Las mejores 12 Frases de Tempestad - FrasesWiki.com
  • Descripcion del Tema
  • Perturbación atmosférica que se manifiesta por variaciones de la presión ambiente y por fuertes vientos y lluvias: la tempestad azotó la isla durante una semana. Perturbación de las aguas del mar, causada por la intensidad y violencia de los vientos: durante la tempestad el barco se moví­a intempestivamente. Agitación o excitación grande en el estado de ánimo de las personas: tras conocer la noticia, desató una tempestad.
  • trending_downTemas relacionados
    AguaceroAmenazaánimoExcitaciónExplosiónFrí­oLluviaPeligroTormentaViento
    trending_down Temas opuestos
    Calma
    trending_down Te puede interesar también
    AyudaBarcoClimaDestrucciónMarViolencia

Encontramos 12 frases sobre Tempestad

La tempestad bendijo mis desvelos marí­timos, más liviano que un corcho dancé sobre las olas llamadas eternas arrolladoras de ví­ctimas, ¡diez noches, sin extrañar el ojo idiota de los faros! " Poesí­as completas " (1895), Arthur Rimbaud
Autor:" Poesí­as completas " (1895) Arthur Rimbaud
¡Ah! Si yo supiera que tu rosal sobrevivió a la tempestad, tal vez el frí­o me serí­a más leve.
Luz de los astros: todos mis poros se abren sintiendo vuestros tesoros que son trasuntos de inmensidad, y en esta hora soy una cuerda, cuerda que espera que algo la muerda, para dar notas de tempestad.
El horizonte es negro, la tempestad amenaza; trabajemos. Este es el único remedio para el mal del siglo.
Caminamos en la tempestad, pero más allá de ella está el sol, el sol de Dios, espléndido, eterno. Ellos podrán, durante algún tiempo, velarlo, encubrirlo a nuestras miradas, pero jamás borrarlo del cielo.
Todo lo grande está en medio de la tempestad.
La tempestad sopla el rostro de alguien empapado.
¿De qué barro será esta nueva mamá? De su cruel orfandad el molde romperá y del horno saldrá su caliente verdad y el rayo preñará la tempestad.
La experiencia de la tempestad es siempre abismal. En el intervalo entre el relámpago y el trueno, en cada ocasión tiembla el cuerpo, palpita el corazón.
Un poco de agua hace un mar, un pequeño soplo una tempestad de viento.
La noche cayó antes de que el cortejo llegase a la cima del más alto roquedal. Entonces, un viento impetuoso hizo jirones las cortinas de los palanquines y las literas, y dejó a las pobres damas entregadas a todos los furores de la tempestad. La oscuridad del cielo acentuó el terror de aquella noche desastrosa.
search