Las mejores 12 Frases de Presa - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Presa

Nunca pregunta el manzano al haya cómo crecer, ni el león al caballo cómo coger su presa. " El matrimonio del cielo y el infierno " (1793), William Blake
Autor:" El matrimonio del cielo y el infierno " (1793) William Blake
En el vagón donde habí­a caí­do el pan se entabló una verdadera batalla. Se arrojaban unos contra otros, se pateaban, se despedazaban, se mordí­an. Bestias de presa frenéticas, con un odio animal en los ojos; una vitalidad extraordinaria se apoderó de ellos volviendo más punzantes sus dientes y sus uñas. Un grupo de obreros y curiosos se habí­a reunido a lo largo del tren. Sin duda nunca habí­an visto un tren con semejante cargamento. Pronto, aquí­ y allá, los trozos de pan empezaron a caer en los vagones. Los espectadores contemplaban a esos hombres esqueléticos que se mataban entre sí­ por un bocado. " La noche " (1958), Elie Wiesel
Autor:" La noche " (1958) Elie Wiesel
Para mi vida hambrienta, ¡Eres la presa única, eres la presa eterna! " Los astros del abismo " (1924), Delmira Agustini
Autor:" Los astros del abismo " (1924) Delmira Agustini
Se escribe siempre para dar vida, para liberar la vida allí­ donde esté presa, para trazar lí­neas de fuga.
Yo era todaví­a, una presa de mil pensamientos, ahogado en el manto de la noche.
Ya no es un calor oculto en mis venas: es Venus y todo el conjunto de fijación sobre su presa.
Vas a morir de todas formas. Ninguna presa se me ha escapado jamás.
¡Tiembla, desorbitado hipócrita, inhumano parricida, incestuoso violador! ¡Tiembla ante la magnitud de tus crí­menes! ¡Y tú eras el que se consideraba a prueba contra las tentaciones, absuelto de las fragilidades humanas y libre de los errores y el vicio! ¿Entonces el orgullo es una virtud? ¿La inhumanidad no es un pecado? ¡Sabe, hombre vano, que hace tiempo te señalé como mi presa!
(...) Pero tú...No debes atarte a mí­. Serás siempre, es cierto, y en cualquier mundo en que viva, mi más encantador aroma, la presa más codiciada. Pero no puedes hacer un mundo para mí­. En verdad, no es posible que tenga un mundo, pues mi misma naturaleza carece de sentido. El espí­ritu que mora en mí­ necesita el mundo de los hombres, y el lobo que también mora en mí­ necesita la vida salvaje.
Mi sangre se enardece igual que una jaurí­a olfateando la presa y el estrago pero bajo tu voz mi corazón se rinde en palomas devotas y sumidas.
-Soy un enigma viviente... Y usted quiere conocer la clave -dijo. La clave está, como dicen los ingleses, en una cáscara de avellana. Existe la errónea creencia de que los meridionales poseen una gran imaginación. Jamás ha habido equivocación más grande. No encontrará usted personas menos imaginativas que italianos, griegos o españoles. Para todo lo fantástico, para lo espiritual, son espí­ritus muertos. De vez en cuando nace un genio entre ellos, y esta excepción confirma la regla. Pues bien, yo, sin ser un genio, soy, a mi manera, una de esas excepciones. Poseo esa imaginación tan común entre ingleses y alemanes y tan rara entre italianos, españoles y demás meridionales. ¿Y cuál es el resultado? En mí­ se ha convertido en una enfermedad. Estoy llena de presentimientos que hacen terrible esta desdichada vida mí­a. No importa ahora cuáles son. Basta con decir que me dominan por completo...Me empujan por mar y tierra según su capricho. ¡Ahora mismo estoy siendo presa de ellos y me torturan!
search