Las mejores 204 Frases de Olvido - FrasesWiki.com

Encontramos 204 frases sobre Olvido

Yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón. " Elogio de la sombra " (1969), Jorge Luis Borges
Autor:" Elogio de la sombra " (1969) Jorge Luis Borges
La vieja mano sigue trazando versos para el olvido. " La cifra " (1981), Jorge Luis Borges
Autor:" La cifra " (1981) Jorge Luis Borges
Es tan corto el amor y tan largo el olvido. " Veinte poemas de amor y una canción desesperada " (1924), Pablo Neruda
Autor:" Veinte poemas de amor y una canción desesperada " (1924) Pablo Neruda
La llave maestra del dominio de uno mismo, es el olvido de uno mismo.
Por la ciudad en ruinas todo invita al olvido, los viejos portalones, la gran plaza desierta y el templo abandonado...La ciudad se ha dormido.
La sed de los recuerdos tendrá lluvia de olvido
Y es que la seguridad de ser queridos despoja a las relaciones entre cónyuges de un posible carácter pasional. Porque en el amor habita una gran capacidad de ilusión, pero también de olvido.
Si nos espera el olvido, tratemos de no merecerlo
Toda alegría no es más que un olvido momentáneo de la tragedia esencial de la vida.
Yo se que estaré a salvo del olvido, pues viviré en su alma eternamente.
En mi nostalgia vive parte de tu olvido.
Y vos que decías que el olvido hace huecos en la nada: los labios retuvieron las formas de cada temblor.
No olvida quien finge olvido, sino quien puede olvidar
Se me olvido que en el amor no hay que ser valiente.
Se me olvidó, que en el amor no vale ser valiente (Se me olvidó todo al verte)
Te juro que no te olvido, que en mi memoria vive gigante (Dale al aire)
¿Cuán feliz es la suerte de la inocente vestal? Al mundo olvida y el mundo la olvidó. El eterno resplandor de la mente inmaculada acepta todas las plegarias y renuncia a todos los deseos
Que un no ser, que es un más ser, doblado, prendido estás aquí y estás ausente por praderas de magias y de olvido.
Ten paciencia, mujer que eres oscura: algún día, la forma destructora que todo lo devora, borrará mi figura. Se bajará a mis libros, ya amarillos, y alzándola en sus dedos, los carrillos ligeramente inflados, con un modo de gran señor a quien lo aburre todo, de un cansado soplido me aventará al olvido.
A falta de perdón, deja que venga el olvido
A falta de perdón, deja venir el olvido.
El olvido llega al corazón como a los ojos el sueño.
Porque hay olvidos que queman y hay memorias que engrandecen...
Si te vas, quiero verte partir, saber que te has ido, sin adioses el amar y el morir, nunca son olvido.
No podemos permanecer prisioneros del pasado. El perdón no significa olvido. Una cosa es perdonar... otra cosa es olvidar... no debemos olvidar. Como pueblo que se reconcilia necesitamos la plenitud de nuestra memoria histórica.
Te permito cualquier desliz absurdo, la humillación, los morbos, las manías, que te gusten las chicas del anuncio de medias, o que quieras ser mi amante después de haber dejado de quererme. Yo lo soportaría todo, excepto la ingratitud que nace del olvido.
El placer que acompaña al trabajo pone en olvido a la fatiga
Desearía mirarme con las pupilas duras de aquel que más me odia, para que así el desprecio destruya los despojos de todo lo que nunca enterrará el olvido.
La exageración en los lamentos es un presagio de pronto olvido.
Pues que eres al olvido invulnerable, vulnérame ya, amor, deshazme el pecho y anida en él, demonio y ángel mío
Olvido es señal de menosprecio y por lo tanto, causa de enojo.
El paso del tiempo condena al olvido la memoria de un país.
Decir que el tiempo es río es decir nada, ni nace ni termina su corriente, fluye desde horizontes infinitos y seguirá, sin duda, hasta el olvido.
