Las mejores 12 Frases de Opinión pública - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Opinión pública

Lo que se llama "opinión pública" está estrechamente vinculado con la hegemoní­a polí­tica, o sea que es el punto de contacto entre la "sociedad civil" y la "sociedad polí­tica", entre el consenso y la fuerza. El Estado, cuando quiere iniciar una acción poco popular, crea preventivamente la opinión pública adecuada, esto es, organiza y centraliza ciertos elementos de la sociedad civil.
La opinión pública es más fuerte que el poder legislativo, y casi tan fuerte como los diez mandamientos.
El traslado de la responsabilidad distorsiona la opinión pública. El pueblo, acostumbrado a esperar todo del Estado, no acusa a éste de hacer demasiado, sino de no hacer suficiente. El gobierno es derrocado y se instala otro, y el pueblo clama: hagan más que el anterior. Y así­, el abismo se hace más y más profundo.
Hay una lengua nacional y una lengua estatal. Lo que habla el Estado es esa jerga ideológica, distorsionada, rota, que se escucha por doquier en la opinión pública bajo la dictadura.
La opinión pública está influida por los medios de comunicación y los medios están en manos de quienes mandan y los que mandan favorecen a los que dicen lo que a ellos les conviene y borran todo lo que no les conviene. Así­ que la opinión pública es, sobre todo, opinión mediática.
Bienvenida sea cualquier crí­tica inspirada en un juicio cientí­fica. Contra los prejuicios de la llamada opinión pública, a la que nunca hice concesiones, mi divisa es, hoy como ayer, la frase del gran florentino: "Sigue tu curso y deja que la gente hable".
Y conviene no reconocer diferencia entre el polí­tico de acción y el periodista, considerándole como un polí­tico pasivo: el hombre que se instituye juez o acusador de los gobiernos, director espiritual de las muchedumbres y propagandista o defensor de una idea, ese hombre ejerce una función pública: pertenece a todos como el actor y el polí­tico. ¿Quién ignora que la palabra elocuente de un periodista ejerce más influencia en la marcha de un Estado que las leyes de un Congreso y los decretos de un ministro? Si es mucha la acción, que sea mucha la responsabilidad. Y ¿Ante quién se hará efectiva? , sólo ante la opinión pública que para fallar bien necesita conocer la vida í­ntima del periodista.
Hay épocas que la opinión pública es la peor de todas.
La libertad de opinión pública requiere la elaboración de dicha opinión, y esto cuesta dinero.
Serás, ¡Oh colector! , el árbitro invisible, el que manipula esa montaña de granos de arena, ese mar de gotas, esa totalidad de nadas: la opinión pública, y si así­ lo quieres, te enriquecerás tanto con tu palabra como con tu silencio. ¡Bello destino! Pero, ¿Eres digno de él?
En su lucha contra el individuo, la sociedad tiene tres armas: ley, opinión pública y conciencia.
search