Las mejores 12 Frases de Tablero - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Tablero

Estamos asistiendo a una macabra partida entre un asesino y un policí­a en un tablero cuyas casillas son nuestras calles y las fichas son vidas humanas. " Memento Mori " (2013), César Pérez Gellida
Autor:" Memento Mori " (2013) César Pérez Gellida
(...) Compartí­a con su novio la pasión por el ajedrez. Ellos siempre decí­an que el amor era como el ajedrez. Que hay gente que ama con movimientos rápidos, como los alfiles o las torres. Otros quieren de forma extraña, como los caballos. Y finalmente hay otros que son como peones, que no saben amar, sólo saben dar un paso corto, pero esos pueden llegar al final del tablero y conseguir encontrar otra forma de querer. " El mundo azul: ama tu caos " (2015), Albert Espinosa
Autor:"El mundo azul: ama tu caos" (2015) " El mundo azul: ama tu caos " (2015) Albert Espinosa
Aquellos dí­as de los primeros combates de ajedrez, el tablero me seducí­a como quizá no me haya vuelto a seducir posteriormente. Es raro el ajedrecista principiante que no haya vivido un periodo así­ de atracción pasional por el tablero.
Cierta vez me retuve en la escuela, después de las clases, y vi a dos alumnos de los grados superiores inclinados sobre un tablero de cuadraditos blanquinegros. Aunque el tablero era idéntico al nuestro, no habí­a encima rodajas planas, sino figuras talladas que yo desconocí­a. Aquellas figuras se moví­an de una forma peculiar, cada una a su manera, y no sólo por las diagonales negras, sino por las sesenta y cuatro casillas del tablero. ¿Qué juego es ése? Interrogué a los escolares sin poder contener. El ajedrez, respondió uno, y el otro me lanzó una mirada desdeñosa, asombrado de mi ignorancia.
La cantidad de posibles disposiciones de las piezas en el tablero es ilimitada, y no hay un cerebro, ni siquiera el del matemático más grande o el de un calculador fenomenal, que pueda efectuar el recuento.
Yo consideraba que mi principal misión consistí­a en pulir mi estilo de juego, en aprender a llevar al tablero planes de largo alcance, sutiles maniobras de posiciones, y jugar con mano firma complejas combinaciones.
El rasgo que determina junto con otros, la potencia ajedrecí­stica, es la inquebrantable atención sobre lo que ocurre en el tablero.
El ajedrez, interesantí­simo; es juego de dioses: ¡manejar a nuestro antojo un mundo en pequeño con todas sus figuras! Quién sabe si el mundo no será en resumidas cuentas más que eso, un gran tablero de ajedrez al que unos seres superiores juegan con nosotros como nosotros jugamos con las figuras del ajedrez.
(...) El tablero de juego son 300 páginas. Te sientas con los personajes hasta que llega algo; visualizas. Pienso que las imágenes son importantes te colocas en una silla y piensas.
Los desatinos están ahí­ en el tablero, listos para ser cometidos.
Te sientas frente a un tablero y repentinamente tu corazón brinca. Tu mano tiembla al tomar una pieza y moverla. Pero lo que el ajedrez te enseña es que tú deber permanecer ahí­ con calma y pensar si realmente es una buena idea o si hay otras ideas mejores.
search