Las mejores 155 Frases de Vejez - FrasesWiki.com

Encontramos 155 frases sobre Vejez

La memoria de la vejez lo magnifica todo y muestra cada detalle con absoluta nitidez. " El último encuentro " (1942), Sándor Márai
Autor:" El último encuentro " (1942) Sándor Márai
El primer sí­ntoma de la vejez es que uno empieza a parecerse a su padre. " Memoria de mis putas tristes " (2004), Gabriel Garcí­a Márquez
Autor:" Memoria de mis putas tristes " (2004) Gabriel Garcí­a Márquez
En la vejez todo es triste y ridículo: hasta la muerte.
¡La imaginación de la vejez para inventar fealdades!
Cada edad, desde la infancia hasta la vejez, tiene en cada uno de los hombres su propia hermosura.
La vejez es una enfermedad como cualquier otra en la cual al final uno se muere irremisiblemente.
El secreto de la genialidad es el de conservar el espíritu del niño hasta la vejez, lo cual quiere decir nunca perder el entusiasmo.
Así como las personas que mueren en su plenitud nos ahorran el recuerdo de su vejez, los amores interrumpidos abruptamente siguen viviendo en nuestro corazón, no como brasas agonizantes, sino como horrorosas llamas que queman cada noche.
La vejez no es soportable sin un ideal o un vicio.
La vejez no podría soportarse sin un ideal o un vicio.
La vejez conduce a una tranquilidad indiferente que asegura la paz interior y exterior.
Cuando deje de indignarme, habrá comenzado mi vejez
Tu juventud es seguridad para mi vejez
La memoria es la cartera de la vejez. Es necesario llenarla
Durante la infancia, la vida se presenta como una decoración de teatro vista de lejos, durante la vejez, como la misma decoración vista de cerca.
En la vejez se aprende mejor a esconder los fracasos, en la juventud, a soportarlos.
La vejez es la pérdida de la curiosidad.
La juventud es un disparate, la madurez, una lucha, la vejez, un remordimiento.
La juventud es una locura, la madurez una lucha y la vejez un lamento.
Las torpezas de la juventud son preferibles a los aciertos de la vejez.
Mientras puedas, ahorra para la vejez y la necesidad, porque el sol de la mañana no dura todo el día
La muerte no me asusta, me asusta la vejez, la antigüedad mental (...) En una tumba chiquita, abajo de la cruz, me gustaría que alguien pusiera: 'Ayudó a pensar
La vejez no es lugar para señoritas.
Atesora tus instantes de dicha, serán excelente almohada para tu vejez.
La vejez tiene bastantes torpezas propias, no le añadamos la vergüenzas del vicio
No cesar nunca de aprender y actuar de modo que aumente siempre aquello que sabes: raramente la sabiduría es fruto sólo de la vejez
Es preferible ser viejo menos tiempo que serlo antes de la vejez.
La temeridad acompaña a la juventud, como acompaña la prudencia a la vejez.
Las ciencias y las letras son el alimento de la juventud y el recreo de la vejez, ellas nos dan esplendor en la prosperidad y son un recurso y un consuelo en la desgracia.
Uno pretende olvidar la vejez hasta el borde de la tumba.
No soy todavía un esqueleto y la vejez no se ha pegado a mi frente.
La inexperiencia es lo que permite a la juventud llevar a cabo lo que la vejez sabe que es de imposible realización.
Sí, la vejez es un aburrimiento, pero la vida no es aburrida. Todo me interesa.
Otro generador de vejez es el hábito: el mortífero proceso de hacer lo mismo de la misma manera a la misma hora día tras día, primero por negligencia, luego por inclinación, y al final por inercia o cobardía. El hábito es necesario, es el hábito de tener hábitos, de convertir una vereda en camino trillado, lo que una debe combatir incesantemente si quiere continuar viva.
La mujer es como los autos, a la vejez es cuando más se pintan.
La vejez es un exceso que aumenta por días.
Nadie debiera estar sólo en su vejez, pensó. Pero es inevitable.
Nadie debiera estar solo en su vejez. Pero es inevitable que así sea.
El pasado es una colección interminable de horrores que sólo merece el más completo de los olvidos, el futuro, una incógnita poco confiable que es preciso asegurar, el presente, el campo de batalla donde hay que garantizarse la vejez.
