▷ Las mejores Frases de Primavera - FrasesWiki.com

    Encontramos 157 frases sobre Primavera

    Tengo llena de verde la pupila: verde de campo, de tus ojos, verde de mar y de esperanza, en el que pinta rosas de amor tu hermana primavera...
    El otoño es una segunda primavera, donde cada hoja es una flor.
    Cuando se abre una flor, es primavera en todo el mundo
    La primavera dulce que me enseñara a amarte, la primavera misma que me ayudó a lograrte
    Las primaveras al marcharse dejan las lloviznas de otoño preparadas...Pequeña, ve despacio, mucho juicio, no te quemen tus llamas.
    Mas... ¿Lo que fue? ¡Jamás se recupera! ¡Y toda primavera que se esboza es un cadáver más que adquiere vida y es un capullo más que se deshoja!
    No tienes tú la culpa si en tus manos mi amor se deshojó como una rosa: Vendrá la primavera y habrá flores... el tronco seco dará nuevas hojas
    Oh, muerte, yo te amo, pero te adoro, vida... Cuando vaya en mi caja para siempre dormida, haz que por vez postrera penetren mis pupilas el sol de primavera.
    Seré en tus manos una copa fina pronta a sonar cuando vibrarla quieras... Destilarán en ella primaveras, reflejará la luz que te ilumina. Seré en tus manos una copa fina.
    (...) La primavera dulce que me enseñara a amarte, la primavera misma que me ayudó a lograrte.
    ¡Salud, primavera, princesa encantadora! Saludo engrandecido las gasas de tu velo.
    Es reanimante y vivificador, como la llegada de la primavera para una persona enferma, su ánimo recibe por alguna razón el espíritu de la estación y sus ojos se iluminan con un brillo transitorio.
    Ah, primavera sin frontera y sin final, sin frontera y sin final, como los sueños...
    Si no existiera el invierno, la primavera no sería placentera, y si no pasamos por la adversidad la prosperidad no sería bienvenida
    En una rosa caben todas las primaveras.
    La primavera ha venido, nadie sabe cómo ha sido.
    La primavera del espíritu florece en invierno.
    La primavera a su paso se ha convertido en otoño.
    Algo parecido a la Primavera de Vivaldi silbada por Jack el Destripador en plena faena. En tono bajito, casi íntimo.
    Primavera árabe, seguimos diciendo aquí. Cuando lo que viene es el invierno más negro.
    Pasa tu zamba por la noche oscura, y el eco de tu voz en la llanura sigue buscando luz y primavera.
    Si no fuera por ti, el invierno no tendría primavera, no podría oír cantar al petirrojo, no tendría idea de nada y, en cualquier caso, nada sería verdad, si no fuera por ti.
    En primavera se oye el susurro de los sueños y el suave rumor de realidades y falsías. Tú eres de la misma especie. Tú eres indiferente como el aire.
    La vida está antes que yo, como una eterna primavera con nueva y brillante ropa.
    Estos mayos y abriles se alargan hasta octubre. Todo el Valle de México de colores se cubre y hay en su poesía de otoñal primavera un largo sentimiento de esperanza que espera.
    Tú, tan flor, tan luz de primavera, dime, dime que no es mentira este milagro, la multiplicación de mi alegría, los panes y los peces de tu pecho.
    El invierno fue de los necios. Y la primavera, la primavera será nuestra.
    Érase el mejor de los tiempos y el más detestable de los tiempos, la primavera de la y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos y nada poseíamos.
    Érase el mejor de los tiempos y el más detestable de los tiempos,... la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos y nada poseíamos
    No condenemos al naufragio lo vivido por nuestro ayer, por nuestro amor yo te lo pido, espera, aún me quedan en mis manos primaveras para colmarte de caricias todas nuevas, que morirían en mis manos si te fueras
    Que agradable cuando la primavera siembra de flores las verdes campiñas.
