Las mejores 509 Frases de Sabio - FrasesWiki.com

Encontramos 509 frases sobre Sabio

El sabio es y no oprime.
Seamos sabios como el silencio, fuertes como el viento y útiles como la luz.
Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una heroica decision.
Si no se encuentra un solo hombre en quien se vean reunidas todas estas condiciones, pero se encuentran dos, de los cuales uno es sabio, mientras que el otro posee las demás condiciones y, si además, son hombres que se entienden...Juntos serán excelentes jefes.
El ignorante tiene valor, el sabio miedo.
En la antigüedad los sabios conducían a los tontos por los senderos de la paz. Ahora, los tontos arreaban a bastonazos a los sabios hacia el abismo de la guerra.
Los hechos son marionetas de ventrílocuo. Sentados en las rodillas de un hombre sabio emitirán palabras sabias, en caso contrario no dirán nada o dirán tonterías.
Vivir no es otra cosa que una resistencia inútil. El hombre sabio sabe que va a morir, pero vive y se resiste a la muerte tanto como puede.
Vivir no es otra cosa que una resistencia inútil. El rey Priamo sabía que el destino de Troya era el fuego, pero combatió durante diez años. El hombre sabio sabe que va a morir, pero vive y se resiste a la muerte tanto como puede
Cualquier necio destruye, el sabio es aquel que construye. La ignorancia es hacer padecer a nuestra mente.
La literatura puede ser citada como testigo ante el tribunal de la historia o del derecho, como testimonio del filósofo, como cuerpo de experimentación del sabio.
El que no es sabio es necio, y entre los necios no hay diferencias.
La experiencia es la única profeta de los hombres sabios.
Cuenta un sabio de hoy que una estrella fugaz en el cielo azul tapaba al astro lunar
Los hombres sabios discuten los problemas, y los necios los deciden.
La oscuridad nos envuelve a todos, pero mientras el sabio tropieza en alguna pared, el ignorante permanece tranquilo en el centro de la estancia.
Sabio es aquel que constantemente se maravilla de nuevo
Sabio es aquel que constantemente se maravilla.
Oye a los hombres sabios, pero hazlo solo con un oído... Deja que el otro esté siempre preparado para recibir los dulces acentos de la voz de tu Amigo celestial
Dijo un sabio a una campesina: ¿Qué darías por saber lo que yo sé? Respondiendo esta: Daría más por saber lo que no sabes.
El hombre sabio que observa el espacio no considera lo pequeño como demasiado poco, ni lo grande como enorme, porque sabe que no existen límites a las dimensiones.
Muchos hombres pasan por sabios gracias a la ignorancia de los demás.
Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo eres un verdadero sabio.
Es mucho más difícil juzgarse uno mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte correctamente serás un verdadero sabio.
¿Acaso no se le condenó a beber una pócima venenosa de hierbas maceradas a aquel conocido anciano de sabiduría divina a quien el oráculo de Delfos proclamó como el más sabio de los mortales, cuando se vio asediado por la envidia y el engaño de una depravada facción, y como corruptor de la juventud? alusión a Sócrates.
Los hombres sabios aprenden mucho de sus enemigos.
El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona.
El que posee las nociones más exactas sobre las causas de las cosas y es capaz de dar perfecta cuenta de ellas en su enseñanza, es más sabio que todos los demás en cualquier otra ciencia.
El sabio no busca el placer, sólo busca la ausencia de dolor
El sabio no busca el placer, sólo busca la ausencia del dolor.
El sabio no dice nunca todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice.
El sabio persigue la ausencia de dolor, no el placer.
Enojarse es fácil, pero enojarse en la magnitud adecuada, con la persona adecuada, en el momento adecuado eso es cosa de sabios
Hay la misma diferencia entre un sabio y un ignorante que entre un hombre vivo y un cadáver
Los sabios tienen sobre los ignorantes las mismas ventajas que los vivos sobre los muertos, que la sabiduría es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad.
Piensa como piensan los sabios, más habla como habla la gente sencilla.
También elogiamos al sabio por su habito, y a los hábitos dignos de elogio los llamamos virtudes.
El sabio no dice todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice.
Hay la misma diferencia entre un sabio y un ignorante que entre un hombre vivo y un cadáver.
Cuando bordeamos un abismo y la noche es tenebrosa, el jinete sabio suelta las riendas y se entrega al instinto del caballo.
En los años de mi adolescencia y en los primeros de mi juventud he creído firmemente que yo había nacido para cultivar las ciencias filosóficas y políticas y para ser un astro esplendoroso dentro de ellas. Llegar a ser un sabio respetado y solemne fue mi única ambición entre los quince y los veinte años.
Soy el santo, orando en la terraza, como las bestias pacíficas que pacen hasta el mar de Palestina. Soy el sabio del sillón sombrío. Las ramas y la lluvia se lanzan contra la ventana de la biblioteca.
La ataraxia es el estado perfecto del sabio, al que le da lo mismo morir que vivir, porque ha comprendido que él no es tan importante como se creía, que sólo es una piececita del todo que va mucho más allá de lo que le envuelve.
Nunca será verdaderamente sabio quien no sepa ser algunas veces un poco loco.
El vino es el amigo del sabio y el enemigo del borracho. Es amargo y útil como el consejo del filósofo, está permitido a la gente y prohibido a los imbéciles. Empuja al estúpido hacia las tinieblas y guía al sabio hacia Dios.
Al varón sabio más le aprovechan sus enemigos que al necio sus amigos.
Aunque muchos son sabios en latín, suelen ser grandes necios en romance.
Los sabios mueren, más los tontos revientan.
No es tanto la noche para que duerman los ignorantes, cuanto para que velen los sabios
Viven los sabios varones ya pasados, y nos hablan cada día en sus eternos escritos iluminados perenemente los venideros.
Ya será, pues, el momento de que examinemos las cosas que ellos atribuyen a Dios y que, sin embargo, no le pertenecen, como es omnisciente, misericordioso, sabio, etc.
Los sabios siguieron la estrella y encontraron a Jesús, la gran luz que ilumina a toda la humanidad
Tiene la ciencia sus hipócritas, no menos que la virtud, y no menos es engañado el vulgo por aquéllos que por éstos. Son muchos los indoctos que pasan plaza de sabios.
La prudencia de los sabios y la experiencia de las edades acaso pueden ser preservadas a la posteridad mercad a las citas.
La sabiduría de los sabios y la experiencia de los siglos pueden conservarse en citas.
La sabiduría de los sabios y la experiencia de los siglos pueden conservarse en las citas.
La sabiduría de los sabios y la experiencia de los siglos pueden ser conservadas con las citas.
Después de las derrotas y las cruces, los hombres se vuelven más sabios y más humildes.
El corazón del loco está en la boca, pero la boca del sabio está en el corazón.
El sabio consigue más ventajas por sus enemigos que el necio por sus amigos.
Los sabios en Rusia construyen naves astrales
El sabio uso del ocio es un producto de la civilización y de la educación.
Aunque las reglas están hechas para los sabios y los idiotas, yo no tengo nada, tía, con lo que vivir de acuerdo.
Un hombre sabio puede aprender más de una pregunta absurda que un tonto puede aprender de una respuesta sabia.
El insensato que reconoce su insensatez es un sabio. Pero un insensato que se cree sabio es, en verdad, un insensato.
El que hace acequias controla el agua, el que fabrica flechas las hace derechas, el carpintero domina la madera y el sabio domina su mente
Sabios son aquellos que dominan el cuerpo, la palabra y la mente. Ellos son los verdaderos Maestros.
Según Alfonso X el Sabio, el mucho hablar hace envilecer las palabras, para Cervantes, siempre Cervantes, no hay razonamiento que, aunque sea bueno, siendo largo lo parezca.
