▷ Las mejores Frases de Pesimismo - FrasesWiki.com

Encontramos 46 frases sobre Pesimismo

Sólo la virtud tiene argumentos poderosos contra el pesimismo. " Solos de Clarí­n " (1881), Leopoldo Alas
Autor:" Solos de Clarí­n " (1881) Leopoldo Alas
El optimismo empieza con una mueca explí­cita y el pesimismo termina con gafas de sol. Además, los dos son simples poses. " Un marido ideal " (1895), Oscar Wilde
Autor:" Un marido ideal " (1895) Oscar Wilde
Era un caso grave, un caso desesperado, según mis dos colegas ingleses, que estaban al lado del lecho, mirándome con caras tristes mientras reconocí­a a su enferma. Su pesimismo habí­a infectado toda la casa; la voluntad de curarse de la enferma estaba paralizada por el desaliento y el temor de morir. Es muy probable que mis dos colegas conocieran su patologí­a bastante mejor que yo, pero yo sabí­a algo que, indudablemente, ignoraban ellos: que ninguna droga hay tan poderosa como la esperanza, y que la más mí­nima huella de pesimismo en el rostro o en las palabras de un doctor puede costar la vida a su enfermo. " La historia de San Michele " (1929), Axel Munthe
Autor:"La historia de San Michele" (1929) " La historia de San Michele " (1929) Axel Munthe
Ferrari siempre vive en crisis, de pesimismo si pierde y de optimismo si gana
Tenemos una tendencia a instalar hábitos autodestructivos, en gran parte también porque lo aprendemos de nuestros padres y de nuestra cultura. Por consiguiente, suelen ser más fuertes y difí­ciles de desarraigar que las creencias más positivas y más sanas.
El pesimismo, por el contrario, representa la contracción del alma hacia las tinieblas. Es la concentración del yo sobre un punto del plano inferior, es la esclavitud espiritual bajo los puros hechos, bajo los groseros fenómenos físicos.
La tristeza es un don del cielo, el pesimismo es una enfermedad del espíritu.
La tristeza es un don del cielo, el pesimismo es una enfermedad del espí­ritu.
El optimismo de la Bolsa puede transformarse en el mayor de los pesimismos en veinticuatro horas
El pesimismo es un asunto de la inteligencia, el optimismo, de la voluntad
Mi estado de espíritu hace la síntesis de esos estados llamados optimismo y pesimismo y los supera: soy pesimista por la inteligencia, pero optimista por la voluntad
Pesimismo del espíritu, optimismo de la esperanza
El pesimismo, cuando te acostumbras a él, es tan agradable como el optimismo
El pesimismo, cuando te acostumbras a él, es tan agradable como el optimismo.
Casi siempre lo mejor de la vida consiste en no hacer nada en absoluto, en pasar el tiempo reflexionando, rumiando todo ello. Quiero decir pongamos que alguien comprende que todo es un absurdo, entonces no puede ser tan absurdo porque uno es consciente de que es un absurdo y la consciencia de ello es lo que le otorga sentido. ¿Me entienden? Es un pesimismo optimista.
El pesimismo nunca ganó ninguna batalla.
El pesimismo nunca ha ganado ninguna batalla
El pesimismo nunca ganó ninguna batalla.
Estamos descubriendo las capacidades que se necesitan para tener trabajo en las sociedades industriales. La primera, la capacidad de trabajar colaborativamente en lugar de competitivamente. El saber utilizar los nuevos sistemas de comunicación digital, que tampoco se ha enseñado adecuadamente. Es un proceso de cambio continuo que lo menos que puede sugerir es tristeza y pesimismo
Algunos supondrán que, por mi manera de ser, propensa a la melancolía y el pesimismo, estos 90 años con los que cargo encima acabarán por desalentarme, sin embargo, es todo lo contrario.
Algunos supondrán que, por mi manera de ser, propensa a la melancolí­a y el pesimismo, estos 90 años con los que cargo encima acabarán por desalentarme; sin embargo, es todo lo contrario.
Como educadores sólo podemos ser optimistas. Con pesimismo se puede escribir contra la educación, pero el optimismo es necesario para ejercerla. Los pesimistas pueden ser buenos domadores, pero no buenos maestros... La educación es un acto de coraje, cobardes y recelosos, abstenerse
El pesimismo no consiste en estar cansado del mal, sino en estar cansado del bien. La desesperación no consiste en estar cansado del sufrimiento, sino en estar cansado de la alegría.
Uno tiene que tener el valor de su pesimismo.
Uno tiene que tener el valor de su pesimismo.
Pensar mal para dispensarnos de hacer bien es el pesimismo de los espíritus mezquinos. Pensar mal y hacer bien es pesimismo de gran señor.
Mi pesimismo no es sino una variedad del optimismo.
Mi pesimismo no es sino una variedad del optimismo.
El pesimismo sin ironía es de mal gusto.
Me siento muy optimista sobre el futuro del pesimismo.
Los mercados alcistas nacen del pesimismo, crecen en el escepticismo, maduran en el optimismo y mueren en la euforia
Sólo deseo que ese pesimismo me desvíe de las ilusiones fáciles y envolventes, como el amor...
El desaliento es enemigo de tu perseverancia. -Si no luchas contra el desaliento, llegarás al pesimismo, primero, y a la tibieza, después. -Sé optimista.
Sólo la virtud tiene argumentos poderosos contra el pesimismo.
La falta de éxitos en el trabajo puede provocar pesimismo y depresión, en tanto que los éxitos pueden engendrar arrogancia y altanería. Un camarada que tenga corta historia de lucha puede con ese pretexto eludir responsabilidades, y un veterano puede considerarse infalible por su lago pasado de lucha.
Con buen humor y pesimismo no es posible ni equivocarse ni aburrirse.
La indignación es el privilegio de los chandalas, e igualmente el pesimismo.
Ni el presuntuoso ni el fatalista están formados. Malo es el optimismo no razonado del primero, y malo también el pesimismo sistemático del segundo. La alegría es necesaria siempre, pero el optimismo ha de ser razonado
El optimismo empieza con una mueca explícita y el pesimismo termina con gafas de sol. Además, los dos son simples poses.
Dejemos el pesimismo para tiempos mejores.
Es preciso recordar que siempre hay un futuro, futuro que es inexorablemente incierto. Con esto no quiero dar un mensaje de pesimismo, ni mucho menos, ya que la incertidumbre puede terminar tanto negativa como positivamente, con la ventaja de que el ser humano tiene facultades para inclinar la balanza a su favor.
El pesimismo es un juego seguro. Así no puedes perder nunca, solo puedes ganar. Es el único punto de vista desde el que nunca te sentirás decepcionado.
El pesimismo es un juego seguro. Así­ no puedes perder nunca, solo puedes ganar. Es el único punto de vista desde el que nunca te sentirás decepcionado.
El pesimismo conduce a la debilidad, el optimismo al poder.
El pesimismo conduce a la debilidad; el optimismo al poder.
search