Las mejores 65 Frases de Superstición - FrasesWiki.com
  • Descripcion del Tema
  • Creencia poco fundamentada o asentada de forma irracional de que ciertas acciones voluntarias o involuntarias pueden alterar el destino o la suerte de una persona. La palabra superstición deriva del latí­n "superstitio", estar sobre. La superstición, no fundamentada o asentada de forma irracional en el hombre, puede estar basada en la fe, la religión, la suerte o relacionadas con el pensamiento mágico.
  • trending_downTemas relacionados
    Brujerí­aCreenciaFetichismoHechicerí­a
    trending_down Temas opuestos
    CienciaReligión
    trending_down Te puede interesar también
    Ateí­smoCreerCreyenteFanatismoFantasí­aí­dolosMagiaMisterio

Encontramos 65 frases sobre Superstición

La mente era una emanación del cerebro, al igual que la bilis era una secreción del hí­gado: algo de una í­ndole puramente fí­sica. El alma, por el contrario, en la medida en que cabí­a admitir tal término, era el producto total de todos los mecanismos hereditarios y personales de la mente. Pero también reconocí­a que el conocimiento nunca se detení­a, y que las certezas de hoy podí­an convertirse en las supersticiones de mañana. Por lo tanto, nunca cesaba el deber intelectual de seguir examinando. " Arthur & George " (2005), Julian Barnes
Autor:" Arthur & George " (2005) Julian Barnes
Ahora lo vi claro: no es que no supiera cómo, sino que era una superstición lo que lo paralizaba, no saber qué puede dar suerte o traerla mala, hablar o callar, no callar o no hablar, dejar que las cosas sigan su curso sin invocarlas ni conjurarlas o intervenir verbalmente para condicionar ese curso, verbalizarlas o no hacer advertencias, poner en guardia o bien no dar ideas, a veces nos dan ideas quienes nos previenen contra esas ideas, nos las dan porque nos previenen, y hacen que se nos ocurra lo que nunca habrí­amos concebido. " Corazón tan blanco " (1992), Javier Marí­as
Autor:" Corazón tan blanco " (1992) Javier Marí­as
La superstición podí­a abrirse caminos bastante anchos tomando aquellos, siempre abiertos, de sus ansiosos pensamientos... " El ejército furioso " (2011), Fred Vargas
Autor:" El ejército furioso " (2011) Fred Vargas
Todos los hombres, incluso los más educados, tienen algo de supersticiosos. " El hombre invisible " (1897), Herbert George Wells
Autor:" El hombre invisible " (1897) Herbert George Wells
"Superstición", por cierto, ¿No era una palabra extraña? Si creí­as en el cristianismo o en el islam se llamaba "fe", pero si creí­as en astrologí­a o en martes y trece, entonces se convertí­a en seguida en "superstición". ¿Quién tení­a derecho a llamar "superstición" a la fe de otras personas? " El mundo de Sofí­a " (1991), Jostein Gaarder
Autor:" El mundo de Sofí­a " (1991) Jostein Gaarder
El miedo lo vuelve a uno supersticioso. " Historias de amor " (1972), Adolfo Bioy Casares
Autor:" Historias de amor " (1972) Adolfo Bioy Casares
Cada uno tiene sus supersticiones particulares. La mí­a es propia de historiadores. Tuve miedo. " La historiadora " (2005), Elizabeth Kostova
Autor:" La historiadora " (2005) Elizabeth Kostova
Sé también que es tan imposible que el vulgo se libere de la superstición como del miedo. " Tratado teológico polí­tico " (1670), Baruch Spinoza
Autor:" Tratado teológico polí­tico " (1670) Baruch Spinoza
La ciencia es el gran antídoto contra el veneno del entusiasmo y la superstición.
Aquel que ama, el mismo se ata y se mata, y se hace de señor siervo, en tanto que todos cuantos ve se piensa que le usurpan su amor, y con muy poca superstición todo en su corazón se perturba y se le revuelve de dentro.
Una superstición es una explicación prematura que sobrepasa a su tiempo.
... cuando los hombres, atizados por la superstición, comienzan a disputar, y ambos bandos cuentan con el apoyo de los magistrados, es imposible que se apacigüen, sino que es inevitable que se dividan en sectas.
... es tan imposible que el vulgo se libere de la superstición como del miedo.
La causa que hace surgir, que conserva y que fomenta la superstición es, pues, el miedo.
Quinto Curcio ha señalado con acierto, no hay medio más eficaz para gobernar a la masa que la superstición.
Sé también que es tan imposible que el vulgo se libere de la superstición como del miedo.
Si los hombres pudieran conducir todos sus asuntos según un criterio firme, o si la fortuna les fuera siempre favorable, nunca serían víctimas de la superstición.
La causa que hace surgir, que conserva y que fomenta la superstición es, pues, el miedo.
La novedad es madre de la temeridad, hermana de la superstición e hija de la ligereza
Me opongo a toda superstición, sea musulmana, cristiana, judía o budista
Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización...
La religión no se suprime suprimiendo la superstición.
Superstición, aquella en la que se condensa un inane temor de los dioses, religión, aquella que se cimenta en un piadoso cultivo de la divinidad
Podemos observar que, pese al carácter dogmático y coercitivo de toda superstición, la convicción de los creyentes es, en todas las épocas, más fingida que real y apenas si alguna vez se aproxima, en cierta medida, a la s ́plida creencia y convicción que nos rige en los asuntos comunes de la vida.
