Las mejores 392 Frases de Soledad - FrasesWiki.com

Encontramos 392 frases sobre Soledad

Y si no pudiera alejarme de mí­, no podrí­a acercarme a nadie, a nada. Ni a mí­. " Voces " (1943), Antonio Porchia
Autor:" Voces " (1943) Antonio Porchia
Un guerrero de la luz usa la soledad, pero no es usado por ella. " El manual del guerrero de la luz " (1997), Paulo Coelho
Autor:"El manual del guerrero de la luz" (1997) " El manual del guerrero de la luz " (1997) Paulo Coelho
Es exigencia de nuestra mente una cierta quietud. Dios se deja ver en la soledad interior
Para la mayoría de los hombres la guerra es el fin de la soledad. Para mí es la soledad infinita
La imaginación no caza en jaurías: para imaginar eficazmente, el niño necesita la soledad mental absoluta, saber que únicamente entre las páginas del libro, si tiene suerte y si el libro lo interpela, descubrirá por sí mismo el hilo de una historia secreta contada únicamente para él. A esa singular lección aspira toda la literatura.
La soledad es no poder decirla.
Pero hace tanta soledad que las palabras se suicidan.
Yo no se de pájaros, no conozco la historia del fuego. Pero creo que mi soledad debería tener alas.
A veces, ni en la soledad logramos hablarnos con honestidad
Las mejores o peores ideas provienen de la soledad.
El arte necesita o soledad o miseria o pasión. Es una flor de roca que necesita del viento áspero y del terreno duro.
El arte necesita o soledad, o miseria, o pasión. Es una flor de roca, que requiere el viento áspero y el terreno duro.
El Arte necesita soledad o miseria, o pasión. Es una flor de una roca, que requiere el viento áspero y el terreno duro.
Soledad Becerril es Carlos II vestido de Mariquita Pérez.
El libro enriquece igualmente la soledad y la compañía... La vida muere, los libros permanecen.
Si eres orgulloso conviene que ames la soledad, los orgullosos siempre se quedan solos.
Es tu ausencia mi amiga en soledad, me ha contado que el sol sale por ti
¡Oh Soledad dime si algún día habrá, entre tú y el amor buena amistad!
Allí estaban de nuevo los bosques de robles, en las laderas los chopos orgullosos, afilándose, verdes. En grupos, y, no obstante, cada uno de ellos respirando su soberbia soledad, como los mismos hombres. Aquellos hombres de Artámila.
El dolor reclama soledad.
La voz del artista saca su fuerza de que nace de una soledad que apela al universo para imponerle el acento humano, y en las grandes artes del pasado sobrevive para nosotros la invencible voz interior de las civilizaciones desaparecidas.
Si la soledad y la deriva, también fueron mis compañeras, también hicimos desastres juntos
La soledad es penosa, pero no seas vulgar, y podrás estar donde quieras en un desierto
Entre los más tempranos entretenimientos de Emily estaba el corretear por los escenarios de la naturaleza. Prefería, eso sí, los paseos entre los bosques silvestres a los paisajes más tiernos, y aún más los refugios de las montañas, en los que el silencio y la grandeza de la soledad imprimían un temor sagrado en su corazón y llevaban sus pensamientos al Dios de los cielos y de la tierra.
Dios siempre nos manda regalos, hasta nuestra soledad.
Saber escuchar es el mejor remedio contra la soledad.
A veces en el silencio de la noche, todos sus recuerdos le eran devueltos con la plenitud de una canción de infancia... En la soledad, nadie escapa a los recuerdos.
Di a cada uno: tienes razón. Porque tiene razón. Pero condúcelos más alto en su montaña, pues el esfuerzo de escalar, que rehusarían por ellos mismos, exige tanto de los músculos como del corazón... ¿Cómo conocerán los hombres sus actos si no han escalado trabajosamente la montaña, en soledad, para transmutarse en silencio?
La soledad me quema como metralla.
La gente siente por mí una extraña predilección. Porque percibe en mí la invalidez, la soledad, y entonces me quiere de una manera especial, de una manera protectora
En mi soledad he visto cosas muy claras que no son verdad
Tengo a mis amigos, en mi soledad, cuando estoy con ellos, qué lejos están.
Si cultivas con excesivo mimo el jardín secreto de tu alma, puede llegar a hacerse demasiado exuberante, a desbordar el espacio que le corresponde y, poco a poco, a invadir otras regiones de tu alma que no estaban llamadas a vivir en secreto. Y así puede ser que tu alma entera acabe convirtiéndose en un jardín cerrado y, pese a su esplendor y su perfume, sucumba a su propia soledad.
El hombre inteligente busca una vida tranquila, modesta, defendida de infortunios, y si es un espíritu muy superior, escogerá la soledad
El instinto social de los hombres no se basa en el amor a la sociedad, sino en el miedo a la soledad.
La soledad es el patrimonio de todas las almas extraordinarias
La soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes
La soledad ofrece al hombre colocado a gran altura intelectual una doble ventaja: estar consigo mismo y no estar con los demás
Podemos comparar la sociedad con una hoguera cerca de la cual se calienta la persona prudente, pero a la debida distancia y sin meter las manos en ella, como hace el necio. Éste, tras haberse quemado, huye al frío de la soledad y se lamenta de que el fuego queme.
Sólo se puede ser totalmente uno mismo mientras se está solo: quien, por tanto, no ama la soledad, tampoco ama la libertad, pues únicamente si se está solo se es libre
Toda sociedad exige, necesariamente, un acomodamiento recíproco, un temperamento, así cuanto más numerosa es, más insípida se hace. No se puede ser verdaderamente uno mismo, sino mientras está uno sólo, por consiguiente, quien no ama la soledad, no ama la libertad, porque no es uno libre sino estando solo
La originalidad es una soledad del espíritu
Las grandes elevaciones del alma no son posibles sinó en la soledad y en el silencio.
Es muy fácil ser héroe rodeado de gente que te aclama, lo difícil es serlo en soledad, cuando el único testigo es el coraje, el honor, el valor
La vida es muy traicionera, y cada uno se las ingenia como puede para mantener a raya el horror, la tristeza y la soledad. Yo lo hago con mis libros.
Ser español y lúcido aparejó siempre una seca soledad.
