestido. En el pensamiento y en el arte son abominables.
Cual campo que presenta la batalla a otro enemigo campo armado y fiero, o cual el que a batir va la muralla del que en el campo le huyó primero así, vestidos de menuda malla, contra uno solo sale un pueblo entero, y aunque no al son de cajas alistados, en orden salen por la puerta armados.
El estilo es el ropaje del pensamiento, y un pensamiento bien vestido, como un hombre bien vestido, se presenta mejor.
Cuando un joven comprende que el secreto no está en lo que haga, en lo que diga, en el vestido, etc., sino en la energía interior, está maduro para la filosofía.
A mí, cuando veo un muerto, la muerte me parece una partida. El cadáver me da la impresión de un traje abandonado. Alguien se fue y no necesitó llevar aquel traje único que había vestido.
La más triste caricatura de un caballo, como un caballo vestido de hombre, o bien como un simple hombre con la cara de un caballo.
En el valle del Ródano me encontré a una muchachita casi desnuda que bailaba con su cabra, pedía caridad a un joven rico y bien vestido que pasaba por la posta, con un correo con galones delante y dos lacayos detrás de la brillante carroza. ¿Os imagináis que pueda existir la distribución de la propiedad? ¿Pensáis que no justifica los levantamientos populares?
Un vestido carece totalmente de sentido, salvo el de inspirar a los hombres el deseo de quitártelo.
Un vestido carece totalmente de sentido, salvo el de inspirar a los hombres el deseo de quitártelo.
Los campesinos desconfían del hombre de la ciudad. Vestido como un europeo, hablando su lengua, trabajando con él, viviendo a veces en su barrio es considerado por los campesinos como un tránsfuga que ha abandonado todo lo que constituye el patrimonio nacional.
Solo a veces, de noche, cuando vuelven tarde de alguna fiesta, sus vestidos parecen raídos ante el espejo, deformados, sucios, ya observados por demasiada gente y casi impresentables
Si alguien se vuelve para mirar tu traje, es que no vas bien vestido.
Lo que se llama un vestido atrevido no es más que un vestido un poco más convencional que los demás.
Y al caer como un vestido el encanto de la novedad, dejaba al desnudo la eterna monotonía de la pasión que tiene siempre las mismas formas y el mismo lenguaje.
Entreabro los soñolientos ojos, sacudo las plumas y héteme aquí calzado y vestido
Creo que existen terroristas vestidos de civil y de corbata, pero los están cogiendo presos y casi todos son amigos del Presidente Uribe
Un actor siempre está desnudo en la pantalla, aunque esté vestido.
Bien mirados, todos nos ocultamos, completamente desnudos, en los vestidos que usamos.
Si bien lo consideramos, todos estamos desnudos dentro de nuestros vestidos.
Va contra mis principios comprar un libro que no he leído previamente: es como comprar un vestido sin probártelo.
Entre todos los vestidos que yo he visto poner al orgullo, el que más me subleva es el de la humildad.
La sensación de ir bien vestido da a veces una paz que la religión misma no puede dar.
En su juventud, siendo todavía pobre y costándole trabajo ganarse el pan, prefería pasar hambre y andar con los vestidos rotos, si así salvaba un poco de independencia. No se vendió nunca por dinero ni por comodidades, nunca a mujeres ni a poderosos, más de cien veces tiró y apartó de sí lo que a los ojos de todo el mundo constituía sus excelencias y ventajas para conservar en cambio su libertad.
La fortuna es como un vestido: muy holgado nos embaraza, y muy estrecho nos oprime.
La fortuna es como un vestido: muy holgado nos embaraza, y muy estrecho nos oprime.
La fortuna es como un vestido: muy holgado nos embaraza, muy estrecho nos oprime.
Reine en vuestro vestido el aseo, mas no el lujo. Este no es a propósito sino de una vana ostentación, el otro, de la decencia
Una naranja sobre la mesa, su vestido en la alfombra, y usted en mi cama, dulce regalo del presente, emoción en la noche, llama de mi vida.
Una naranja sobre la mesa, su vestido en la alfombra, y usted en mi cama, dulce regalo del presente, emoción en la noche, llama de mi vida.
La Sencillez hacia el exterior corresponde a los hombres ordinarios, como un vestido hecho a media para ellos, pero sirve como un adorno a los que han llenado su vida con grandes hechos: se podría comparar con un poco de belleza descuidadamente vestida y con ello todo el atractivo más.
Quien inventó el primer vestido inventó el amor.
Esos pliegues de tu vestido, esas líneas de tus caderas, esos latidos del corazón...
La gente siempre está descontenta, si usas vestido amarillo, verde o anaranjado, a todo le ponen pero. Mi filosofía fue muy sencilla: quiero usar algo que a mí me convenza, que me haga sentir cómoda, radiante, segura.
Una mujer raramente pide consejo antes de haber comprado su vestido de boda.
