Las mejores 875 Frases de Libros - FrasesWiki.com

Encontramos 875 frases sobre Libros

Si la palabra mercado te hace pensar persa, quizá no seas muy original pero todavía estás a tiempo. Si la palabra mercado te hace pensar en la venta de tu libro, no insistas con la literatura.
Aquí vamos,Jesús te ama, también. Una vez sólo explote: Yo soy judío, ¿de acuerdo? ¡No necesito otro crucifijo! ¡Eso no es un regalo apropiado para mí!, Sé que la gente viene con buenas intenciones, pero puede ser ofensivo. Al igual que, ¡gracias, no soy cristiano! Yo no leo ese libro.
Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros.
El recuerdo que deja un libro a veces es más importante que el libro en sí.
El mundo es un libro, y quienes no viajan leen sólo una página
Los libros también transmiten representaciones intensas y atractivas de la realidad, por supuesto, pero el lector participa de manera activa en la evocación de la realidad que el autor del libro intenta plasmar.
Oh! las cosas que he hecho por ti... tantas punzadas, tantos amigos, tantos hombres que dejé por ti. ¡Oh!, los libros que he leído por ti, las lenguas que me he mordido por ti, tantas ciudades nuevas, tantos riesgos tomados por ti... sin un solo arrepentiento. (Front Row - 1998).
No lo sé, procuro no cargar mi memoria con datos que puedo encontrar en cualquier manual, ya que el gran valor de la educación no consiste en atiborrarse de datos, sino en preparar al cerebro a pensar por su propia cuenta y así llegar a conocer algo que no figure en los libros.
Para qué memorizar lo que ya está escrito en los libros
Tuve la fortuna de topar con libros que no eran demasiado puntillosos con el rigor lógico, pero que en cambio hacían resaltar con claridad las ideas principales.
El amor a las bibliotecas, como la mayor parte de los amores, hay que aprenderlo. El que entra por primera vez en una habitación hecha de libros no puede saber instintivamente cómo comportarse, qué se espera de él, qué se promete, qué se permite.
En una novela policíaca se supone que todo el mundo puede ser el asesino. Atravieso el país en tren: los maravillosos bosques alemanes, tan parecidos a los dibujos de mis libros de cuentos de hadas. Luego una idea se intuye: por esos bosques huían prisioneros perseguidos.
La imaginación no caza en jaurías: para imaginar eficazmente, el niño necesita la soledad mental absoluta, saber que únicamente entre las páginas del libro, si tiene suerte y si el libro lo interpela, descubrirá por sí mismo el hilo de una historia secreta contada únicamente para él. A esa singular lección aspira toda la literatura.
Las bibliotecas, ya sea la mía o las que comparto con una mayor cantidad de lectores, siempre me han parecido lugares gratamente disparatados, y hasta donde alcanza mi memoria siempre me ha seducido su lógica laberíntica, la cual sugiere que la razón (si no el arte) gobierna una acumulación cacofónica de libros.
Las lecturas de otros influencian, desde luego, mi lectura personal, ofrecen nuevos puntos de vista e iluminan ciertos pasajes, pero en su mayoría son como el mosquito que le dice a Alicia al oído: Podrías hacer un chiste con eso. Me rehúso, soy un lector celoso y no voy a permitirle a nadie el ius primae noctis con los libros que leo.
Mis lecturas infantiles tuvieron esto de diferente de las que las sucedieron: el mundo real, tangible, de reglas coherentes y mágicas, era para mí el de las páginas del libro, y no el de los inconvenientes rituales cotidianos de mi casa y de mi escuela, por lo demás absurdos y contradictorios.
Un libro se convierte en un libro distinto cada vez que lo leemos.
Un escritor no debe hablar sino escribir, el lector lee lo que ha escrito y punto,lo que ni has puesto en el libro no vale la pena decirlo de palabra.
A medida que la lectura se haga más habitual y se difunda más, un número cada vez mayor de personas descubrirá que los libros pueden procurarle todos los placeres de la vida social sin ninguno de los intolerables aburrimientos a que nos expone.
Escribir un mal libro representa tanto trabajo como escribir uno bueno. Nace, con igual sinceridad, del alma del autor.
Nuestros espíritus son libros sellados que sólo se abren de vez en cuando para el mundo exterior.
Una orgía real nunca excita tanto como un libro pornográfico.
Una orgía real nunca excita tanto cuanto un libro pornográfico.
No has hecho bien en publicar tus libros de doctrina oral, pues, ¿en qué aventajamos a otros ahora, si las cosas en las que hemos sido particularmente instruidos se revelan a todos?
A una persona no se le mide por la cantidad de libros leídos, sino por su capacidad de crear nuevas ideas en base a la interpretación contrastándolo con la realidad.
El libro es simpre un amigo fiel, que enseña sin pedir nada a cambio.
Si deseas ver blanco y negro lee un solo libro.
Un libro cerrado es igual que tener los ojos cerrados toda la vida.
Ten paciencia, mujer que eres oscura: algún día, la forma destructora que todo lo devora, borrará mi figura. Se bajará a mis libros, ya amarillos, y alzándola en sus dedos, los carrillos ligeramente inflados, con un modo de gran señor a quien lo aburre todo, de un cansado soplido me aventará al olvido.
Yo no estoy y estoy siempre en mis versos, viajero, pero puedes hallarme si por el libro avanzas dejando en los umbrales tus fieles y balanzas: requieren mis jardines piedad de jardinero.
Los libros son, de entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la ambición les impiden decirme lo que debo hacer.
El libro enriquece igualmente la soledad y la compañía... La vida muere, los libros permanecen.
Escribo: eso es todo. Escribo conforme voy viviendo. Escribo como parte de mi economía natural. Después, las cuartillas se clasifican en libros, imponiéndoles un orden objetivo, impersonal, artístico, o sea artificial. Pero el trabajo mana de mí en un flujo no diferenciado y continuo.
Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer.
Quemad viejos leños, leed viejos libros, bebed viejos vinos, tened viejos amigos
Un libro es una botella arrojada al mar en la que esta etiqueta se adjuntarán: ábrala quien pueda.
La expansión del conocimiento implica que cada libro... contiene una fracción progresivamente menor de lo que es conocido.
Dáme un sueño roto para coser, dame un libro que me haga crecer
En el libro que te di, deja secar ese beso junto a ti, no dejes que el tiempo arrugue, las hojas del libro que te di
El hombre que tenía el libro no estaba leyendo en voz alta, y nadie hablaba, todos parecían esperar a que ocurriera algo, sólo el muerto no esperaba nada.
Un buen libro es aquel que se abre con expectación y se cierra con provecho
Un buen libro es aquel que se abre con expectativas y se cierra con provecho.
Los libros me permitieron conocer tierras de nadie vertiginosas, comarcas de sombras entre lo permitido y lo prohibido, entre lo legítimo y lo excéntrico, entre lo normativo y lo bizarro.
Se tenía la sensación de que si las personas iban y venían, nacían y morían, los libros eran inmortales. Cuando era pequeño, quería crecer y ser libro.
Es un tópico decirme que me identifico más con el libro que estoy escribiendo en este momento. Pero no solo me pasa con los libros que escribo, sino también con los que leo, incluso de mis autores favoritos. Hay momentos en que una se siente más cercana a determinados libros, es algo variable.
La vida de papel es una vida múltiple y privada a la vez que sólo puede proporcionar las páginas de un libro.
Un libro no existe en tanto alguien no lo lea. Y nunca nadie lee el mismo libro.
El libro es el opio de Occidente.
Me paseo con gusto entre esa oscuridad que supone la rivalidad de una mujer y un libro.
Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran.
Que mi libro te enseñe a interesarte más en ti mismo que en él, luego, en todo el mundo más que en ti mismo.
El arte de leer es, en gran parte, el arte de volver a encontrar la vida en los libros y, gracias a ellos, de comprenderla mejor.
La acción es lo único que tiene valor. Soñar que se juega al tenis no es nada. Leer libros de tenis no es nada. Jugar al tenis es un gran placer.
La lectura de un buen libro es un diálogo incesante en que el libro habla y el alma contesta.
Un libro es un regalo estupendo, porque muchas personas sólo leen para no tener que pensar.
Lo he aprobado todo... me he sabido todas las mentiras que vienen en los libros...
Yo estoy convencido de que ningún libro, por bueno que sea, puede cambiar el mundo. Pero tengo que escribir.
Una casa llena de libros y un jardín lleno de flores
La idea de que usted es escritor porque publica sus libros es una mentira. La idea de que usted no es escritor hasta que no publique algún libro, también es una mentira.
Es 'asustante' que los libros circulen libremente por la Red
Hillary R. Clinton ha obtenido ya la cifra récord de $8 millones de dólares adelantados de Simon & Schuster por el libro -- reconocido como lo máximo que alguien haya podido recibir por re-inventar la historia.
Los caminos prohibidos se han cruzado. Llevamos el paraíso como una cadena bendita miramos en él, como en un aljibe insondable, más profundo que los libros admirables que surgen de pronto y lo contienen todo.
Las personas libres jamás podrán concebir lo que los libros significan para quienes vivimos encerrados.
Ármate de libros y vencerás. Son las mejores armas para la lucha de la vida
Con el dinero se puede comprar el libro, pero no la inteligencia, el lujo, pero no la belleza.
Deseara yo que los libros se hiciesen para enseñar en vez de eso se escriben para hacer alarde de saber.
El buen libro, de las penas es alivio
El dinero puede comprar una cama, pero no las ganas de dormir, libros, pero no la inteligencia, alimentos, más no el apetito, una casa, más no un hogar, medicamentos, pero no la salud, lujos, pero no la cultura, diversiones, pero no la felicidad, un pasaporte a donde sea, pero no el Paraíso.
El libro es fuente para la sed, almohada para el cansancio, tamiz sereno para la loca alegría, pañuelo para las lágrimas, y consuelo para el dolor
El regalo de un libro, además de obsequio, es un delicado elogio.
La vida es un gran libro que encierra dura y complicada enseñanza y que, generalmente, se termina de leer sin haberlo comprendido.
Los buenos libros realzan el carácter, depuran el gusto, despiertan repugnancia hacia los placeres groseros y nos levantan a una superior espera de pensamiento y acción
Se podría escribir un libro con las injusticias de los justos
El gran libro, siempre abierto y que tenemos que hacer un esfuerzo para leer, es el de la Naturaleza, y los otros libros se toman a partir de él, y en ellos se encuentran los errores y malas interpretaciones de los hombres
Todo sale del gran libro de la naturaleza.
Quisiera hacer un libro que altere a los hombres, que sea como una puerta abierta que los lleve a un lugar al que nadie hubiera consentido en ir, una puerta simplemente ligada con la realidad.
Somos una gran república. Obligar a los jóvenes a leer sólo libros mexicanos sería un intrépido acto de nacionalismo —y una insigne tontería.
El artista, el escritor, tienen que estar en la calle y meter la calle en los libros y en los cuadros.
La sabiduría no está en los hombres canos, sino en los libros viejos.
El libro es una pértiga que permite dar saltos inimaginables en el espacio y en el tiempo, el testigo de la más hermosa carrera de relevos, un infalible e íntimo amigo silencioso
Ahora vamos con El Señor de los Anillos, película basada en un famosísimo libro... que yo no me he leído. Sin embargo, les diré como anécdota, que algunos de mis amigos tienen, en una estantería totalmente vacía, junto con su foto de sus vacaciones en Calasparra, un ejemplar de El Señor de los Anillos.
Buenas noches a todos, pero antes de despedirnos, un consejo: no os droguéis, porque la ingesta de estas sustancias puede producir efectos indeseados. Un amigo mío se tomó el otro día cierta pastilla y creyó ver a George Bush leyendo un libro.
A veces la crítica escribe sobre personajes que ella misma inventa y sobre libros que también inventa, y no sobre personajes reales o libros reales.
El libro esta terminado cuando no te quiere más.
El poeta debe escuchar con respeto la crítica ajena, porque el libro lanzado a la publicidad ya no le pertenece. Él lo entregó al juicio de los hombres, sin que nadie le obligase a ello. Asístele, sin embargo, el derecho de no ser demasiado dócil a admoniciones y consejos, y le conviene, sobre todo, desconfiar aún de sus propias definiciones.
Lector: Si me compras este libro quizá pueda ofrecerte aquel libro en el que tus hijos aprendan a tenerte respeto
Mi corazón me dice que le dé el libro de balde, mi cerebro que lo pague?
No creo que un comité pueda escribir un libro. Puede gobernar un país, tal vez, pero no escribir un libro.
La vida y los sueños son páginas de un mismo libro, leerlo en orden es vivir, ojearlo es soñar
Sería bueno comprar libros, si se pudiera comprar a la vez el tiempo para leerlos, pero casi siempre se confunde la compra de los libros con la apropiación de su contenido
La vida es muy traicionera, y cada uno se las ingenia como puede para mantener a raya el horror, la tristeza y la soledad. Yo lo hago con mis libros.
Una bliblioteca no es un conjunto de libros leídos, sino una compañía, un refugio y un proyecto de vida.
Para cualquier artista digno del nombre, todo lo que hay en la naturaleza es bello, porque sus ojos, aceptando intrépidamente toda verdad exterior, leen allí, como en un libro abierto, toda la verdad interior
Está bien leer mucho, estudiar con ahínco, se decía con frecuencia: pero observar a las personas le sirve más a un escritor que la lectura de los mejores libros. El autor que se olvide de esto está perdido.