Y a vos te vi tan triste... ¡Vení! ¡Volá! ¡Sentí! El loco berretín que tengo para vos: ¡Loco! ¡Loco! ¡Loco! Cuando anochezca en tu porteña soledad, por la ribera de tu sábana vendré con un poema y un trombón a desvelarte el corazón.
Cuando todo esté solo,
Latoso es el que nos quita la soledad y nos da la compañía.
La libertad es algo maravilloso, pero no cuando hay que pagar por ella el precio de la soledad
El egoísta odia la soledad.
¿Por qué se rehuye la soledad? Porque son muy pocos los que se encuentran en buena compañía consigo mismos.
¿Por qué, en general, se rehuye la soledad? Porque son muy pocos los que encuentran compañía consigo mismos.
Estar árbol a veces, es quedarse mirando (sin dejar de crecer) el agua humanidad y llenarse de pájaros para poder, cantando, reflejar en las ondas quietud y soledad.
Que mi reino no sea la soledad del héroe pensativo, sino tu fortaleza amurallada.
La soledad se admira y desea cuando no se sufre, pero la necesidad humana de compartir cosas es evidente.
La soledad es la conquista a la que debe dedicarse todo ser humano. Aprender a estar solo en la vida resulta fundamental
No me harán sentir el frío de la soledad ni tampoco el castigo de encerrarme en algún lugar, mi voz renacerá.
Soledad te pedía y soledad me diste, y es ésta la alegría de mi existencia triste.
¡Ay! Corazón viajero, tu soledad es perdición, has de llorar tu soledad vacía si se te muere la flor de la imaginación.
Me fascinan las islas, en general todos los escenarios que permiten manejar a los personajes en espacios abiertos y en donde se pueda plasmar la soledad que a veces sienten.
Muriendo de pie es seguro que ganaremos aquel paraje de hierbas locas donde empieza la soledad.
Hay soledad en el hogar sin bulla, sin noticias, sin verde, sin niñez.
Quien no sabe poblar su soledad, tampoco sabe estar solo entre multud atareada
Nunca sentía soledad, cuanto más separado de la especie humana se encontraba, mejor se sentía.
En la extrema soledad siento el milagro de la vida, y detrás de ella nuestros logros científicos que se decoloran hasta ser trivialidades
Y siento que los peligros, la soledad y un futuro incierto no son males abrumadores mientras el cuerpo esté sano y las facultades en uso, y sobre todo, mientras la libertad nos preste sus alas y la esperanza nos guíe con su estrella.
Es demasiado el peso que cae sobre la piel tras un concierto. Un peso enorme que cubre el alma. Es el peso de la soledad
La libertad no sólo es soledad, también es pobreza. El ser libre es pobre. Yo no quisiera, por nada del mundo, estar en los zapatos de ese mexicano que dicen es de los más ricos o el más rico del mundo. Seguramente no es un ser libre
La soledad no me debilita, me fortalece, me llena de algo extraño que me nutre, me habla de noche, me cuenta cuentos, historias que son verdad, que son verdades
Lo supe siempre. No hay nadie que aguante la libertad ajena, a nadie le gusta vivir con una persona libre. Si eres libre, ése es el precio que tienes que pagar: la soledad
Las tres cosas que más me gustan en el mundo son el silencio, la soledad y los espacios vacíos.
Yo misma puedo morir de ser ante mí. La soledad está mezclada en mi esencia.
Aprende a vivir aislado y a meditar en soledad, pero si te mezclas con la muchedumbre procura ser, como todos ellos, uno de tantos.
La virtud no habita en la soledad: debe tener vecinos.
¡Es inútil! ¡es inútil intentar liberarse de la propia soledad! Hay que aguantarla toda la vida. Aunque a veces, sólo a veces, el vacío se llene!
Que la soledad sea amago de un terror perpetuo. Que avance para emborrascarse. Que se infle para que a sí misma se espante. Sea lo que fuere, la soledad no es deseable.
La soledad no la sienten solo los tontos
Cuando la soledad se me volvió un rito sin sentido, y el mar y el universo me negaron su sal y sus estrellas, desembarqué en este pequeño recodo donde abril come astros a falta de miel y primaveras que alimenten la rosa de sus días...
Y en la alcoba que tu alma tapizaba de armiño, donde ardían los vasos de rosas de cariño, la soledad llamaba en silencio al horror...
Quien vive en armonía no teme la soledad.
No es difícil llorar en soledad, pero es casi imposible reír solo
El hombre que quiere contemplar frente a frente la gloria de Dios en la tierra, debe contemplar esta gloria en la soledad.
La conversación enriquece la comprensión, pero la soledad es la escuela del genio.
Chau, amor mío, pero el desencanto puede ser tan fuerte por quererte tanto que ni aún la muerte pueda ahogar el llanto de mi soledad.
Estoy solo, con mi soledad a solas, amoldado a ella como el vino a los muros de la copa...
¿Cómo se llora a seis millones de muertos? ¿Cuántas velas se encienden? ¿Cuántas plegarias se oran? ¿Sabemos cómo recordar a las víctimas, su soledad, su impotencia? Nos dejaron sin dejar rastro, y nosotros somos ese rastro. Contamos estas historias porque sabemos que no escuchar ni desear saber lleva a la indiferencia, y la indiferencia nunca es una respuesta.
No hay héroe en la soledad, los actos sublimes están determinados siempre por el entusiasmo de muchos.
La música es mi brazo, mi motor, mi combustible y soledad.
Fuera de la música, todo, incluso la soledad y el éxtasis, es mentira. Ella es justamente ambos, pero mejorados.
Sueño un país que ignore el sufrimiento, en el cual nadie de soledad padezca y los corazones se atrevan a la esperanza sin que un manto oscuro sus deseos ennegrezca.
No ha sucedido nada sino la soledad, acaso demasiado cotidiana como para relatarla.
Muchas veces pienso que nosotros, los revolucionarios, somos como el sistema capitalista. Sacamos de los hombres y mujeres lo mejor que poseen, y después nos quedamos tan tranquilos viendo cómo terminan sus días en el abandono y la soledad.
La soledad es un lugar tan vacío sin ti.