    Cuando la soledad se me volvió un rito sin sentido, y el mar y el universo me negaron su sal y sus estrellas, desembarqué en este pequeño recodo donde abril come astros a falta de miel y primaveras que alimenten la rosa de sus días...
    ¡Y yo te amo, invierno! Yo te imagino viejo, yo te imagino sabio, con un divino cuerpo de mármol palpitante que arrastra como un manto regio el peso del Tiempo...Invierno, yo te amo y soy la primavera...Yo sonroso, tú nievas: tú porque todo sabes, yo porque todo sueño...
    La primavera es quizás una mano en la ventana, cuidadosamente acá y allá moviendo nuevas y viejas cosas mientras todos miran absortos cuidadosamente moviendo una quizá fracción de flor aquí colocando una pulgada de aire ahí y sin romper nada.
    La falsedad tiene una perenne primavera.
    Cuando las lluvias frías persistían y mataban la primavera, era como si una persona joven muriera sin razón.
    ¡Toda la primavera dormía entre tus manos!
    Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera.
    Giros... Dar media vuelta y ver que pasa allá afuera, no todo el mundo tiene primaveras.
    Volar, volar, volar, como es Alberto volar al más allá... Tira, la soga de tu cuello tira, la soga de mi cuello tira y esto es verdad, y eran los tiempos de la primavera, dejaste tu sonrisa en ella y esto es verdad y la vida como viene va, no hay merienda si no hay capitán.
    Cuando en mi devastado país la primavera decida que ya es tiempo de florecer de nuevo, tendrá el abono de la osamenta humana que dispersó en todos lados la danza de la muerte.
    La ágil caricia de tus sedas era como una primavera perfumada...
    No puedes detener la primavera, pero la puedes aprovechar al máximo.
    La fantasía es una perpetua primavera
    Doña Primavera de aliento fecundo, se ríe de todas las penas del mundo
    Doña Primavera viste que es primor, viste en limonero y en naranjo en flor
    Qué saben el invierno o el otoño o la primavera o el verano del recuerdo. No saben nada del recuerdo. Saben que pasan y que vuelven. Saben que son estaciones. Saben que son el ]. Y saben afirmarse. Y saben imponerse. Y saben sostenerse. Qué sabe el otoño del verano. Qué lamentaciones tienen las estaciones. Ninguna odia. Ninguna ama. Y pasan.
    El amor es una planta de primavera que todo lo perfuma con su esperanza, incluso las ruinas por donde trepa.
    Mientras haya en el mundo primavera, ¡habrá poesía!
    Mientras las ondas de la luz al beso palpiten encendidas, Mientras el sol las desgarradas nubes de fuego y oro vista, Mientras el aire en su regazo lleve perfumes y armonías. Mientras haya en el mundo primavera,¡Habrá poesía!
    Mientras haya en el mundo primavera, ¡habrá poesí­a!
    Noche de primavera, corre la muchachita con las estrellas.
    Con la llegada de la primavera necesito un libro de poemas de amor. ¡Nada de Keats o Shelley! Envíeme poetas que sepan hablar del amor sin gimotear...
    ¡Luego vendrá la primavera y el hermoso cielo azul! Quizá podamos viajar entonces. ¡Volver a ver el mar! ¡Oh! ¡Qué felicidad vivir y estar contentos!
    El primer día de la primavera es una cosa y el primer día primaveral, otra diferente. frecuentemente la diferencia entre ellas es más de un mes.
    El primer día de la primavera es una cosa y el primer día primaveral, otra diferente. Some people are so afraid to die that they never begin to live. Henry Van Dyke Frecuentemente la diferencia entre ellas es más de un mes
    Cual la generación de las hojas, así la de los hombres. Esparce el viento las hojas por el suelo, y la selva, reverdeciendo, produce otras al llegar la primavera: de igual suerte, una generación humana nace y otra perece.
    En la primavera de la vida, hasta las espinas florecen y hasta las penas tienen un sabor de felicidad.
    En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente.