Generalmente no se en el día que vivo. Alguien me puede decir que es 9 de Febrero y no enterarme. Pero nunca me olvido del cumpleaños de mi madre o del aniversario de mis padres.
A veces la justicia universal se topa con dificultades para no investigar crímenes que no prescriben, dificultades en forma de olvido, perdón o amnistía
Del seno de la pobreza es de donde por lo común salen la ciencia, el ingenio y los talentos. Homero, poeta inmortal de la Grecia, hizo inmortales a aquellos héroes famosos cuyos nombres, a no ser por él, estarían sepultados en un eterno olvido. Virgilio, Horacio, Erasmo, nacieron en la oscuridad.
Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.
Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y corrompido, escribe cosas dignas de leerse, o haz cosas dignas de escribirse.
Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como hayas muerto, escribe cosas dignas de leerse, o haz cosas dignas de escribirse.
Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.
¡Contra la injusticia y la impunidad! Ni perdón ni olvido
En la vida es más importante perder que ganar. La simiente no germina si no muere. Hay que vivir sin dejarse llevar, mirar hacia adelante y alimentarse de aquellas provisiones vivas que tanto el olvido como el recuerdo elaboran.
Mi Buenos Aires querido, cuando yo te vuelva a ver no habrá más pena ni olvido
Impertinente símbolo de mejor apuntar y apunto destino sin saber por dónde que inmenso es el olvido.
No puedo quedarme en las cosas eternas porque tengo sangre, tengo pies, tengo adioses en el pelo y olvidos en los ojos.
Tu voz de nostalgia huye con sonido de tren en mi memoria no en la tuya tan cercana a la mía de olvidos y rincones sobre inventarios de deslices.
El mal que me ha sucedido yo nunca lo lamenté, pero tampoco lo olvido pues dio sentido a mi bien.
Te curaste con olvido y yo he seguido queriéndote con mi equívoco amor, firme en mi error.
La noche se acuesta al lado mío y empieza el diálogo al que asistes como una lámpara votiva sin un murmullo parpadeando y abrasándome con una luz tristísima de olvido y de casa vacía bajo la tempestad nocturna.
Oigo y olvido. Veo y aprendo. Hago y entiendo.
¿Quién podría ser tan arrogante como para saber cuáles son los actos que se unen y sostienen mutuamente y cuáles los que caerán en el ridículo y en el olvido fuera de lo que merece llamarse un patrimonio? En vez de insistir en esto, más vale que nos impongamos la única norma importante: mantenernos libres de tristeza y de indiferencia.
Construye pues el barco de la muerte ya que debes emprender el más largo viaje, el del olvido.
Y acaso, náufrago indeciso, querrías compartir mi tempestad, en este universo donde el calor y la furia de mis besos, te dejaran -apenas- sensación, olor, quietud de olvido...
Una paloma blanca como la nieve asoma, yo olvido el ave egregia y el bruto que foguea pensando que en los cielos solemnes de la idea a veces es muy bella, ¡Muy bella una paloma!
Dulzura del olvido como un rocío leve cayendo en la tiniebla...
En sus 10 mandamientos, Dios olvidó mencionar a la naturaleza. Entre las órdenes que nos envió desde el monte Sinaí, el Señor hubiera podido agregar, pongamos por caso: Honrarás a la naturaleza de la que formas parte. Pero no se le ocurrió.
Tu olvido, me río de tu olvido, nadie olvida así, un cariño sentido.
Tu olvido, me rí­o de tu olvido, nadie olvida así­, un cariño sentido.
Sueño con mi padre todas las noches, siempre un sueño diferente, y olvido lo que hago durante el día, preguntándome dónde estará. Sin nadie, continúo pensando. ¿Cómo puede ser eso?
Cuando en la mañana me haya ido. No tendrás mío ni un recuerdo, solo un hueco en la almohada donde meter tu olvido.
Con un profundo olvido del presente.
He nacido para disfrutar la vida, pero Dios se olvidó del dinero.
El pasado es una colección interminable de horrores que sólo merece el más completo de los olvidos, el futuro, una incógnita poco confiable que es preciso asegurar, el presente, el campo de batalla donde hay que garantizarse la vejez.