Yo mismo, sin ir más lejos, acababa de desaparecer. Un sentimiento de bienestar por haberme sabido borrar del mundo comenzó a invadirme y acabé sintiéndome, allí en la catedral vacía, igual que un día me había sentido en lo alto de la torre de Montaigne, rodeado por la soledad, el silencio, la locura, la libertad. Y por la bella infelicidad, otro de esos abismos.
No hay mayor soledad que la soledad de un fracaso. El fracaso es un extraño en su propia casa.
La forma activa de la fusión simbiótica es la dominación, o, para utilizar el término correspondiente a masoquismo, el sadismo. La persona sádica quiere escapar de su soledad y de su sensación de estar aprisionada haciendo de otro individuo una parte de sí misma.
La necesidad más profunda del hombre es, entonces, la necesidad de superar su separatidad, de abandonar la prisión de su soledad.
Naces solo y mueres solo, y en el paréntesis la soledad es tan grande que necesitas compartir la vida para olvidarlo.
Si soy como todos los demás, si no tengo sentimientos o pensamientos que me hagan diferente, si me adapto en las costumbres, las ropas, las ideas, al patrón del grupo, estoy salvado, salvado de la temible experiencia de la soledad. Los sistemas dictatoriales utilizan amenazas y el terror para inducir esta conformidad, los países democráticos, la sugestión y la propaganda.
Sentía la soledad de muerte que llega al cabo de cada día de la vida que uno ha desperdiciado.
La historia de mi vida ha sido una historia de amor. ¿De amor? ¡De soledad! De soledad y amor. De soledad. Sexualmente muy ardiente
¿Qué máscara nos ponemos o que máscara nos queda cuando estamos en soledad, cuando creemos que nadie, nadie nos observa, nos controla, nos escucha, nos exige, nos suplica, nos intima, nos ataca?
Ciudad grande, soledad grande.
La soledad es la gran talladora del espíritu
La soledad del poder consiste en saber que éste es siempre el último teléfono que suena. Y que yo tengo que decidir. No puedo trasladar la decisión a una instancia superior.
El liderazgo es la otra cara de la moneda de la soledad, un líder siempre debe actuar por sí solo. Y por sí solo, aceptar todo.
Toda riqueza es social. Nadie se hace rico en la soledad o por su propio genio, porque su talento se ejerce socialmente y ésa es la clave de su éxito
Nada nos deja más en soledad que la alegría si se va.
Que droga dura es la soledad que no te deja sostener los ojos fijos en el televisor ni el mundo bajo tus pies.
La soledad es el naufragio de todos los puentes.
La soledad es un viaje sin límites a la sed.
Para que de semejante a semejante le recuerde que el amor no es la soledad del laberinto, para que a tiempo le recuerde que el amor es el laberinto donde la soledad desaparece.
Que la soledad, la oración y el sacrificio sean la fuente de nuestro apostolado
Los corazones de todos los hombres moran en la misma soledad.
Puedes tenerlo todo en el mundo y seguir siendo el hombre más solitario, y ese es el tipo más amargo de soledad. El éxito me ha traído la idolatría del mundo y millones de libras, pero me ha impedido tener la única cosa que todos necesitamos: una relación amorosa duradera
Puedes tenerlo todo en el mundo y ser el hombre más solo en el mundo. Y es el tipo más amargo de soledad, el éxito me ha hecho un ídolo y tener millones de libras. Pero esto me ha impedido tener una cosa que necesitamos: Cariño, una relación estable.
El águila vuela sola, el cuervo en bandadas. El necio tiene necesidad de compañía y el sabio, de soledad
Aureliano Segundo resolvió que había que llevarla a la casa y protegerla, pero su buen propósito fue frustrado por la inquebrantable intransigencia de Rebeca, que había necesitado muchos años de sufrimiendo y miseria para conquistar los privilegios de la soledad, y no estaba dispuesta a renunciar a ellos a cambio de una vejez perturbada por los falsos encantos de la misericordia.
Cien años de soledad no es más que un vallenato de 350 páginas.
El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad.
El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad. Cien años de soledad
Y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra.
¿Qué soledad es más solitaria que la desconfianza?
¿Qué soledad es más solitaria que la desconfianza?.
Nadie nunca descubre las profundidades de su propia soledad.
La soledad es un consuelo para un alma entristecida, que aborrece a los que la rodean igual que un ciervo herido abandona su rebaño, para refugiarse en una cueva en la que sonará o morirá.
Estamos solos y sin embargo la soledad no existe. Si juntamos las manos encenderemos el fuego imprescindible para vernos los ojos brillantes del deseo.
La peor soledad que hay es el darse cuenta de que la gente es idiota.
Los recuerdos no pueblan nuestra soledad, como suele decirse, antes al contrario, la hacen más profunda.
La soledad es el imperio de la conciencia
La soledad es muy hermosa... cuando se tiene alguien a quien decírselo
La soledad es muy hermosa... cuando se tiene junto a alguien a quien decírselo
La soledad es peligrosa: cuando estamos solos mucho tiempo, poblamos nuestro espíritu de fantasmas
Nuestro gran tormento en la vida proviene de que estamos solos y todos nuestros actos y esfuerzos tienden a huir de esa soledad.
Siento tal pasión por la soledad que no puedo soportar la idea de que otros duerman bajo mi mismo techo.
Una red de huellas de trineos. Blanca soledad.
Leemos, creo, para reparar nuestra soledad, aunque en la práctica cuanto mejor leemos más solitarios nos volvemos.
¡Oh! Amapolas, sólo soledad brota en mi cabello.
Siempre me fascinó la idea del Robinson Crusoe. Me lo regalaron siendo muy chico, debo haberlo leído más de veinte veces. El Eternauta, inicialmente, fue mi versión del Robinson. La soledad del hombre, rodeado, preso, no ya por el mar sino por la muerte.
En todo el mundo, no hay soledad como en la gran ciudad.
La propia alabanza, discípulo, es a manera de una torre elevada, a la cual ha subido un loco presuntuoso, que permanece allí en orgullosa soledad e inadvertido de todos, excepto de él mismo.
El amor es el gran refugio del hombre contra la soledad, la inmensa soledad que le han impuesto la naturaleza, la especie, las leyes eternas
Nunca hay dos ratos iguales de soledad, porque nunca se está solo de la misma manera
La soledad es una gran fuerza que preserva de muchos peligros.