La ciencia es el arte de crear ilusiones adecuadas que el loco cree o rebate, pero de cuya belleza o inventiva disfruta el sabio.
La idea de un ser divino y omnipotente está por todas partes, si no con reconocimiento consciente, entonces con aceptación inconsciente... Por eso, considero que es más sabio reconocer conscientemente la idea de Dios, de lo contrario, otra cosa llega a ser dios, generalmente algo muy impropio y estúpido.
Creer inteligente al que sabe muchas cosas de memoria es como considerar sabio al que tiene en su casa una gran biblioteca.
Los locos abren los caminos que más tarde recorren los sabios.
Los locos abren los caminos que toman los sabios.
Un viajero sabio nunca desprecia su propio país.
Un hombre sabio vive actuando y no pensando en actuar.
Un hombre sabio vive actuando y no pensando en actuar.
El tiempo no nos hace más sabios, sólo más cobardes
Hablar es de necios, callar de cobardes y escuchar de sabios
Quien es considerado sabio de día, no será jamás considerado loco de noche.
Los sabios aprenden más de los tontos que los tontos de los sabios
Los sabios aprenden más de los tontos que los tontos de los sabios.
Un gobierno sabio no sufre el ocio político en el seno del trabajo y de la industria. Yo llamo ocio político a todo aquello que no contribuye a la sociedad ni con el trabajo ni con la riqueza.
Los exámenes son formidables incluso para el mejor preparado, ya que el mayor estúpido puede preguntar más de lo que el mayor sabio pueda responder.
Era un gran narrador: empleaba el lenguaje que los niños aman y los sabios emulan, una dicción simple en su fuerza y fuerte en su simplicidad.
Los hombres sabios nos han enseñado que no sólo hay que elegir entre los males el menor, sino también sacar de ellos todo el bien que puedan contener.
Para el hombre sabio vivir es pensar.
El sabio no es el hombre que proporciona las respuestas verdaderas, es el que formula las preguntas verdaderas.
Ser feliz. Es una forma de ser sabio.
Cuando el corazón se agita, se ofrenda rutinariamente. Por eso, sólo el sabio es capaz de agotar el sentido de la ofrenda.
Cuando el sabio señala a la luna, el necio mira al dedo.
Cuando veáis un hombre sabio, pensad en igualar sus virtudes. Cuando veáis un hombre desprovisto de virtud, examinaos vosotros mismos.
El arquero es un modelo para el sabio. Cuando le ha fallado al blanco, busca la causa en sí mismo
El corazón de un sabio es como un espejo, refleja cada objeto sin empañarse.
El gobernante sabio, es liberal sin ser pródigo, hace trabajar al pueblo. Quiere y no es ávido, es grande sin ser soberbio, es digno sin ser adusto.
El hombre sabio busca lo que desea en su interior, el no sabio, lo busca en los demás.
El sabio comienza por hacer lo que quiere enseñar y después enseña.
El sabio cuida principalmente de la raíz.
El sabio sabe que ignora.
El sabio teme la bonanza, empero cuando descarga la tempestad camina sobre las olas y desafía los vientos.
Lo que quiere el sabio, lo busca en sí mismo, el vulgo, lo busca en los demás.
Los caminos del sabio son elevados e inasequibles. Sus actos pueden ser admirados, pero no imitados.
Los hombres se distinguen menos por sus cualidades naturales que por la cultura que ellos mismos se proporcionan. Los únicos que no cambian son los sabios de primer orden y los completamente idiotas.
Los hombres se distinguen menos por sus cualidades que por la cultura que ellos mismos se proporcionan. Los únicos que no cambian son los sabios de primer orden y los completamente idiotas.
No enseñarle a un hombre a quien se le puede enseñar es malgastar a un hombre. Enseñar a un hombre a quien no se le puede enseñar es malgastar palabras. El verdadero sabio no malgastará ni hombres ni palabras.
No veo ningún rey sabio. Nadie puede escucharme. Tengo que morir.
Si el hombre sabio observa una conducta displicente, no inspirará respeto, si se limita a estudiar, sus conocimientos no serán profundos. Debéis ser siempre sinceros, fieles y actuar con buena fe.
Sólo los sabios más excelentes, y los necios más acabados, son incomprensibles.
Tres cosas distinguen al hombre superior: siendo virtuoso, está libre de ansiedad, siendo sabio, está libre de perplejidad, siendo valiente, está libre de temor.
Un hombre sin virtud no puede morar mucho tiempo en la adversidad, ni tampoco en la felicidad, pero un hombre virtuoso descansa en la virtud, y el hombre sabio la ambiciona.
Hubo un tiempo en que sólo los libros sabios eran leídos y nos ayudaban a soportar nuestro dolor y sufrimiento.
Cierto sabio dijo que Dios no jugaba a los dados con el universo, pero se equivocó. A veces ensaya hasta la ruleta rusa.
Debo admitir también que, incluso si todos los sabios, durante varias edades, se hubieran consagrado a un estudio infructuoso sobre cualquier tema, de todas forma podría ser precipitado concluir decididamente que éste sobrepasa, por ello, toda comprensión humana.
En la infancia de una nueva religión, los sabios e instruidos generalmente consideran que el asunto es demasiado poco importante para merecer su atención o mirada. Y cuando, después, de buena gana descubrirían la trampa para desengañar a la multitud engañada, el momento ha pasado y los documentos y testigos que podrían aclarar el asunto han desaparecido irremediablemente.
Incluso si todos los sabios, durante varias edades, se hubieran consagrado a un estudio infructuoso sobre cualquier tema, de todas formas podría ser precipitado concluir decididamente que éste sobrepasa, por ello, toda comprensión humana
La idea de Dios, en tanto que significa un ser infinitamente inteligente, sabio y bueno, surge al reflexionar sobre las operaciones de nuestra propia mente y al aumentar indefinidamente aquellas cualidades de bondad y sabiduría.
Los sabios prestan una fe muy académica a todo informe que favorece la pasión del narrador, bien que ensalce su país o su familia, o a sí mismo, o que, de de cualquier otro modo, coincida con sus inclinaciones y propensiones naturales.
Una obra sin finalidad se parecería más a los delirios de un loco que a los sobrios esfuerzos del genio o del sabio.
El FILÓSOFO no es un sabio, no posee aún el tesoro de la Sabiduría, sino que tan sólo la busca, va tras ella incansablemente. No se conforma con el variado campo de las opiniones intelectuales: a medida que va conociendo, se va transformando, su conocimiento, al llegar al fondo de las cosas, se convierte en un estilo de vida
Y así como la Vida se transmite y va de cuerpo en cuerpo, la Sabiduría se transmite y toma cuerpo de tiempo en tiempo. La larga cadena de sabios que en el mundo han sido, llenan la Historia, destacándose por su profundidad y por la reiteración con que todos ellos han incidido en las mismas Verdades
¡Y yo te amo, invierno! Yo te imagino viejo, yo te imagino sabio, con un divino cuerpo de mármol palpitante que arrastra como un manto regio el peso del Tiempo...Invierno, yo te amo y soy la primavera...Yo sonroso, tú nievas: tú porque todo sabes, yo porque todo sueño...
La amistad de un solo sabio vale más que la de un gran número de locos.
La amistad de un hombre sabio es mejor que la de todos los tontos.
Lo adecuado es ceder ante la ley, ante el gobernante y ante el más sabio.
Toda la tierra está al alcance del sabio, ya que la patria de un alma elevada es el universo.
Toda la Tierra está al alcance del sabio, ya que la patria de un alma excelente es el Universo.
Hay hombres que se creen sabios cuando su locura dormita.
La indiferencia hace sabios, y la insensibilidad, monstruos.
