Las mejores 145 Frases de Santos - FrasesWiki.com

Encontramos 145 frases sobre Santos

Los santos son personas que se han librado del mundo de la materia y han vencido al pecado. Viven en el mundo, pero no pertenecen a él, sus pensamientos están continuamente en el mundo del espíritu. Sus vidas transcurren en santidad, y sus acciones expresan amor, justicia y piedad.
Una religión que no sea causa de amor y unidad no es una religión. Todos los santos profetas fueron como médicos para el alma, prescribieron un tratamiento para la curación de la humanidad.
Los santos son personas que se han librado del mundo de la materia y han vencido al pecado. Viven en el mundo, pero no pertenecen a él; sus pensamientos están continuamente en el mundo del espí­ritu. Sus vidas transcurren en santidad, y sus acciones expresan amor, justicia y piedad.
Mundo de santos: a eso estamos llamados. Y esa ha sido siempre la misión de María con Jesús, tal vez por eso que su presencia incluso sensible en medio de nosotros se hace cada vez mayor: apariciones, milagros, y ese milagro de ese mar que se mueve bajo su influjo a la invocación de su nombre.
Sólo el santo santifica, sólo la luz alumbra, sólo el amor calienta.
El deber más santo de los que sobreviven es honrar la memoria de los desaparecidos.
Soy el santo, orando en la terraza, como las bestias pacíficas que pacen hasta el mar de Palestina. Soy el sabio del sillón sombrío. Las ramas y la lluvia se lanzan contra la ventana de la biblioteca.
Siempre ha habido santos, pero ¿quién está realmente cualificado para canonizarlos?
Siempre ha habido santos, pero ¿quién está realmente cualificado para canonizarlos?
Barro, sangre y mierda. Eso era la guerra, eso era todo, Santo Dios. Eso era todo.
Los santos, mientras vivían en este mundo, estaban siempre alegres, como si siempre estuvieran celebrando la Pascua.
En los orígenes de la religión católica estuvieron San Pedro y San Pablo. Estos dos caballeros se pelearon seis años y casi llegaron a las trompadas. Ahora, si esos santos varones no pudieron ponerse de acuerdo, calcule para nosotros.
Apartar los propios pensamientos originales con el fin de tomar un libro es un pecado contra el Espíritu Santo
... Espíritu Santo, y, en realidad, éste no es otra cosa que la tranquilidad de ánimo que surge en la mente por las buenas acciones.
Si queréis un santo, elegid a Gotti, si queréis un político, elegid a Aldrovandi, si queréis un buen viejo, elegidme a mí.
Los santos, como hemos dicho, son los verdaderos reformadores. Ahora quisiera expresarlo de manera más radical aún: sólo de los santos, sólo de Dios proviene la verdadera revolución, el cambio decisivo del mundo.
No me gustaría decir en qué sentido interviene el Espíritu Santo en la elección del Papa, porque está claro que hay muchos ejemplos de pontífices en los que no ha tenido nada que ver.
Podemos estar seguros de que el santo padre juan pablo segundo nos ve y nos bendice desde la ventana de la casa del padre-!!Si Bendiganos Santo Padre!!-
Y miren... a la santa iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, que está en lo de Tepeaquilla, donde solía estar asentado el real de Gonzalo de Sandoval, cuando ganamos a México, y miren los santos milagros que ha hecho y hace de cada día...
Me estremecía. Me encendía y me apagaba. Temblaba...Propuse matrimonio, demasiado tarde, fui tímido, y me negaron. Cómo me duelen sus lágrimas ¡Me siento feliz como un santo!
¿Eres un ángel? No - respondió -¿Acaso un santo? No - respondió -¿Entonces qué eres? Respondió el Buda - Estoy despierto -
Celestino se queda perplejo, sin saber qué hacer. Piensa romperle un sifón en la cabeza, por fresco, pero se acuerda: Entregarse a la ira ciega es señal de que se está cerca de la animalidad. Quita su libro de encima de los botellines y lo guarda en el cajón. Hay días en que se le vuelve a uno el santo de espaldas, en que hasta Nietzsche parece como pasarse a la acera contraria.
Hombre virtuoso y santo es el que da a cada caso aquella medida de amor que le corresponde.