Temen algunas mujeres la soledad de la viudez. No supieron ver que su vida tampoco fue descifrada por el marido. Y que la verdadera serenidad viene casi siempre del monólogo
El hombre más fuerte es el que resiste la soledad
El amor es el gran refugio del hombre contra la soledad, la inmensa soledad que le han impuesto la naturaleza, la especie, las leyes eternas.
En mi casa tengo tres sillas, una para la soledad, otra para la amistad, y una tercera para la sociedad
Jamás hallé compañera más sociable que la soledad.
Jamás hallé compañero más sociable que la soledad.
No encontré nunca un compañero más sociable que la soledad
Nunca he encontrado mejor compañía que la soledad.
Vida ciudadana: millones de seres viviendo juntos en soledad.
Ah, la felicidad busca la luz, por eso juzgamos que el mundo es alegre, pero el dolor se esconde en la soledad, por eso juzgamos que el dolor no existe.
Soledad es igual que independencia,la había deseado y conquistado en el transcurso de largos años. Resultaba fría, ¡oh sí!, pero también quieta, maravillosamente quieta y grande como el espacio frío y silencioso en el que giran las estrellas. – El lobo estepario
Desviamos la mirada de nuestra soledad, de nosotros mismos, y no soportamos ni a los otros ni a nosotros mismos, y los otros tampoco nos soportan.
Te buscó mi fe en la oscuridad sin saber por qué. Te soñó mi afán en la soledad sin querer sonar. Te llamó mi voz y tu voz me respondió y en tu voz hallé fe para esperar tu amor.
Y junto a la orfandad de mi tristeza buscando la humildad de los rincones está la sombra larga de tu ausencia: visión de soledad y de dolor.
La felicidad queda fatal en cámara. La tristeza y la soledad sí quedan bien.
Fue poco a poco haciéndose reservado y triste, sintió anublado su espíritu por las sombras que la soledad engendra, y sólo halló para sus pensamientos puerto de refugio en la esperanza del porvenir.
La luz tranquila que caía como una caricia sobre cuanto iluminaba, parecía hacer visible a los ojos del espíritu el silencio y la soledad de aquella estancia.
Pon en mi soledad los pies ligeros de tus dichas.
Pon en mi soledad los pies ligeros de tus dichas.
Si tienes una propensión mística, por qué no escribirla, si vives solo y atormentado en la soledad, ¿por qué no hablar de lo tuyo?
La soledad es un consuelo para un alma entristecida, que aborrece a los que la rodean igual que un ciervo herido abandona su rebaño, para refugiarse en una cueva en la que sonará o morirá
La vida es una isla, las rocas son sus deseos,los árboles sus sueños y las flores su soledad
Nada cimienta más la amistad que el hecho de entender la soledad del otro
Para tener una idea más precisa de este excepcional carácter no hay que olvidar que Elzeald trabajó en una soledad total, tan total que hacía el final de su vida perdió el hábito de hablar, quizá porque no vio la necesidad de éste
Soledad humana: nuestro orgullo tiene la misma fuente que nuestra angustia
Romantica nací y nunca cambiare con todas mis virtudes y defectos ya lo se aunqe con mi soledad no le temo al reloj me siento realizada y feliz tal como soy.
Dormir contigo es estar solo dos veces, es la soledad al cuadrado.
Y algunas veces suelo recostar mi cabeza en el hombro de la luna y le hablo de esa amante inoportuna que se llama soledad.
El talento se nutre en la soledad, el carácter se forma en las oleadas tormentosas de mundo.
Soledad, sólo tú no me has envilecido.
Todavía no se ah inventado la pastilla que pueda aliviar los síntomas de la soledad y el aislamiento que produce el final del día.
La soledad a veces es la mejor compañía
En la soledad absoluta un escritor intenta explicar lo inexplicable.
En uno de los extremos del pueblo, de casas bajitas, un perro se quejaba del frío y de la soledad, y, levantando el hocico hacia su dios, le daba su elocuente opinión sobre el mundo tal como él lo veía.
La soledad no es tan triste. Ser es también no haber sido.
La ceguera es una forma de soledad.
Ayúdate de la soledad y el silencio.
Al final, ser presidente consiste en recibir la última llamada. Hay un momento en el que no cabe consultar a nadie más y uno se enfrenta en soledad a la decisión.
El ángel de los sueños te ha besado para dejarte amor sentido y musical y cuyos sones de tristeza llegan al alma mía, como celestes miradas en esta niebla de profunda soledad.
La política sigue discutiendo más o menos en términos muy anquilosados, muy parecidos. Y nos alejamos de algunos valores y hay mucha gente infeliz en el mundo, no solo pobre. Acá nos preocupamos solo por los pobres y tenemos que empezarnos a preocupar por los infelices. La soledad de las grandes ciudades, el estar solo en el medio, en la multitud
Ahora, no hay duda de que la búsqueda incondicional del triunfo personal implica la soledad profunda. Esa soledad del agua que no se mueve
Algunas veces, las vidas largas significan soledad
El artista apela a nuestra capacidad para el deleite, para la admiración, a nuestra intuición del misterio que rodea la vida, a nuestro sentido de piedad, belleza y dolor, a la latente sensación de hermandad con todo lo creado, y a la sutil pero invencible fe en la solidaridad que une la soledad de innumerables corazones, y enlaza estrechamente a toda la humanidad.
El secreto de la soledad es que no existe soledad
Mi problema con la soledad es que la compañía de otros nunca ha sido una cura para ella.
La soledad es la causa de muchos excesos de la teoría del conocimiento
La soledad persigue al hombre como la sombra a su cuerpo.
La soledad comienza con el silencio que es necesario saber guardar.
La soledad es nuestro nido de gusanos.
La soledad es una amputación no visible, tan eficaz como si te arrancaran la vista y el oído, y sólo con el tacto y la memoria tienes que reconstruir el mundo, el mundo que has de habitar y te habita.
En la soledad no se encuentra más que lo que a la soledad se lleva.
En la soledad no se encuentra más que lo que a la soledad se lleva.
Siempre habrá soledad para aquellos que son dignos.
Amo la soledad, incluso cuando estoy solo
El amor era un huésped, la soledad es siempre el compañero.
