Las mejores 12 Frases de Rabia - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Rabia

No importa lo que los médicos dicen, la rabia en los seres humanos con frecuencia es una de las trampas del enemigo. " Del amor y otros demonios " (1994), Gabriel Garcí­a Márquez
Autor:" Del amor y otros demonios " (1994) Gabriel Garcí­a Márquez
Quizás el perdón es sólo empujar a un lado continuamente los recuerdos amargos, hasta que el tiempo alivia la herida y la rabia, y el error es perdonado. " Leal " (2013), Veronica Roth
Autor:" Leal " (2013) Veronica Roth
El carácter propenso a la fantasí­a de la libertad ilimitada es también, cuando la fantasí­a se echa a perder, un carácter proclive a la misantropí­a y la rabia. " Libertad " (2010), Jonathan Franzen
Autor:" Libertad " (2010) Jonathan Franzen
Imagí­nate que te despiertas temprano por la mañana, rebosante de entusiasmo ante un nuevo dí­a. Te sientes feliz, de maravilla, y dispones de mucha energí­a para afrontar ese dí­a. Entonces, mientras desayunas, tienes una fuerte discusión con tu pareja, y un verdadero torrente de emoción sale fuera. Te enfureces, y gastas una gran parte de tu poder personal en la rabia que expresas. Tras la discusión, te sientes agotado, y lo único que quieres hacer es irte y echarte a llorar. (...) No te queda ninguna energí­a para seguir adelante y sólo quieres olvidarte de todo. (...) Cada dí­a nos despertamos con una determinada cantidad de energí­a mental, emocional y fí­sica que gastamos durante el dí­a. Si permitimos que las emociones consuman nuestra energí­a, no nos quedará ninguna para cambiar nuestra vida o para dársela a los demás. " Los cuatro acuerdos " (1997), Miguel Ruiz
Autor:" Los cuatro acuerdos " (1997) Miguel Ruiz
No creo que tu capacidad de lucha tenga nada que ver con lo grande que seas. Tiene que ver con cuánta rabia hay en ti.
Amo la rabia de perderte, tu ausencia en el caballo de los dí­as, tu sombra y la idea de tu sombra.
Yo estaba temblando de rabia por haberme lan ­zado a hablar, furioso contra mí­ mismo por haber mostrado mi secreto. " El pozo " (1939), Juan Carlos Onetti
Acabé por odiar a esas quejicas, con sus pintalabios resecos y grumosos, su rabia arrugada y sus estúpidas y flácidas pamelas de alas tan anchas como los anillos de Saturno.
Hay que garantizar al pueblo un mí­nimo de dignidad, una casa y trabajo. Si no se creará resentimiento, radicalización, rabia y, al final, violencia.
Nunca nadie me dejaba contarla hasta el final; me interrumpí­an hablando de otras cosas, y eso me excitaba y me daba rabia. También me daba rabia hacia mí­ mismo, por no poder sintetizar la historia, ir a la esencia de lo que querí­a contar.
No se puede dedicar el alma a acumular intentos, pesa más la rabia que el cemento.
search