Las revoluciones las hacen hombres de carne y hueso, no santos, y todas terminan por crear una nueva casta privilegiada.
Las revoluciones las hacen los hombres de carne y hueso y no los santos, y todas acaban por crear una nueva casta privilegiada
Sabes, al cerrar de nuevo el folio, que por eso vive Aura en esta casa: para perpetuar la ilusión de juventud y belleza de la pobre anciana enloquecida. Aura, encerrada como un espejo, como un icono más de ese muro religioso, cuajado de milagros, corazones preservados, demonios y santos imaginados. " Aura " (1962), Carlos Fuentes
Cuando todo el mundo se empeña en pintar a alguien como un monstruo, una de dos: o era un santo, o se están callando de la misa la media
Si esto fuera un vicio, no se harían festejos tan espléndidos en las fiestas de nuestros santos.
Él es sólo un hombre, también, y siente quizá la misma desesperación que devora a los desventurados que le suplican que les libere de ella. Luego se arrodillan ante las imágenes de los santos...Los invocan, a veces, los injurian. Suplican su intercesión, se quejan de su ineficacia, y acuden a algún otro cuyos méritos imaginan más altos a los ojos de Dios.
Todos los santos, de Mahoma a Francisco Javier, no han sido sino una mezcla de locura, orgullo y autodisciplina, esto último podía haber tenido mucha menos trascendencia, pero esos hombres se vengaron siempre de sus propios castigos imponiendo los máximos rigores a los demás.
í‰l es sólo un hombre, también, y siente quizá la misma desesperación que devora a los desventurados que le suplican que les libere de ella. Luego se arrodillan ante las imágenes de los santos...Los invocan; a veces, los injurian. Suplican su intercesión, se quejan de su ineficacia, y acuden a algún otro cuyos méritos imaginan más altos a los ojos de Dios.
He interpretado a tres presidentes, tres santos y dos genios. Eso debería satisfacer a cualquiera.
He interpretado a tres presidentes, tres santos y dos genios. Y eso es probablemente suficiente para cualquier hombre.
He interpretado a tres presidentes, tres santos y dos genios. Eso deberí­a satisfacer a cualquiera.
Por lo demás, el Dios que todo lo ve, el Dueño de los espíritus y Señor de toda carne, el que escogió al Señor Jesucristo y a nosotros por Él para pueblo peculiar suyo, conceda a toda alma que invoca su magnífico y santo nombre, fe, amor, paz, paciencia, longanimidad.
En la iglesia, con los santos, y en el figón, con los comilones
Una utopía que sólo es factible en una sociedad de santos es una visión peligrosa, porque nunca hay suficientes santos.
Personas supersticiosas tienen apego a las reliquias de santos y hombres devotos, por la misma razón por la que buscan símbolos e imágenes para avivar su devoción y darles una representación más íntima e intensa de las vidas ejemplares que desean imitar.
La cibercomunidad naciente encuentra refugio en la realidad virtual, mientras las ciudades tienden a convertirse en inmensos desiertos llenos de gente, donde cada cual vela por su santo y está cada cual metido en su propia burbuja.
Muchas de las ideas de los santos se derivan de sus experiencias como pecadores.
La dura realidad es una desoladora confusión de hermosos ideales y torpes realizaciones, pero siempre habrá algunos empecinados, héroes, santos y artistas, que en sus vidas y en sus obras alcanzan pedazos del Absoluto, que nos ayudan a soportar las repugnantes relatividades.
No se puede vivir sin héroes, santos ni mártires. (Antes del fin, 1999).
No son nuestras la carne del fauno ni las visiones del santo.
Las pajas del pesebre niño de Belén hoy son flores y rosas, mañana serán hiel. Lloráis entre pajas, del frío que tenéis, hermoso niño mío, y del calor también. Dormid, Cordero santo, mi vida, no lloréis, que si os escucha el lobo, vendrá por vos, mi bien
La mayoría de los animales son leales. No conocen la traición ni la mentira. El ser humano es una especie mentirosa: miente con palabras, con sermones, con discursos, con las matemáticas, con editoriales de periódicos, se hace el santo siendo un aprovechado
Fue como un soplo del espíritu santo
Me parece que, al discutir los problemas naturales, no se debería partir de la autoridad de los pasajes de la Escritura, sino de la experiencia de los sentidos y de las demostraciones necesarias. Porque la Sagrada Escritura y la naturaleza proceden igualmente del Verbo divino, aquélla como dictado del Espíritu Santo, y ésta como la ejecutora perfectamente fiel de las órdenes de Dios
Yo diría aquí algo que escuché de un eclesiástico del grado más eminente, : La intención del Espíritu Santo es enseñarnos cómo se va al cielo, no cómo funcionan los cielos
Para guardar las fronteras, los mejores santos son los cañones
Los santos esculpidos han ejercido en el mundo mucha mayor influencia que los vivos.