Ahora que he llegado a la vejez, ¡cómo la detesto!
Cuando la muerte se aproxima, los viejos encuentran que la vejez ya no es una carga.
En la vejez la ciencia es para nosotros un cómodo refugio, y si no la plantamos de jóvenes, no nos dará sombra cuando seamos viejos.
La vejez no mejora el corazón: lo endurece.
Si no plantamos el árbol de la sabiduría cuando jóvenes, no podrá prestarnos su sombra en la vejez.
A diferencia de la vejez, que siempre está de más, lo característico de la juventud es que siempre está de moda.
He llegado a la conclusión de que el cine es como la novela, un género artificioso, mentiroso, condenado a envejecer con la vejez más triste y a desaparecer
Las esposas son nuestras amantes en la juventud, nuestras compañeras en la edad madura y nuestras enfermeras en la vejez.
Los viajes son en la juventud una parte de educación y, en la vejez, una parte de experiencia.
Yo he escrito desde siempre, claro, primero serían pavadas, tonterías, pero siempre estuve escribiendo. El sentido de mi vida está en la literatura, esa es la verdad y creo que la literatura es la verdadera realidad. A la vejez última he descubierto que eso de literatura y realidad es una falsa contraposición, la realidad es la literatura. La realidad real, no es real, no existe.
La vejez es un tirano que prohibe, bajo pena de muerte, todos los placeres de la juventud.
La vejez es un tirano que prohíbe, bajo pena de vida, todos los placeres de la juventud.
La vejez es, como la maternidad, una especie de sacerdocio.
La infancia es ignorante, la mocedad, ligera de cascos, la juventud, temeraria, y la vejez, malhumorada.
A menudo se echa en cara a la juventud el creer que el mundo comienza con ella. Cierto. Pero la vejez cree aún más a menudo que el mundo acaba con ella. ¿Qué es peor?
Se echa en cara a la juventud el creer que el mundo empieza con ella. Cierto. Pero la vejez cree aún más a menudo que el mundo acaba con ella. ¿Qué es peor?
Aureliano Segundo resolvió que había que llevarla a la casa y protegerla, pero su buen propósito fue frustrado por la inquebrantable intransigencia de Rebeca, que había necesitado muchos años de sufrimiendo y miseria para conquistar los privilegios de la soledad, y no estaba dispuesta a renunciar a ellos a cambio de una vejez perturbada por los falsos encantos de la misericordia.
El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad.
El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad. Cien años de soledad
La muerte no llega con la vejez, sino con el olvido
Juventud ociosa, vejez penosa.
La vejez tiene dos ventajas: dejan de dolerte las muelas y se dejan de escuchar las tonterías que se dicen alrededor
La juventud vive de la esperanza, la vejez del recuerdo.
No hay propiamente edad de la vejez, se es viejo cuando se comienza a actuar como viejo.
No hay propiamente edad de la vejez; se es viejo cuando se comienza a actuar como viejo.
El amor es una especie de locura, que me gusta, pero una locura más de la filosofía que es totalmente impotente, es una enfermedad a la que está expuesta la humanidad en todo momento, no importa a qué edad, y que no se puede curar, si se trata de atacado por ella en su vejez.
La vejez es mala porque priva al hombre de todos los placeres dejándole los apetitos.
Mozart ha sido el modelo de mi juventud, la desesperación de mis años de madurez y el consuelo de mi vejez
Quiero que te muestres señor de la Vejez, a la que harás volver frecuentemente la vista atrás y si no ha dejado vestigios dignos la volverás molesta, triste, temerosa del juicio cercano de la próxima estación que la lleva al inexorable tribunal de Radamanto y harás así que sienta los horrores de la muerte antes de que ésta venga.
Este durar en el aire, este finar en la tierra, la pubertad de los ángeles, la vejez de las estrellas, la fábula de las nubes, la rondalla de la arena, iguales y desiguales, ¿Qué son si no son apenas presagios de eternidades y memorias de presencias?
Nada da idea de la vejez prematura de un hombre hecho y derecho como su sumisión incondicional a la juventud de los otros.
Si la juventud supiese, si la vejez pudiese.
La peor vejez es la del espíritu.