    Yo creo que la democracia la ejercemos nosotros y de repente aparece, es una primavera en medio del invierno
    Te quiero porque me haces feliz, porque forjas primaveras de agua y miel, porque existes en todos mis rincones ¡y porque no sé hacer otra cosa que querer!
    El acto de plantar durante las cálidas brisas de la primavera, requiere que ejerzamos esta dolorosa disciplina, porque si no lo hacemos, estaremos asegurando que en el próximo otoño, experimentaremos el mayor dolor del arrepentimiento. La diferencia es que el valor de la disciplina pesa gramos, y el del arrepentimiento toneladas.
    Con su todo es ahora, con su nada es eterno, con su rap y su chotis, con su okupa y su skin, aunque muera el verano y tenga prisa el invierno la primavera sabe que la espero en Madrid.
    ¡Dichosas, ah, dichosas ramas de hojas perennes que no despedirán jamás la primavera!
    ¿En dónde con sus cantos está la primavera? No pienses más en ellos sino en tu propia música.
    ¡Tú, tú, tú, mi incesante primavera profunda mi río de verdor agudo y aventura!
    Pero, ¿cómo no amarla señor, si tú hiciste que fuera turbadora y fragante como la primavera?
    Pero, ¿cómo no amarla señor, si tú hiciste que fuera turbadora y fragante como la primavera?
    La primavera, abismo del no ser al ser abismo, la eternidad del tiempo prisionera.
    Dios no hizo bien las cosas: deberíamos vivir tantas veces como los árboles, que pasado un año malo echan nuevas hojas y vuelven a empezar. Nosotros sólo una primavera, sólo un verano y al hoyo...Por eso has de echar bien tus ramas desde ahora. Yo nací en pedregal y no me quejo, llegué a enderezarme solo. Pero pude haber florecido mejor...
    En las manos del ocio, un breve tiempo abriste tu ala blanca, pregonando el lejano país donde se oculta la oriental primavera.
    La vocación del cristiano es la santidad, en todo momento de la vida. En la primavera de la juventud, en la plenitud del verano de la edad madura, y después también en el otoño y en el invierno de la vejez, y por último, en la hora de la muerte.
    Jesús, el dulce, viene... Celeste primavera que la nieve, al pasar, blanda, deshace, y deja atrás eterna calma... ¡Señor del cielo, nace esta vez en mi alma!
    Dulce me eres, linda morena, como me es dulce de primavera naciente aurora.
    Amando, se poseen todas las primaveras.
    ¿Qué perfume usas? Y riendo le dije: ¡Ninguno, ninguno! Te amo y soy joven, huelo a primavera...
    En las lluvias de primavera todo las cosas son más bellas.
    En las lluvias de primavera todo las cosas son más bellas.
    En este primer amanecer de primavera incluso mi sombra está repleta de vigor.
    Temblando en las flores silvestres se va la primavera.
    Temblando en las flores silvestres se va la primavera.
    Amo tu boca, floración de otoño, que mece en mi jardín de primavera su veleidosa tentación de llama.
    Realmente, perder de vista la lucha de clases evidencia la más burda incomprensión del marxismo. (Escrito durante la primavera y el verano de 1894).
    La primavera es el despertar de la tierra. Los vientos de marzo son el bostezo de la mañana
    Aunque la luna no puede beber,y mi sombra en vano me sigue. Las tomo por compañeras transitorias.¡Divirtámonos antes de que pase la primavera! Canto mientras la luna pasea. Bailo, mientras mi sombra vacila. Antes de mi embriaguez nos solazamos juntos
    El viaje desde la estación hasta Tejados Verdes siempre había sido una parte muy agradable de los fines de semana que Anne pasaba en casa. Siempre recordaba su primer viaje desde Bright River, con Matthew. Había sido en primavera, y ahora era diciembre, pero a lo largo del camino, todo parecía decirle: ¿Recuerdas? ¿Recuerdas?
    Yo habría elegido nacer en primavera, por supuesto. Debe ser delicioso llegar al mundo junto con las flores de mayo y las violetas.