Pronto ya no iban a caber los libros en la casa. Pero aunque uno no los leyera todos, eran la mejor herencia.
En cuanto a escribir otro libro sobre geometría en la Edad Media (para reemplazar al de Euclides, antes se les hubiera ocurrido componer otro Nuevo Testamento
Un hombre puede soportar su suerte mientras puede soportarse a sí mismo. Puede vivir sin esperanza, sin amigos, sin libros, hasta sin música, mientras pueda escuchar sus propios pensamientos y oír el canto de un pájaro fuera de la ventana y la voz lejana del mar.
La vida fluye incesable y uniforme, duermo, trabajo, discurro por Madrid, hojeo al azar un libro nuevo, escribo bien o mal -seguramente mal- con fervor o con desmayo. De rato en rato me tumbo en un diván y contemplo el cielo, añil y ceniza. ¿Y por qué había de saltar de improviso el evento impensado?.
Emprendo a formar, con un libro enano, un varón gigante, y con breves períodos, inmortales hechos.
Este libro os digo que repaséis, que él os ha de encaminar para que, como Ulises, escapéis de tanto escollo como os espera y tanto monstruo que os amenaza.
Estiman algunos los libros por la corpulencia, como si se escribieran para ejercitar ante los brazos que los ingenios.
Estiman algunos los libros por la corpulencia, como si se escribieran para ejercitar antes los brazos que los ingenios.
Estiman algunos los libros por la corpulencia, como si se escribieran para ejercitar ante los brazos que los ingenios.
Apartar los propios pensamientos originales con el fin de tomar un libro es un pecado contra el Espíritu Santo
Los libros son compañeros, maestros, magos y banqueros de los tesoros de la mente. Son portadores de civilización
Para un historiador las bibliotecas son el alimento, el refugio, e incluso la inspiración. Las hay de dos tipos: las bibliotecas de materiales publicados, libros, folletos, publicaciones periódicas, y los archivos de documentos inéditos
... cada uno individualmente leyera y releyera de continuo y con suma atención el Libro de la ley...
... el libro del Deuteronomio es aquel Libro de la ley de Dios escrito, embellecido y explicado por Esdras, y el que entonces leyeron.
... si nosotros tuviéramos el mismo Libro de la ley de Moisés, estoy seguro que, tanto en las palabras como en el orden y en las motivaciones de los preceptos, descubriríamos una gran discrepancia.
..., quienes se empeñan en descubrir en los libros proféticos la sabiduría y el conocimiento de las cosas naturales y espirituales se equívocan totalmente de camino.
Afirmamos, pues, que estos cuatro libros, a saber, Daniel, Esdras, Ester y Nehemías, fueron escritos por un mismo historiador.
Ahora bien, como no poseemos ningún libro que contenga ese pacto de Moisés y, a la vez, el pacto de Josué, es necesario conceder que dicho libro se perdío.
Concluimos, pues, que todos los libros que hemos examinado hastá aquí son apógrafos...
Nosotros concluimos, pues, que este libro de la ley de Dios no fue el Pentateuco, sino otro totalmemente distinto,...
No hay ningún libro por pobre que sea que no sea un prodigio.
Busco en los hombres aquel amor de la patria que hallo tan celebrado en los libros, quiero decir aquel amor justo, debido, noble, virtuoso, y no le encuentro. En unos no veo algún afecto a la patria, en otros sólo veo un afecto delincuente, que con voz vulgarizada se llama pasión nacional.
Libro y fusil ligero, ¡Fascista perfecto!
Cuando necesito leer un libro, lo escribo.
El autor que habla de sus propios libros es peor que la madre que sólo habla de sus hijos.
Guárdate del hombre de un solo libro.
Carecer de libros propios es el colmo de la miseria.
Gastar dinero en los libros es una inversión que rinde buen interés
Nada existe tan agradable a un autor como el encontrar citas de su propia obra en los libros de otros doctos autores.
Un anciano se asemeja a un libro cuyo forro ha sido roido por el tiempo y que algún día debe aparecer de nuevo, revisado y corregido por su autor.
Es más fácil quedarse con un libro que con su contenido
La primera mirada por la ventana al despertarse, el viejo libro vuelto a encontrar los rostros entusiasmados nieve, el cambio de las estaciones el periódico, un perro, la dialéctica, bañarse, nadar, música antigua, zapatos cómodos, comprender, música nueva Escribir, plantar, viajar, cantar y ser amable
Una vida entre los libros posee una calma y una paz muy grandes. Si bien es cierto que nos sentimos abrumados por un hambre terrible de algo menos tenue, nos ahorramos el remordimiento y el horror y la tortura y el enloquecedor veneno del arrepentimiento
Existen más libros sobre Marilyn Monroe que sobre la Segunda Guerra Mundial. Hay una cierta semejanza entre las dos: era el infierno, pero valía la pena.
Siempre he estado muy interesado en los blogs comencé como si fuese un experimento y terminé haciendo un libro
La conciencia es el mejor libro de moral que tenemos. Y el que se debe consultar con frecuencia
La conciencia es el mejor libro moral que tenemos.
Los mejores libros son aquellos cuyos lectores creen que también ellos pudieron haberlos escrito.
Los mejores libros son aquellos que quienes los leen creen que también ellos pudieron haberlos escrito.
¡Libros! Los libros son el regalo más grande que una persona puede dar a otra.
Leí a Tiutschev, y, por primera vez en mi vida, escribí versos, ya no en forma esporádica sino a menudo y sistemáticamente, tal como se pinta o se compone música. Fue en la espesura de ese árbol donde, durante los dos o tres meses de verano, escribí los versos de mi primer libro.
Por el contrario, mi preocupación constante era el contenido, mi sueño constante era que el poema contuviera algo, un pensamiento nuevo o un cuadro nuevo, que fuera traspasado al libro con todas sus particularidades, que hablara, al correr de las páginas, con su silencio y con todos los colores de sus letras negras e incoloras.
Alguna salvaje capacidad de observación le dijo que la mayoría de la gente respetable tenía muchos libros en su casa
Celestino se queda perplejo, sin saber qué hacer. Piensa romperle un sifón en la cabeza, por fresco, pero se acuerda: Entregarse a la ira ciega es señal de que se está cerca de la animalidad. Quita su libro de encima de los botellines y lo guarda en el cajón. Hay días en que se le vuelve a uno el santo de espaldas, en que hasta Nietzsche parece como pasarse a la acera contraria.
Estas páginas accesorias con las que suele ser costumbre presentar las nuevas salidas de los libros, se agostan sobre la marcha y con ellas no valen vitaminas, ni testovirones, ni paños calientes.
Nada apetezco y nada aspiro y viviré contento con un pan y un libro
Los libros son como las semillas, pueden estar latentes durante siglos, pero también pueden dar fruto en el suelo más estéril
Nunca escribo mi nombre en los libros que compro hasta después de haberlos leído, porque sólo entonces puedo llamarlos míos.
Nunca escribo mi nombre en los libros que compro hasta que no los he leído, porque sólo entonces puedo decir que son míos.
El mundo es un bello libro, aunque inútil para los que no saben leerlo.
En estos libros no está el conocimiento, lo que hay en ellos son índices. Tú tienes que ser capaz de poner en práctica lo que sugieren para conocer lo que los índices indican. Tienes que caminar con tus propios pies, en la dirección que señalan, para corroborar por ti mismo y vivir el conocimiento al que se refieren.
Él tiene derecho a no leerme a lo que no tiene derecho es a querer ser presidente a partir de la ignorancia, esto es lo grave, no que no haya leído un libro mío, sino que demuestra su ignorancia
Terminado, el libro empieza
No puedo hacer un resumen de mi vida, porque está conformada por varias épocas y circunstancias, libros, amistades y pleitos, y eso, sólo admite resúmenes parciales
Nada nos hiere tanto como hallar una flor sepultada en las páginas de un libro. La lectura calla, y en nuestros ojos, lo triste del amor humedece la flor de una antigua ternura.
Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él
El azar o su pariente de gala, el destino... quizá debiera decir que el libro me había adoptado a mí
Los libros son espejos: sólo se ve en ellos lo que uno ya lleva dentro
Los libros tenían alma, el alma de quien los había escrito y de quienes los habían leído y soñado con ellos
Me motiva todo, soy escritora de hueso colorado, he sido escritora toda mi vida, motivaciones no me faltan, y las motivaciones de hecho no vienen de la historia, van de un libro a otro, son obsesiones que van creciendo con mi trabajo, pero son obsesiones también que me van siendo regaladas por lo que ocurre alrededor de mí.
El libro es muy útil: no se le agotan las pilas, no hay que enchufarlo, no se queda sin cobertura, considero que es la alegría de tu vida porque te lo puedes llevar a cualquier sitio.
De esperar se trataba, pintaba esperanza. Y aprendimos a esperar, sin pensar que la espera pudiera ser tan larga. Esperábamos dentro de las casas, al calor del brasero, en nuestros cuartos de atrás, entre juguetes baratos y libros de texto...
Yo creo que es bastante más difícil conquistar a los niños, porque ellos leen un libro y si no les gusta lo tiran, es decir, no leen por esnobismo. Un niño no se leería como se lee un adulto el Ulises. Un adulto se aburre, pero debe seguir adelante porque hay que leer el Ulises para no ser un inculto. Por lo tanto, el público infantil es mucho más exigente.
No hay libro tan malo del que no se pueda aprender algo bueno.
Yo en todos los libros acostumbro a leer el prefacio, porque a veces suele ser lo mejor de la obra.
Yo en todos los libros acostumbro leer el prefacio, porque a veces suele ser lo mejor de la obra.
A mis libros, más que como reflejo o representación, los pienso como instrumentos o herramientas, para operar sobre la realidad, precisamente.
El 90% de los escritores, si nos sacamos la careta y decimos la verdad, tenemos que admitir que la gran fuente de la inspiración son los libros. En general uno tiende a decir las experiencias, la vida, pero...
He sido siempre un gran lector, de esos fanáticos de un libro por día, y sigo siéndolo.
No creo que ningún escritor joven se proponga escribir libros como los míos, y por cierto que no se lo deseo. En cambio, sí me gustaría llegar a ser un buen ejemplo de vocación, de compromiso con la literatura, y de empeño en la busca de libertad.
Nunca me ha preocupado mucho la cuestión de los géneros. Lo mío es la narración, y trato de llegar a una extensión que permita hacer un libro, eso es todo. No me gusta que haya más de una historia en un libro, no sé bien por qué. Mis historias se han ido haciendo más breves con el tiempo. (...) No entiendo qué tiene de malo un libro de pocas páginas. Como lector, son mis favoritos.
El libro que no se dirija a la mayoría (en número e inteligencia) es un libro tonto
Debemos usar un libro como las abejas las flores: para absorver su esencia
Es una pobre lectura la que se hace sólo por ver cómo termina un libro
Pero para esta época, 1836 a 1839, yo había comenzado a ver, gradualmente, que el viejo testamento, desde su manifiesta falsa historia del mundo, con su Torre de Babel, el arcoíris de señal, etc., y desde atribuirle a dios los sentimientos de un tirano vengativo, no era más de confiar que los libros sagrados de los hindúes o las creencias de cualquier bárbaro.
Sé perfectamente que apenas se discute en este libro un solo punto acerca del cual no pueden aducirse hechos que con frecuencia llevan, al parecer, a conclusiones diametralmente opuestas a aquellas a las que yo he llegado
Me gusta extraviarme a mí mismo a través de otras mentes. Cuando no estoy pensando, estoy leyendo. Soy incapaz de sentarme y ponerme a pensar. Los libros piensan por mí.
Tal es el sino de todo libro que se presta: con frecuencia se pierde, siempre se estropea.
Siento un miedo horrible a estar en algún sitio sin tener un buen libro para leer.
Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo escribe libros.
Mis libros siempre están a mi disposición, nunca están ocupados.
Un hogar sin libros es como un cuerpo sin alma.
Un buen libro es patrimonio de todo el mundo.
Cuando se lee un clásico, no ve más en el libro que antes, ves más en ti que no había antes.
Un primer libro, el beso, jonrón es siempre lo mejor.
Un libro, para una inteligencia que no tiene medios de juzgarlo, es una especie de tirano: sojuzga, y lo mismo puede dirigir que extraviar
Para un autor, su libro preferido es el que está escribiendo. Si no, tiene un problema.
Hubo un tiempo en que sólo los libros sabios eran leídos y nos ayudaban a soportar nuestro dolor y sufrimiento.
El Evangelio es un libro feminista, pero no se entiende así.
Escribir un libro ha de ser como cernir el trigo.
La magia de escribir un libro está en su destino insospechado, puede ser la basura.
Un libro se mide por el bien que produce.
Cuando uno es joven tiene la tendencia de hacer experimentos sin buscar cosas específicas. Yo establecí un pequeño laboratorio en el desván de la casa para ver crecer cristales y experimentar lo descripto en libros.
Es aliviador encontrar, en un libro de reglas o leyes, alguna que nunca te afectará.
Es un alivio encontrar en un libro de reglas o de leyes alguna que nunca te afectará.
No quemes libros. No creas que vas a ocultar pensamientos ocultando las pruebas de que alguna vez existieron
No hay mejor libro con el que defender a la Biblia que la Biblia misma.
