Frases de Prisión, descubrí las mejores 12 - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Prisión

Las prisiones están construidas con piedras de la Ley, los burdeles con piedras de la Religión. " El matrimonio del cielo y el infierno " (1793), William Blake
Autor:" El matrimonio del cielo y el infierno " (1793) William Blake
Desde el principio, la prisión debí­a ser un instrumento tan perfeccionado como la escuela, el cuartel o el hospital y actuar con precisión sobre los individuos. El fracaso ha sido inmediato, y registrado casi al mismo tiempo que el proyecto mismo. Desde 1820 se constata que la prisión, lejos de transformar a los criminales en gente honrada, no sirve más que para fabricar nuevos criminales o para hundirlos todaví­a más en la criminalidad. Entonces, como siempre, en el mecanismo del poder ha existido una utilización estratégica de lo que era un inconveniente. La prisión fabrica delincuentes, pero los delincuentes a fin de cuentas son útiles en el dominio económico y en el dominio polí­tico. Los delincuentes sirven. " Microfisica del poder " (1980), Michel Foucault
Autor:" Microfisica del poder " (1980) Michel Foucault
La prisión es el único lugar en el que el poder puede manifestarse de forma desnuda, en sus dimensiones más excesivas, y justificarse como poder moral. " Microfisica del poder " (1980), Michel Foucault
Autor:" Microfisica del poder " (1980) Michel Foucault
Se tiene la costumbre de creer que la prisión era una especie de depósito de criminales, depósito cuyos inconvenientes se habrí­an manifestado con el uso de tal forma que se dirí­a era necesario reformar las prisiones, hacer de ellas un instrumento de transformación de los individuos. " Microfisica del poder " (1980), Michel Foucault
Autor:" Microfisica del poder " (1980) Michel Foucault
¿Puede extrañar que la prisión se asemeje a las fábricas, a las escuelas, a los cuarteles, a los hospitales, todos los cuales se asemejan a las prisiones? " Vigilar y castigar " (1975), Michel Foucault
Autor:" Vigilar y castigar " (1975) Michel Foucault
Abrid escuelas y se cerraran cárceles.
En mi paí­s, primero vas a prisión y luego sos presidente.
La prisión es una tremenda educación en la paciencia y la perseverancia.
Por nuestras cárceles, tan solo los multiplicamos y los empeoramos. Por nuestros agentes de policí­a secreta, nuestro -precio por la sangre-, nuestras ejecuciones y nuestras prisiones, propagamos en la sociedad una corriente tan terrible de las pasiones y odios más bajos, que el que se diera cuenta de los efectos de estas instituciones en toda su extensión tendrí­a miedo de lo que la sociedad está haciendo bajo el pretexto de mantener la moralidad. Es absolutamente preciso que busquemos otros remedios.
La prisión acaba, la prisión de hierro, pero continúa la prisión del sueño, del sueño.
Que aunque dejas burlado el lazo estrecho que tu forma fantástica ceñí­a, poco importa burlar brazos y pecho si te labra prisión mi fantasí­a.
search