Todavía no sentimos montar los recuerdos, esa necesidad de inventariar el pasado que crece con la soledad y el hastío
¿Qué quieres? El amor pide calle, pide viento, no sabe morir en la soledad.
Los únicos que conocen la verdadera soledad son los criminales. Su soledad es una lúgubre tiniebla, toda oscura, sin ningún toque de luz ni rastro de iluminación, en la cual la moral y la religión están vedadas desde el comienzo.
De los arces de otoño me acerco y la soledad me invade.
Pulgas. Para ustedes también la noche es soledad y larga.
De los arces de otoño me acerco y la soledad me invade.
La soledad es un infierno para los que intentan salir de ella, es también una felicidad para los ermitaños que se esconden.
La soledad es un infierno para los que tratan de salir, es también la felicidad para los eremitas que en ella se esconden.
La soledad es la mejor nodriza de la sabiduría.
La música ha sido inventada para confirmar la soledad humana.
La música se inventó para confirmar la soledad humana.
Estamos todos tan juntos y, si embargo, todos estamos muriendo de soledad.
Todos los gritos fuertes nacen de la soledad.
Todo está bien, ya soy un poco dios en esta soledad, con este orgullo que ha tendido a las horas una ballesta de palabra.
Es en la soledad cuando estamos menos solos.
Hay placer en los bosques sin senderos, hay éxtasis en una costa solitaria. Está la soledad donde nadie se inmiscuye, por el oceáno profundo y la música con su rugido: No amo menos al hombre pero si más a la naturaleza.
Después de una larga reflexión en soledad y meditación, de repente tuve la idea, durante el año 1923, que el descubrimiento hecho por Einstein en 1905 debe ser generalizado ampliándolo a todas las partículas materiales y en especial a los electrones
Mientras uno encuentra en sí mismo y en lo que persigue, no puede sentirse viejo. El signo más cierto de la vejez es el sentimiento de la soledad
La soledad es al espíritu lo que la dieta al cuerpo.
La soledad es para el espíritu lo que el ayuno para el cuerpo, mortal cuando excesivamente larga, aunque necesaria.
A veces pienso que no vale la pena hacer amigos. Se van de nuestra vida después de un tiempo y dejan una herida mucho más dolorosa que la soledad anterior a ellos.
El olvido y la soledad pactan con la muerte.
Esta es mi soledad, a donde no alcanza la envidia, sí, mi orgullo, tan simple como desnudarme ante el sol...
Sólo en íntima comunión con la soledad puede el hombre hallarse a sí mismo. Es buena compañera, y mi arquitectura no es para quien le tema o la rehúya.
No hay soledad más alta, más cruel y más cercana que la de dos cuerpos que se aman, sus hiedras confundiendo, su saliva y sus sueños, su aliento anonadado, sus huesos y su muerte
Cómo llenarte soledad, sino contigo misma.
Tú, verdad solitaria, transparente pasión, mi soledad de siempre, eres inmenso abrazo.
Pasos de un peregrino son, errante, cuantos me dictó versos dulce musa en soledad confusa, perdidos unos, otros inspirados.
Ahora sé que en aquella ciudad deshabitada la gente andaba triste, con una soledad definitiva llena de abrigos largos y paraguas.
Yo vengo sin idiomas desde mi soledad, y sin idiomas voy hacia la tuya.
Esa palabra, la del matrimonio y la de los hijos no están en mi lenguaje. Estoy concentrado en mi carrera. Lo que sucede es que en el amor tal vez pido más de lo que puedo dar. De hecho, cuando estoy enamorado disfruto mi soledad.
Para mí, la soledad es necesaria, practicamente es vital.
Por primera vez se sintió acosado por el animal de la soledad, bicho astuto.
En mis labios los recuerdos. En tus ojos la esperanza. No estoy tan solo sin ti. Tu soledad me acompaña
Mi soledad consciente mira las hermosuras inútiles del mundo
No estás tan sola sin mí. Mi soledad te acompaña. Yo desterrado, tú ausente. ¿Quién de los dos tiene patria?
Si estamos aquí juntos no es solo por cariño, estamos abrazados y es por soledad...
Creo que este trabajo es un acto de soledad absoluta, de corredor de fondo.
Sé que la alegría de un triunfo en un partido dura cinco minutos, termina el partido y hay una sensación de efervescencia, una sensación de la adrenalina al tope que genera excitación y felicidad. Pero son apenas cinco minutos y después hay un vacío enorme y grandísimo. Y una soledad indescriptible.
Trabajo diariamente como si me fuera a quedar toda la vida, y no ignoro que puedo dejar de pertenecer mañana. Tampoco quiero alardear de fortaleza, pero es muy difícil que deje de luchar. Es mucho más probable que decidan por mí, que yo decida. Frente a la adversidad, siempre sigo luchando. Y sé hacerlo del único modo que se lucha en la adversidad: en soledad. Porque como la derrota produce sensaciones desagradables, es natural que todo el mundo tienda a distanciarse del que protagoniza la derrota. En este caso, me toca liderar a mí un proyecto que está desilusionando, y es natural que eso se viva en soledad, sin compañía. Y lo digo exactamente así: me parece natural, me parece lo normal, me parece que es lo que sucede siempre.
Alrededor de la persona que escribe libro siempre debe haber una separación de los demás. Es una soledad. Es la soledad del autor, la del escribir
El suicidio está en la soledad de un escritor. Uno está solo incluso en su propia soledad. Siempre inconcebible. Siempre peligrosa. Si. Un precio que hay que pagar por haber osado salir y gritar
En aquel período de mi primera soledad ya había descubierto que lo que tenía que hacer era escribir. Raymond Quesear me lo había confirmado. El único principio de Raymond era este: Escribe, no hagas nada más
Hallarse en un agujero, en el fondo de un agujero, en una soledad casi total y descubrir que sólo la escritura te salvará. No tener ningún argumento para el libro, ninguna idea de libro es, encontrarse, volver a encontrarse, delante de un libro. Una inmensidad vacía. Un libro posible. Delante de nada. Delante de algo así como una escritura viva y desnuda, como terrible, terrible de superar.