La enorme multiplicación de libros en todas las ramas de conocimientos es una de las más grandes plagas de esta edad, porque es uno de los más serios obstáculos para la adquisición de cualquier conocimiento positivo.
La enorme multiplicación de libros, de todas las ramas del conocimiento, es uno de los mayores males de nuestra época.
No hay dos personas que lean el mismo libro.
Una casa sin libros es una casa sin dignidad.
El sentimiento sin la acción es la ruina del alma. Un hecho valiente vale mil libros.
La leyes mueren, los libros permanecen para siempre.
Mientras haya libros no existe el pasado.
Es un error creer que siempre van a existir los libros. La raza humana no los ha necesitado durante millares de años, puede decidir hacer otra vez lo mismo
Los libros largos, cuando se leen, son normalmente sobrevalorados, porque el lector quiere convencer a los demás y a sí mismo de que no ha perdido el tiempo
Los libros son faros erigidos en el gran mar del tiempo.
El mejor libro es el que voy a hacer, porque si no ya no escribiría.
Miente como un libro. Y él lee muchos libros.
A pesar de tantos libros que especifican el objetivo de la tipografía como la mejora de la legibilidad de la palabra escrita, una de las funciones más humanas del diseño es, en realidad, ayudar a evitar la lectura de los lectores.
Escriba libros sólo si lo que va a decir en ellos usted nunca se lo confiaría a nadie.
Un libro es un suicidio aplazado.
Escriba libros sólo si lo que va a decir en ellos usted nunca se lo confiarí­a a nadie.
El lector que no admira un libro bueno es que lo ha leído mal, y se le pueden citar pasajes admirables que, indudablemente, desconoce.
Ninguna otra fragata nos lleva a todas partes como el libro.
No hay mejor fragata que un libro para llevarnos a tierras lejanas.
Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro.
Si leo un libro y hace que mi cuerpo entero se sienta tan frío que no hay fuego que lo pueda calentar, sé que eso es poesía. Si físicamente me siento como si me levantasen la tapa de los sesos, sé que eso es poesía. Esta es la única manera que tengo de saberlo. ¿Hay alguna otra?
Ante los hombres jóvenes más que todos los libros, vale el ejemplo del sabio o del estudioso en plena labor
La mujer y el libro que han de influir en una vida, llegan a las manos sin buscarlos
No hay mejor fragata que un libro para llevarnos a tierras lejanas
Más libros, más libres.
Quién sabe si terminar un libro de cuentos no sea como vaciar de golpe un cubo en el Café Kubista. Ver vaciarse todo y conocer su contenido, saber perfectamente de qué se ha llenado todo.
Y dicen que pienso en lo escasamente saludable que a la larga fue publicar libros y haberlo hecho en gran parte para tener cierta fama y luego poder administrarla como un buen burgués y acabar diciendo banalidades en periódicos y revistas, incapaz de ser el dueño de la más pequeña partícula de terreno de índole privado, personal. Escribir para esto.
En el modo de ser, los lectores a menudo advierten que hasta un libro muy admirado carece enteramente de valor o tiene un valor muy limitado, o logran comprender plenamente un libro, a veces mejor que el autor, quien pudo haber considerado que todo lo que escribió era igualmente importante.
Canek, bueno o malo, es el libro que mejor refleja mi dolor por el dolor de los humildes, de los indios de mi tierra. Si su lectura aviva la conciencia del hombre frente a la injusticia, me tendré por satisfecho.
La obra clásica es un libro que todo el mundo admira, pero que nadie lee.
Para un auténtico escritor, cada libro debería ser un nuevo comienzo en el que él intenta algo que está más allá de su alcance.
Toda la literatura estadounidense moderna parte de un libro de Mark Twain titulado Huckleberry Finn. Antes no había nada. No ha habido nada bueno desde entonces.
Todos los buenos libros tienen en común que son más verdaderos que si hubieran sucedido realmente
Esta será mi venganza: Que un día llegue a tus manos el libro de un poeta famoso y leas estas líneas que el autor escribió para ti y tú no lo sepas
Libro: 'Botella al mar', se ha dicho. Pero con un mensaje equívoco, que puede ser interpretado de tantas maneras que difícilmente el náufrago sea localizado.
Los hombres son, básicamente, listos o tontos, y vagos o ambiciosos. Los tontos y ambiciosos son peligrosos, y me libro de ellos. A los tontos y vagos les asigno tareas mundanas. A los listos y ambiciosos les pongo en mi estado mayor. A los listos y vagos les hago comandantes
¡Rommel, grandísimo bastardo! ¡He leído tu libro!
Dejas libros en el coche y nadie te los roba, aunque esté abierto
Alpargatas sí, libros no.
No hay ninguna razón para que a un mismo hombre le guste los mismos libros a los 18 que a los 48 años.
No hay ninguna razón para que a un mismo hombre le gusten los mismos libros a los 18 que a los 48 años
No hay ninguna razón para que a un mismo hombre le guste los mismos libros a los 18 que a los 48 años.
La vida tiene una ventaja contra la literatura: el sexo. No hay sexo, por malo que sea, que no le gane a la mejor escena erótica. Se supone que, como los boxeadores, no hay que tener sexo mientras se escribe una novela. Es por eso que se escriben libros gordos. Es pura desesperación.
Dejaría en este libro toda mi alma.
El teatro es poesía que se sale del libro para hacerse humana
Los pueblos son libros. Las ciudades periódicos mentirosos
La cultura se adquiere leyendo libros, pero el conocimiento del mundo, que es mucho más necesario, sólo se alcanza leyendo a los hombres y estudiando las diversas ediciones que de ellos existen.
Pon a un lado el mejor libro cuando puedas tener la mejor compañía
Es cualquier libro discreto (que si cansa, de hablar deja) un amigo que aconseja y que reprende en secreto.
Lo que ocurre es que el criterio es que yo escribo muy difícil, por eso tengo tres lectores. Hay ciertos pasajes de mis libros que ni yo comprendo.
La sabiduría es un producto del tiempo y de las experiencias. Ya puedes leerte todos los libros y no llegarás a sabio, en el verdadero sentido de la palabra. La felicidad es el premio de la vida. Nada se regala. Es cierto que se aprende estudiando, pero se aprende mal y nada acerca de los hombres y de la vida. Se aprenden enumeraciones. La vida es preciso vivirla.
Cuando un libro me gusta me resisto a salir de él, y convertirlo en película es una buena excusa para profundizar en ese universo.
Todas las frases en el libro de la vida, si son leídas hasta el final, van a terminar en una interrogación.
En realidad, es un libro que me lo han preparado. Es una entrevista imaginaria de un colaborador mío y entonces se contesta con trozos de mi obra, con declaraciones, yo no he hecho nada. No puedo, ¿cómo voy a hacer?
Los libros son mi aliento, mi vida y mi futuro.
El universo es una especie de libro del cual uno no ha leído más que la primera página cuando sólo ha visto su país.
Los muchos libros a unos hicieron sabios y a otros locos
Algunos libros son probados, otros devorados, poquísimos masticados y digeridos.
El juez debe tener en la mano el libro de la ley y el entendimiento en el corazón.
En los libros perdura la imagen del ingenio y del conocimiento de los hombres.
Hay libros que pueden probarse y otros que se pueden tragar. Sólo algunos merecen ser masticados y digeridos.
He preferido estudiar los libros que a los hombres.
No, no creo en la inmortalidad, ojalá. Creo en la literatura, que es lo mismo que la vida para mí. Viviré algo más en mis libros, durante algún tiempo, y ya está. Ésa es toda la inmortalidad a la que aspiro.
Hay libros cortos que, para entenderlos como se merecen, se necesita una vida muy larga.
Hay libros cortos que, para entenderlos como se merecen, se necesita una vida muy larga.
Sentiría no hacerme comprensible, mas la materia es aún oscura y de suyo tan sutil, que temo no se escape al escalpelo del análisis. Constancia, lectores, constancia, no arrojéis tan pronto el libro.
Es más necesario estudiar a los hombres que a los libros.
Felices mil veces los que gustan de leer y no están privados de libros
No son nuestros libros lo que sobreviven, sino nuestras pobres vidas, las que subsisten en las historias que narramos en ellos.
Siempre he preferido el reflejo de la vida a la vida misma. Si he elegido los libros y el cine desde la edad de once o doce años, está claro que es porque prefiero ver la vida a través de los libros y del cine.
La gente que escribe libros rara vez es intelectual. Los intelectuales son gente que hablan sobre los libros que han escrito otros.
Lo único que lamento es que nunca tendré tiempo para leer todos los libros que quiero leer.
No son nuestros libros lo que sobreviven, sino nuestras pobres vidas, las que subsisten en las historias que narramos en ellos.
Después de todo, Dios escribió el libro, ¡y en él dice que nos hizo a su semejanza! Asi que si somos tontos, entonces Dios es tonto, y si tal vez un poco feo...
Si el libro que leemos no nos despierta de un puñetazo en el cráneo, ¿para qué leerlo?... Un libro tiene que ser el hacha que rompa nuestra mar congelada.
Si el libro que leemos no nos despierta de un puñetazo en el cráneo, ¿para qué leerlo?... Un libro tiene que ser un hacha que rompa el mar de hielo que llevamos dentro.
Ningún otro libro antiguo cuenta con semejante testimonio, temprano y cuantioso, en apoyo de su texto, y ningún erudito imparcial negaría que el texto nos ha llegado sustancialmente exacto
Un examen detallado del libro del obispo me ha convencido de que este no es una representación actualizada de los resultados de la erudición moderna, sino, por el contrario, es una revitalización de una escuela de crítica que estuvo en boga hace unos setenta años y que descartaba casi totalmente los resultados de las investigaciones de los últimos cincuenta años'.
Hay algunos libros que leemos con la sensación de que damos limosna a su autor
Hay algunos libros que leemos con la sensación de que damos limosna a su autor.
Hay libros que se leen con el sentimiento de una limosna que se hace al autor.
¿Qué es la sabiduría de un libro en comparación con la sabiduría de un ángel?
El escritor escribe su libro para explicarse a sí mismo lo que no se puede explicar.
Mucho después, en una época incierta en la que trataba de entender algo de mí mismo vendiendo enciclopedias y libros de medicina por los pueblos de Guajira
Nunca releo mis libros, porque me da miedo.
Ocho libros en seis años. Basta leer una sola página de cualquiera de ellos para entenderlo todo: la obra completa de Álvaro Mutis, su vida misma, son las de un vidente que sabe a ciencia cierta que nunca volveremos a encontrar el paraíso perdido. Es decir: Maqroll no es él sólo, que como con tanta facilidad se dice. Maqroll somos todos
La Biblia es para mí el libro. No veo cómo puede alguien vivir sin ella.
Un bello paisaje, una hermosa jornada, un libro selecto... ¿Qué más necesitáis para ser felices? El sol resplandece por dentro
El gran libro de la naturaleza está escrito con símbolos matemáticos.
El gran libro de la naturaleza está escrito en símbolos matemáticos.
La filosofía está escrita en ese gran libro del universo, que está continuamente abierto ante nosotros para que lo observemos
Los libros que tienen títulos llamativos e ingeniosos rara vez merecen ser leídos.
Un libro es una especie de espejo, cuando un mono se mira en él, no descubre la imagen de un apostol.
Dos personas que se reunen para escribir un libro es igual que tres personas que se reunen para tener un bebé. Uno de ellos sobra
Cada ceremonia o rito tiene valor si se realiza sin alteración. Una ceremonia es un libro en el que una gran parte está escrito. Cualquiera entiende que puede leerlo. Un rito a menudo contiene más de un centenar de libros.
Escribir un libro es una terrible, agotadora lucha, como un largo combate contra algunas enfermedades dolorosas.
Los mejores libros son los que nos dicen lo que ya sabemos.
Una mente necesita de los libros igual que una espada de una piedra de amolar, para conservar el filo.
No podemos arrancar una página del libro de nuestra vida, pero podemos tirar todo el libro al fuego.
En algunos libros las notas marginales o los comentarios de algún lector son más interesantes que el texto. El mundo es uno de estos libros.
Un libro no tiene edad.
Todo libro es también la suma de los malentendidos a los que da ocasión.
Cuando se lee un libro según qué estado de ánimo, sólo se encuentran en él interpretaciones de ese estado.
Existe una gran diferencia entre la persona ávida que pide un libro, y la persona cansada que pide un libro para leer
Gran diferencia existe entre la persona que pide leer un libro y la que pide un libro para leer.
Un libro es un pequeño engranaje de una maquinaria exterior mucho más compleja.
Sé que esperan momentos truculentos (en el libro), pues los hay. Y cambios físicos, también. Pero, ¿saben? Alguna vez me sentí muy sola estando acompañada, y me preguntaba si yo quería estar con alguien y si alguien quería estar a mi lado realmente. Ahí empezó a surgir el libro, buscando esas respuestas
Hacer un libro es menos que nada si el libro hecho no reforma a la gente
Desconfié de todo lo que vea en este libro o en cualquier otro y mantén la mente abierta.
Nuestra vida está hecha más por los libros que leemos que por la gente que conocemos.
Una cosa es adorar imágenes, utilizarlas para enseñar con su ayuda lo que debe ser adorado es otra. La escritura es para los letrados lo que las imágenes para los ignorantes que a través de ellas ven lo que han de aceptar, leen en ellas lo que no saben leer en los libros.