El malvado podrá ser muy inteligente, pero no sabio.
El necio y el sabio habitan en pisos diferentes de la mente humana.
El sabio es amable, el necio es áspero.
La carga del sabio es ligera.
Los sabios son los músicos que tocan lo que ellos pueden dominar
No tengo fe e la perfectibilidad humana. Creo que el esfuerzo humano no va a tener un efecto apreciable sobre la humanidad. El hombre es ahora más activo, no más feliz, ni más sabio, que lo que lo era 6000 años atrás.
Agradar cuando se recaudan impuestos y ser sabio cuando se ama son virtudes que no han sido concedidas a los hombres.
No sé quiénes fueron nuestros antepasados antes de la época de tu abuelo, pero estoy seguro de que algunos de ellos fueron grandes hombres, samuráis, seguramente, tal vez sabios. La sangre de tales hombres sigue fluyendo y yo te la he transmitido.
Los sabios son sabios porque, cuando habló alguien más sabio, supieron estar escuchando.
Ante los hombres jóvenes más que todos los libros, vale el ejemplo del sabio o del estudioso en plena labor
El etcétera es el descanso de los sabios y la excusa de los ignorantes
El hombre sabio no debe abstenerse de participar en el gobierno del Estado, pues es un delito renunciar a ser útil a los necesitados y una cobardía ceder el paso a los indignos.
Es tan difícil a los ricos adquirir la sabiduría, como a los sabios adquirir las riquezas.
Es tan difícil a los ricos adquirir sabiduría, como a los sabios adquirir riquezas.
Así como el sabio no escoge los alimentos más abundantes sino los más sabrosos, tampoco ambiciona la vida más prolongada, sino la más intensa.
Así como el sabio no escoge los alimentos más abundantes, sino los más sabrosos, tampoco ambiciosa la vida más prolongada, sino la más intensa.
El sabio no se esforzará en dominar el arte de la retórica y no intervendrá en política ni querrá ser rey.
La sabiduría de los ancianos es un gran error. No se hacen más sabios sino más prudentes.
La sabiduría de los ancianos es una gran error. No se vuelven más sabios, sino más prudentes.
¡Quiero escapar indemne del infierno que arde en la trama de tus besos sabios!
El sabio no envidia la sabiduría de otro.
Lo mejor para el sabio es no parecerlo
No es sabio el que sabe muchas cosas, sino el que sabe cosas útiles.
Así como nuestro cuerpo es mortal, las iras no deben ser inmortales. Así hablan los sabios.
Los Hombres mas sabios siguen su propio rumbo.
Todas las cosas fluyen, dice el sabio Heráclito, pero la vulgaridad barata nos ha de sobrevivir.
Has de ser más sabio que los demás, si puedes, pero no lo digas.
Haz de ser más sabio que los demás, si puedes, pero no lo digas.
Nunca parezcas más sabio que la gente que está contigo. Guarda tu conocimiento como un reloj de bolsillo y mantenlo escondido. No lo saques para contar las horas, pero da la hora cuando te la pregunten.
Puedes ser más sabio que el resto, pero no se los hagas notar.
Sé más sabio que el resto de la gente, si puedes. Pero no se lo digas a ellos.
El ajedrez es la esencia de lo inútil y de lo sabio.
La sabiduría es un producto del tiempo y de las experiencias. Ya puedes leerte todos los libros y no llegarás a sabio, en el verdadero sentido de la palabra. La felicidad es el premio de la vida. Nada se regala. Es cierto que se aprende estudiando, pero se aprende mal y nada acerca de los hombres y de la vida. Se aprenden enumeraciones. La vida es preciso vivirla.
Ve a casa y no pienses en lo que te he dicho a propósito de la crítica. Yo no la temo, pues es ella la que está en una situación crítica. Me bastará con ser sabio y virtuoso para colocarme inmediatamente en el pedestal.
Los muchos libros a unos hicieron sabios y a otros locos
La historia hace a los hombres sabios, la poesía, ingeniosos, las matemáticas, sutiles, la filosofia natural, profundos, la moral, graves, la lógica y la retórica, hábiles para la lucha.
Las personas vanas e indolentes afectan despreciar las letras, los hombres sencillos las admiran sin tocarlas, y los sabios las usan y las honran
Un hombre sabio creará más oportunidades que las que halle...
Un hombre sabio se procurará más oportunidades de las que se le presentan
¡Qué fríos son, esos sabios! ¡Que el rayo caiga sobre sus alimentos para que su hocico aprenda a comer fuego!
Sé sabiamente mundano, no mundanamente sabio
Dichoso serás y sabio habrás sido, si cuando la muerte no te quitare sino la vida solamente.
El que parece sabio entre los tontos parece tonto entre los sabios
No es sabio el que sabe donde está el tesoro, sino el que trabaja y lo saca.
La guerra digital es hoy la guerra civil de España. Ya no se pelean nuestros políticos por un pedazo de tierra o de pan, por Cristo o Lenin, por Azaña o Franco, por las fincas del señorito o los huevos del señorito. Ahora se pelean, tan adultos, tan sabios, por un mando a distancia.
Es más fácil ser sabio para los demás que para uno mismo
Es más fácil ser sabios con otros que con nosotros mismos.
Hasta el más sabio sólo muestra su sabiduría en cuestiones insignificantes, nunca en las verdaderamente importantes.
Pocas cosas son necesarias para hacer feliz al hombre sabio, pero nada satisface al tonto, esta es la razón de que gran parte de la humanidad sea miserable.
El hombre más sabio que he conocido me dijo una vez: «Nueve de cada diez personas mejoran con el trato», y he hallado siempre estas palabras ciertas.
Dios es el maestro y el enmendador de los sabios.
Dichoso el humilde estado del sabio que se retira de este mundo malvado.
¡Qué descansada vida la del que huye el mundanal ruido, y sigue la escondida senda por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido!
El tiempo es la mejor manera de comprobar quién es el instructor más sabio y paciente
¿Queríamos separarnos? ¿Era lo justo y lo sabio? ¿Por qué nos asustaría la decisión como si fuéramos a cometer un crimen?
El águila vuela sola, el cuervo en bandadas. El necio tiene necesidad de compañía y el sabio, de soledad
La verdad es para el sabio, la belleza, para el corazón sensible.
Vivir quiere decir soñar, ser sabio significa soñar apaciblemente.
Los días más felices son aquellos que nos hacen sabios
El sabio busca la sabiduría, el tonto la ha encontrado
Más de uno de nuestros sabios corrientes hubiera podido ser un gran hombre si no hubiese leído tanto.
Vivimos en un mundo en el que un loco hace muchos locos, mientras que un sabio hace pocos sabios
El hombre es sabio no en proporción de su experiencia, sino de su capacidad para experimentar.
Sabio es el que calla porque no tiene razón. El que guarda su boca, aunque tenga razón es porque está casado o fuma en pipa
Un hombre sabio es aquel que no sufre por las cosas que no tiene, sino que disfruta de las que sí posee.
El que no es bello a los veinte, ni fuerte a los treinta, ni rico a los cuarenta, ni sabio a los cincuenta, nunca será ni bello, ni fuerte, ni rico, ni sabio.
Pienso que las conversaciones de los filósofos son las únicas que merecen la pena escucharse: ellos vienen a ti de hombre a hombre, sobre la base de los hechos diarios de la vida. Eso es lo que hace de Aristóteles el más seguro y sabio de los hombres.
El sabio es quien quiere asomar su cabeza al cielo, y el loco es quien quiere meter el cielo en su cabeza.
El alma proviene directamente del Sabio Señor. La carne es materia. Aunque la primera se establece en la segunda, no son iguales. La primera es eterna, la segunda, transitoria.