La soledad no se encuentra, se hace. La soledad se hace sola. Yo la hice. Porque decidí que era allí donde debía estar sola, donde estaría sola para escribir libros
La soledad no se encuentra, se hace. La soledad se hace sola. Yo la hice. Porque decidí que era allí done debía estar sola, donde estaría sola para escribir libros.
Escribir es defender la soledad en la que vivo.
Sólo en soledad se siente la sed de verdad
Si bien uno está contento de pertenecer a una red cultural, llega un momento en que se necesita más tiempo para la reflexión. De lo contrario, ésta es superficial, demasiado rápida, sin tiempo para asimilar, criticar, sopesar. Hace falta más tiempo para ensimismarse, para reflexionar en silencio y soledad.
El lirio se deshoja, en sigilo su lamento cae. Inmolación eterna la soledad de cada uno.
Pides al alba que desgarre su luz donde la soledad es el rito acostumbrado.
Ven a mi sueño, dulce encantada, y en esta idéntica soledad que hoy nos abisma, sigamos deshilvanando juntas en una morada del corazón el ovillo temible del presagio.
En el hielo de la soledad es cuando el hombre, implacablemente, se siente como problema, se hace cuestión de sí mismo, y como la cuestión se dirige y hace entrar en juego a lo más recóndito de sí, el hombre llega a cobrar experiencia de sí mismo.
Maté una araña, ¡Soledad de noche fría!
Ni siquiera un mosquito después de la inundación, ¡Qué soledad!
Soledad en invierno. Quisiera hacer una pregunta al Buda.
¡Qué soledad! Después de los juegos artificiales una estrella fugaz.
La verdadera libertad es un acto puramente interior, como la verdadera soledad
Suelen decir que el hombre que apetece soledad tiene mucho de dios o de bestia
De la escarcha no olvides jamás el gusto a soledad.
¡Ah hototogisu! ¡Agranda aún más mi soledad!
Cuesta sangre romper, levantar cabeza, la compensación comienza con la soledad, pero se ha abierto una brecha. Aguanta
Soledad: un instante de plenitud.
¡Oh, soledad, alegre compañía de los tristes!
Ahora empiezo a meditar lo que he pensado, y a verle el fondo y el alma, y por eso ahora amo más la soledad, pero aún poco.
Mi familia y amigos se desviven por atenderme, me abastecen de la compañía que necesito. ¿Puedo quejarme yo de soledad?
No hay que confundir la soledad con la falta de compañía. La primera la padezco como viudo fiel que he sido, pero no la segunda. Mi familia y mis amigos se desviven por atenderme. ¿Puedo quejarme yo de soledad?
Por de pronto, no hay que confundir la soledad con la falta de compañía
La soledad es patrimonio de la edad adulta.
La soledad: dulce ausencia de miradas
Soledad: una dulce ausencia de miradas.
Y si la vida es un instante hoy quiero olvidar que existo... quiero escapar a mi desierto sin ser visto, salir de este círculo, volar a otro lugar quedarme quieto, allí la soledad es mi amuleto.
Lo impulsaban a luchar el deseo de saber y el amor a la verdad, el espíritu de aventura teórica, y el anhelo de consolarse y atenuar la atmósfera de aflicción que lo cubría y la sensación de soledad que se ocultaba en lo hondo de su alma.
Una oscura e inquieta castidad puso una flor para mí en el jardín más secreto en un horizonte de gracia y claridad intangible y próximo. Promesa estática en la luz de la luna de la densidad en mí corpórea no es la culpa, es la memoria de la primera mañana del pecado sin Eva y sin Adán. Sólo el fruto probado y la serpiente enroscada en mi soledad
El matrimonio es el máximo de soledad con la mínima privacidad.
La compañía de un paulista es la peor forma de soledad.
Comprendo mi destino –se dijo al fin con tristeza-. ¡Muy bien¡!Estoy preparado¡ Acaba de comenzar mi soledad última.
Demasiado tiempo me debatí en la añoranza, con la mirada clavada en la lejanía, demasiado tiempo permanecí en la soledad, así que ya no se callar.
El hielo está cerca, la soledad es inmensa - ¡más que tranquilas yacen todas las cosas en la luz! ¡con qué libertad se respira!, ¡cuántas cosas sentimos por debajo de nosotros!
La valía de un hombre se mide por la cuantía de soledad que le es posible soportar
Nadie aprende, nadie aspira, nadie enseña a soportar la soledad
Tengo necesidad de soledad, de retorno a mi mismo.
Aprende a amar la soledad, pero acepta siempre con gusto las interrupciones. El amor a la soledad es propio de todas las vidas triunfadoras
La soledad no significa estar solo.
La soledad, el sentimiento y conocimiento de que uno está solo, excluido del mundo, no es una característica exclusivamente mexicana. Todos los hombres, en algún momento de sus vidas, se sienten solos. Y lo están. Vivir es separarse de lo que fuimos para acercarnos a lo que seremos en el futuro. La soledad es el hecho más profundo de la condición humana
En la soledad se halla lo que muchas veces se pierde en la conversación.
La soledad vuelve loco a cualquiera.
Amor, cuántos caminos hasta llegar a un beso, ¡qué soledad errante hasta tu compañía!
La timidez es una condición ajena al corazón, una categoría, una dimensión que desemboca en la soledad.
Y la soledad trae la amargura, de cara estirada, rectangular, con un raro mechón de cabellos sobre la frente.
Compartiendo golondrinas ebrias de colinas, y dejar la soledad para otros terremotos
Me tendí sobre las olas absurdas del verano absorbido por amor a la ceniza. La soledad me pareció más viva que la sangre.
Un guerrero de la luz usa la soledad, pero no es usado por ella
Me siento bien en la soledad y el silencio. Miraba al cielo y no sé si pensaba en algo. Supongo que sí. Uno siempre piensa.
Jamás palabras, abrazos, me dirán que tú existías, que me quisiste: Jamás. Me lo dicen hojas blancas, mapas, augurios, teléfonos, tú, no. Y estoy abrazado a ti sin preguntarte, de miedo a que no sea verdad que tú vives y me quieres. Y estoy abrazado a ti sin mirar y sin tocarte. No vaya a ser que descubra con preguntas, con caricias, esa soledad inmensa de quererte sólo yo.