    Tras 63 años de sufrimiento: basta, basta, basta. Es hora de que el pueblo palestino consiga su libertad y sus derechos. Ha llegado la hora de la primavera palestina, de la independencia
    Cuando muere es un día triste. De primavera, creo, de abril. La muerte llevaba ventaja sobre el final de su historia. En vida ya estaba acabado, era demasiado tarde para que muriera, era un hecho desde la muerte del pequeño hermano. Las palabras subyugantes: Todo está consumado
    Ningún general asedia al adversario con tanta maestría, como esta flor amarilla. Todos los años toma febrero por asalto, instaura la floración total de la primavera y se retira sin ruido por las rutas de marzo.
    Los días, que en un matrimonio por conveniencia sólo traen consigo espinas, hubieran dejado que se abrieran rosas de primavera. Cómo hubiese recogido esos días que ahora aborrezco.
    Llegó la primavera un camino pequeño donde incluso el sonido del viento no puede ser oído.
    A lo largo la mano corre por la barandilla del mirador. Los montes en primavera.
    Nuestro canario se escapó un día de primavera llega a su fin.
    Primavera en el hogar. No hay nada y sin embargo hay de todo.
    Un canasto de flores abandonado y nadie en las montañas en primavera.
    Se va la primavera quejas de pájaros lágrimas en los ojos de los peces.
    Una noche de primavera. En la sombra del templo un misterioso hombre suplicando.
    ¿Es primavera? La colina sin nombre se perdió en la neblina.
    ¿Es primavera? La colina sin nombre se perdió en la neblina.
    Se va la primavera quejas de pájaros lágrimas en los ojos de los peces.
    Árboles de mi ciudad, corazones de madera algo de hombre y animal, en sus músculos espera y parece despertar con el viento en primavera, es la fuerza de la vida la que anima la energía en hombre planta y animal.
    Toro en la primavera más toro que otras veces, en España más toro, toro, que en otras partes. Más cálido que nunca, más volcánico, toro, que irradias, que iluminas al fuego, yérguete
    La calidad del guerrero da origen a la belleza natural. Las técnicas sutiles de un guerrero surgen tan naturalmente como aparecen la primavera, el verano, el otoño y el invierno. La calidad del guerrero no es otra cosa que la vitalidad que sustenta toda vida.
    Hoy es un día azul de primavera, creo que moriré de poesía, de esa famosa joven melancólica no recuerdo ni el nombre que tenía. Sólo sé que pasó por este mundo como una paloma fugitiva: la olvidé sin quererlo, lentamente, como todas las cosas de la vida.
    Fiesta de primavera. Desde el fondo del agua las plantas me llaman.
    Pienso en la primavera en Japón mientras vuelo a estrellarme contra el enemigo.
    Fuera lucía ese cielo resplandeciente tan característico de Estambul en los días de primavera. En las calles el calor hacía sudar a los estambulíes, que aún no se habían librado de los hábitos del invierno, pero en el interior de las casas, en las tiendas y a la sombra de los tilos y los castaños seguía haciendo fresco.
    El vino mueve la primavera, crece como una planta la alegría. Caen muros, peñascos, se cierran los abismos, nace el canto.
    Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera.
    Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos.
    Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera.
    Cómo hablaros del otoño cuando tengo todavía en el oído esa agria flauta de la primavera que me llena la boca de agua
    Sentirse enamorada le hace estar hermosa sin tener que esperar la primavera.
    Soy el último en tu camino la última primavera y última nieve la última lucha para no morir.
    Que paso a paso nos sigue la inoportuna vejez, y que Amor y flores sólo duran una primavera.
    ¿Quién dijo que en nuestra vida no vuelve la primavera? Vuelven amorosamente sobre nosotros innumerables primaveras. Nos renovamos siempre, vivir es renovarse. Olvidemos los fantasmas, esperemos en lo único que existe: en el porvenir.
    Toda la primavera canta en mi corazón.