¿Cómo se llama al animal más temible? Preguntó un rey a cierto sabio. Y éste respondió: los salvajes le llaman tirano, los mansos, adulador.
Hay herramientas de pensamiento tan romas que no sirven casi para nada, otras de filo tan aguzado que se vuelven peligrosas. Pero el hombre sabio hará uso de ambas.
Por muy uniforme que sea tu vida por lo menos tienes algo que contarme. Pero la mía es un lago, un estanque quieto donde nada se mueve, en donde nada sobresale. Cada día que pasa se parece al anterior. Puedo decirte lo que haré dentro de un mes, dentro de un año, y considero esto no sólo sabio sino afortunado.
Quien se crea un sabio no es más que un impostor.
La experiencia prueba al sabio que las revoluciones nunca tienen resultados durables. La razón le dice que la mentira no se refuta con la mentira y que la violencia no se destruye por la violencia.
La sociedad es inevitable como la muerte. En el plano material, nuestra potencia es débil contra tales límites. Pero el sabio destruye en sí mismo el respeto y el temor a la sociedad, como hace con el temor a la muerte. Es indiferente a la forma política y social del medio en que vive como es indiferente a la clase de muerte que le espera.
La sola lectura no nos salvará ni nos hará sabios, pero sin ella nos hundiremos en la muerte en vida de esta versión simplificada de la realidad que Estados Unidos, como tantas otras cosas, impone al mundo.
Los sabios emiten ideas nuevas, los necios las expanden.
El sabio debe ordenar, se hace la ciencia con hechos como una casa con piedras, pero una acumulación de hechos no es una ciencia, lo mismo que un montón de piedras no es una casa.
El agua es la única bebida para el hombre sabio
Una conversación con un hombre sabio vale más que diez años de estudio en libros.
Es imposible imaginar el universo manejado por un sabio, justo y omnipotente Dios, pero es muy fácil imaginarlo administrado por un consejo de dioses. Si ese consejo en verdad existe, opera precisamente como el consejo de una corporación que está perdiendo dinero
Es de sabios prestar oídos no a mí, sino (al logos) a la palabra, y reconocer que todas las cosas son una
Lo sabio es la meta del alma humana y, a medida que se avanza en sus conocimientos, va alejando a su vez el horizonte de lo desconocido.
No escuchándome a mí, sino a la razón, sabio es reconocer que todas las cosas son una.
Creo que una religión es tan buena como cualquier otra. No hay ninguna en la que no se pueda convertir uno en un sabio, y ninguna en la que no se pueda cometer el más estúpido fetichismo.
La ciencia que el sabio intenta comunicar suena siempre a locura.
Hay tontos que fingen ser sabios y sabios que fingen ser tontos, pero tú eres el primer caso que he conocido de un tonto que finge ser un tonto.
Después de lo sucedido, hasta el necio es sabio.
Después de los acontecimientos, hasta el necio es sabio.
Todo hombre sabio ama a la esposa que ha elegido.
El amor verdadero, como es sabio, es implacable
Huir del vicio es virtud, y la primera condición para ser sabio es no ser necio
La instrucción desarrolla en nosotros el germen de los talentos y los sabios principios nos fortifican en el amor a la virtud
Prefiero pasar por necio o estúpido, con tal de que mis faltas me den placeres o ilusiones, que ser sabio a rabiar.
¿Quién es libre? El sabio que puede dominar sus pasiones, que no teme a la necesidad, a la muerte ni a las cadenas, que refrena firmemente sus apetitos y desprecia los honores del mundo, que confía exclusivamente en sí mismo y que ha redondeado y pulido las aristas de su carácter.
Los hombres de ciencia sospechan algo sobre ese mundo, pero lo ignoran casi todo. Los sabios interpretan los sueños, y los dioses se ríen.
Gracias a Dios nunca he perdido la inocencia infantil y la pureza de la mirada y la ingenuidad.... Que la inocencia infantil era muy útil, porque si yo era un poco más sabio, no habría sido capaz de hacer nada, tal vez. Así que me alegro de que no era inteligente.
El sabio puede cambiar de opinión. El necio, nunca.
Mantente ávido por saber y tal vez llegarás a ser sabio.
Los Sabios sólo hablan de lo que saben
Ni el más sabio conoce el fin de todos los caminos
No desprecies las tradiciones que nos llegan de antaño, ocurre a menudo que las viejas guardan en la memoria cosas que los sabios de otro tiempo necesitaban saber
Hay esencialmente dos cosas que te harán sabio - los libros que lees y la gente que conoces
Conocemos más los libros que las cosas, y el ser sabio consiste en saber cosas y no libros.
Viejo sabio o niño explorador, cuando deja de jugar con sus soldaditos de plomo y de carne y hueso, hace campos de flores o pinta el cielo de manera increíble.
Sólo el hombre sabio, sólo aquel cuyos pensamientos son controlados y unificados, hace que le obedezcan los vientos y las tempestades del espíritu.
Sólo el hombre sabio, sólo aquel cuyos pensamientos son controlados y unificados, hace que le obedezcan los vientos y las tempestades del espí­ritu.
¡Qué sabios son aquellos que únicamente son tontos en el amor!
En tu corazón hay algo más sabio que la sabiduría
No creo en ningún sabio hasta que lo he oído decir tres veces <> y dos veces <>
En la sociedad, el hombre sensato es el primero que cede siempre. por eso, los más sabios son dirigidos por los más necios y
En la sociedad, el hombre sensato es el primero que cede siempre. Por eso, los más sabios son dirigidos por los más necios y extravagantes.
Un hombre sabio se cura de la ambición por la ambición propia, y su objetivo es tan elevada que las riquezas, la oficina, la fortuna, y el favor de no satisfacerlo.
Nada más peligroso que un ignorante amigo, mejor sería un sabio enemigo
El que los más sabios gobiernen es el orden mejor y más natural.
Quitad a nuestros sabios el placer de ser escuchados y el saber carecerá de valor para ellos.
El amor de Dios nos hace sabios y santos.
Yo no soy sabio ni menos virtuoso, pero, gracias a Dios, tengo la docilidad de un buen hijo de la Iglesia, de cuya obediencia no permita el Señor me aparte jamás.
33 Serpientes, prole de víboras, ¿cómo habrán de huir del juicio del Gehena? 34 Por eso, miren, les envío profetas y sabios e instructores públicos.
La sabiduría no ejerce ninguna autoridad y aquellos que ejercen la autoridad no son sabios.
Si quieres ser sabio, aprende a interrogar razonablemente, a escuchar con atención, a responder serenamente y a callar cuando no tengas nada que decir.
Amor mío, ¿quién osaría decir: Creo en Dios ? Puedes preguntar a sacerdotes y sabios, y su respuesta no parecerá sino una burla dirigida al preguntador.
Divide y manda: ¡sabio consejo!, une y guía: ¡otro lema mucho mejor!
El perro, si está bien educado, se equipara incluso a un hombre sabio.
Los sabios y los tontos son igualmente inofensivos, los que más son de temer son los sabios a medias y los medio tontos.
Nunca cruza por la mente de los necios la manera de como están encadenados el mérito y la fortuna, si ellos poseyeran la piedra filosofal no la tendrían los sabios.
Ser disciplinado como esclavo crea el temperamento esperado de esclavos... Golpear a los niños y aplicarles otros tipos de castigo corporal no es la herramienta apropiada para quien busca formar hombres inteligentes, buenos y sabios.
Los días más felices son aquellos que nos hacen sabios.
De todos los libros del mundo, es el que más contribuye a hacer a los hombres buenos, sabios y felices
Un necio puede hacer en una hora más preguntas que las que un sabio puede contestar en siete años.
