▷ Las mejores Frases de Sensualidad - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Sensualidad

Tení­a al hombre que amaba en mis pensamientos; lo tení­a en mis brazos, en mi cuerpo. El hombre que busqué por todo el mundo, que marcó mi niñez y me perseguí­a. Habí­a amado fragmentos de él en otros hombres: la brillantez de John, la compasión de Allendy, las abstracciones de Artaud, la fuerza creativa y el dinamismo de Herny. ¡Y el todo estaba allí­, tan bello de cara y cuerpo, tan ardiente, con una mayor fuerza, todo unificado, sintetizado, más brillante, más abstracto, con mayor fuerza y sensualidad! Este amor de hombre, por las semejanzas entre nosotros, por la relación de sangre, atrofiaba mi alegrí­a. Y de este modo, la vida hací­a conmigo su viejo truco de disolución, de pérdida de lo palpable, de lo normal. Soplaba el viento mistral y se destruí­an las formas y los sabores. El esperma era un veneno, un amor que era veneno... " Incesto " (1992), Anais Nin
Autor:" Incesto " (1992) Anais Nin
La sensualidad nos querí­a persuadir de que estábamos enamorados, pero la razón se resistí­a al engaño. Entonces la fantasí­a brindo su oportuna ayuda.
¿De dónde surgen las pasiones repentinas de un varón por una mujer, las pasiones hondas, entrañables? De lo que menos, de la sola sensualidad; pero cuando el varón halla juntos en una sola criatura el desamparo, la debilidad y, a la vez, la altanerí­a, en su interior es como si su alma quisiera desbordarse: queda conmovido y ofendido en un mismo instante. En ese punto brota la fuente del gran amor.
La seducción de los sentidos es tan penetrante, los caprichos de la imaginación son tan violentos, que el espí­ritu se forja un sueño lleno de deleites, transportes y éxtasis o, por lo menos, una novela de sensualidad viva y variada; luego, en la ocasión propia, el torrente contenido se desborda, rompiendo los diques de la ley y el deber.
(...) El excitante aroma desprendido de cuanto usa la mujer hermosa y limpia impregnaba la atmósfera de efluvios como formados con emanaciones de flores extrañas y aliento de beldades soñadas. Todo era allí­ poéticamente sensual.
La sensualidad sin amor es pecado; el amor sin sensualidad es peor que pecado.
Deja a un lado la humildad. Sabes muy bien cuánto vale tu belleza. Encuentro misterio en cada una de las partes de tu cuerpo. Veo brotar desde el fondo de tus pupilas una fuente inagotable de ternura y sensualidad. En la comisura de tus labios florece la mala hierba que seduce a los hombres como si se tratara de una flor carní­vora. Lo que toques con tus manos o con tus pies se ilumina de júbilo, así­ como se va purificando el suelo al paso de los dioses.
Todos los espacios í­ntimos son los que se relacionan con la sensualidad, con la vida, con un orden mucho más cósmico.
Me he educado con dos conceptos de la sensualidad completamente contrapuestos en la cabeza. En Filipinas, paí­s tropical, está a flor de piel, y mi familia, que era muy liberal, entendí­a que el desnudo es un arte. Y luego, los curas en el colegio se pasaban el dí­a tratando de sabotear los instintos sexuales naturales y consideraban que todo desnudo era pecado. De esa fricción entre algo que para unos era terrible y para otros maravilloso algo debió de salir.
Más tarde él le dijo que, de alguna manera indefinible, verla quitarse las botas esa tarde habí­a sido uno de los momentos más sensuales que recordaba.
Sepultura es de ingenios la sensualidad.
search