    Toda la primavera canta en mi corazón.
    Rosas, creced, pujad, multiplicaos hasta invadir las cajas de caudales, hasta impedir las ametralladoras, hasta sembrar la pólvora y el hierro de luz y primavera.
    Era primavera, el sol salió ese día por ponerse a tu vera.
    Ya todo el año me hace daño y me vuelvo a llevar a patadas con la primavera.
    Frío y calor, otoño o primavera, ¿dónde... dónde se encuentra la alegría?
    Frío y calor, otoño o primavera, ¿dónde..., dónde se encuentra la alegría? Hermosas son las estaciones todas para el mortal que en sí guarda la dicha
    ¡Qué libre es la vida de todo bohemio, poetas gitanos! Por único premio de su rebeldía y su libertad los saluda el cielo de cada ciudad, y son sus amigos las cosas viajeras, las brisas, las nubes y las primaveras.
    Aquí no hay primavera de Praga, es la primavera de Chile
    Porque en mí floreció tu primavera, porque tu otoño maduró mi espiga que el invierno guarece y atempera...
    Aprovecha tus abriles y ama al hombre que te quiera, mira que el invierno es largo y corta la primavera.
    Ya viene la primavera, ya los pájaros se hermanan,¡cuánto espacio entre nosotros y cuán cerca nuestras almas!
    Mi amor no precisa fronteras, como la primavera, no prefiere jardín
    Mi amor no precisa fronteras; como la primavera, no prefiere jardí­n.
    La historia nuestra es como una ventana en primavera...
    Ya alegra la campiña la fresca primavera, el bosque y la pradera renuevan su verdor. Con silbo de las ramas los árboles vecinos acompañan los trinos del dulce ruiseñor. Este es el tiempo, Silvio, el tiempo del amor.
    A la primavera las ranas croan y en verano ladran.
    Aquí agua y allá agua. Las aguas de la primavera.
    Día de primavera, gorriones en el jardín bañándose en arena.
    Los hombres que van a la guerra en Invierno no viven hasta la Primavera.
    Esta primavera las aves han vuelto demasiado pronto. Alégrate, razón, el instinto también yerra. Se emboba, se despista.
    Mis padres me pegaron muy poco. De hecho, me parece que sólo lo hicieron una vez durante toda mi infancia: empezaron el 23 de diciembre de 1942 y acabaron en la primavera de 1944.
    Flores en primavera, la luna en otoño, una brisa fresca en verano, nieve en invierno. Si tu mente no está ocupada de cosas innecesarias, ésta es la mejor estación de tu vida.
    Los árboles parecían cubiertos por flores de rocío. Era la sutil floración de la lluvia de primavera, una floración que casi todos pasaban por alto.
    Barriendo hojas dispersas en el cortejo fúnebre se va la primavera.
    Cada mañana ¿dónde va pensativa la primavera?
    Con un farol pasea en el jardín, sufre al ver morir la primavera.
    El mar en primavera se levanta y cae a lo largo del día.
    En las tardías flores del cerezo duda La primavera que termina.
    La primavera se aleja duda en las tardías flores del cerezo.
    La puesta del sol en primavera camina sobre la cola del faisán dorado
    Lluvia de primavera, ¡pobre de aquel que nada escribe!
    Me lavo los pies el agua sale de la cubeta ¡cómo la primavera!
    Nada más por hoy debemos entrar a la primavera nada más.
    Noche de primavera. De vela en vela transita la llama.
    Van juntos platicando un paraguas y un viejo abrigo en la lluvia de primavera.
    Me lavo los pies el agua sale de la cubeta ¡cómo la primavera!
    Nada más por hoy debemos entrar a la primavera nada más.
    Un pequeño saber no puede equipararse a uno grande. Ni una corta vida a una larga existencia. ¿Cómo se sabe que esto es así? El hongo que sólo vive una mañana desconoce el ciclo de la luna. La cigarra de verano nada sabe de primaveras ni de otoños. Así son las pequeñas existencias.
    search