Un necio puede hacer en una hora más preguntas que las que un sabio puede responder en siete años.
El sabio calla en los tiempos peligrosos.
Cuando leo un libro, ya sea fatuo o sabio, parece que estuviera vivo y me hablara.
Ningún hombre sabio quiso nunca ser joven.
Ningún nombre sabio ha querido nunca ser más joven.
Un hombre no debe nunca avergonzarse por reconocer que se equivocó, lo cual es como decir que hoy es más sabio que lo que fue ayer
Un hombre no debería avergonzarse nunca de confesar que se ha equivocado: eso equivale a decir con otras palabras que hoy es más sabio que ayer.
Un hombre nunca debe avergonzarse por reconocer que se equivocó, que es tanto como decir que hoy es más sabio de lo que fue ayer
Un hombre nunca debe avergonzarse por reconocer que se ha equivocado, que es tanto como decir que hoy es más sabio de lo que fue ayer.
Un hombre sabio debe tener dinero en su cabeza, pero no en su corazón.
Ningún nombre sabio ha querido nunca ser más joven.
Un hombre nunca debe avergonzarse por reconocer que se ha equivocado, que es tanto como decir que hoy es más sabio de lo que fue ayer.
Un hombre sabio debe tener dinero en su cabeza, pero no en su corazón.
Cada hombre tiene su gusto propio - decía María Antonia, su ex alumna, una experta en machos y cama-, cada uno tiene su característica, unos sabios, otro no. Pero si una sabe aprovechar, ¡Ah!, todos son buenos...
Estar cerca del que más sabe hace más sabio al que no sabe.
El lenguaje es sabor que entrega al labio la entraña abierta a un gusto extraño y sabio: despierta en la garganta, su espíritu aun espeso al aire brota y en la líquida masa donde flota siente el espacio y canta.
Sabio es quien logra construir sostenibilidad.
Quizás la principal diferencia entre un sabio y un necio es que uno de ellos sabe cuando no sabe. Pero el mundo le pertenece al otro
Habrán sabios entre ladinos, habrán filósofos entre los indios, todos tendrán mayor o menor cantidad de civilización, y esta parte de la tierra será las más iluminadas de todas.
La Soberanía dinama inmediatamente del Pueblo, que sólo quiere depositarla en sus representantes dividiendo los poderes de ella en Legislativo, Ejecutivo y Judiciario, eligiendo las Provincias sus vocales y éstos a los demás, que deben ser sujetos sabios y de probidad.
Si se es honrado y se nace pobre, no hay tiempo para ser sabio y ser rico.
... caminantes somos y por al camino andamos. Todos, tanto los sabios como los ignorantes.
El hombre más sabio que he conocido en toda mi vida no sabía leer ni escribir.
Si queréis entregaros a Dios en el mundo, antes que sabios —ellas no hace falta que sean sabias: basta que sean discretas— habéis de ser espirituales, muy unidos al Señor por la oración: habéis de llevar un manto invisible que cubra todos y cada uno de vuestros sentidos y potencias: orar, orar y orar, expiar, expiar y expiar
Hay un derecho del más sabio, pero no del más fuerte.
Lo que acarrea todos los males a nuestra literatura se halla en que nuestros sabios tienen poco ingenio y nuestros hombres de ingenio no son sabios.
Rectificar no es de sabios, es de sentido común.
Es propio del varón sabio, luego de haber dispuesto lo que está en su mano con toda la posible industria y diligencia, de mostrarse resignado con lo que se le diere la fortuna.
Muchos habrían podido llegar a la sabiduría si no se hubieran creído ya suficientemente sabios.
Muchos habrían podido llegar a la sabiduría si no se hubiesen creído ya suficiente sabios.
Muchos habrián podido llegar a la sabiduría si no se hubiesen creido ya suficientemente sabios.
El placer es felicidad de los locos, la felicidad es placer de los sabios.
Cuando un hombre habla de lo que sabe, siempre parece más sabio que nosotros*
El sabio generaliza, el artista individualiza.
Cuando hablamos del derecho a la vida, o al desarrollo, a disentir o a la diversidad, estamos hablando de la tolerancia. La tolerancia promovida, protegida y venerada asegurará la libertad. Sin ella, no podemos asegurarnos de ninguna. En las palabras de un hombre sabio: la fe produce respeto, y el fanatismo provoca el odio.
No hace falta defender siempre la misma opinión porque nadie puede impedir volverse más sabio.
La felicidad es algo que el hombre nunca reconoce, dice el sabio
Cuídate del hombre que se esfuerza mucho por aprender algo, lo aprende y no se siente más sabio que antes..., es alguien lleno de remordimientos asesinos contra la gente que es ignorante sin haber elegido el camino más difícil para serlo.
Piensen qué paraíso sería este mundo si los hombres fuesen buenos y sabios.
Comprender a los demás es sabio, comprenderse a uno mismo es estar iluminado
Darse cuenta de que nuestro conocimiento es ignorancia, es una noble comprensión interna. Considerar nuestra ignorancia como conocimiento es enfermedad mental. Sólo cuando nos cansamos de nuestra enfermedad, dejamos de estar enfermos. El sabio no está enfermo, por estar cansado de la enfermedad.Este es el secreto de la salud
El hombre sabio no acumula. Cuanto más ayuda a los otros, más se beneficia él mismo. Cuanto más da a los otros, más obtiene él mismo
El sabio no enseña con palabras, sino con actos
El sabio no es complaciente. Para él los hombres son como perros de paja destinados al sacrificio
El Sabio no tiene intereses propios, hace suyos los intereses del pueblo
El sabio prefiere la izquierda. El soldado prefiere la derecha
Los esfuerzos del sabio se dirigen a tener satisfecha la vida, y no a tener muchas cosas. Y él, contemplándose con poco en el mundo material, escoge lo primordial.
Para él sabio, no existe un yo por sobre el otro, y, por ello, nadie a quien elevar, ni cielo ni infierno y, por tanto, ningún destino
Quien conoce a los otros es sabio. Quien se conoce a sí mismo es iluminado.
Un gobernante sabio siempre se esfuerza para que la gente no tenga tentaciones y pasiones, y para que las personas, profundamente viciosas, no se atrevan a actuar.
Comprender a los demás es sabio, comprenderse a uno mismo es estar iluminado. El que vence a los otros es fuerte, pero el que se vence a sí mismo es poderoso.
El camino del sabio es obrar sin combatir
El sabio no enseña con palabras, sino con actos.
El sabio no es complaciente. Para él los hombres son como perros de paja destinados al sacrificio.
El Sabio no tiene intereses propios, hace suyos los intereses del pueblo.
El sabio prefiere la izquierda.
La gente que mas viaja es la que menos aprende. El Sabio conoce el mundo sin necesidad de salir de su casa
La dignidad de una generación consiste en emplear su propio criterio para discernimiento de lo heredado, defendiendo, impulsando, mejorando todo lo sensato y sabio y disminuyendo, en lo posible, lo torcido y lo maligno
La arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz
¿Y qué hacen estos sabios economistas? ¡muy sabios en la economía privada, para enriquecerse ellos! En cuanto a las finanzas públicas, ya véis la desastrosa situación a que nos han traído!
El silencio de un hombre sabio es siempre significativo.
A partir de que el universo es el más perfecto trabajo de un sabio creador, nada en absoluto tiene lugar en él sin alguna regla de máximos o mínimos.
Los que son sabios, poco hablan, y los que hablan mucho, son poco sabios
Un placer como el de una conversación perfecta es necesariamente raro, porque los sabios rara vez saben hablar y los que hablan rara vez que son sabios.
Pero creo que a mí me gusta la gente supersticiosa. Le da color a la vida. ¿No sería aburrido el mundo, si todos fueran sabios, sensatos...Y buenos?