La librería de un hombre es también su retrato, y tan fino que no pueden igualarle ni los pinceles más exactos ni la pluma más penetrante y fiel del mejor biógrafo. Los libros que cada cual escoge para su recreo, para su instrucción, incluso para su vanidad, son verdaderas huellas dactilares del espíritu, que permiten su exacta identificación
Creo en mí antes que en Dios, pero el problema es que me lleva ventaja porque hay un libro que habla de él y Playboy aún no quiere editar un desnudo mío...
Desde el momento en que cogí su libro me caí al suelo rodando de risa. Algún día espero leerlo.
Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro.
Estuve tan ocupado escribiendo la crítica que nunca pude sentarme a leer el libro.
Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro, quizá esté muy oscuro para leer.
Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente está demasiado oscuro para leer.
La televisión ha hecho maravillas por mi cultura. En cuanto alguien enciende la televisión, voy a la biblioteca y me leo un buen libro.
Yo encuentro la televisión bastante educativa. Cuando alguien la enciende en casa, me marcho a otra habitación y leo un buen libro.
Solo Dios sabe de cuanta historia habrá sido testigo este templo, y no me refiero únicamente a la historia con mayusculas, sino también a las pequeñas historias de ciudadanos anonimos que no han dejado su huella en los libros, pero cuya voz aún resuena inaudible entre estas paredes
Si te fijas bien, no hay ningún libro más visual de Tres tristes tigres, ya que está lleno de páginas en blanco, páginas oscuras, tiene estrellas hechas de palabras, el famoso cubo mágico hecho de números, e incluso hay una página que es un espejo
Incluso los malos libros son libros, y por lo tanto sagrados
Como en un libro abierto leo de tus pupilas en el fondo.
El recuerdo que deja un libro es más importante que el libro mismo
Los libros de autoayuda son para débiles mentales.
Un libro de álgebra superior es un libro clandestino aunque se deje en mitad de la calle...porque la gente no lo entiende. Y con un libro de filosofía ocurre exactamente igual
La teología no es escribir un libro y ganar un premio. Mi teología es un servicio, una hermenéutica de la esperanza, es saber qué razones hay para esperar
Roma es como un libro de fábulas, en cada página te encuentras con un prodigio
Se tú mismo y así nunca tendrás que abrir un libro.
Estar a solas con un buen libro es ser capaz de comprenderte más a ti mismo.
Prefiero pensar en la vida como un buen libro. Cuanto más lo conoces, más le das sentido.
Los libros no se han hecho para servir de adorno: sin embargo, nada hay que embellezca tanto como ellos en el interior del hogar.
Leía mucho, lo que no quiere decir que leyera muchos libros. Más bien prefería releer las obras que me habían gustado. (...) Así pues, no tenía este punto en común con los demás, y leía mis libros a solas y en silencio. Los releía y cerraba los ojos y me llenaban de su aroma. Sólo aspirando la fragancia de un libro, tocando sus páginas, me sentía feliz.
Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres.
Cuando se lee un libro según qué estado de ánimo sólo se encuentran en el libro interpretaciones de este estado.
Donde se quiere a los libros también se quiere a los hombres.
Donde se quiere a los libros también se quiere a los hombres.
La literatura es mi Utopía. No hay barrera de sentidos que me pueda quitar este placer. Los libros me hablan sin impedimentos de ninguna clase.
Con la llegada de la primavera necesito un libro de poemas de amor. ¡Nada de Keats o Shelley! Envíeme poetas que sepan hablar del amor sin gimotear...
La expresión libreros anticuarios me asusta un poco. Porque asocio antiguo a caro. Digamos que soy una escritora pobre amante de los libros antiguos y que los que deseo son imposibles de encontrar aquí salvo en ediciones raras y carísimas, o bien en ejemplares de segunda mano en Barnes & Noble que, además de mugrientos, suelen estar llenos de anotaciones escolares.
Va contra mis principios comprar un libro que no he leído previamente: es como comprar un vestido sin probártelo.
¿Tienes el Viaje a América de De Tocqueville? Alguien tomó prestado el mío, y no me lo ha devuelto. ¿Por qué será que personas a las que jamás se les pasaría por la imaginación robar nada encuentran perfectamente lícito robar libros?
Tres cosas necesita el hombre para ser feliz: la bendición de Dios, libros y un amigo
Lee los buenos libros primero, lo más seguro es que no alcances a leerlos todos.
Leed primero los mejores libros, no sea que no tengáis oportunidad de leerlos nunca más.
Vivir como él estaba viviendo era tanto como leer un buen libro en una mala traducción.
Cómo reirían y llorarían si pudieran leer la verdad absoluta, algo que es absolutamente verdadero y que hasta ahora nadie se ha atrevido a escribir, excepto tú, y ese libro verdadero está encerrado dentro de ti.
Hace un año, hace seis meses, pensaba que era un artista. Ya no lo pienso, lo soy. Todo lo que era literatura se ha desprendido de mí. Ya no hay más libros por escribir, gracias a Dios.
Estaba más acostumbrado a las picas que a los libros
Los libros son sepulcros del pensamiento.
Una conversación con un hombre inteligente es más provechosa que el estudio de muchos libros.
Una conversación con un hombre sabio vale más que diez años de estudio en libros.
Los libros son sepulcros del pensamiento.
Libros no son hombres y sin embargo se mantienen vivos.
Los libros no son muebles, pero nada como ellos viste una casa
Los libros no son muebles, pero nada como ellos visten una casa.
Una fórmula, una expresión geométrica que incluía cuatro dimensiones. Los locos, los hombres vulgares, incluso algunos matemáticos vulgares, no saben nada de lo que algunas expresiones generales pueden llegar a significar para un estudiante de física molecular. En los libros, ésos que el vagabundo ha escondido, hay escritas maravillas, milagros.
Sin rastros de ese gusto literario que atiende menos al asunto que a los medios, sus predilecciones se orientaban hacia aquellos libros hacia los que cualquier mente sana y superior, ocupada en algún cargo activo y de autoridad en el mundo, tiende naturalmente a inclinarse: libros que trataban de hombres y hechos reales, cualquiera fuese la época.
He sido un hombre que busca y aún lo sigo siendo, pero ya no busco en las estrellas y en los libros, sino en las enseñanzas de mi sangre
La divinidad está en ti, no en conceptos o en libros.
Los libros sólo tienen valor cuando conducen a la vida y le son útiles.
Ninguno de los libros de este mundo te aportará la felicidad, pero secretamente te devuelven a ti mismo.
El hombre busca a veces en los libros la verdad, la mujer busca siempre en ellos ilusiones.
La literatura es algo totalmente artificial. Y justamente para captar realidades, debe ser artificial. Los diálogos generalmente no son lenguaje hablado, oral. El lenguaje oral en un libro es algo diferente al lenguaje hablado. Para que el lenguaje oral funcione tiene que ser artificial.
Contar con artículos en la prensa, condición indispensable para vender los libros, pues es muy raro que un libro se compre por su valor intrínseco y casi siempre se publica por razones ajenas a su mérito.
Un libro hermoso es una victoria ganada en todos los campos de batalla del pensamiento humano.
Pero más maravilloso que la sabiduría de los ancianos y que la sabiduría de los libros es la sabiduría secreta del océano.
Estaré junto a tu voz pasada escuchando tu voz presente. Leeremos nuestra historia en el libro cerrado de tu vientre.
La música de la película debería tener la misma relación con la película dramática que la que tiene el que toca el piano en un salón con el libro que estoy leyendo.
Yo era un niño muy curioso y, cuando tenía diez años, cayó en mis manos un libro sobre ovnis. Casualidad o no, en aquella época en mi Vitoria natal se produjeron algunos incidentes de este tipo, no muy lejos de mi barrio. Pues allá me fui, con una grabadora que compré gastando todos mis ahorros. Y hasta ahora.
Más de un libro habría sido mucho más claro si no hubiera querido ser tan enteramente claro
El libro es una voz viviente. Es una inteligencia que nos habla y que escuchamos
El peligro es que un hijo nacido en el trono casi con seguridad se echa a perder. Recibe demasiados halagos y demasiado poder, y confunde el accidente del nacimiento con las realizaciones de valor. (refiriéndose al Emperador romano Cómodo en su libro El Imperio Romano).
En boca de Salvor Hardin, en su libro Fundación:
¡Cuidado con el hombre de un solo libro!
No pertenezco a ninguna parte, soy extranjera en el mundo. Cintillo en la portada del libro Mi pais inventado
Un clásico es un libro que nunca ha cesado de contar lo que tiene que contar
Me molesta la gente que viven sus vidas como un libro abierto.
No todo consiste en firmar libros y fotos publicitarias. Si quieres ser famoso, tienes que estar dispuesto a trabajar duro.
¿Quién podía ser? No tenía amigos ni otros parientes. Ni siquiera era socio de la biblioteca, así que nunca había recibido notas que le reclamaran la devolución de libros. Sin embargo, allí estaba, una carta dirigida a él de una manera tan clara que no había equivocación posible.
No me quejo si alguien que ha leído el libro lo encuentra aburrido, absurdo o despreciable, ya que yo tengo una opinión similar sobre sus comentarios
Verdaderamente intento leer muchos libros, especialmente de ciencia-ficción o fantasía. Pero casi nunca encuentro un libro moderno que me llame la atención
Algunos escritores aumentan el número de lectores, otros sólo aumentan el número de libros.
Los libros son como los amigos, no siempre es el mejor el que más nos gusta
Hay esencialmente dos cosas que te harán sabio - los libros que lees y la gente que conoces
Los libros útiles deben volver a ser leídos, ya que presentan nuevas fases, no sólo a cada lector, sino a cada siglo, incluso a cada edad de cada individuo
La radio marca los minutos de la vida, el diario, las horas, el libro, los días
Cada libro es una pedagogía destinada a formar su lector. Las producciones en masa que inundan la prensa y el mundo editorial no forman a los lectores, sino que presuponen de manera fantasmática un lector ya programado.
...Otros los repetiran ¿Y qué quedará de todos mis decires? (...) acaso sean como la abeja fosilizada en el ámbar, de ella podemos tener la imagen pero nunca sabremos de su vuelo (Del prefacio escrito por Lacan en el libro Lacan de Anika Rifflet-Lemaire).
Conocemos más los libros que las cosas, y el ser sabio consiste en saber cosas y no libros.
En la lectura debe cuidarse de dos cosas: escoger bien los libros y leerlos bien.
En la lectura deben cuidarse dos cosas: escoger bien los libros y leerlos bien. Nunca deben leerse libros que extravíen el entendimiento o corrompan el corazón
Se ha de leer mucho, pero no muchos libros, ésta es una regla excelente
Los misterios del amor son del alma, pero un cuerpo es el libro en que se leen
Me tienes en tus manos y me lees lo mismo que un libro. Sabes lo que yo ignoro y me dices las cosas que no me digo.
Los libros son las abejas que llevan el polen de una inteligencia a otra.
¡Cuánta confianza nos inspira un libro viejo del cual el tiempo nos ha hecho ya la crítica!
Quise gritar, pero no pude proferir ningún sonido. Esto duró algún tiempo. Por fin un reloj dio las doce, e inmediatamente vi entrar a un demonio con cuernos de fuego y una gran cola inflamada llevada por algunos diablillos que lo seguían. Ese demonio tenía un libro en una mano y una horquilla en la otra.
El Quijote no es solo uno de los libros más leídos del mundo, sino uno de los menos leídos si contamos la gente que no lo ha leído.
El Quijote no es solo uno de los libros más leí­dos del mundo, sino uno de los menos leí­dos si contamos la gente que no lo ha leí­do.
La vida es muy bella cuando a uno se la cuentan o cuando la lee en los libros, pero tiene un inconveniente, hay que vivirla.
La vida es muy bella cuando a uno se la cuentan o cuando la lee en los libros; pero tiene un inconveniente; hay que vivirla.
Hacer un libro es un arte, como la fabricación de un reloj, sino que necesita más que talento nativo para ser un autor.
Los libros tienen su orgullo. Cuando se prestan, no vuelven nunca.
Me gustaban las aventuras fantásticas, me gustaba asustarme leyendo, pasar miedo sabiendo que al final todo acabaría bien. Mis padres viajaban mucho y yo solo recuerdo una constante en mi infancia: los libros, ellos me proporcionaban una seguridad que hoy, cuando vuelvo a ellos, sigue intacta.
No figuraba nombre alguno en la puerta, sólo una foto prendida con unas chinchetas y con los cantos doblados, que representaba el cuerpo sin vida de Manuel Montoliu, ex matador de toros reciclado a peón después de que un animal llamado Cubatisto le abriera el corazón como un libro el 1 de mayo de 1992: Ferrer dio dos ligeros golpes sobre aquella foto.
Vivir en París desde hace cuarenta años me ha marcado, sin duda. Desde mi primer libro, y en todos los siguientes, París siempre ha estado muy presente.
Me encanta encontrar en un libro de notas la unidad de un espíritu y el desorden de un cerebro.
Cuán mezquinas y cuán menospreciables son las palabras de nuestros filósofos con todas sus contradicciones, comparadas con las Escrituras. ¿Es posible que un libro a la vez tan sencillo y tan sublime sea simple palabra de humanos?