La explicación es un error bien vestido
Ya están vestidos, ya se van por la calle. Y es sólo entonces cuando están muertos, cuando están vestidos, que la ciudad los recupera hipócrita y les impone los deberes cotidianos
Usando un vestido puedo demostrar que puedo ser tan femenino como quiero. Soy un heterosexual... Gran cosa. Pero si fuera un homosexual, tampoco me importaría
¿Ha sido usted, con magnífica elegancia, quién ha vestido a las rosas con su fragancia?
Hay cierta magia en las palabras seda y encaje, ¿No es cierto? -dijo la tía-. Su sonido me hace sentir como si estuviera preparándome para un baile. Y seda amarilla, me hace pensar en un vestido hecho con rayos de sol. Siempre soñé con tener un vestido de seda amarilla.
Desnudo el joven, cuanto ya el vestido océano ha bebido restituir le hace a las arenas.
Desnudo el joven, cuanto ya el vestido océano ha bebido restituir le hace a las arenas.
Sean decia: No vas a llevar ese vestido, se te ve todo.... Pero al menos me prestaba atención.
Entiendo que te gusten los vestidos largos. Tapan muchos defectos.
Es luz, claridad, es todo tiniebla, innombrado, ignorado, liberado del principio y del fin, yace tranquilo, desnudo, sin vestido.
[El hombre] no debe aceptar a Dios por su bondad o su justicia, sino que debe comprenderlo en la sustancia pura y limpia en la que él se comprende a sí mismo en su pureza. Pues la bondad y la justicia son un vestido de Dios que le ocultan. Por eso, aparta de Dios todo cuanto lo reviste y tómalo puro en el vestidor en donde está descubierto y desnudo en sí mismo. Entonces permaneceréis en él.
Un ejército no violento y vestido de harapos, frustraría los planes de hitler. Yo no tengo necesidad de sus tanques ni aeroplanos. Él no tiene necesidad de destruir nuestros hogares. Nuestro ejército no violento lo acogería y puede ser que no se atreviera a venir
La fiesta de los toros está montada en esencia sobre la tortura pública de un animal, y, por muchos pases pintureros que el diestro pegue vestido de sota de espadas, nunca podrá ocultar la degradación que late bajo la supuesta belleza de una verónica.
La modestia no es otra cosa que el orgullo vestido de máscara.
No hay más alegría que la de ser un hombre bien vestido.
Sentí una necesidad agónica, toxicomaníaca, de inhalar, hasta reventarme los pulmones, el olor de ella: olor de escuelita, de tinta china, de encierro, de sol en el patio, de papel del estado, de anilina, de tocuyo vestido a flor de piel -olor de la tinta china, flaco y negro-, casi un tiralíneas de ébano, fantasma de vacaciones...Y esto era mi primer amor.
Ningún vestido le sienta peor a una mujer que el deseo de ser sabia
No hay más alegrí­a que la de ser un hombre bien vestido.
Cuatro vestidos tengo, tres no me vienen, porque están en el arca de quien los tiene.
No andes, Sancho, desceñido y flojo, que el vestido descompuesto da indicios de ánimo desmalazado.
No andes, Sancho, desceñido y flojo, que el vestido descompuesto da indicios de ánimo desmazalado.
Tu mejor vestido fue siempre tu sonrisa
Tengo el orgullo de lucir este uniforme de preso con ustedes, porque prefiero morir en una cárcel podrido y no estar perfumado y bien vestido con el cartel de traidor a la Patria y al Ejército
Se recibe a los hombres según el vestido que llevan, pero se les sale a despedir según el talento que han demostrado.
Sentía una especie de ira, de rencor, sontra esos jóvenes holgazanes que a menudo pasan por el lado, frescos y ligeros, bien saciados, vestidos correctamente y perfumados, mientras que uno, sucio, harapiento, descalzo y apestando a estiércol, se ocupaba de la paja de los terneros.
Un hombre grande, nunca es más grande que cuando está vestido en andrajos.
Un hombre grande, nunca es más grande que cuando está vestido en andrajos.
Hay tonterías bien ataviadas de la misma manera que hay tontos bien vestidos
También hay tonterías elegantes como hay tontos bien vestidos.
La única forma de expiarse por estar de vez en cuando exageradamente vestido es ser siempre exageradamente educado
En los de la alcoba: a cada uno una punzada en el coxis y vehemente deseo de mirarse el coxis, de lamerse el coxis. Una contorsión del cuello y el seguir vertiginoso de la cabeza a la curva del cuerpo, sobre manos y pies, en movimiento centrípeto, mientras los vestidos se esfumaban y una curiosa prolongación, arqueada y móvil, les nacía del coxis.
La ley es inexorable, como los perros: no ladra más que al que va mal vestido.