Beso el barro, amo el estuco delicado, me inclino ante los sabios estelares, ante el pueblo que contaba los luceros y escribió sobre basalto la única historia verdadera que se ha escrito en esta tierra.
Si el saber es de letrados, es de Jueces la honradez, no juzga mejor un sabio que juzga un hombre de bien.
Que cuando sintamos la tentación de la prudencia, recordemos que tú 'has escogido la debilidad del mundo para derrotar a los fuertes y a los estúpidos, para confundir a los sabios'. Porque la prudencia del mundo es enemiga de Dios.
Es más sabio el amor cuando amanece, cuando ya empieza a oírse la mañana, por el camino largo, desierto de tu piel...
Sabio es solamente quien permanece amo de sí mismo.
Todo lo que estimula nuestra vida, trayéndonos calor, frío, tristezas, es breve y es saludable. ¡Sopórtalo, entonces, como lo hace el sabio!
La tinta del sabio es más sagrada que la sangre del mártir.
Fijaron para sí cuotas a individuos y comunidades e hicieron que la gente creyera, en absoluta insensatez, que era obligatorio y apropiado ayudar a los sabios y eruditos y a quienes estudiaban la Torá, de modo que la Torá es su negocio. Todo esto está mal. No hay ni una sola palabra, ya sea en la Torá o en los dichos de los sabios, que apoye esta creencia.
Pobres o ricos, ignorantes o sabios, nacidos en chozas o palacios, al fin tenemos por abrigo la mortaja, por lecho la tierra, por sol la oscuridad, por únicos amigos los gusanos y la podre. La tumba, ¡Digno desenlace del drama!
¡Qué sabio y feliz es aquel que procura ser ahora como desea que Dios lo encuentre en su última hora!
Créeme, no es propio de sabios el decir: “viviré”, la vida de mañana es demasiado tardía: ¡vive hoy!
Ponerse a vivir hoy ya es tarde: el sabio ha comenzado ayer
Creéme, no es de sabios decir: 'Viviré'. Mañana es ya demasiado tarde: vive ya
Usted aprende y usa lo aprendido para volverse lentamente sabio para saber que al fin el mundo es esto en su mejor momento una nostalgia en su peor momento un desamparo y siempre siempre un lío...entonces usted muere
Los sabios son los que buscan la sabiduría, los necios piensan ya haberla encontrado
Un pueblo sólo podría ser libre si los gobernados fuesen todos sabios y los gobernantes todos dioses
Usualmente me encuentro con la siguiente situación: con sabios que aún buscan la sabiduría y el saber y con estúpidos que creen haberla encontrado.
Es de mayor estimación lo poco que el sabio sabe, que lo mucho que el rico tiene.
Libertad. Loada de sabios, deseada de muchos y cantada de poetas, para cuya estimación todo el oro y las riquezas de la tierra es poco precio
Es verdad, y este es el consuelo del justo, del héroe y del sabio, el destino sólo tiene imperio en ellos por el bien que ellos hacen. Los demás hombres son ciudades de cien puertas abiertas por las cuales cualquier cosa puede penetrar, pero el justo es una ciudad cerrada que sólo tiene una puerta de luz, y el destino no puede abrirla más que cuando logra que el amor llame a esta puerta.
De continuo me parecía que iba a encontrar a un ser humano sencillo y sabio que me conduciría a un camino ancho y luminoso.
La conversación del necio es el martirio del sabio, mas como el número es corto, pocos hay martirizados.
Estos árboles son los seres vivos más viejos del planeta. Son los guardianes de la Tierra. Son sabios y tienen un mensaje que ofrecemos: dejad en paz al planeta. No lo estropeéis, y tampoco a nosotros. Y debemos escucharlos.
Nosotros decimos que un hombre debe ser moderado, pero no excesivamente sabio, para no correr el riesgo de conocer su destino de antemano. El hombre cuya mente está más libre de cuidados es el que no conoce su destino por anticipado.
El hombre sabio no lo es en todas las cosas.
Lo que hay que preguntarse es quién es mejor sabio, no quién es más sabio.
El más tonto sabe más en su casa que el sabio en la ajena.
Es mejor ser loado de los pocos sabios, que burlado de los muchos necios.
Es mejor ser loado por unos pocos sabios, que burlado por muchos necios.
Es mejor ser loado por unos pocos sabios, que por muchos necios.
Hay algo de dulce y sosegador, y sobre todo de sabio, en eso que los hombres del mundo llaman aburrirse
Una de mis esperanzas es la desilusión creciente con la idea de que el gobierno es ese hermano mayor siempre sabio, todopoderoso, que puede resolver cualquier problema que salte en el camino.
Un tonto sabio es más tonto que un tonto ignorante.
El azúcar sería demasiado caro si no trabajaran los esclavos en su producción. Dichos esclavos son negros desde los pies hasta la cabeza y tienen la nariz tan aplastada que es casi imposible tenerles lástima. Resulta impensable que Dios, que es un ser muy sabio, haya puesto un alma, y sobre todo un alma buena, en un cuerpo enteramente negro.
Para obtener éxito en el mundo, hay que parecer loco y ser sabio.
La sabiduría es saber cuándo no se puede ser sabio
Soy un sabio del boxeo, un científico del boxeo. Soy un maestro del baile, un verdadero artista del ring
El guerrero es sabio. hace del escenario un santuario. cielo de discípulos, infierno de adversarios
Los sabios han dicho que una persona no merece el calificativo de humana hasta que es capaz de controlar sus deseos y sus pasiones.
Puedes decir si un hombre es sabio por sus preguntas.
Uno reconoce a las personas inteligentes por sus respuestas. A los sabios se los reconoce por sus preguntas.
Sólo los sabios de la clase superior y los estúpidos de las clases bajas no pueden cambiar.
A la burguesía, el presente le parece bastante adecuado, porque todo los poderosos se inclinan ante ella: reyes, presidentes, gobiernos y la casi totalidad de los intelectuales y sabios, todos aquellos que someten a su vez a los esclavos de la sociedad nueva.
El más sabio es aquel que ni por lo más remoto piensa serlo.
El más sabio es quien siéndolo ignora que lo es.
...aquel que en un principado no advierte los males cuando nacen no es verdaderamente sabio, y es un don que pocos tienen...
El hombre sabio procurará que sus actos parezcan siempre voluntarios y no forzados, por mucho que pueda obligarle la necesidad de realizarlos
Para llegar a ser sabio, es preciso querer experimentar ciertas vivencias, es decir, meterse en sus fauces. Eso es, ciertamente, muy peligroso, más de un sabio ha sido devorado al hacerlo.
Sino lo que es necio ante el mundo lo ha elegido Dios para deshonrar a los sabios, y lo que es débil ante el mundo lo ha elegido Dios para deshonrar a lo fuerte. Y lo innoble ante el mundo y lo despreciado lo ha elegido Dios, y lo que es nada, para aniquilar a lo que es algo.
Quedó claramente de manifiesto cómo es el ser humano: es inteligente, sabio, sensato en todo cuanto se relaciona con los demás, pero no en lo que atañe a su propia persona. ¡Qué firmeza y prudencia hay en los consejos que da en los momentos difíciles!
Cuando los sabios se enamoran parecen tontos, cuando se enamoran los tontos, parecen tan tontos como antes.
Es un necio quien no puede enfadarse, pero es un sabio quien no se enfada, pues el enfado nada compone y sólo castiga al mismo que se enfada
Si los líderes leyeran poesía, serían más sabios
Nunca permitiré que me vuelva tan importante, sabio, reservado y poderoso, que no pueda sonreír a los demás y reírme de mí mismo.