...Lo que prueba que los años, las desdichas, las desilusiones, lejos de facilitar el olvido, como se suele creer, tristemente lo refuerzan (Antes del fin, 1999).
Ningún ruido en las ciudades ni en el campo oía, sólo se hace de la tierra dueño, lleno de olvido y de silencio el sueño.
Es él en la esquina del olvido social Que abarca el sentido dulce de la libertad
Olvidar cosas malas, también es tener buena memoria, decía Martín Fierro. Yo digo: el olvido es una gentileza de Dios
Estábamos juntos, el resto del mundo se me olvido
La vida no tiene más que una forma: el olvido.
Tus bellas formas cantan himnos contra la sombra y el olvido, tus formas, para quienes la luna resplandece, cada noche se entregan como la vez primera: temblorosas, sí, pero voluntarias.
Tus bellas formas cantan himnos contra la sombra y el olvido; tus formas, para quienes la luna resplandece, cada noche se entregan como la vez primera: temblorosas, sí­, pero voluntarias.
¡El amor es más fuerte que la Muerte, y la Muerte más fuerte que el olvido!
En la naturaleza nada ocurre en forma aislada. Cada fenómeno afecta a otro y es, a su vez, influenciado por éste, y es generalmente el olvido de este movimiento y de ésta interacción universal lo que impide a nuestros naturalistas percibir con claridad las cosas más simples
La muerte no llega con la vejez, sino con el olvido
La inmensa mayoría de las biografías humanas son un gris entre el espasmo y el olvido.
La inmensa mayoría de las biografías humanas son un grisáceo relato que se desarrolla entre espasmos domésticos y el olvido.
El verdadero odio es el desinterés, y el asesinato perfecto es el olvido.
¡Tedio cruel! Solo por olvido no te han hecho los autores de las penas del infierno figurar entre ellas.
Detrás de la palabra está el silencio, detrás de ese silencio está el olvido.
El olvido es una forma de libertad.
Lo mejor del olvido es el recuerdo
Lira neurótica, pálida hiperemia, velos de presión sanguínea por medio de cafeína, nadie puede medir esto: lo siguiente, el eterno olvido entre el tú y el yo.
Me cagué encima de una sudadera. Quería ir al water y se me olvidó que
Nunca olvido una cara, pero con la suya voy a hacer una excepción.
Nunca olvido una cara, pero haré una excepción en su caso.
Donde habite el olvido
No puede herirnos la injuria sino cuando la recordamos, por ello la mejor venganza es el olvido.
Cada vez que tengo que tomar una decisión, lo hago y me olvido de ella.
La memoria es un espejo opaco y vuelto añicos, o, mejor dicho, está hecha de intemporales conchas de recuerdos desperdigadas sobre una playa de olvidos.
El amor es el olvido del yo
Cuando sólo tenga la eternidad para ofrecerte, una eternidad de voces y de olvido, una eternidad en la que ya no podré verte ni tocarte ni encelarte ni matarte, cuando a mí mismo ya no me responda y no tenga día ni cuerpo entonces seré tuyo entonces te amaré para siempre.
Quedará el salón vacío con un montón de esperanzas que irán camino al olvido... ¡A bailar, a bailar que la orquesta se va!
Bandoneón, para qué nombrarla tanto, no ves que está de olvido el corazón y ella vuelve noche a noche como un canto en las gotas de tu llanto, ¡Che bandoneón!
Después...Vendrá el olvido o no vendrá y mentiré para reír y mentiré para llorar.
En el trabajo olvido mis sufrimientos... ¡El trabajo es mi salvación!
La vida no va sin grandes olvidos
El placer que acompaña al trabajo pone en olvido a la fatiga.
Escribir es perdurar en la palabra, creo que sólo la ausencia puede nombrar a la ausencia. Pronunciar una palabra es fundar ya el olvido.
Si te olvido es porque me acuerdo de ti demasiado bien.
Si te olvido es porque me acuerdo de ti demasiado bien.