Es la soledad de estar encerrado en la habitación que se llama uno mismo, ahora por fin lo entiendo. Que uno mismo es una celda dentro de la cárcel, y que esta celda siempre será distinta de las demás celdas, y por eso siempre estará sola, y siempre estará dentro del edificio de la cárcel, pues forma parte de él.
Para mí, la soledad es como para otros la bendición de la Iglesia. Es como la luz de la gracia de Dios iluminándome. Nunca cierro la puerta detrás de mí sin tener clara conciencia de estar realizando un acto de caridad conmigo misma.
Por mucho que hubiera sufrido, lo mantenía oculto tras una de esas caras huesudas e inexpresivas que, por otro lado, no esconden nada y revelan una soledad inmensa.
Oscilé ad nauseam entre la necesidad de afirmar mi individualidad y la necesidad de pertenecer a mi clan, aterrorizada por la soledad y aterrorizada por perderme a mí misma en las relaciones. Era la oveja negra de la familia, pero una parte esencial de ella.
Se siente sola, experimenta la soledad de una ciudad extraña en la que nadie te mira a los ojos.
Cuando se inventaron los celulares desapareció el arte de la soledad. Nadie ha vuelto a estar a solas desde ese día.
Ama tu soledad y soporta el sufrimiento que te causa.
Ama tu soledad, y soporta el sufrimiento que te cause
Ama tu soledad y soporta el sufrimiento que te causa.
El hombre grande es aquel que en medio de las muchedumbres mantiene, con perfecta dulzura, la independencia de la soledad.
Es fácil vivir en el mundo según la opinión del mundo. Es fácil vivir en la sociedad según la propia opinión. Pero el hombre grande es aquel que en medio de muchedumbre conserva con perfecta dulzura la independencia de la soledad
El trabajo cumplido con apego es un grillete, mientras que el trabajo cumplido con desapego no afecta a quien lo realiza. Esta persona está en soledad, incluso mientras trabaja.
...es todavía más espantosa la soledad de dos en compañía.
El soltero es el tigre que escribe ochos en el piso de la soledad. No retrocede ni avanza.
Todo es ahora luz desvanecida, tibieza, soledad, último amor...
Todo es ahora luz desvanecida, tibieza, soledad, último amor...
El refugio siempre lo encuentro en la soledad. Pero hablo de la soledad buena, la que escoges sabiendo que siempre hay alguien a quien recurrir. Lo que pasa es que vivimos en un mundo tan convulsionado y tan complicado que uno de los más grandes afanes que puede tener una persona, por lo menos yo, es estar tranquilo.
La soledad es como un suplicio ingenioso de la naturaleza que hace que nos encontremos con nosotros mismos para poder valorar a los demás...
La soledad es ese montón de sonidos que no escucha nadie pero que hacen demasiado ruido...
La soledad es una ingrata a la que se le va agarrando el gusto, con un alto riesgo de parar completamente enamorados de ella...
La soledad soy yo en compañía del pasado...
Mis frases nacen en la más absoluta soledad...pero encuentran cómplices
No sé cuantas cosas se amontonaron en mi soledad. Eran cosas que un hombre jamás se confiesa.
Rezar, dejar sencillamente fluir mi tristeza. No sé cuantas cosas se amontonaron en mi soledad.
El que escucha música siente que su soledad, de repente, se puebla.
La distancia física entre las personas no tiene nada que ver con la soledad.
La soledad sí que es capaz de generar deseos que no se corresponden con el sentido común o con la realidad.
¿Cómo reconocer una obra de arte? ¿Cómo separarla, aunque sólo sea un momento, de su aparato crítico, de sus exégetas, de sus incansables plagiarios, de sus ninguneadores, de su final destino de soledad? Es fácil. Hay que traducirla.
La soledad es la usanza más difícil pero es la única y legítima madre, porque en ella se encuentra no sólo el amor a lo que existe sino también el amor a lo que no existe.
La vida es un combate sin grandeza, sin felicidad, sostenido en la soledad y el silencio
A mí, por lo menos, me ha sucedido varias veces. Y es porque en estas tierras nuestras, de impresionante silencio y trágica soledad, se siente que todavía no ha terminado el día sexto del Génesis, y que aún circula por ellas el soplo creador. Y por eso las llamo las tierras de Dios
Pero es tu soledad la que puebla mis noches, quien no me deja solo, a punto de morir.
La soledad es este silencio que se escucha entre una nostalgia y otra. Frases sueltas.
La soledad es una mirada perdida que no sabe por qué está mirando. Frases sueltas.
Tu amor de sumas y de restas, multiplica mi soledad. Frases sueltas.
El oficio de novelista es sin duda enormemente solitario.... Escribir una novela lleva muchísimo tiempo y es un tiempo de soledad.
Cuando eres consciente de la muerte, acabas asumiendo tu propia soledad.
No es que el poeta busque la soledad, es que la encuentra.
Lo que un escritor puede hacer en la soledad de una habitación es algo difícil de destruir por cualquier poder.
En ti mi soledad se reconcilia para pensar en ti.
El Sur está cansado de arrastrar muertos a la orilla de las ciénagas de malaria, está cansado de soledad, cansado de cadenas, está cansado en su boca de las blasfemias de todas las razas que han gritado muerte con el eco de sus pozos, que han bebido la sangre de su corazón.
Mi soledad se queda a recordarte.
Sí, en mi vida, si se puede llamar así, hay tres cosas: la incapacidad de hablar, la imposibilidad de estar en silencio, y la soledad, que es lo mejor que he hecho.
Con esta disposición de ánimo, determiné un día refugiarme en la soledad y evitar todo contacto con los hombres. Me dirigí a cierto paraje, no lejos del mar. (...) Me gusta pasar así el rato: puedo conversar conmigo mismo sin estorbo. Para quien ama la meditación no hay parajes tan propios como éstos.
La locura y la soledad han matado a muchos más hombres y mujeres que el alcohol y las drogas.
Óyeme ahora: mira en tu soledad una abeja dormida, que elabora en el sueño su miel sin alegría.
No hay soledad en que alguno no viva por pasatiempo.
No hay soledad en que alguno no viva por pasatiempo.
Quien no ha vertido lágrimas en la soledad no sabe cuáles son las lágrimas verdaderamente amargas.