La superstición es más perjudicial para Dios que el ateísmo.
La superstición es una creencia basada en la ignorancia
La superstición es la religión de las mentes débiles.
La superstición es la religión de los espíritus débiles
Mientras que la Iglesia y las religiones se basan en el engaño y la superstición, la religión de la Naturaleza se basa en la verdad y el conocimiento.
El cerebro de los necios transforma la filosofía en tontería, la ciencia en superstición, y el arte en pedantería.
La superstición en que fuimos educados conserva su poder sobre nosotros aun cuando lleguemos a no creer en ella.
Toda la historia del progreso humano se puede reducir a la lucha de la ciencia contra la superstición
La seguridad es más que nada una superstición. La vida es una aventura atrevida o no es nada.
La seguridad es mayormente una superstición
La superstición prueba que, por ignorante que sea, el hombre siente en él un alma inmortal que aspira a lo desconocido de la vida futura.
La superstición es la poesía de las gentes sencillas y posee también algo de fascinante.
Democracia: es una superstición muy difundida, un abuso de la estadística.
La superstición es la única religión de que son capaces los espíritus degenerados
A los dioses, según dice una vieja superstición, no les gusta ver mortales demasiado felices. Lo que sí es seguro es que a algunos seres humanos no les gusta.
La fe religiosa y la superstición son muy diferentes. Una surge del temor y es una especia de falsa ciencia. La otra es un confiar.
En punto a amores tengo otra superstición: imagino que la mayor desgracia que a un hombre le puede suceder es que una mujer le diga que le quiere.
La superstición, la idolatría y la hipocresía cuentan con grandes salarios, la verdad es mendiga.
La superstición, la idolatría, y la hipocresía tienen grandes pagas, pero la verdad tiene que mendigar
Es vil superstición. Y así, la meta de los valientes se convierte en vaivén de necios, la noble ambición de personas elevadas, en juguete de esas liebres domesticadas.
No puedes ignorar que tus padres eran por desgracia esclavos de la más burda superstición. Cuando operaba este defecto, todos sus otros sentimientos, todas sus demás pasiones, cedían ante la irresistible fuerza de aquella influencia.
Hasta en los espí­ritus más racionales perdura un fondo de superstición.
A pesar de mi escepticismo me ha quedado algo de superstición. Por ejemplo esta extraña convicción de que todas las historias que en la vida ocurren tienen además un sentido, significan algo. Que la vida, con su propia historia dice algo sobre sí misma, que nos devela gradualmente alguno de sus secretos, que está ante nosotros como un acertijo que es necesario resolver.
A la mujer le gusta creer que el amor puede lograr cualquier cosa, es su superstición personal.
El hombre embrutecido por la superstición es el más vil de los hombres.
El papel paraguayo –no el papel del libro, de la revista o del diario, sino el papel moneda- vale, según dicen, cada vez menos. Hay gentes que se consternan ante este fenómeno. Yo no: me felicito de que el dinero pierda su valor, y deseo que llegue el día en que no tenga ninguno. Entonces dejaremos de ocuparnos de él, y nos habremos emancipado de una superstición que nos rebaja.
Ya no tenemos que recurrir a la superstición cuando se enfrentan a los problemas profundos: ¿Existe un sentido a la vida? ¿Qué estamos buscando? ¿Qué es el hombre?.
Se estrecha el cí­rculo. Un nuevo terror nacido de la muerte, una nueva superstición que invade la fortaleza del tiempo.
El hombre piensa, debe utilizar todos sus sentidos, debe examinar, debe razonar. El hombre que no puede pensar es menos que un hombre, el hombre que no quiere pensar es un traidor a sí mismo, el hombre que teme pensar es un esclavo de la superstición.
Solo el hombre prosaico se aferra todavía a la oscura y ponzoñosa superstición de que el mundo se acaba en la colina más cercana, su universo llega hasta la orilla del río, su humanidad queda encerrada en el estrecho círculo de aquellos que comparten su ciudad, sus puntos de vista o el color de su piel.
Para mi gran asombro, descubrí un día que no era la concepción médica del sueño, sino la popular, medio arraigada aún en la superstición, la más cercana a la verdad.
La superstición es nuestro gran enemigo, pero el fanatismo es peor.
El nacimiento de la ciencia fue la muerte de la superstición.
...los impostores no necesitan estudiar mucho las causas naturales, sino que les basta con servirse de la común ignoracia, estupidez y superstición de la humanidad,...
Al miedo de un poder invisible, fingido por la mente o imaginado a partir de historias que han sido aceptadas por el público, lo llamamos religión, si no han sido aceptadas, superstición.
La superstición trae mala suerte.
Creo que el ateísmo es tan pernicioso como la superstición.
El fanatismo es a la superstición lo que el delirio es a la fiebre, lo que la rabia es a la cólera. El que tiene éxtasis, visiones, el que toma los sueños por realidades y sus imaginaciones por profecías es un fanático novicio de grandes esperanzas, podrá pronto llegar a matar por el amor de dios.
Ingenio, superstición, ateísmo, mascaradas, versos, traiciones, devociones, venenos, asesinatos, unos cuantos grandes hombres, un número infinito de canallas hábiles y sin embargo desdichados: he aquí lo que fue Italia.
La superstición es a la religión lo que la astrología es a la astronomía, la hija loca de una madre cuerda.
search