Se debe tener dignidad sin ferocidad. Las artes marciales deben llevar a uno a este grado. No sirve para nada el actuar temerariamente sin propósito alguno causando dañosa los demás. Los maestros y santos pueden parecer bobos. Las personas pretenciosas demuestran al mundo que son tan solo principiantes.
Quien no ha deseado por lo menos una vez en su vida ser un santo, es, todo lo más, una bestia.
La verdad es que el heresiarca era semejante a todos los hombres, pus todos son a la vez pecadores y santos, cuando no son criminales y mártires.
Te voy a lanzar a Santo Tomás encima
Santos tiene que decidir si es un presidente reformador, que lo llevaría a ser el presidente de la paz, o es si el presidente del estatus quo, que lo llevaría a ser el de la guerra.
Soy un ser humano y no espero ser ni santo ni bribón, ni héroe ni tonto... simplemente un ser humano. Serviremos alegremente a la nación en su presente y penosa lucha. Nos estallaremos contra barcos enemigos abrigando la convicción de que Japón ha sido y será un lugar donde sólo se permite la existencia de hogares encantadores, mujeres valerosas y hermosas amistades
Cuando alimenté a los pobres me llamaron santo, pero cuando pregunté por qué hay gente pobre me llamaron comunista.
Si le doy de comer a los pobres, me dicen que soy un santo. Pero si pregunto por qué los pobres pasan hambre y están tan mal, me dicen que soy un comunista.
Nada más santo en esta vida nuestra que la primera revelación del amor, el palpitar primero de sus alas de seda.
Hay muchos santos que en un principio fueron graves pecadores, también el pecado puede ser un camino para la santidad...
Su vida oscila (como la vida de todos los hombres) no ya entre dos polos, por ejemplo el instinto y el alma, o el santo y el libertino, sino que oscila entre millares, entre incontables pares de polos.
En la misma visión, entendí los escritos de los profetas, de los Evangelios y de los demás santos y de algunos filósofos, sin haber recibido instrucción de nadie, y expuse ciertas cosas basadas en ellos, aunque apenas tenía conocimientos literarios, al haberme educado como mujer poco instruida
El mal de nuestro tiempo es la superioridad. Hay más santos que hornacinas
Si la conducta externa y las creencias de los hombres hiciesen santos, no existirí­a la Tierra, sólo un cielo poblado de santos. " El monasterio mágico " (1972), Idries Shah
Un cañonizado es un santo muerto a cañonazos
El amor de Dios nos hace sabios y santos.
Jamás olviden las hermanas el fin santo de su vocación, a saber: la enseñanza de las niñas por amor de Dios y para Dios.
La educación que se da en este Instituto es basada sobre el santo amor y temor de Dios. Con estos dos medios, las educandas no podrán menos de progresar según sus años, seguirán con gusto el curso de sus trabajos, y vivirán contentas.
El que se avergüence de mí y de mis palabras, el Hijo del hombre también se avergonzará de él cuando llegue en la gloria de su Padre con los santos ángeles.
Mas el ayudante, el espíritu santo, que el Padre enviará en mi nombre, ese les enseñará todas las cosas y les hará recordar todas las cosas que les he dicho.
Por este motivo les digo: Toda suerte de pecado y blasfemia será perdonada a los hombres, pero la blasfemia contra el espíritu no será perdonada. 32 Por ejemplo, a cualquiera que hable una palabra contra el Hijo del hombre, le será perdonado, pero a cualquiera que hable contra el espíritu santo, no le será perdonado, no, ni en este sistema de cosas ni en el venidero.
Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y sobre la tierra. 19 Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo, 20 enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado. Y, ¡miren!, estoy con ustedes todos los días hasta la conclusión del sistema de cosas
Tienes que saber que el soldado es el más santo de todos los humanos, porque es el que más pruebas tiene que pasar, más que todos.
Los curas tenemos que hablarle a un pueblo muy especial. Nosotros somos un pueblo santo, lo dice San Pedro en la Biblia.
Y tú quieres oír, tú quieres entender. Y yo te digo: olvida lo que oyes, lees o escribes. Lo que escribo no es para ti, ni para mí, ni para los iniciados. Es para la niña que nadie saca a bailar, es para los hermanos que afrontan la borrachera y a quienes desdeñan los que se creen santos, profetas o poderosos.
Yo acepto con gusto y no desdeño ninguna de las responsabilidades que se puedan derivar de actos que yo realice, y las responsabilidades ajenas, si son para el bien de mi patria. Yo digo lo que Santo Domingo de Silos contestó a un rey castellano: 'Señor, la vida podéis quitarme, pero más no podéis'. Y es preferible morir con honra a vivir con vilipendio
Jamás fueron tibios los genios, los santos y los héroes.
Jamás fueron tibios los genios, los santos y los héroes.
Para mí, el escribir era vivirse, conocerse, ser arqueólogo de uno mismo. Escarbar y, si se escarba, hay de todo dentro de nosotros: el criminal y el santo, el héroe y el cobarde.
Por mi raza de bronce hablará el Espíritu Santo
Agradece, como un favor muy especial, ese santo aborrecimiento que sientes de ti mismo.
Hay un algo santo, divino, escondido en las situaciones más comunes, que toca a cada uno de vosotros descubrir.
Son santos los que luchan hasta el final de su vida: los que siempre se saben levantar después de cada tropiezo, de cada caída, para proseguir valientemente el camino con humildad, con amor, con esperanza.
Juro por Dios y sobre los Santos Evangelios, cumplir y hacer cumplir las Leyes Fundamentales del Reino y guardar lealtad a los principios que informan el Movimiento Nacional.
En Santo Domingo no hay más que un pueblo que desea ser y se ha proclamado independiente de toda potencia extranjera, y una fracción miserable que siempre se ha pronunciado contra esta ley, contra este querer del pueblo dominicano...
A ti, Dios santo, invicto, te invoco, dirigiendo mis preces, para que los portentos sean favorables al pueblo, a la patria.
Muchas veces los más grandes pecadores, señor marqués, llegan a ser los santos más excelsos.
Reconozco que no soy un santo, que me gusta la noche y que las ganas de juerga no me las quita ni mi madre. Sé que soy un irresponsable y un mal profesional, y puede que esté desaprovechando la oportunidad de mi vida. Lo sé, pero tengo una tontería en el coco: no me gusta tomarme el fútbol como un trabajo. Si lo hiciera no sería yo. Sólo juego por divertirme.
¿Cabe don más valioso que el pensamiento? Al dar el corazón a los seres que nos aman, les pagamos una deuda, al ofrecer el pensamiento a los desconocidos, a los adversarios, a nuestros mismos aborrecedores, imitamos la inagotable liberalidad de la Naturaleza que prodiga sus bienes al santo y al pecador, a la paloma y al gavilán, al cordero y al lobo.
¡El sueño, nuestro mago, es un sublime y santo mentiroso!
Se hace santo el que quiere entregarse de veras a amar a Cristo como Él quiere ser amado.
Tú, Cielo Santo, que mi amor sincero miras y mi dolor, dame esperanza de que veré otra vez el bien que quiero.
¡Santo cielo! Si los hombres supieran al entrar en la vida las penas que les esperan y si de ellos dependiese volver a la nada, no habría uno sólo que quisiera emprender esta carrera.
Pero desde que la novia del demonio, la Razón, esa bella prostituta, interviene y se cree que es sabia, y que lo que dice, lo que piensa, viene del Espíritu Santo, ¿quién puede ayudarnos, entonces? Ni los jueces, ni los médicos, ningún rey ni emperador, porque es la mayor puta del diablo
Nunca se supo, a lo largo de toda su vida, que violara una sola regla de su orden, no es posible encontrar la menor mancha en su conducta, y se asegura que es un observador tan estricto de su castidad que no sabe en qué consiste la diferencia entre hombre y mujer. Por consiguiente, el vulgo lo considera un santo. – ¿Eso lo hace santo a uno? –inquirió Antonia. ¡Dios me ampare!