En lugar de destruir la igualdad natural, el pacto fundamental, por el contrario, sustituye la desigualdad física que la naturaleza pudo haber establecido entre los Hombres por una igualdad moral y legítima. Los Hombres, pudiendo ser desiguales en fuerza o en talento, se hacen iguales por convención y por derecho. Final del Libro I - El Contrato Social
Hay un libro abierto siempre para todos los ojos: la naturaleza.
Yo detesto los libros, pues sólo enseñan a la gente a hablar de lo que no entienden.
Si tomas un libro de mil páginas sobre la Segunda Guerra Mundial, en la que murieron 50 millones de personas, los campos de concentración ocupan dos páginas y las cámaras de gas diez o quince líneas, y eso es lo que llamamos un detalle.
Me parece haber aprendido en los libros todo lo que sé de mi vida. 'La Nausea
Los libros no están muriendo, simplemente, se están volviendo digitales
No pierdan de vista las profesoras que el principal libro debe ser la propia maestra.
La gran ventaja de un libro es que es muy fácil de rebobinar. Lo cierras y estás de nuevo donde comienza.
Si la Razón es Dios, si la Razón es la razón teológica, si es la razón de quienes ganaron en Trento, lo mejor es volverse loco cuanto antes. Sobre esta idea Cervantes escribe el Quijote, libro que expresa ante todo el triunfo de la razón antropológica sobre la razón teológica. Cervantes es a la literatura lo que Spinoza a la filosofía: un materialista y un ateo.
Comprenderse uno mismo requiere paciencia, tolerancia en el darse cuenta, el yo es un libro de muchos capítulos que no puede leerse en un sólo día, pero cuando empiece a leerlo debe leer cada palabra, cada frase, cada párrafo, porque en ellos hay indicios de la totalidad. El principio es en sí mismo el final. Si sabe leer, podrá encontrar la suprema sabiduría.
Guarda el libro, la descripción, la tradición, la autoridad, y toma la ruta para descubrirte a ti mismo.
La verdadera libertad no es algo que pueda adquirir, es el resultado de la inteligencia. No puedes salir y comprar la libertad en el mercado. No puedes obtenerla leyendo un libro o escuchando hablar a alguien. La libertad adviene con la inteligencia.
La vida es un misterio extraordinario - no el misterio que hay en los libros, no el misterio de que habla la gente, sino un misterio que uno ha de descubrir por sí mismo, y por eso es tan importante para ustedes comprender lo pequeño, lo limitado, lo trivial, e ir más allá de todo eso.
Ningún libro es sagrado, lo puedo asegurar, igual que el periódico, son solo palabras impresas en papel, y tampoco en ellas hay nada sagrado.
¿Sabías que la libertad existe en un libro escolar?
El libro que no se lee no ayuda.
En qué nos convertimos, está determinado por la clase de gente, eventos, libros, y estilo de vida que seleccionamos.
Yo que siempre me había dedicado a los libros sin pretensión académica, con un estilo libre y poco respetuoso, ahora me veo realizando trabajos de erudición, libros o artículos que piden una dedicación más contenida y notas a pie de página.
La poesía huye, a veces, de los libros para anidar extramuros, en la calle, en el silencio, en los sueños, en la piel, en los escombros, incluso en la basura. Donde no suele cobijarse nunca es en el verbo de los subsecretarios, de los comerciantes o de los lechuginos de televisión.
Ciertos libros parecen haber sido escritos no para aprender de ellos si no para que se reconozca lo que sabía su autor.
Hay libros que no parecen escritos para que la gente aprenda, sino para que se entere que el autor ha aprendido algo.
Un libro de genio no puede tener fin.
En la concepción común, la obra de arte se identifica a menudo con la existencia del edificio, del libro, de la pintura o de la estatua, independientemente de la experiencia humana que subyace en ella.
La moral debe ser formulada en términos de vida, la teoría moral no puede existir en un libro. La ciencia moral no es una colección de leyes abstractas.
Yo soy John Dillinger. Nací en Indianapolis, me gustan los libros, el cine, los coches, el whisky y me gusta tú, ¿que más quieres saber?
¿Resucitan los muertos? Los libros dicen que no, la noche grita que sí.
Investigación: Arte de rebuscar cosas de muchos libros viejos que nadie lee, y reunirlos en uno nuevo que nadie leerá
Les pedimos que consideren La estructura de la magia como nosotros: lo entendemos como un libro no sólo para cambiar la personalidad, sino también como el primer libro sobre la personalidad creativa y generativa.
Las personas nos influyen, las voces nos conmueven, los libros nos convencen, los hechos nos entusiasman.
-Es como leer primero el último capítulo de un libro
De niño fui muy tímido porque no tenía a nadie con quien hablar. Era muy vergonzoso y lo que solía hacer era leer a Oscar Wilde y a Dylan Thomas, libros que mi tía tenía y que hablaban del sufrimiento provocado por las visiones
Garabateo cosas en hojas de papel y los meto en los bolsillos. Cuando tengo suficiente, tengo un libro.
El que mata a un hombre, mata a un ser de razón, imagen de Dios, pero quien destruye un libro, mata la razón misma, mata la imagen de Dios, como era en el ojo.
Un buen libro es preciosa sangre de vida de un espíritu magistral, embalsamado y atesorado con el propósito de dar vida más allá de la vida.
De todos los libros del mundo, es el que más contribuye a hacer a los hombres buenos, sabios y felices
Estoy hablando como hombre del mundo a hombres del mundo, y les digo: ¡Escudriñen las Escrituras! La Biblia, más que todo otro libro, debe leerse en toda era.
Las grandes naciones escriben sus autobiografías en tres manuscritos: el libro de los hechos, el libro de las palabras y el libro del arte.
Todos los libros pueden dividirse en dos clases: libros del momento y libros de todo momento.
Un buen libro no sólo se escribe para multiplicar y transmitir la voz, sino también para perpetuarla.
Por el grosor del polvo en los libros de una biblioteca pública puede medirse la cultura de un pueblo.
A veces leo un libro con placer y detesto al autor.
Cuando leo un libro, ya sea fatuo o sabio, parece que estuviera vivo y me hablara.
El escritor que quiera saber cómo debe conducirse en relación a la posteridad no tiene más que examinar en los viejos libros qué es lo que le causa agrado y cuáles son las omisiones que más lamenta.
Libros, los hijos del cerebro.
Cuando un libro es malo, una crítica mala lo termina destruyendo. Pero cuando es bueno, una crítica igualmente mala no lo afecta.
Malvina odiaba aquella tierra, la ciudad llena de murmuraciones, de los dimos y diretes. Odiaba aquella vida y contra ella pensaba luchar. Comenzó a leer, encaminada por Juan Fulgencio, que le recomendaba libros. Descubrió otro mundo más allá de Ilhéus, donde la vida era bella, donde la mujer no era esclava.
Soy un profesional de la palabra. Con la palabra escribo libros, artículos, con la palabra puedo masacrar a alguien
Fernández Díaz consigue que todos seamos Fernández, página tras página, y que cerremos el libro, al fin, como quien se despide de un viejo amigo. Eso exactamente es la buena literatura. Lo demás son milongas. Arturo Pérez-Reverte.
De todos los instrumentos del hombre, el más asombroso es, sin duda, el libro. Los demás son extensiones de su cuerpo. El microscopio, el telescopio, son extensiones de su vista, el teléfono es extensión de la voz, luego tenemos el arado y la espada, extensiones del brazo. Pero el libro es otra cosa: el libro es una extensión de la memoria y la imaginación
El ápice de la literatura y de las literaturas es la Comedia,... un libro que todos debemos leer.
Es supersticiosa y vana la costumbre de buscar sentido en los libros, equiparable a buscarlo en los sueños o en las líneas caóticas de las manos
Hay quienes no pueden imaginar un mundo sin pájaros, hay quienes no pueden imaginar un mundo sin agua, en lo que a mí se refiere, soy incapaz de imaginar un mundo sin libros.
He firmado tantos ejemplares de mis libros que el día que me muera va a tener un gran valor uno que no lleve mi firma.
Nadie rebaje a lágrima o reproche esta declaración de la maestría de Dios, que con magnífica ironía me dio a la vez los libros y la noche
Ni el libro ni la arena tienen ni principio ni fin.
Otro demérito de los falsos problemas es el de promover soluciones que son falsas también. A plinio (historia natural, libro octavo) no le basta observar que los dragones atacan en verano a los elefantes: aventura la hipótesis de que lo hacen para beberles toda la sangre que, como nadie ignora, es muy fría.
Publicamos nuestro libros para librarnos de ellos, para no pasar el resto de nuestras vidas corrigiendo borradores
Si las páginas de este libro consienten algún verso feliz, perdóneme el lector la descortesía de haberlo usurpado yo, previamente. Nuestras nadas poco difieren, es trivial y fortuita la circunstancia de que tú seas el lector de estos ejercicios, y yo su redactor.
Un libro es una cosa entre las cosas, un volumen perdido entre los volúmenes que pueblan el indiferente universo, hasta que da con su lector, con el hombre destinado a sus símbolos.
Publicamos nuestro libros para librarnos de ellos, para no pasar el resto de nuestras vidas corrigiendo borradores.
Leer un libro no sirve para jugar mejor al fútbol ni jugar un partido sirve para hacer mejor literatura.
Leyendo un libro, un día, de repente, hallé un ejemplo de melancolía: Un hombre que callaba y sonreía, muriéndose de sed junto a una fuente.
Una nación, es un libro muy grande, de instrucción muy vasta y profunda.
Los libros son como espejos: mirándonos en ellos descubrimos quiénes somos.
Un libro de cabecera no se escoge, se enamora uno de él.
Quiero pensar que no me gusta volver atrás porque, aun cuando ya me voy haciendo bastante viejo, todavía prefiero mirar adelante, en la vida y en su autobiografía, los libros.
A la mañana siguiente Andrea acaba transigiendo, después de consultar su maldito libro de criar niños, donde dice a qué hora exacta deben despertarse y cuándo han de tener hambre ¡Como si eso no lo supieran de siempre las madres que no saben leer!
Gran libro es la vejez. ¡Lástima que el hombre tenga que morir cuando comienza a leerlo con provecho!
Gran libro es la vejez. ¡Lástima que el hombre tenga que morirse cuando comienza a leerlo con provecho!
Tuve que desalojar de mi cama, blasfemando, un pavoroso diccionario de industria en ¡treinta y siete volúmenes! Sentí en aquel momento el supremo hastío del libro.
(..) El mundo es un templo hermoso, donde caben en paz los hombres todos de la tierra, porque todos han querido conocer la verdad, y han escrito en sus libros que es útil ser bueno, y han padecido y peleado por ser libres, libres en su tierra, libres en el pensamiento.
Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro
Raro don es la justicia. Todo hombre tiene un poco de león, y quiere para sí en la vida la parte del león. Se queja de la opresión ajena, pero apenas puede oprimir, oprime. Clama contra el monopolio ajeno, pero apenas puede monopolizar, monopoliza: No en balde, cuando el libro de los hebreos quería dar nombre a un varón admirable lo llamaba un justo
Era un escritor con una gran imaginación: Imaginaba que todos sus libros se venderían.
Dicen los libros indios que dondequiera pone el hombre la planta pisa siempre cien senderos
La invención de la escritura, creando el libro, desestancó el saber de la memoria y acabó con la autoridad de los viejos.
Y en todo hombre o mujer que encontramos, en todo libro que leemos sólo nos interesa conocer cual sea el resultado de su balance vital.
Me gustaría escribir un libro feliz, yo tengo todos los elementos para ser un hombre feliz, pero sencillamente no puedo. Sin embargo hay una cosa que sí me hace feliz, y es decir lo que pienso.
Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía.
Un buen libro es un regalo precioso que hace el autor a la humanidad.
Los libros son, en efecto, menos finitos que nosotros mismos. Incluso los peores sobreviven a quienes los escribieron.
Si uno fuese a creer todo lo que se ha escrito en este libro, se pasaría la mayor parte del tiempo recorriendo los mares, en un desesperante esfuerzo para hurtarle el cuerpo a las tormentas.
A veces los pensamientos nos consuelan de las cosas, y los libros de las personas.
El gusto en literatura se ha vuelto tan doméstico y la aprobación tan dependiente del placer que, para empezar, buscamos al autor en un libro, y en el autor, sus pasiones y sus humores, si éstos son parecidos a los nuestros, los apreciamos, si son distintos, los rechazamos.
El mayor defecto de los libros nuevos es que nos impiden leer los libros viejos.
En literatura, nada vuelve tan imprudente y tan atrevido al intelecto como la ignorancia de los tiempos pasados y el desprecio por los libros antiguos.
Evita comprar un libro cerrado.
Existen obras donde no hay lo que podría llamarse buena poesía, pero dan la idea de ello, y todo lo que da esta idea seduce al espíritu. Lo mismo puede decirse de muchos cuadros, que dan la idea de ser bellas pinturas sin que lo sean, e incluso de algunos libros.
Hallamos en los libros no solamente lo que aumenta nuestras pasiones, sino también lo que aumenta nuestras opiniones.
Hay que entrar en las ideas de los otros si se quiere sacar provecho de las conversaciones y de los libros.
Los buenos libros filosóficos son los que exponen con claridad lo que es oscuro en el mundo, y para todo el mundo.
Los libros que uno se propone releer en la edad madura son muy semejantes a los lugares en donde uno quisiera envejecer.
Los libros, los pensamientos y el estilo moderado causan al espíritu el mismo buen efecto que un rostro tranquilo causa a nuestros ojos y a nuestros humores.