...mucho antes de que le tocara echar mano de sus recuerdos, fabricados y almacenados pensando en hallar un poco de variedad en la vejez
Tememos la vejez, aunque ignoramos si llegaremos a ella.
La vejez no es triste porque cesan nuestras alegrías sino porque acaban nuestras esperanzas.
La juventud es el momento de estudiar la sabiduría, la vejez, el de practicarla.
La juventud es el tiempo de estudiar la sabiduría, así como la vejez es el tiempo de practicarla.
Cuando imaginamos el futuro, pensamos en la informática, en los viajes espaciales, en la ingeniería genética, en las redes de comunicación, y luego resulta que el futuro es algo tan simple como la vejez y la muerte
La vejez no nos vuelve infantiles, como dicen, sino que nos encuentra todavía cual verdaderos niños.
La vejez no nos vuelve infantiles, como dicen, sino que nos encuentra todaví­a cual verdaderos niños.
Cuando los hombres se vuelven virtuosos en la vejez no hacen más que sacrificar a Dios los legados del demonio.
Cuando los hombres se vuelven virtuosos en la vejez no hacen más que sacrificar a Dios los legados del demonio.
Pienso que entre España y América hay una relación de padres a hijos. Nosotros seguimos unidos a la madre, es innegable. (...) Siempre hay una relación de vejez y de respeto para quienes fueron nuestros mayores, directa o indirectamente.
Cuando la vejez te llega, no es que vuelves a la infancia, es que moderas el paso y al fin la niñez te alcanza
La vejez es una máscara: si te la quitas, descubres el rostro infantil del alma
Mi juventud fue sacrificada al servicio de los españoles mi edad mediana al de la patria, creo que me he ganado mi vejez.
La vejez otroga el privilegio de decir cosas que no significan nada.
El anciano es el aristócrata de la vejez.
La tragedia de la vejez no consiste en ser viejo, sino en que aún se es joven.
Gran libro es la vejez. ¡Lástima que el hombre tenga que morir cuando comienza a leerlo con provecho!
Gran libro es la vejez. ¡Lástima que el hombre tenga que morirse cuando comienza a leerlo con provecho!
La vejez empieza cuando se pierde la curiosidad.
Ni la juventud sabe lo que puede, ni la vejez puede lo que sabe
Al educar a un niño se debe pensar en su vejez.
La poesía a la que Sócrates decía que los dioses le habían aconsejado consagrarse debe ser cultivada en cautiverio, en las enfermedades y en la vejez. Es ésta la que deleita a los moribundos.
Quien no fue socialista en la infancia, será un cerdo en la vejez.
La vejez, es una isla rodeada de muerte
La vocación del cristiano es la santidad, en todo momento de la vida. En la primavera de la juventud, en la plenitud del verano de la edad madura, y después también en el otoño y en el invierno de la vejez, y por último, en la hora de la muerte.
Tan peligrosa es la mocedad por sus excesos como la vejez por sus ataques.
La vejez existe cuando se empieza a decir: nunca me he sentido tan joven.
La vejez existe cuando se empieza a decir: nunca me he sentido tan joven.
Más que la muerte es de temer la vejez.
Mientras bebemos y nos coronamos de rosas, y demandamos perfumes y mujeres, la vejez se desliza sin ser notada.
La vejez también al cortar un ramo de flor una mueca en la boca.
La vejez también al cortar un ramo de flor una mueca en la boca.
La vejez es un insulto, es como ser abofeteado.
La vejez es un insulto, es como ser abofeteado.
La vejez es la cosa más inesperada de las que le pasan al hombre
Adquiere en tu juventud lo que disminuirá el daño de tu vejez. Y si tú eres de los que cree que la vejez tiene por alimento la sabiduría, arréglatelas en tu juventud de tal modo que a tu vejez no le falte tal sustento.
Mientras uno encuentra en sí mismo y en lo que persigue, no puede sentirse viejo. El signo más cierto de la vejez es el sentimiento de la soledad
Fue el descubrimiento más importante de toda su vida. Sabía leer. Era poseedor del antídoto contra el ponzoñoso veneno de la vejez.
Casi es preferible morir antes que arrastrar una vejez ociosa
En la vejez se capitula, en la juventud se combate.
La vejez es una condena sin derecho a recurso.