El otro nombre, el más santo por encima de todos, הוהי, puede interpretarse como sigue: 'el que hace ser', 'el que convierte en esencial', 'la causa de la existencia
Si no hubiera sido inventada la sociedad, el hombre habría seguido siendo una bestia salvaje, o, lo que viene a ser lo mismo, un santo
Si no hubiera sido inventada la sociedad, el hombre seguiría siendo una bestia salvaje, o, lo que es lo mismo, un santo
Todas las religiones, con sus dioses, semidioses, profetas, mesías y santos son el producto del capricho y la credulidad del hombre quien no ha alcanzado todavía el desarrollo total y la personalidad completa de sus poderes intelectuales.
Un mentiroso aquí es famoso por su encanto, ¡Un abogado hará que un hijo puta se parezca a un santo!
No soy un santo. Al menos que para ti un santo sea un pecador que simplemente sigue esforzándose
La más tonta de las virtudes es la edad. ¿Qué significa tener quince, diecisiete, dieciocho o veinte años? Hay capullos, hay imbéciles, hay santos, hay genios de todas las edades.
Artículo cuarto. — La predicación de la castidad es una incitación publica a la contranaturaleza. Todo desprecio de la vida sexual, toda impurificación de la misma con el concepto de impuro es el autentico pecado contra el espíritu santo de la vida.
Artículo sexto. — A la historia sagrada se la llamará con el nombre que merece, historia maldita, las palabras Dios, redentor, santo, se las empleará como insultos como divisas para los criminales.
Dios tiene que ser una persona, para que también los instintos más bajos puedan hablar, Dios tiene que ser joven. Para el ardor de las mujeres hay que poner en primer plano un santo hermoso, para el de los varones, una María.
El santo perfecto de Dios es el castrado perfecto.
Las historias de santos son la literatura más ambigua que existe, aplicar a ella el método científico, si no existen otros documentos, me parece una cosa condenada de antemano — mera ociosidad erudita.
Si Santos renuncia a la vida pública, se salvará Colombia
La calle lo aviva a uno. Nadie es malo de chico, pero no se la puedo vender cambiada diciéndole que era un santo, que hacía bien los deberes, que no fumaba a escondidas bajo el puente y que iba a misa los domingos. Todos me lo cantaban en el barrio: vas a ser boxeador, y a fuerza de repetírmelo, me lo creí
La única diferencia entre los santos y los pecadores es que los santos tuvieron su pasado, y los pecadores tienen su futuro.
La única diferencia entre un santo y un pecador es que el santo tiene pasado y el pecador, futuro.
Así pues, ya no sois extraños ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y familiares de Dios
Porque es imposible que cuantos fueron una vez iluminados, gustaron el don celestial y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, saborearon las buenas nuevas de Dios y los prodigios del mundo futuro, y a pesar de todo cayeron, se renueven otra vez mediante la penitencia, pues crucifican por su parte de nuevo al Hijo de Dios y le exponen a pública infamia. Hebreos 6: 4-6 Biblia Vaticana
Los cardenales no son los agentes de una ONG, sino los siervos del Señor, bajo la inspiración del Espíritu Santo, que es Aquél que hace la verdadera diferencia entre los carismas, y que al mismo tiempo en la Iglesia les conduce a la unidad
Tú crees en un vago y quimérico Dios, o en un santo especial, y, para curar males, en alguna oración. Más yo creo en las horas azules y rosadas que tú a mí me procuras y en voluptuosidades de hermosas noches blancas. Y tan profunda es mi fe y tanto eres para mí, que en todo lo que yo creo sólo vivo para ti.
En las esferas donde germinan las ideas nuevas no hay que esperar encontrarse con hombres de gravedad y de peso: en los nuevos caminos es más fácil toparse entre locos, perdidos y granujas, con algún santo o con algún héroe.
Primero mi querido Leonel, queridos dominicanos, tengan mucho cuidado, si el presidente Uribe cree que hay otro Raúl Reyes en Santo Domingo viene y les bombardea
Un santo ayuda a toda la humanidad sin que esta lo sepa.