No deseamos que los libros nos vuelvan mejores, sino más felices que aquellos que los hicieron, que tengan carne y sangre, ingenio y alma. Odiamos -o, cuando menos, ya no sabríamos admirar- los talentos puros.
No es necesario que haya amor en un libro para que nos encante, pero sí es necesario que haya mucha ternura.
Nuestros padres juzgaban los libros a través de su gusto y de su razón. Nosotros los juzgamos a través de las emociones que nos causan. ¿Este libro puede perjudicar o puede servir? ¿Es apropiado para perfeccionar o para corromper el espíritu? ¿Hará el bien o hará el mal? Las grandes preguntas que nuestros antecesores se planteaban. Nosotros preguntamos: ¿Causará placer este libro?
Ocurre lo mismo con ciertos fragmentos luego de haber leído los libros completos.
Si no se tiene cierta condescendencia y cierto respeto por el autor, la mitad de un libro serio impacienta siempre cuando es nuevo y dice cosas nuevas, no oímos nada de lo que nunca hubiéramos pensado.
Siempre estamos pidiendo nuevos libros, pero en ésos que poseemos desde hace mucho tiempo hay inestimables tesoros de ciencia y de entretenimiento que desconocemos porque hemos decidido privarnos de ellos.
Sin las alusiones a la Biblia, ya no habría en los buenos libros escritos en nuestra lengua nada de ingenuo, de familiar, de popular.
Sólo se debe emplear en un libro la dosis de ingenio que se requiere, pero en la conversación se puede emplear más de la que se requiere.
Son pocos los libros que pueden gustarnos toda la vida. Hay algunos de los que nos cansamos con el tiempo, con el saber y con la sensatez.
Tres condiciones son necesarias para hacer un buen libro: el talento, el arte y el oficio. Es decir: la naturaleza, la factura y la costumbre.
Un libro ordinario no debe contener más que un tema, pero un buen libro debe contener un germen que se vaya desarrollando por sí mismo como una planta.
Un bello paisaje, una hermosa jornada, un libro selecto... ¿Qué más necesitáis para ser felices? El Sol resplandece por dentro.
Cuando leemos, creamos nuestras propias imágenes y asociaciones. El libro vive dentro de nosotros, se reinventa en nosotros a medida que lo vamos leyendo.
El texto escrito no posee valor intrínseco en sí mismo, se publican muchos libros triviales, incluso demasiados. Lo que necesitamos son buenos cuentos que nos nutran y nos ayuden a crecer.
La lectura de libros contribuye a la construcción mental del joven. Los lectores no se limitan a expandir sus horizontes, sino también el núcleo de su identidad.
¡Y sin embargo, algunas personas dicen que se aburren! ¡Démosles libros! ¡Démosles fábulas que los estimulen! ¡Démosles cuentos de hadas!
Cuando la gente dice hay demasiada violencia en mis libros, lo que están diciendo es que hay demasiada realidad en la vida.
La admiración por los libros me llevó a escribir. Yo admiraba a la gente por transferencia.
No hay recetas para conducir pueblos, ni hay libros que aconsejen cuáles son los procedimientos, para conducirlos. Los pueblos se conducen vívidamente, y los movimientos políticos se manejan conforme al momento, al lugar y a la capacidad de quienes ponen la acción para manejarlos.
Cada libro es obediencia a una obsesión que buscaba agotarse.
Libros: Siempre maestros de mi vida, siempre fieles amigos.
En este libro quiero dejar en pie al Madrid eterno, lo bueno y bello de antes y de hoy... Y un poco de lo de mañana.
Para mí los libros, son como las flores para las abejas
Los libros van siendo el único lugar de la casa donde todavía se puede estar tranquilo
Para qué volver sobre el hecho sabido de que cuanto más se parece un libro a una pipa de opio más satisfecho queda el chino que lo fuma, dispuesto a lo sumo a discutir la calidad del opio pero no sus efectos letárgicos
-Qué gran libro se podría escribir con lo que se sabe. :- Otro mucho mayor se escribiría con lo que no se sabe!
En su libro Viaje el centro de la tierra.
No me enorgullece particularmente haber escrito sobre el automóvil, el submarino, el dirigible, antes de que estuvieran en el dominio de las realidades científicas. Cuando hablé de ellos en mis libros como de cosas reales, ya estaban inventadas a medias
Ser filósofo es como cualquier otra profesión. En este caso, cobras a cambio de mantener viva una tradición importante, y si tienes suerte, puedes conseguir escribir algún libro que sea leído por los que no son filósofos. ¡Y eso es ya todo un éxito!
El libro de Darwin es muy importante y me sirve como una base para la lucha de clases en la historia
Debería ser más ordenada y organizada ya con cuatro libros, pero no es así, las historias me poseen a mí, no yo a ellas, me surgen ideas a todas horas
¿Manías al escribir? Sí, tengo que quitarme todas las pulseras mientras escribo, no lo puedo remediar. Y otra bien preocupante: necesito cambiar de habitación en cada libro.
El placer de leer es doble cuando se vive con otra persona con la que compartir los libros.
El placer de leer todo se duplica cuando uno vive con alguien que comparte los mismos libros.
Quisiera tener un jardín, una casita, hierba, animales, libros, cuadros, música. Y sacar de todo esto lo que quiero escribir, expresar todas estas cosas... Quiero vivir la vida cálida, anhelante, viva, tener raíces en la vida, aprender, desear, saber, sentir, pensar, actuar, eso es lo que quiero, a donde debo tratar de llegar.
Me gusta mucho parecer un libro de historia. Puedo parecer de los 40s, puedo ser una chica-hippie de los 70s o aveces puedo parecer la chica hip-hop de los 80s.
El libro indica que o pretenden negociar o buscan publicidad. Opino que tratan de negociar. Si buscasen publicidad no habrían optado por enviar el mensaje a través de un oscuro boletín electrónico de Internet: habrían ido a la televisión o a los periódicos. Pero no han hecho tal cosa.
Yo nunca me he analizado a mí mismo más que forjando en mis libros varios cientos de personajes, cada uno en particular tejido a partir de mi propio ser, con sus defectos y sus cualidades, como tienen todos los seres inventados.
Todo el mundo quiere juzgar a los otros de manera subjetiva. Ese método tan simple de aplicar criterios ajenos para calificar a la gente está en desuso, es como un libro enmohecido.
En este libro nada es verdad.
Yo adopto la cultura pop. Las mucha cosa que todo el mundo dice es venenosa y ostentosa y superficial, es como mi libro de química... Y yo hago lo que yo creo para ser arte fuera de ella.
Yo adopto la cultura pop. Las mucha cosas que todo el mundo dice que soy: venenosa, ostentosa y superficial, es como mi libro de química... Y yo hago lo que yo creo para ser arte fuera de ella
Al final de la vida, si hay alguien allí que tenga que juzgarme, espero que lo haga en relación a si he vivido una vida honesta, no a si he leído determinado libro o si he sido bautizado. Si hay un dios al final de mis días, espero que no diga: 'Pero tú nunca has sido cristiano, así que vete en dirección opuesta al cielo
El libro del estratega dice: No provoques la lucha, acéptala, es mejor retroceder un metro que avanzar un centímetro
El libro del estratega dice: No provoques la lucha, acéptala, es mejor retroceder un metro que avanzar un centímetro.
Creo que no necesitáis ir a una escuela de negocios, porque tenéis una educación bastante rigurosa. Me leí una estantería entera de libros de negocios, y eso fue básicamente lo que necesité
La industria convirtió a libros y escritores en objetos de mercado.
Si un libro es especial para alguien, vale la pena que lo hayan escrito
Me dicen que no soy una mujer de este siglo, al gustarme la lectura pausada, y yo insisto que los pesados son los libros frívolos.
Se que me descuidare si no estas a mi lado. Me sentire incompleta en compañia de mi. Soy un libro que en blanco te espera, contigo me puedo escribir.
Un libro debería siempre ser un verdadero lazo de unión entre aquél que lo escribe y aquél que lo lee.
He dormido en cien islas en donde los libros eran árboles
Para mí, los mejores y más caros productos de la civilización han sido siempre -y lo siguen siendo- un libro bien escrito, en cuyas páginas haya algún pensamiento nuevo, y una pluma bien tajada con la que poder comunicar a los demás los míos propios
No ha sido la menor de mis desventajas en la política el hecho de haberlo aprendido casi todo de los libros.
Sobre el libro escrito por Victoria Beckham: No sabe mascar un chicle y caminar al mismo tiempo, imagínate escribir un libro.
Qué palabra es verdad. Resbaladiza, tramposa, poco confiable. Traté en estos libros de decir la verdad.
Los libros no deben clasificarse nunca. Clasificarlos es una ciencia, pero no clasificarlos es un arte.
Ciertamente, es agradable ver estampado el propio nombre, un libro es siempre un libro, aunque no contenga nada.
Para hacer buena educación debemos cerrar los libros de psicología, pedagogía y didáctica.
Es un buen libro aquel que se abre con expectación y se cierra con provecho
Los libros poseen siempre más ingenio que los hombres con quienes nos encontramos.
Detesto prestar un libro que amo (nunca me parece igual cuando me lo devuelven).
Me parece muy natural que a un niño de nueve años le guste más leer un libro de aventuras que la Biblia. Pero, cuando seas mayor, estoy segura de que comprenderás que la Biblia es un libro maravilloso.
Me siento como si, al abrir un libro, hubiera encontrado entre sus páginas rosas del ayer. Dulces y amadas rosas del ayer.
Cuanto más crece nuestro conocimiento de los buenos libros, tanto más disminuye el círculo de los hombres cuya compañía nos resulta ingrata.
He abierto El Libro para quedarme absorto setenta veces siete.
Recuerda que yo existo porque existe este libro, que puedo suicidarnos con romper una página.
Uno es de donde tiene los libros
Me divierto mucho escribiendo y me gusta que la gente se lo pase bien con mis libros. Es una forma de contactarme con el mundo.
No existe la competencia en la literatura, eso se da tal vez en la economía, en el deporte, pero en la literatura no, porque hay una persona que se llama lector, que va a decidir si quiere leer ese libro o no y en eso es muy poco lo que se puede hacer para influir.
Los libros han ganado más batallas que las armas
Un Estado, cultura, arte, ciencia o libro no hechos para servir a la Pasión, directa o indirectamente, no tienen explicación.
Francamente, no me gusta la gente que venga adivinando y componiendo un libro que se está escribiendo con el método...
Lo que usted señora desea, amiga mía, es llegar ya al capítulo del amor o de los amores, que es su interés particular en los libros...
Palabra arrastra palabra, una idea trae otra, y así se hace un libro, un gobierno, o una revolución, algunos dicen en efecto que así es como la naturaleza compuso sus especies.
Si usted quiere componer el libro, aquí tiene pluma, aquí tiene papel, aquí tiene un admirador, pero, si solamente quiere leerlo, quédese quieta, vaya de línea en línea, admito que bostece entre otros capítulos, pero espere el resto, tenga confianza en el relator de estas aventuras.
Todos probablemente piensan que soy una ninfómana perdida, que tengo un insaciable apetito sexual, cuando la verdad prefiero leer un libro
La verdadera educación consiste en obtener lo mejor de uno mismo. ¿Qué otro libro se puede estudiar mejor que el de la Humanidad?.
Me ruboriza decirlo, pero soy el poeta más famoso en el mundo árabe, tengo nuevos lectores, muchos son muy jóvenes, y compran mis libros. Todavía pertenezco al futuro, que está en las nuevas generaciones.
Para nuestra patria, pobre cual ala de perdiz, libros sagrados... y una herida en la identidad.
Yo me siento hijo de todas estas culturas. Yo soy hijo de la tierra palestina y todas las culturas del mundo hunden sus raí­ces allí­. La identidad cultural de Palestina es múltiple, plural. Cuando introduzco en mi poesí­a elementos relativos a la Tora o a los Evangelios, éstos no son religiosos sino literarios. Mi relación con todos estos libros es literaria. Es importante comprender que todas las religiones se han ido sucediendo unas a otras no para suplantarse sino para complementar un mensaje. Esto es algo que deben aprender los fundamentalistas de todas estas religiones.
Que te hable de mí este libro
Yo y mi sombra, ángulo recto. Yo y mi sombra, libro abierto.
En España la mejor manera de guardar un secreto es escribir un libro.
No se cura al enfermo colocándole bajo su almohada un libro de terapéutica o cirugía, sino propinándole drogas o ejecutándole operaciones quirúrgicas.
Nada es tan desconsolador, para un libro, como morir virgen. A mí, casi me sucedió.
Leer demasiados libros es peligroso.
El hallazgo afortunado de un buen libro puede cambiar el destino de un alma
Cada lector se encuentra a sí mismo. El trabajo del escritor es simplemente una clase de instrumento óptico que permite al lector discernir sobre algo propio que, sin el libro, quizá nunca hubiese advertido
El afortunado hallazgo de un solo libro puede haber cambiado el destino de un hombre.
El hallazgo afortunado de un buen libro puede cambiar el destino de un alma.
El libro que recitas, Fidentino, es mío, pero cuando lo recitas mal, empieza a ser tuyo.
Hay cosas buenas, hay algunas medianas, son malas la mayoría de las que lees aquí: un libro no se hace, Avito, de otra forma.