Perdonar supone siempre un poco de olvido, un poco de desprecio y un mucho de comodidad.
Hay un éxtasis que señala la cúspide de la vida, más allá de la cual la vida no puede elevarse. Pero la paradoja de la vida es tal que ese éxtasis se presenta cuando uno está vivo, y se presenta como un olvido total de que se está vivo.
Que aunque el gusto nunca más vuelve a ser el mismo, en la vida los olvidos no suelen durar.
El olvido es una forma de libertad
Los amores mueren de hastío, y el olvido los entierra
Luego volví donde el olvido, mi único amor correspondido
Mas vale que no tengas que elegir, entre el olvido y la memoria
¿De qué hubiera servido deshacer las maletas del olvido?
Ya jamás podrán caer de nuevo en el olvido ni el nombre ni la obra de Juan Sebastián Bach, donde quiera que viva el espíritu de la música.
Dígame y me olvido. Muéstremelo y lo recuerdo. Implíqueme y lo entiendo.
Dígamelo y lo olvido. Muéstremelo y lo recuerdo. Implíqueme y lo entiendo
La muerte llegará, al fin y al cabo la muerte tiene buena memoria y nunca se olvidó de nadie.
No hago absolutamente nada para que se monten [sus obras]... De hecho, una vez que las escribo me olvido de ellas. En fin, son situaciones a las que no les doy importancia, sólo corresponden al azar.
No hago absolutamente nada para que se monten [sus obras]... De hecho, una vez que las escribo me olvido de ellas. En fin, son situaciones a las que no les doy importancia, sólo corresponden al azar.
Así voy sin ti: perdido por entre gentes que anulan nuestro amor bajo su olvido.
Ya te lo decía yo. Era imposible el olvido. Fuimos verdad. Y quedó.
En el tiempo real, en la historia, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas opta por una y pierde las otras, no así en el ambiguo tiempo del arte, que se parece al de la esperanza y al del olvido.
La vieja mano sigue trazando versos para el olvido.
Sólo una cosa no hay. Es el olvido.
Yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón
Pero no olvido aquel deslumbramiento, aquella gloria del primer momento, al ver tus ojos por primera vez.
Y que un beso... uno solo puede más que el olvido si se juntan dos bocas en un beso prohibido.
No me gusta oír excusas porque no soy confesor tan solo soy decidor sin fusa ni semifusa, vivo sacando pelusas del rincón de los olvido si sufro por ser sufrido soñador de la justicia peleo por la delicia de no vivir sometido.
Si este... tampoco me como la pastilla, no caigo en la poesía, porque hay una izquierda que se olvidó de discutir en la lucha por el poder y ahora se entretiene discutiendo el matrimonio igualitario
... así es la ley de la vida, triunfo y olvido.
Hay que recuperar, mantener y transmitir la memoria histórica, porque se empieza por el olvido y se termina en la indiferencia
El amor verdadero consiste en un olvido absoluto de la ley de la especie, logrado mediante la gozosa enajenación de las almas en la comunión eterna y elevada.
Una tarde de invierno como tantas, pero hoy viene del fondo del olvido.
Esa mujer se parecía a la palabra nunca, desde la nuca le subía un encanto particular, una especie de olvido donde guardar los ojos...
Hay que aprender a resistir. Ni a irse ni a quedarse, a resistir, aunque es seguro que habrá más penas y olvido.
Pero / lo serio que en verdad / el comandante Guevara entró a la muerte / y allá andará según se dice / bello / con piedras bajo el brazo / soy de un país donde ahora / Guevara ha de morir otras muertes / cada cual resolverá su muerte ahora / el que se alegró ya es polvo miserable / el que lloró que reflexione / el que olvidó que olvide, o que recuerde.
Es muy grave el olvido de la historia o su deformación, porque la realidad siempre se venga del que no cuenta con ella.
Colorete en mis labios olvido Este agua de manantial.
Los enemigos del pueblo están contando con el olvido de las masas... nosotros combatimos esto con el siguiente recurso: ¡Averigüen todo, no se olviden de nada! ¡No perdonen nada!
Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa
¡Por ese niño de cabellos claros, esta copa de olvido alegre bebo!
Desamor desencuentro, perdón y olvido cuerpo con mineral, pueblos trabajadores infancias pobres, cinco siglos igual.
Y mañana seguirán con fuego en los pies quemando olvido, silencio y perdón, van saltando todos los charcos del dolor que sangró, desparramando fe, las madres del amor.
Era el pueblo de Mayo quien sufría, no ya el rigor de un odio forastero, sino la vergonzosa tiranía del olvido, la incuria y el dinero. El mismo pueblo que ganara un día su libertad al filo del acero tanteaba el porvenir, y en su agonía le hablaban sólo el Río y el Pampero.
Deconstrucción desde el momento del olvido el tiempo como signo en lo abreviado data de mí su cuerpo como campo.
En la abstención del yo lo que se ve es lo otro, en el suceso mismo transmutado es la inflexión del ser en el momento del olvido.
Mis obras son una reconstrucción del pasado. En ellas el pasado se ha vuelto tangible, pero al mismo tiempo están creadas con el fin de olvidar el pasado, para derrotarlo, para revivirlo en la memoria y posibilitar su olvido.
El olvido y la soledad pactan con la muerte.
Frustra la muerte y el olvido con el velo azul de la poesía...
Pido perdón al tiempo. Pongo mi palabra en plaza pública - qué más da - para que le muerda un perro, le agreda la intemperie, le asfixie el smoke de tanta mentira, de tanto olvido putrefacto, que no pudo pasar por los sumideros sociales, y tanta moda burda...
Alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina, por quien el día y la noche son para mí lo que quiera, y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu como leños perdidos que el mar anega o levanta libremente, con la libertad el amor, la única libertad que me exalta, la única libertad porque muero.
Allá, allá lejos, donde habite el olvido.
El mar es un olvido, una canción, un labio, el mar es un amante, fiel respuesta al deseo.
¿Prisionero de amor, para quién llevas un hombro de cristal y otro de olvido?
La muerte no es más que un sueño y un olvido.
Produce alegría darse cuenta de que no pasó al olvido lo que hice. Sobre todo que sembró sentimientos y una cierta línea de conducta, buenos modales y educación, que fue lo que más me preocupó.
Recordar...Perdonar...Haber amado...Ser dichoso un instante, haber creído...Y luego...Reclinarse fatigado en el hombro de nieve del olvido.
¡Qué profunda sepultura, el olvido!...
Mi culpa marcha tan lenta que siempre la alcanzan el perdón y el olvido.
Digo cualquier cosa, y después olvido. Tú lo sabes —sonríes—, pero yo sigo a tu lado en la desesperación que te procuro
Era demasiado joven para sospechar que la existencia no está hecha de súbitos impulsos y de obstinada constancia, sino de compromisos y de olvidos
Cómo voy a creer... que el mundo se quedó sin utopías, cómo voy a creer que la esperanza es un olvido o que el placer una tristeza
La mentira es una verdad que se olvidó de ocurrir
Una mentira es una verdad que se olvidó lo que ocurrió.
No toda distancia es ausencia, ni todo silencio es olvido
La agricultura fue antaño un trabajo sagrado. Cuando la humanidad se apartó de su ideal, apareció la moderna agricultura comercial. Cuando el agricultor comenzó a hacer cultivos para ganar dinero, entonces olvidó los verdaderos principios de la agricultura.
De tanto esperar, olvidó incluso porque esperaba.
Aunque el otoño de la historia cubra vuestras tumbas con el aparente polvo del olvido, jamás renunciaremos ni al más viejo de nuestros sueños
Aunque el otoño de la historia cubra vuestras tumbas con el aparente polvo del olvido.
La lucha del hombre contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido.
La lucha del ser humano contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido.
Yo no comprendo nada. No tan sólo tus manos son un puro milagro. Un traspiés, un olvido, y acaso fueras mosca, lechuga, cocodrilo. Y después...Esa estrella. No preguntes. ¡Misterio! El silencio.