La posibilidad de quitarse la máscara en todas las ocasiones es una de las raras ventajas que reconozco a la vejez
En la juventud aprendemos, en la vejez entendemos
La infancia es un privilegio de la vejez. No sé por qué la recuerdo actualmente con más claridad que nunca.
La vejez pone mas arrugas en el espíritu que en la cara.
La vejez es quince años mayor que yo.
La vejez es quince años mayor que yo.
La tragedia de la vejez estriba, no en que uno sea viejo, sino en que uno es joven.
La tragedia de la vejez no es que uno sea viejo, sino haber sido joven.
El entusiasmo es el pan diario de la juventud. El escepticismo, el vino diario de la vejez.
Así pues, si no me créeis, bella, mientras vuestra edad florezca en su novedad más verde, recolectad, recolectad vuestra juventud: al igual que le sucede a esta flor la vejez hará que vuestra belleza decaiga..
Que paso a paso nos sigue la inoportuna vejez, y que Amor y flores sólo duran una primavera.
Que paso a paso nos sigue la inoportuna vejez, y que Amor y flores sólo duran una primavera.
En la vejez no se hace más que repetirse.
La vejez tiene un gran sentido de sosiego y libertad. Una vez que las pasiones han abandonado su presa, se ve uno libre, no de un amo, sino de muchos.
Teme a la vejez, pues nunca viene sola.
La autoridad es la corona de la vejez.
A la vejez, viruelas.
El que tuvo, retuvo, y guardó para la vejez.
Dejo a un lado las amistades, que trabadas como con lazos de religión, duran hasta la vejez, porque el tener unos mismos estudios no es menos estrecho vínculo que profesar una misma religión.
La gente cree que los cincuentones hacemos cosas súbitas y sorpresivas para ahuyentar al fantasma de la vejez: comprar motocicletas para devorar carreteras, divorciarse inopinadamente y cortejar jovencitas de 18 años, iniciarse en el camino de los placeres homosexuales, consumir alcaloides como músico de heavy metal, tirarse al abismo del trago consuetudinario.
Cuando el escritor ha llegado a la vejez, es cuando sospecha que el artículo que está escribiendo lo escribió ya otra vez.
La vejez es un estorbo para la creatividad pero no puede aplastar mi espíritu juvenil.
La enfermedad, la vejez, la muerte: tres grandes humillaciones para el hombre.
La vejez es así: Uno se enferma sin tener ninguna enfermedad y se muere.
La vida se vuelve casi interesante cuando ya has aprendido las mentiras de los demás, y empiezas a disfrutar observándolos, viendo que siempre dicen otra cosa de lo que piensan, de lo que quieren en verdad... Sí, un día llega la aceptación de la verdad, y eso significa la vejez y la muerte.
La juventud debe acumular, la vejez, usar.
La vejez es una enfermedad incurable.
Llega con la vejez un momento en el que el corazón ya no es maleable, y sólo conserva la forma en que se enfrió.
Procura instruirte mientras vivas, no creas que la vejez trae consigo la razón.
Procura instruirte mientras vivas, no creas que la vejez traiga consigo la razón.
Algunas personas comprenden el valor del valioso presente cuando aún son jóvenes. Otras lo comprenden en la madurez. Otras más, al alcanzar la vejez y algunas jamás lo comprenden. Puedo recibir el regalo perfecto cuando yo lo decida.
La vejez no significa nada más que dejar de sufrir por el pasado.
Nadie puede llevar a la otra vida sus riquezas superfluas, con éstas no es posible evitar la muerte, ni las enfermedades, ni la triste vejez
Nadie puede llevar a la otra vida sus riquezas superfluas, con éstas no es posible evitar la muerte, ni las enfermedades, ni la triste vejez.
La vejez es, por sí misma, una enfermedad.
La vejez es la peor de todas las corrupciones.
La vejez es una enfermedad extraña: se la cuida para hacerla durar.
El hombre es el único animal que ha de verse horriblemente desfigurado por la vejez.
La vejez que no tiene más primacía que la del tiempo, no es verdadera primacía. Ser hombre y no aventajar a los demás con hombría de bien, no es más que vejez.
La vejez que no tiene más primací­a que la del tiempo, no es verdadera primací­a. Ser hombre y no aventajar a los demás con hombrí­a de bien, no es más que vejez.
search