Sin ir más lejos: si a usted le transplantan mi cerebro por ejemplo, y a mí el suyo, usted sería el autor de este libro, y yo un hombre cuerdo
Por las cosas que dices deduzco que has leído mi libro. Tampoco es que yo lo haya leído mucho...
En este libro he tratado de describir los tipos de experiencias que han hecho de mí lo que soy, yo, personalmente, y de distinguir los tipos de experiencias que podrían formar parte de una manera de educar a los niños y de ver el mundo que incluye el pasado y el futuro como aspectos del presente, el presente de cualquier generación.
Alrededor de la persona que escribe libro siempre debe haber una separación de los demás. Es una soledad. Es la soledad del autor, la del escribir
Hallarse en un agujero, en el fondo de un agujero, en una soledad casi total y descubrir que sólo la escritura te salvará. No tener ningún argumento para el libro, ninguna idea de libro es, encontrarse, volver a encontrarse, delante de un libro. Una inmensidad vacía. Un libro posible. Delante de nada. Delante de algo así como una escritura viva y desnuda, como terrible, terrible de superar.
La soledad no se encuentra, se hace. La soledad se hace sola. Yo la hice. Porque decidí que era allí donde debía estar sola, donde estaría sola para escribir libros
La soledad no se encuentra, se hace. La soledad se hace sola. Yo la hice. Porque decidí que era allí done debía estar sola, donde estaría sola para escribir libros.
No creo a la gente que dice: 'He roto mi manuscrito, lo he tirado'. No lo creo. O bien lo que estaba escrito no existía para los demás, o no era un libro. Y uno siempre sabe lo que no es un libro
Para ella, la niña, esta cita de reencuentro, en ese lugar de la ciudad, había quedado siempre como el del inicio de su historia, aquél por el cual se había convertido en los amantes de los libros que había escrito
Como todo el mundo, sólo tengo a mi servicio tres medios para evaluar la existencia humana: el estudio de mi mismo, que es el más difícil y peligroso, pero también el más fecundo de los métodos, la observación de los hombres, y los libros
Mis primeras patrias fueron los libros. Y, en menor grado, las escuelas
Por grandes y profundos que sean los conocimientos de un hombre, el día menos pensado encuentra en el libro que menos valga a sus ojos, alguna frase que le enseña algo que ignora
Cuando abro cada mañana la ventana de mi cuarto es como si abriese el mismo libro en una nueva página...
Mi salvación fue leer, leer los buenos libros, refugiarme en esos mundos donde vivir era exaltante, intenso, una aventura tras otra, donde podía sentirme libre y volvía a ser feliz
Sin los buenos libros, seríamos peores de lo que somos, más conformistas, menos inquietos e insumisos, y el espíritu crítico, motor del progreso, ni siquiera existiría
La Biblia no es un mero libro, sino una creación viviente, con un poder que vence a todo cuanto se le opone
No accedí a las reiteradas exigencias de retirar los libros de autores judíos
Los insectos de verano caen muertos sobre mis libros.
Deben buscarse los amigos como los buenos libros. No está la felicidad en que sean muchos ni muy curiosos sino pocos, buenos y bien conocidos
Débense buscar los amigos como se buscan los buenos libros. Que no está la felicidad en que sean muchos ni muy curiosos, antes en que sean pocos, buenos y bien conocidos.
Un autor, malo o bueno, o entre malo y bueno, es un animal a quien cualquiera se siente con el derecho de atacar. Pues si bien no todos son capaces de componer libros, todos se consideran capaces de juzgarlos.
Me he puesto afanoso a buscar libros, los he encontrado y casi todas las tardes leo. Son estas unas tardes buenas, el taller está en silencio, como si fuera ya noche cerrada, sobre las mesas penden las bolas de cristal, semejantes a estrellas blancas, frí­as, cuyos rayos iluminan las cabezas, despeinadas o calvas, que se inclinan sobre las mesas; veo rostros serenos, soñadores; a veces, resuena una exclamación de elogio al autor del libro o a su protagonista. Los hombres están atentos, encalmados, parecen otros; yo les aprecio mucho en estos instantes, y ellos también me tratan afectuosamente; me siento en mi puesto.
El libro que haré leer a la gente es el libro del corazón, el cual contiene la clave del misterio de la vida
En un mundo dominado por los medios de comunicación, hay menos de todo salvo listas de los diez mejores libros, discos, películas o ideas. A la gente le preocupa que se pierda la diversidad de las especies en las selvas tropicales, pero, ¿Y la diversidad intelectual, nuestro recurso más valioso?
En referencia al código genético del ADN: Es tan eficaz, que toda la información que se precisa para dar las especificaciones del diseño de todas las especies de organismos que han existido en el planeta podría colocarse en una cucharilla, y aún sobraría espacio para incluir los datos de todos los libros que se han escrito.
Cada libro es una nueva aventura en la que me abandono y de la que no sé a dónde me llevará. Al escribir siempre entro en una grave crisis en la que, de repente, tengo que movilizar todas las energías.
Los libros son el mejor viático que he encontrado para este humano viaje.
Si un libro empieza de manera aburrida, no me interesa, no me esforzaré para seguir. Quiero que me resulte interesante desde la primera línea.
La vida es un libro útil para aquel que puede comprender. Tengo confianza en la balanza que inclina mi parecer
Aquí todos han venido a vender su libro, sí, sí, a vender su libro... a echar la llorada
Tejamos en el día un hueco de verdad, el libro de poemas toma apenas lo que el show o la serial y brinda todo aquello que un hombre puede dar, su lágrima, su dicha, su secreto sin horarios ni canal.
No hay libro tan malo -dijo el bachiller- que no tenga algo bueno (Plinio el Joven)
No hay libro tan malo que no tenga algo bueno.
Una de las mayores tentaciones del demonio es ponerle a un hombre en el entendimiento que puede componer a imprimir un libro con que gane tanta fama como dineros y tantos dineros como fama.
Creía acaso en la resurrección de la carne, a la manera judaica, no en la inmortalidad del alma, a la manera platónica. Las pruebas de esto pueden verse en cualquier libro de exégesis honrada
Dudo mucho que en mis libros haya un solo héroe, todos son antihéroes, pero, al propio tiempo, todos están envueltos en una cálida mirada de comprensión. He procurado dotarlos de humanidad y de ternura. Una ternura que no siempre está a flor de piel, porque muchos de mis personajes son primarios y bruscos, pero que se adivina en cuanto se les conoce a fondo.
La relación de dos se establecía perfectamente entre una persona y un libro
Para escribir un buen libro no considero imprescindible conocer París ni haber leído el Quijote. Cervantes cuando lo escribió, aún no lo había leído.
A pesar de sus buenas intenciones, los libros no pueden darnos recetas de cómo ser felices. Puesto que la experiencia óptima depende de la capacidad de controlar lo que sucede en nuestra conciencia momento a momento, cada persona lo consigue basándose en su propio esfuerzo y creatividad.
¿Qué representó para usted el cálculo de sus probabilidades de victoria en el Torneo de Portoroz? Para mí, el tablero de ajedrez es un campo de batalla y no los libros de un contador.
La cultura sucumbe bajo el volumen de la producción, la avalancha de letras, la locura de la cantidad. Por ese motivo te digo que un libro prohibido en tu país significa infinitamente más que los millones de palabras que vomitan nuestras universidades
Las historias y los dramas chinos suelen terminar bien. Pero la mayoría de mis libros tienen un final trágico. Sin embargo, hablan de esperanza, dignidad y fuerza.
Creo que los libros de que habla son muy buenos para España y no valdrán nada en países más ilustrados. En referencia a los libros de fray Benito Feijoo.
Debemos hacer una pausa para considerar los peligros del comunismo en nuestra área y también debemos actuar activamente con el objeto de eliminar todo resto de difusión comunista en la Nación Árabe. Nos acusarán de ser fanáticos porque prohibimos que sus libros penetren en nuestra región... pero todo lo que puedan imputar no son sino tonterías.
El Corán es un libro que enfatiza el hecho más bien que la idea.
No consideramos nuestros principios como dogmas inspirados en libros que se dicen venidos del cielo. Nosotros obtenemos nuestra inspiración, no del cielo, o de un mundo invisible, sino directamente de la vida
Conozco los secretos que te guardas bajo llave, y es que tuve dos maestros: señor libro y señor calle
Me explicaba que ser un ángel significaba amar lo bueno, no hacer daño a los demás y llevar el cuerpo y la ropa limpios. Mis verdaderos maestros fueron el teatro, los libros, en su momento, y por último personas que no tenían relación con mis padres.
No hagas caso de lo que dice tu padre, no le creas. Está enfermo. Es una suerte para ti que pases solo la mayor parte del tiempo. Que Dios te acompañe, con eso es suficiente. Sé un ángel y deja que los profesores, los libros y el teatro sean tus amigos. Sé mi hijo y el hijo de otra gente buena. Eres la única luz de esta vieja casa sumida en la oscuridad. Sé único en todo.
La Biblia no es un mero libro, sino una creación viviente, con un poder que vence a todo cuanto se le opone.
Hoy es donde tu libro comienza, el resto aún está en blanco.
¿Sabes porque deje de ser delicia hermano mío? Yo sí. Hay cosas que no están en tu libro. Hay caminos fuera de este jardín. Harías bien en recordarlo.
Se debe leer poco y releer mucho. Hay unos pocos libros totales, tres o cuatro, que nos salvan o que nos pierden. Y, sin embargo, el lector se desgasta, se desvanece en miles de libros más áridos de que tres desiertos.
Sin violencia permanece y prospera en medio de sus libros y pinturas, existe la ciudad de Tenochtitlan.
El libro es enseñanza y ejemplo. Es luz y revelación.
La mayor parte de los libros actuales tienen el aspecto de haberse escrito en un solo día, con libros leídos la víspera
La mayoría de los libros actuales tienen el aspecto de haberse escrito en un solo día con libros leídos la víspera
No sabemos cómo quería Copérnico que se llamara el libro
...El aforismo, la sentencia en que yo soy maestro y el primero entre los alemanes, son las formas de la eternidad, mi ambición es la de decir en diez frases lo que otro dice en un libro, lo que ningún otro dice en un libro...
Confieso que son pocos los libros que leo con tantas dificultades como los evangelios.
Debería considerarse a todo escritor como un malhechor que en muy contados casos merece perdón y gracia. Este sería un remedio contra la invasión de los libros.
Un hombre dice: A juzgar por el efecto que a mí me ha causado, este libro es dañino. Dejadle esperar y puede que un día confiese que le hizo un gran servicio al descubrirle una enfermedad oculta de su alma.
Tomo un libro y te descubro en cada página, vago en ti ebrio y perturbado.
Cuantos más pecados confieses, más libros venderás.
Las necesidades y la complejidad de la vida moderna plantean a este fenómeno del intercambio de informaciones demandas más intensas que en cualquier otra época, la prensa, los museos, los laboratorios científicos, las universidades, las bibliotecas y los libros de texto han de satisfacerlas o fracasarán en sus propósitos.
Hay que escribir libros como quien compone música
Los libros nos dan consejos que no se atreverían a darnos nuestros amigos.
Les gusta más un libro cuanto más los hace llorar.
Los libros son compañeros dulces para el que sufre, y si no pueden llevarnos a gozar de la vida, al menos nos enseñan a soportarla.
Me gusta todo lo que es antiguo: los viejos amigos, los viejos tiempos, los viejos modales, libros antiguos y viejos vinos.
Un libro puede ser agradable con muchas imperfecciones y enojosísimos sin un defecto.
Un libro puede ser divertido y estar lleno de errores o ser muy aburrido, pero sin un solo error.
Un libro debe construirse como un reloj y venderse como un salchichón.
Bajo el verdor con un poco de pan, vino, el libro de un poeta, y tú cantando a mi lado en el desierto, ¡el desierto me sería un paraíso!
Olvida que deberías haber sido recompensado ayer y no lo fuiste. ¡Qué importa, sé feliz! No eches de menos ninguna cosa ni esperes nada tampoco. Lo que ha de suceder, escrito está en el libro que hojea, al azar, el viento de la eternidad.
¿Sabes lo que te puede acontecer mañana? Ten confianza, pues, de lo contrario, no dejará el infortunio de justificar tus temores. No te apegues a nada. No interrogues los libros ni a los hombres: él destino es inescrutable.
Luego íbamos a un café para leer de nuevo el libro y hablábamos de él sin parar, sin parar durante horas. Aquello era amor y a veces pensaba que, como en las películas, el amor era el único medio de traer un universo lejano hasta el nuestro.
Me gustaba leer libros de la misma manera que me gustaba ir al cine u hojear revistas y periódicos. No lo hacía porque esperara que me sirviera para algo ni porque persiguiera un objetivo como, qué sé yo, sentirme superior a los demás, más sabio o más profundo. Incluso me atrevo a afirmar que el hecho de convertirme en un ratón de biblioteca me enseñó a ser modesto.
Un día leí un libro y toda mi vida cambió.
(..) Apelando a la prudencia según ese libro de la cobardía cuyo autor se llama sentido común.
Con la libertad, las flores, los libros y la Luna, ¿quién no sería perfectamente feliz?
El Libro de la Vida comienza con un hombre y una mujer en un jardín, termina con el Apocalipsis.
El mundo llama inmorales a los libros que le explican su propia vergüenza.
En la antigüedad los libros eran escritos por hombres de letras y leídos por el público. Hoy en día los libros son escritos por el público y leídos por nadie.