Te quiero salvar de tu desnudes en pleno centro de la soledad
Vamos a andar hundiendo al poderoso, alzando al perezoso, sumando a los demás. Vamos a andar con todas las banderas trenzadas de manera que no haya soledad
El indio es de un carácter apacible que sólo desea el reposo y la soledad
Nos internamos en el cosmos preparados para todo, es decir para la soledad, la lucha, la fatiga y la muerte. Evitamos decirlo, por pudor, pero en algunos momentos pensamos muy bien de nosotros mismos. Y sin embargo, bien mirado, nuestro fervor es puro camelo. No queremos conquistar el cosmos, sólo queremos extender la Tierra hasta los lindes del cosmos.
En la soledad se puede adquirir todo, menos el carácter.
Para gozar íntimamente y para amar se necesita soledad, mas para salir airoso se precisa vivir en el mundo
Puede adquirirse todo en la soledad, excepto el carácter.
Viviendo con alguien que amas puedes sentir más soledad que viviendo completamente a solas... Si quien amas no te ama
No hay mayor pobreza que la soledad.
Sin un corazón lleno de amor y sin unas manos generosas, es imposible curar a un hombre enfermo de su soledad.
No hay que menester alas para ir a buscar a Dios, sino ponerse en soledad y mirarle dentro de sí
La soledad exaspera o apaga el corazón y pervierte o debilita las aptitudes
La soledad, si bien puede ser silenciosa como la luz, es, al igual que la luz, uno de los más poderosos agentes, pues la soledad es esencial al hombre. Todos los hombres vienen a este mundo solos y solos lo abandonan.
Nada nos hace más vulnerables que la soledad, excepto la avaricia.
La soledad engendra lo original, lo atrevido, y lo extraordinariamente bello, la poesía. Pero engendra también lo desagradable, lo inoportuno, absurdo e inadecuado.
La soledad hace madurar lo original, lo audaz e inquietantemente bello, el poema. Pero también engendra lo erróneo, desproporcionado, absurdo e ilícito.
A veces la soledad actúa en mi, como detonante de una ola de creatividad - te bebes otra copa de vino y te sientes aún peor. El arte no puede existir sin el dolor, y el arte existe para poder lidiar la pena.
Hay una soledad común que se extiende de costa a costa. Es como una inconexa crisis de identidad común. Es la oscura, cálida, narcótica noche americana. Sólo espero llegar a palpar ese sentimiento antes de hallarme a mí mismo uno de estos días en la Calle Fácil.
La más segura cura para la vanidad es la soledad.
La sanación más segura para la vanidad es la soledad.
La soledad es y siempre ha sido la experiencia central e inevitable de todo hombre.
Allí, en el centro de ese silencio, encontraba no la eternidad, sino la muerte del tiempo, y una soledad tan profunda que la palabra misma perdía todo sentido.
La soledad destella en el mundo sin amor
La más alta conquista exige una derrota definitiva, la plenitud de la vida, una oquedad de muerte, el goce, sequedad, la sapiencia, insipiencia, la palabra, silencio, la solidaridad, soledad, la acción, contemplación. Paradoja del compás de dos puntas, que describe su círculo perfecto porque permanece quieto en su centro.
La fama trae la soledad. El éxito es tan frío como el hielo y tan poco hospitalario como el Polo Norte.
El infierno está todo en esta palabra: soledad.
El infierno está todo en esta palabra: soledad.
Incluso el amor que no compensa es mejor que la soledad
Por eso consciente de lo que les esperaba – ambiciones, amores, desgarradora soledad en lugares sin aliciente-, se preguntaba tantas veces porqué tendrían que crecer y perder todo aquello... qué tontería, serían totalmente felices
Me encerré en la soledad. Fue una clausura dura en la que vivía. Decían de mí que soy orgulloso. Pero no es verdad, me entendían mal. La soledad es para mí una condición del trabajo.
Me encerré en la soledad. Fue una clausura dura en la que viví­a. Decí­an de mí­ que soy orgulloso. Pero no es verdad, me entendí­an mal. La soledad es para mí­ una condición del trabajo.
La más feliz de todas las vidas es una soledad atareada.
La mejor de todas las vidas es la de una ocupada soledad
El narrador siempre extrae de la experiencia aquello que narra, de su propia experiencia o bien de aquella que le han contado. Y a su vez lo convierte en experiencia de quienes escuchan sus historias. El novelista en cambio se halla aislado. El lugar de nacimiento de la novela es el individuo en soledad.
Tanto el lector como el pensador, el esperanzado y el flâneur, son todos tipos del iluminado, como lo son el que consume opio, y el soñador, y el embriagado. Y ellos son, además, los más profanos. Por no hablar de la más terrible de las drogas –la más terrible, a saber, nosotros mismos–, que consumimos en nuestra soledad.
La soledad es la sala de audiencias de Dios.
¡Estábamos bien! Unidos: mi madre, mis hermanos, mi padre... me pegaba pero... él mandaba. Era un hombre fuerte, alto, sólido, guerrero. Pero debo decir que años después cuando estaba en Nueva York, habría preferido un bofetón de mi padre a esa soledad
La novedad es un nuevo tipo de soledad.
Cuando decidí ser cantante, mi madre me advirtió que estaría mucho tiempo sola. Básicamente todos estamos solos. La soledad viene con la vida
Si me dan a elegir entre la tristeza y la soledad, me quedo con la tristeza.
Saber escuchar es el mejor remedio contra la soledad, la locuacidad y la laringitis.
Hay un viejo chiste, Dos mujeres de edad en un hotel de alta montaña comenta una a la otra, ¡Vaya, aquí la comida es realmente terrible!, y contesta la otra: ¡Y además las raciones son tan pequeñas!. Pues básicamente así es como me parece la vida, llena de soledad, histeria, sufrimiento, tristeza y sin embargo se acaba demasiado deprisa.
La vida está llena de soledad, miseria, sufrimiento, tristeza y, sin embargo, se acaba demasiado deprisa. (Annie Hall. 1978).
Me comeré a la soledad, bañada en chocolate en la cama de un hotel
La butaca que giraba en el vagón panorámico volvió a su memoria. Era como si viera su propia soledad, que giraba y giraba dentro de su corazón.
Atardecer otoñal. La soledad también es bienestar.
Murió el ciruelo y sus flores ¡el sauce en su soledad!
search