Somos utopistas, tanto que llegamos a creer que la revolución debe y puede garantizar a todos alojamiento, vestido y pan
A los presos los visten con pijamas de rayas para ver si vestidos de rejas no se escapan.
Felicito al tapicero que te ha hecho el traje, eres el primer concursante que viene vestido de sofá
Y a medida que se destrenza mi deseo, reconstruyo los vestidos con que la cortesana se embellecerá, los sombreros armoniosos con que se cubrirá para ser más seductora, y la imagino junto a su lecho, en una semidesnudez más terrible que el desnudo.
En eso sí estuvo de acuerdo el señor Barriga, pero nos contó que también hay muchos otros que andan vestidos de traje y corbata, y que son los que más roban. Y nos explicó que estos rateros de traje y corbata se disfrazan a veces de cosas que los niños todavía no podemos comprender muy bien, pero que luego, cuando seamos adultos, los vamos a encontrar hasta en la sopa.
Una mujer que pasa en bicicleta a las dos de la mañana, hermosas piernas morenas bombeando los pedales mientras la brisa le alza el vestido y revela un perfecto milagro de carne femenina en movimiento. Nuestros ojos se cruzan un momento y ya se ha ido. Son cosas como ésa las que te hacen darte cuenta de lo poco que realmente sabes de nada.
Recuerdo que yo era muy pequeñita cuando mi padre toreaba en Madrid, que después dejó para dedicarse en una ladrillera. Recuerdo que él ingresaba al cuarto de baño vestido de padre normal y luego, cuando salía, estaba vestido de dios, lleno de brillos, relumbrando alamares.
Recuerdo que yo era muy pequeñita cuando mi padre toreaba en Madrid, que después dejó para dedicarse en una ladrillera. Recuerdo que él ingresaba al cuarto de baño vestido de padre normal y luego, cuando salí­a, estaba vestido de dios, lleno de brillos, relumbrando alamares.
La familia Vizcaina atiende más a la alimentación que al vestido, que aunque limpio siempre es modesto, id a España y veréis familias cuyas hijas no comen en casa más que cebolla, pimientos y tomate crudo, pero que en la calle visten sombrero, si bien su ropa interior es peor menealla.
Me latía el corazón como si fuera a escapárseme del pecho. Al menos me habría gustado estar vestido. Es horrible estar en pijama en medio de una cosa así.
El lenguaje es el vestido de los pensamientos.
El lenguaje es el vestido del pensamiento
Es lo que sé de la crueldad de la paciencia. No hay paciencia más terrible que la paciencia de las trastornadas. He visto a dementes afanarse en tareas interminables: trasvasar arena de una taza perforada a otra, contar las puntadas de un vestido raído o las motas en un rayo de sol, rellenar con las sumas resultantes libros invisibles de contabilidad.
Esos mitos de que se rompen tacones, de que se rompen vestidos, son totalmente falsos.
Ante mis ojos. Vestido de gala, lo metieron en una bolsa de plástico y la ataron. Y, ya en esta bolsa, lo colocaron en el ataúd. También el ataúd, envuelto en otra bolsa. Un celofán transparente, pero grueso, como un mantel. Y ya todo esto lo introdujeron en un féretro de zinc. Apenas lograron meterlo dentro. Sólo quedó el gorro encima.
En cinco años, me encantaría ser cabeza de cartel de mi propio Tour y estar en la carretera con 20 camiones y tener cambios de vestuario y magníficos vestidos y trucos pirotécnicos y de agua. Yo sólo quiero entretener a la gente de verdad
Todos nos hemos vestido y hemos ido a una fiesta esta noche en la que mucha gente maravillosa nos dio a mi productor Nathan y a mí unas brillantes placas. Estamos muy animados
La astucia puede tener vestidos, pero a la verdad le gusta ir desnuda.
Aumenta la soberbia el buen vestido.
Los esqueletos vestidos de seda contemplamos las flores.
En toda poesía el vestido constituye la mitad del cuerpo y, en algunas, como sucede en la lírica, el vestido es todo.
En el fetichismo, el sexo echa abajo las barreras entre los mundos orgánico e inorgánico. Vestidos y adornos establecen con él sus alianzas.
Me gusta ser una mujer, incluso en un mundo de hombres. Después de todo, los hombres no pueden usar vestidos, pero nosotras podemos usar pantalones
Cada una de mis prendas nace de un gesto. Un vestido que no refleja o no hace pensar en un gesto no es acertado. Sólo después de haber encontrado ese gesto, se puede elegir el color, la forma definitiva.
Con los años he aprendido que lo más importante en un vestido es la mujer que lo lleva puesto.
Cada una de mis prendas nace de un gesto. Un vestido que no refleja o no hace pensar en un gesto no es acertado. Sólo después de haber encontrado ese gesto, se puede elegir el color, la forma definitiva.
Con los años he aprendido que lo más importante en un vestido es la mujer que lo lleva puesto.
search