Un santo ayuda a toda la humanidad sin que esta lo sepa.
¿Es verdad que la fábrica de chocolate de wonka es la más grande del mundo? ¿Que sí es verdad? —Gritaron los cuatro al unísono— ¡Claro que es verdad! Santo cielo, ¿Es que no lo sabías? ¡Es cincuenta veces más grande que cualquier otra!
El hombre probo y pío es mitad santo y mitad pollito.
En mayor o menor medida todos perseguimos la amistad con Dios, pero únicamente las almas generosas -y, por supuesto, en muy diversos grados- penetran en la intimidad de Dios. ¡Qué diferencia a este respecto, entre un cristiano corriente, que vive en estado de gracia pero con tibieza, y el santo que pone en sus obras un gran amor!
Un santo triste es un triste santo
Son santos los que luchan hasta el final de su vida: los que siempre se saben levantar después de cada tropiezo, de cada caí­da, para proseguir valientemente el camino con humildad, con amor, con esperanza.
La filosofí­a, efectivamente, es en realidad el mayor de los bienes y el más precioso ante Dios, a quien nos conduce y recomienda. Y santos, en verdad, son aquellos que a la filosofí­a consagran su inteligencia. Sin embargo, qué es en realidad y por qué fue enviada a los hombres, es algo que escapa a la mayorí­a de la gente; pues siendo una ciencia única, no habrí­a platónicos, ni estoicos, ni peripatéticos, ni teóricos, ni pitagóricos (... ).
Tú dices que eres santo, y eso porque no te he visto pecar. Ay, pero existen aquellos que te ven pecar, amigo mío.
Tú dices que eres santo, y eso porque no te he visto pecar. Ay, pero existen aquellos que te ven pecar, amigo mí­o.
Es más santo y reverente creer en las obras de Dios, que profundizar en ellas.
La santidad es hacer siempre, con alegría, la voluntad de Dios. Para eso es necesaria la fidelidad a sus deseos, y es esta fidelidad la que hace a los santos.
De devociones absurdas y santos amargados, líbranos, Señor.
El que cae en pecado es un hombre, el que de ello se duele es un santo, el que se vanagloria es un diablo
Julio César y otros emperadores que vinieron después de él obtuvieron ese mismo testimonio, es decir, fueron canonizados como santos.
La canonización de santos es otra religión del gentilismo.
Padre, Hijo y Espíritu Santo, referidos a la Divinidad, nunca se usen en el Antiguo Testamento,...
En política, como en religión, hay devotos que manifiestan su veneración por un santo desaparecido convirtiendo su tumba en un santuario del crimen.
Creo en los santos porque nunca me han prometido nada y no me han mentido
Toda verdad, dígala quien la diga, es del Espíritu Santo
No eres más santo porque te alaben, ni más vil porque te desprecien. Lo que eres, eso eres, y no puedes ser más grande de lo que Dios sabe que eres
Quien pronuncie el veredicto no será un juez divino, puro y misericordioso, ni un sabio tribunal supremo que mire por el bien del Estado y la sociedad, ni un hombre santo y justo, sino un ser miserable destruido por el poder del Estado totalitario. Quien pronuncie el veredicto será un hombre que a su vez ha caído, se ha inclinado, ha tenido miedo y se ha sometido.
Mientras quemaban a un fanático que decía que era el Espíritu Santo, comentó el caballero de La Ferté: ¡Qué mala suerte tienen en esa familia! .
¡Oh! Santo temeroso ¡anímate! Las nubes que tanto temes, llenas de misericordia están y sobre ti bendiciones derramarán.
Guerra, asesinato, esclavitud, exterminación y libertinaje, ése ha sido una y otra vez el resultado de llevar la civilización y el santo Evangelio a las islas del mar y a los infieles sin ley.
¿Puede el hombre conocer el universo? dios santo, no perderse en Chinatown ya es bastante difícil.
Por las personas grises, por dramas y por llantos, por sentirnos infelices, por solo pensar en cuanto guardo y, si valgo lo que tengo lo que soy en realidad se pierde, canto para ver de qué es capaz un corazón, no soy un santo pero sigo esperando tanto que desencanto se instaló en mi habitación
search