Los hombres pueden ser muy sabios y, sin embargo, muy miserables. Es fácil ser un gran matemático o astrónomo sublime, pero muy difícil ser un buen hombre.
Los sabios de mayor renombre caminaron en las tinieblas de la ignorancia, fueron, sin embargo, las lumbreras de su tiempo.
Los sabios no podrán enseñarte nunca nada, mas la caricia de unas negras pestañas de mujer te revelará la felicidad.
Para el sabio, la tristeza y la alegría son semejantes, lo mismo que el bien y el mal, para el sabio, todo lo que tuvo principio debe tener también fin. Considera, por tanto, si hay razón para que te alegres con la ventura que llega, o te entristezcas con la desgracia que no esperabas.
Para el sabio, la tristeza y la alegrí­a son semejantes, lo mismo que el bien y el mal; para el sabio, todo lo que tuvo principio debe tener también fin. Considera, por tanto, si hay razón para que te alegres con la ventura que llega, o te entristezcas con la desgracia que no esperabas.
Me gustaba leer libros de la misma manera que me gustaba ir al cine u hojear revistas y periódicos. No lo hacía porque esperara que me sirviera para algo ni porque persiguiera un objetivo como, qué sé yo, sentirme superior a los demás, más sabio o más profundo. Incluso me atrevo a afirmar que el hecho de convertirme en un ratón de biblioteca me enseñó a ser modesto.
En los exámenes, los tontos siempre preguntan cosas que los sabios no pueden responder.
Los bien nacidos contradicen a los demás. Los sabios se contradicen a sí mismos.
El sabio es sabio porque ama. El loco es loco porque piensa que puede entender el amor
Las cosas simples son las más extraordinarias y sólo los sabios consiguen verlas
Ante tanto imbécil con carnet de opinante, los sabios callan
El tiempo es el más sabio consejero.
El necio teme la muerte y huye de ella, el loco la busca, el sabio la espera
-Las armas- hablan a los sabios, pero en general necesitan intérpretes.
Son los inocentes y no los sabios los que resuelven las cuestiones difíciles.
Escucha, serás sabio. El comienzo de la sabiduría es el silencio.
El amor es la alegría de lo bueno, la maravilla de los sabios, el asombro de los dioses.
El hombre sabio querrá estar siempre con quien sea mejor que él.
En el alma de un esclavo no puede hallarse el menor resquicio donde pueda albergarse la virtud, y que ningún hombre sensato puede fiarse nunca de ellos. El más sabio de los poetas (Homero) declara así, refiriéndose a Zeus, nos dice: al hombre que cae en esclavitud, Zeus le priva la mitad de su alma... Las Leyes. Libro VI.
Los sabios hablan porque tienen algo que decir, los tontos hablan porque tienen que decir algo
Ningún hombre es lo suficientemente sabio por sí mismo.
El sabio es artífice de su propia fortuna.
Ningún mortal es sabio todo el tiempo.
Confía en el tiempo: es el más sabio de todos los consejeros.
El sabio sólo usa de acritud contra sí mismo, y es amable con los demás
El verdadero sabio sólo es riguroso consigo mismo, con los demás es amable.
El sabio no dice lo que sabe, y el necio no sabe lo que dice.
El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él.
Todos los hombres son sabios, unos antes, los otros, después.
Enséñale lo que se ha dicho en el pasado, entonces él dará buen ejemplo a los hijos de los magistrados, y el juicio y toda exactitud entrará en él. Háblale, ya que nadie ha nacido sabio.
No estés orgulloso de tu saber, toma consejo tanto del ignorante como del sabio. No se alcanzan los límites del arte y ningún artista posee la perfección total. Una bella palabra está más escondida que la esmeralda, pero se la puede encontrar en la sirvienta que trabaja en el molino.
No seas arrogante por sabio, más aprende del ignorante tanto como del estudiado. Es que la sabiduría no tiene límites, y nadie todavía la ha perfeccionado
El hombre sabio ve en las desventuras ajenas las que debe evitar.
El sabio, viendo los vicios de los demás, corrige los suyos propios.
Es con frecuencia muy sabio olvidar lo que se sabe
Incluso a un dios le es difícil amar y ser sabio a la vez.
Por los defectos de los demás el sabio corrige los propios.
Un hombre sabio será el dueño de su mente. Un tonto será su esclavo.
El que parece sabio entre los tontos, parece tonto entre los sabios.
El que pretende pasar por sabio entre los necios, pasa por necio entre los sabios
Se va la juventud año tras año, los días de promavera son fugaces y las frágiles flores mueren pronto. El sabio nos advierte que la vida es tan sólo una gota de rocío en una hoja de loto
Del hecho parten el sabio, el esteta y el moralista que desprecian la prensa, y con el hecho se contenta la enorme mayoría cuya sola cultura es la prensa, y que no va más allá de la sensación y de la imagen corriente. Un gran diario no ha de encerrar sino hechos, o que parezcan tales.
La vida sería dos y diez veces vida, si la empleáramos con sabios y fecundos compañeros
Por exceso de sabiduría el sabio se vuelve tonto
Somos más sabios de lo que sabemos.
La experiencia es un sabio hecho a trompicones
No hay sabio a quien no engañe cualquier necia
De la ruda labor del brazo vivimos todos, los ignorantes y los sabios. De la cómoda labor de éstos, vive el que puede. No llegan los frutos de su ciencia a la multitud ineducada y zafia, no llegan sus espléndidas luces al fondo del pozo minero, al antro industrial, a la covacha miserable del asalariado
Natura no distingue de sabios e ignorantes. Ante ella no hay más que animales que comen y defecan
La democracia no puede funcionar. Matemáticos, campesinos, y animales, eso es todo lo que hay. Así que la democracia, una teoría basada en la asunción de que los matemáticos y los campesinos son iguales, nunca puede funcionar. La sabiduría no es aditiva, su máximo es el del hombre más sabio del grupo.
Cultiva el hábito de la atención y trata de conseguir la oportunidad de escuchar hablar a hombres y mujeres sabios. La indiferencia y la falta de atención son los dos monstruos más peligrosos que nunca encontrarás. El interés y la atención te asegurarán una educación
El hombre sabio es pobre en apariencia, pues su tesoro está en Suiza.
Para el sabio no existe la riqueza. Para el virtuoso no existe el poder. Y para el poderoso no existen ni el sabio ni el virtuoso.
Yo me doy cuenta que con los años las manías y las locuras se acentúan, es mentira que uno se convierte en más sabio.
Se siente solidario de todo escrito cuyo principio sea que el sujeto no es más que un efecto de lenguaje. Imagina una ciencia muy vasta en cuyo enunciado el sabio terminaría por incluirse finalmente, y que sería la ciencia de los efectos de lenguaje.
Cosechar en el verano es de sabios, dormirse en la cosecha es de descarados.
El ignorante, si calla, será tenido por erudito, y pasará por sabio si no abre los labios.
La enseñanza del sabio es fuente de vida y libra de los lazos de la muerte.
Si los males no pueden evitarse, es de sabios reducir el intervalo de espera, estar conscientes, nada más, de cuáles serán los sufrimientos que pueden alcanzarnos si intentamos emprender el vuelo, y sufrir únicamente su daño real sin los conflictos anticipados de la duda y la angustia.
Si fuera cierto que el viajar enseña, los revisores de billetes serían los hombres más sabios del mundo.
No hay más placer que los elogios de los sabios y capaces.
Al hombre sabio no se le puede injuriar.
Dar consejos al sabio es superfluo y al necio inútil.
El sabio en la virtud debe siempre hacer fundamento.
El sabio en su retiro es útil a la comunidad.
El sabio es el único que escapa a las leyes del género humano, todos los siglos le sirven como a un dios: ¿se trata del pasado? Su recuerdo lo abraza. ¿del presente? Lo utiliza. ¿del futuro? Lo prevé. Así se prolonga su vida, al juntarse en uno solo todos los tiempos.
