Las mejores 12 Frases de Pétalos - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Pétalos

Y aquella tarde perfecta fue avanzando lentamente, difuminándose lentamente, cerrando lentamente sus pétalos. " Fiesta en el jardí­n " (1922), Katherine Mansfield
Autor:" Fiesta en el jardí­n " (1922) Katherine Mansfield
Todos los silencios de la tierra son pétalos de tu flor. " Las caridades de Alcipo " (1956), Marguerite Yourcenar
Autor:" Las caridades de Alcipo " (1956) Marguerite Yourcenar
Maravilloso nido del vértigo, ¡Tu boca! Dos pétalos de rosa abrochando un abismo... " Los cálices vací­os " (1913), Delmira Agustini
Autor:" Los cálices vací­os " (1913) Delmira Agustini
La sombra cubre pétalos mirados, el viento se lleva el último gesto de una hoja, el mar ajeno y doblemente mudo en el verano que apiada por sus luces. Un deseo de aquí­. Una memoria de allá. " Los trabajos y las noches " (1965), Alejandra Pizarnik
Autor:" Los trabajos y las noches " (1965) Alejandra Pizarnik
Confusas entre los pétalos alas de pájaros.
Soy yo quien ha desaparecido por el efecto de tu beso, y creo que te debo una explicación... Me llamo Sobralia; es el nombre de una orquí­dea que no solo florece una vez. De las que se pasan la mayor parte de la vida siendo un capullo. Mi padre le habí­a regalado una a mi madre cuando pasaron unos dí­as en la ladera del volcán Arenal, en Costa Rica. Al dí­a siguiente sus pétalos habí­an desaparecido, y nueve meses más tarde nací­ yo. Era la broma preferida de mi padre para explicar mi enfermiza timidez en las comidas familiares. Lo cierto es que siempre me molestó. Desde que soy muy pequeña, tengo la sensación de que la gente no me ve. En las tiendas, incluso cuando estoy la primera, siempre me atienden la última.
Los pétalos de la rosa amarilla. ¿Tiemblan y caen al ruido de los torrentes de agua?
(...) Esto te va a encantar, es lo más parecido a un amuleto a prueba de bobos que se haya fabricado jamás. Si pudiera...Ah. Aquí­ está. -Sacó de su chaqueta el fantasma de una rosa. Los pétalos eran de un rojo más oscuro que la sangre, con brillos púrpuras. Era tenue pero perceptiblemente transparente.
A la orilla del mar, tan cerca que podrí­a parecer que allí­ mismo rompí­an las olas, crecí­a una hilera de más de veinte enormes cerezos silvestres de tono negruzco. Cada abril, cuando comenzaba el curso, los cerezos abrí­an sus espléndidas flores, junto con las hojas nuevas de color verde pardo y apariencia húmeda, que se recortaban contra el azul del mar. Después caí­an los pétalos como una tormenta de nieve, se esparcí­an sobre el agua, se quedaban flotando como pálidas incrustaciones de nácar y volví­an a la arena...
La rosa tiene espinas, pero� ¿Tiene pétalos el atún?
Tu boca en mi boca, pétalos de rosa.
search