Sólo el vino te librará de tus cuidados. Sólo el vino te impedirá vacilar entre las setenta y dos sectas. No te apartes del mago que tiene el poder de trasladarte al país del olvido.
Se me olvidó cómo era lo que yo decía
El pasado podría aniquilarse. Siempre las penas o el olvido pueden hacerlo. Pero el porvenir es inevitable.
Mira, si te olvido será por autodefensa
Es tan corto el amor y tan largo el olvido.
En un nido encontré los huevos para mi hambre para no morir, pero más allá olvido mis sueños, más allá me odio a muerte.
El olvido y la memoria no son más que infieles convivientes.
Mi deber no depende del de otro, y he de cumplir con el mío, pese a su olvido
Esto, por tanto, es matemáticas, te recuerda la forma invisible del alma, da luz a sus propios descubrimientos, despierta la mente y purifica el intelecto, ilumina nuestras ideas intrínsecas, elimina el olvido y la ignorancia que nace con nosotros.
La cura para el dolor por aquello que perdimos es el olvido.
Tenía tan mala memoria que se olvidó de que tenía mala memoria y se acordó de todo.
El amor nace del recuerdo, vive de la inteligencia y muere por olvido.
El amor nace del recuerdo, vive de la inteligencia y muere por olvido.
No se acaba el amor sólo con decir adiós, hay que tener presente que el estar ausente no anula el recuerdo, ni compra el olvido, ni nos borra del mapa
La historia me juzgará. Pero tengo el mejor de los abogados: el olvido.
La obra del olvido prueba que recordar es fácil y olvidar difícil.
La muerte quizá, el olvido, la nada, es lo que media entre la sensación y el hecho que la produce.
Memoria y olvido son como la vida y la muerte. Vivir es recordar y recordar es vivir. Morir es olvidar y olvidar es morir.
Creo que es muy importante asentar nuestra convivencia en una memoria viva y no en un olvido ficticio. Creo que no es posible olvidar, es posible no limitarse a la memoria de lo trágico y tomar otros gestos y otros posicionamientos. (...) Uno siente la alegría del diálogo sin que sea indispensable borrar la historia, uno puede ir al diálogo mucho más auténticamente sino disimula sus heridas.
La gloria, en verdad, no es otra cosa que un olvido aplazado.
La gloria, en verdad, no es otra cosa que un olvido aplazado.
El olvido es una segunda muerte que las almas grandes temen más que la primera
Porque morir no duele, lo que duele es el olvido.
Los hombres viven del olvido, las mujeres, de recuerdos.
No hablo español tan bien como quisiera, pero lo entiendo y sé darme a entender. Mi papá nació en Morelia (México). Pero tampoco olvido mi otra herencia: mi mamá es una india shoshone, que nació en Los Ángeles, pero viene de Dakota.
Escucho y olvido, veo y recuerdo, hago y entiendo.
El libro es una criatura frágil. Sufre el paso del tiempo, el acoso de los roedores y las manos torpes, así que el bibliotecario protege los libros no sólo contra el género humano sino también contra la naturaleza, dedicando su vida a esta guerra contra las fuerzas del olvido.
Tenemos dos fuerzas que nos ayudan a vivir: el olvido y la esperanza.
Tenemos dos fuerzas que nos ayudan a vivr: el olvido y la esperanza
¿Adónde vas? ¿De qué regiones vienes? ¿Quién da a tu rostro ese celeste olvido? ¿Qué Dios sin fuego con su luz te viste?
Con un olor de olvido en los cabellos, con un sonar de venas misteriosas.
El amor es un ardiente olvido de todo.
Una segunda infancia, un mero olvido, sin dientes, sin ojos, sin gusto, sin nada.
Heredamos la esperanza, regalo del olvido. Verás cómo entre ruinas damos a luz niños.
Cómo quieres que te olvide si cuando comienzo a olvidarte me olvido de olvidarte y comienzo a recordarte.
Lo siento por tí si aspiras olvidar a alguien que quisiste, ejercer el olvido por voluntad es imposible.
search