El sabio no castiga por venganza de lo pasado, sino por remedio de lo venidero.
En el pecho del sabio, aun sanada la herida, queda señal.
Es una gran ventaja para el hombre sabio no parecerlo.
Muchos abrían podido llegar a la sabiduría si no se hubiesen creído demasiado sabios.
Muchos habrían sido sabios si no hubieran creido demasiado pronto que ya lo eran.
Nadie llegó a sabio por casualidad.
Ni la prosperidad envanece al sabio ni la adversidad lo abate.
Ningun hombre ha llegado nunca a ser sabio por casualidad.
No se debe imitar a uno solo, aunque sea el más sabio.
Por el vicio ajeno enmienda el sabio el suyo.
El sabio en la virtud debe siempre hacer fundamento.
El sabio es el único que escapa a las leyes del género humano, todos los siglos le sirven como a un dios: ¿se trata del pasado? Su recuerdo lo abraza. ¿del presente? Lo utiliza. ¿del futuro? Lo prevé. Así­ se prolonga su vida, al juntarse en uno solo todos los tiempos.
El sabio no castiga por venganza de lo pasado, sino por remedio de lo venidero.
Sólo la propia y personal experiencia hace al hombre sabio.
La única manera de comprender la existencia era entendiendo esas fuerzas que los sabios con sus laboratorios y medios científicos, no son capaces de explicar, pero que para un verdadero cristiano son tan fáciles de descubrir como rodar un madero...
Los sabios aceptaron con reconocimiento y pasaban el resto de sus vidas en asimilar ideas de séptima mano, dormir buenas siestas y aburrir a sus alumnos, que no dejaban de bostezar, con la palabrería anémica y libresca que ellos llamaban sabiduría.
Sólo Dios es el verdadero sabio.
El crecimiento de nuestros niños puede implicar que se les brinde la suficiente paciencia como para que les sea posible experimentar una sensación de posesión, y también que seamos lo bastante sabios como para enseñarles el valor de dar y además proporcionarles el ejemplo.
Un general sabio se ocupa de abastecerse del enemigo.
El sabio construye una isla que ninguna corriente puede arrastrar.
Dejemos con toda libertad a los sabios el privilegio de no contradecirse nunca.
Lo más sabio es el tiempo, porque esclarece todo
Muchas palabras no dan prueba del hombre sabio, porque el sabio no ha de hablar sino cuando la necesidad demanda, y las palabras han de ser medidas y correspondientes a la necesidad.
Fue fácil pronosticar el fracaso absoluto de tan sabio gobierno, porque los hombres son estúpidos y prefieren cobijarse en los brazos de la esclavitud a pararse ante los vientos de la libertad y vivir de acuerdo con este difícil camino, y por su naturaleza prefieren robar que trabajar, dormir que vivir, comer que pensar, traicionar que ser fieles, deshonrar en lugar de honrar.
-¿Eso cree? Un gobernante sabio lo piensa dos veces antes de ejercer violencia en contra de alguien porque no aprueba lo que dice.
El hombre sabio, incluso cuando calla, dice más que el necio cuando habla
El paraíso del necio es el infierno del sabio
El tonto pasea, un hombre sabio viaja.
Un hombre sabio convierte oportunidades en logros.
Cuando la ignorancia es felicidad, es una locura ser sabio.
Si yo hubiera gastado en leer tanto tiempo como otros sabios, sería tan ignorante como ellos
El tonto nunca perdona ni olvida, el ingenuo perdona y olvida, el sabio perdona pero no olvida
Cuando en las obras del sabio no encuentra defectos, contra la persona cargos suele hacer el necio.
Guarde para su regalo esta sentencia un autor: si el sabio no aprueba, ¡Malo! Si el necio aplaude, ¡Peor!
¡Cuántos pasar por sabios han querido con citar a los muertos que lo han sido!
¡Cuántos pasar por sabios han querido con citar a los muertos que lo han sido! ¡Y qué pomposamente que los citan! Mas pregunto yo ahora: ¿Los imitan?
Los que se tienen por sabios rara vez se dejan humildemente dirigir por otros
Toma consejo del hombre sabio y de buena conciencia, y apetece más ser enseñado de otro mejor que seguir tu parecer
Ni tampoco debemos pensar que hay gran diferencia de un hombre a otro, sino que es más sabio y discreto aquel que muestra su saber en tiempo de necesidad.
El que nunca cambia sus opiniones, nunca corrige sus errores, y nunca será más sabio al día siguiente.
El sabio deberá de considerar que no solamente él sufre, sufren todas las criaturas del mundo.
Quien pronuncie el veredicto no será un juez divino, puro y misericordioso, ni un sabio tribunal supremo que mire por el bien del Estado y la sociedad, ni un hombre santo y justo, sino un ser miserable destruido por el poder del Estado totalitario. Quien pronuncie el veredicto será un hombre que a su vez ha caído, se ha inclinado, ha tenido miedo y se ha sometido.
Agradece al tiempo que, mucho más sabio que tú, no apresure tus horas de dolor ni se demore en tus momentos de dicha, sino que te los mida con la misma igualdad, con la misma ecuanimidad generosa.
Yo reconozco, amo y venero el canto a lo humano y el canto a lo divino, desde el punto de vista del texto literario y del punto de vista musical. Basta con conocer un verso a lo divino para conocer el espíritu fino, sabio y delicado del cantor chileno.
El que sólo es sabio lleva una vida triste.
Un capuchino decía: ¡Qué sabio ha sido Dios poniendo la muerte después de la vida! Porque si la hubiera puesto antes, no hubiéramos tenido tiempo para hacer penitencias.
Brecht ha intentado hacer del pensador, es decir, del sabio, un héroe dramático. Y precisamente desde ahí puede definirse su teatro como un teatro épico.
Los escritos de los sabios son las únicas riquezas que nuestra posteridad no podrá malgastar.
Los hombres llegan a ser sabios, así como ricos, más por lo que guardan que por lo que reciben.
Pensamientos tontos los tenemos todos, pero el sabio se los calla
Es sabio dirigir tu cólera hacia los problemas, no hacia la gente, para centrar tus energías en las respuestas y no en las excusas.
El necio egoísta y sonriente, y el necio triste y ceñudo serán tenidos por sabios y servirán de norma.
Los tigres de la cólera son más sabios que los caballos del saber.
Los tigres de la ira son más sabios que los caballos de la instrucción.
Si el loco persistiera en su locura, se volvería sabio.
Si el loco persistiese en su locura se volvería sabio.
Si el necio persistiera en su necedad se volvería sabio.
Un necio no ve el mismo árbol que un sabio.
Piensa como un hombre sabio pero comunícate con el lenguaje de la gente.
El arte de ser sabio consiste en saber a que se le puede hacer la vista gorda.
El arte de ser sabio es el arte de saber qué pasar por alto.
El sabio no se sienta para lamentarse, sino que se pone alegremente a su tarea de reparar el daño hecho.
Un juez recto, es un juez sabio.
Una persona de poco conocimiento se da aires de sabio: es una cuestión de inexperiencia. Cuando se domina bien algo, no se destaca en nuestro comportamiento: una persona así es educada.
Hay un gran árbol, su tronco es tan grueso que sería muy difícil cortarlo. Ahí sigue al borde del camino. Los carpinteros que pasan por allí ni se dignan mirarle, pero muchos viajeros se cobijan bajo su enorme sombra. Así es el Sabio: de tan grande deviene en inútil, pero muchos se cobijan bajo sus palabras. ¿Por qué, entonces, va a ser perjudicial y malo no servir para nada?
search