Los libros que el mundo llama inmorales, son libros que muestran al mundo su propia vergüenza.
No hay libros morales ni inmorales. Los libros están bien escritos o no lo están.
No hay libros morales ni libros amorales. No hay más que libros bien escritos o mal escritos. Eso es todo.
Si no podéis disfrutar leyendo un libro repetidas veces, de nada sirve leerlo una sola vez
Yo cada vez que oigo hablar de la libreta azul de Aznar, del Libro Blanco, del Libro Rojo... es que enfermo: los libritos de colores me huelen todos a catecismo
Pocas razas hay sobre la tierra más dignas que la raza araucana. Alguna vez veremos universidades araucanas, libros impresos en araucano, y nos daremos cuenta de todo lo que hemos perdido en diafanidad, pureza y energía volcánica.
Caramba, yo hubiera querido hacer un estudio experimental, pero he visto en los libros que tales estudios tratan sólo de investigar el cómo de las cosas, y entre mi primera idea, que era esta, de reconstrucción y la que averigua las razones que movieron a unos individuos a atacar a otro a puntapiés, más original y beneficiosa para la especie humana me pareció la segunda.
El valor de la Biblia supera al de todos los libros que se hayan impreso
Crear personajes no es una acción gratuita, es algo que entraña una responsabilidad, y eso es lo que abordo en la novela. ¿Qué significa dar vida a un ente de ficción? Lo paradójico, creo yo, es que, si el libro que se escribe es bueno, las criaturas imaginarias estén destinadas a tener una vida mucho más larga que la de su creador.
Cuando acabo un libro, nunca me siento demasiado satisfecho. Pero responde a lo que quería hacer, una vez que conseguí entenderlo, para bien o para mal.
Lo que obliga a leer es cuando sentimos que la obra es necesaria, escrita con una sensación de gran necesidad por parte del escritor de dejar que esa obra saliera a la luz. Hay muchos libros que suenan igual que otros, muchos poemas también. Los autores profesionales, con largas carreras, muchos escriben muy bien, pero no realmente maravilloso. Cuando lees algo maravilloso, todo cambia.
Un libro no acabará con la guerra ni podrá alimentar a cien personas, pero puede alimentar las mentes y, a veces, cambiarlas.
No conocía un solo sacerdote. No tenía un solo amigo católico. (...) Pero el gran libro que se me abrió y en el que hice mis estudios, fue la Iglesia. ¡Sea eternamente alabada esta Madre grande y majestuosa, en cuyo regazo lo he aprendido todo!
No tienes que creer en Dios, pero deberías creer en El Libro.
Los funcionarios son como los libros de una biblioteca: los que están en los lugares más altos son los que menos sirven.
Los funcionarios son como los libros de una biblioteca: los situados en los lugares más altos son los más inútiles
Los libros tienen los mismos enemigos que el hombre. El fuego, la humedad, los animales, el tiempo y su propio contenido.
Una vez averiguado que es CC debo decir que no me gusta y por supuesto no publicaré mi libro sin copyright. Ningún autor importante lo hará.. En Twitter, 26 de junio de 2011.
Harry Potter y El señor de los anillos no son películas, son libros ilustrados
Películas, TV e incluso los libros, son basura porque no me involucran. Forman un mar insípido
El gran inconveniente de los nuevos libros es que nos privan de leer los antiguos.
El prefacio es la parte más importante del libro. Hasta los críticos suelen leer un prefacio
El viejo doctor Fausto ve a la joven campesina dormida en el camino y ¡adiós sus libros, su conocimiento, su filosofía!
Esto es lo que sucede cuando escribes libros. No solo hay algo que te impulsa a averiguarlo todo, sino que algo empieza a ponerlo todo en tu camino. De repente no existe una carretera secundaria que no conduzca directamente a tu obsesión.
A mí el libro que me gusta es el que no tiene ni principio ni fin. Ni alga ni omega. Me agrada la novela permeable y porosa.
Con el estudio de los libros se busca a Dios, con la meditación se le encuentra
Yo lo diré en dos palabras: No condeno el franquismo porque libró a España de la Revolución, libró a España de la Segunda Guerra civil, libró a España de entrar en la Guerra Mundial, condenar a las checas...
Se habla de compartir con quienes no tienen. Pero cuando alguno lo pone en práctica, se le advierte que son sentimientos adecuados para libros poéticos y no para la vida
En el alma de un esclavo no puede hallarse el menor resquicio donde pueda albergarse la virtud, y que ningún hombre sensato puede fiarse nunca de ellos. El más sabio de los poetas (Homero) declara así, refiriéndose a Zeus, nos dice: al hombre que cae en esclavitud, Zeus le priva la mitad de su alma... Las Leyes. Libro VI.
Las leyes deben tener como objeto el interés del régimen establecido, cualquiera que éste sea y el mantenimiento de su autoridad, y de aquí se desprende, en su concepto, la verdadera definición de la justicia derivada de la naturaleza misma. Platón: Las leyes. Libro IV.
No hay libro por malo que sea, que no tenga algo bueno.
No hay libro tan malo que no sirva para algo.
Yo converso solamente conmigo mismo y con mis libros
No hay libro malo que no contenga algo bueno
Para escribir este libro he usado el lenguaje mesurado y sobrio del testigo, no el lamentoso lenguaje de la víctima ni el iracundo lenguaje del vengador: pensé que mi palabra resultaría tanto más creíble cuanto más objetiva y menos apasionada fuese, sólo así el testigo en un juicio cumple su función, que es la de preparar el terrero para el juez. Los jueces sois vosotros.
Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría.
Un libro es como un jardín que se lleva en el bolsillo.
Un libro abierto es un cerebro que habla, cerrado un amigo que espera, olvidado, un alma que perdona, destruido, un corazón que llora.
Algunas cosas no se pueden describir con palabras. La literatura tiene muchos límites. A través de la ficción se puede vivir hasta cierto punto, pero hay muchas cosas que los libros no pueden explicar, esa es la razón por la que se han escrito libros tan malos sobre el amor.
La primera vez que lees el libro no sirve: cada hombre merece una segunda cita y cada libro merece ser leído dos veces, créeme.
El papel paraguayo –no el papel del libro, de la revista o del diario, sino el papel moneda- vale, según dicen, cada vez menos. Hay gentes que se consternan ante este fenómeno. Yo no: me felicito de que el dinero pierda su valor, y deseo que llegue el día en que no tenga ninguno. Entonces dejaremos de ocuparnos de él, y nos habremos emancipado de una superstición que nos rebaja.
¡Ay! Te conozco...Tienes demasiadas ideas...El periodista es un hombre de acción: ¡Menos libros, pues, y más gimnasia!
El buen lector es el que hace el libro bueno
El buen lector hace el buen libro.
El talento solo no basta para hacer un escritor. Detrás del libro debe haber un hombre
En muchas ocasiones la lectura de un libro ha hecho la fortuna de un hombre, decidiendo el curso de su vida.
Nunca leas un libro que no tenga al menos un año.
Si quieres saber cómo trata un hombre a su mujer y a sus hijos, mira cómo trata sus libros
Todo libro que ha sido echado a la hoguera ilumina al mundo
El libro es un pájaro con más de cien alas para volar.
El médico sabe por los libros y demuestra por la experiencia.
Hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos.
Hay solo dos cosas con las que uno se puede acostar: una persona y un libro.
Me gusta tocar un libro, respirarlo, sentirlo, llevarlo... ¡Es algo que una computadora no ofrece!
Al primer signo de juego o de truco en una narración, sea trivial o elaborado, cierro el libro.
Creo que escribiré una novela policiaca a la inglesa, sobre el portero Jones y dos hermanas ancianas en esa cabaña de techo a dos aguas, algo que tenga latín y música y muebles de época y un caballero auténtico, uno de esos libros en los que todos salen a dar largas caminatas.
Es horrible admirar el libro de un hombre y después conocerlo, y destruir todo el placer que causó su obra con unas pocas posturas egocéntricas, de modo que no sólo a uno le disgusta su personalidad, sino que nunca puede volver a leer nada de él con una mente abierta. Su pequeño ego malo siempre está espiándolo a uno detrás de las palabras.
La mayoría de los escritores son gente tan fea que sus caras destruyen un sentimiento que quizá podría haberles sido favorable. Quizá soy demasiado sensible, pero varias veces me he sentido tan repugnado por esas caras que no he podido leer los libros sin que la cara se interpusiera. Especialmente esas caras de mujeres maduras gordas con ojos de cuervo.
Otros escritores están haciendo cosas todo el tiempo (charlas en ferias del libro, giras de firmas de autógrafos, conferencias, difusión de sus personalidades en tontas entrevistas) que, no puedo evitar pensarlo, los hacen parecer un poco baratos. Para ellos es parte del oficio, para mí, es lo que lo vuelve un oficio.
¿Por qué diablos esos idiotas editores no dejan de poner fotos de escritores en sus sobrecubiertas? Compré un libro perfectamente bueno... Estaba dispuesto a que me gustara, había leído sobre él y entonces le echo una mirada a la foto del tipo y es obviamente un completo imbécil, una basura realmente abrumadora (fotogénicamente hablando) y no puedo leer el maldito libro.
El libro gobierna a los hombres y es el maestro del porvenir.
La arquitectura es una manera de pensar sobre el mundo muy similar en estructura a escribir un libro, ya que ambas disciplinas representan el mismo campo y dominio.
Leer un libro enseña más que hablar con su autor, porque el autor, en el libro, sólo ha puesto sus mejores pensamientos
Los malos libros provocan malas costumbres y las malas costumbres provocan buenos libros
En el libro de tu historia en ser yo, flor de las flores, página hermosa de amores tengo empeño.
Como expresión de una necesidad humana, siempre quise escribir un libro que terminase con la palabra mayonesa.
El dostoiewski culinario, por James Falon. El autor dijo que se trataba de un libro de recetas encontradas en las novelas de Dostoiewski. Algunas son muy buenas -dijo-. Ya he comido todo lo que cocinó Dostoiewski.
El argumento de este libro es que nosotros, y todos los demás animales, somos máquinas creadas por nuestros genes.
Por lo concerniente al aprendizaje de la música instrumental, tan sólo puedo darte un pequeño consejo: no aprendas de los libros, puesto que esto, como dice mi padre, es lo peor que se puede hacer.
El mundo ha perdido muchos valores, especialmente los de la comunicación, la memoria. A veces nuestros propios pueblos pierden su memoria histórica y no tienen toda la culpa, pues las editoriales no publican sus libros y los medios de comunicaciones crean solo fantasías de intrigas, de odios, de rencores o, simplemente, silencio.
Definitivamente creo que un niño merece los dos padres. Sería egoísta de mi parte, a causa de mi orgullo y la independencia para decir, Oh, sólo quiero un donante de esperma, porque yo misma lo puedo hacer. Puedo hacerlo yo misma, pero eso no es justo. Sólo estoy diciendo que todo lo que venga en mi camino voy a ser capaz de manejarlo, pero en un libro perfecto, habría matrimonio e hijos
Si piensas llegar a alguna parte en la vida, tienes que leer muchos libros.
Una autobiografía es un libro que una persona escribe sobre su propia vida y está por lo general lleno de todo tipo de detalles aburridos.
Lo que he estado diciendo -el meollo de este libro- se puede resumir en dos sencillas normas:
Los libros en prosa son perros de muestra que yo crío y vendo para mantener a mi gato.
De un escritor como Günter Grass uno puede esperar una obra maestra hasta en el lecho de muerte, aunque por ahora todo parece indicarnos que Mi Siglo (Alfaguara) será el penúltimo de sus grandes libros.
Me conmueven los lectores a secas, los que aún se atreven a leer el Diccionario filosófico de Voltaire, que es una de las obras más amenas y modernas que conozco. Me conmueven los jóvenes de hierro que leen a Cortázar y a Parra, tal como los leí yo y como intento seguir leyéndolos. Me conmueven los jóvenes que se duermen con un libro debajo de la cabeza. Un libro es la mejor almohada que existe.
Mi única patria son mis dos hijos, Lautaro y Alexandra. Y tal vez, pero en segundo plano, algunos instantes, algunas calles, algunos rostros o escenas o libros que están dentro de mí y que algún día olvidaré, que es lo mejor que uno puede hacer con la patria.
De mí se dirá posiblemente que soy un escritor cómico, a lo sumo. Y será cierto. No me interesa demasiado la definición que se haga de mí. No aspiro al Nobel de Literatura. Yo me doy por muy bien pagado cuando alguien se me acerca y me dice: me cagué de risa con tu libro.
No aspiro al Nobel de Literatura. Yo me doy por muy bien pagado cuando alguien se me acerca y me dice: me cagué de risa con tu libro.
El odio son las cosas que te gustaría hacer cuando le dejas un libro a alguien y te lo devuelve en edición fascicular.
Hay gente en ocasiones que deseas que fuera un libro, para así poder cerrarla con un sonoro y seco golpe de la mano, sin marcar la página, y devolverla luego para siempre al lugar en que por derecho corresponde: los mustios anaqueles de una rancia biblioteca.
Nadie nunca lee un libro. Se lee a sí mismo a través de los libros.
Nunca trabajo con modelos vivos. Yo utilizo fotografías o referencias que veo en los libros, tomo mis propias fotografías o miro en mi interior.
La política es una profesión muy gratificante. Si tienes éxito, recibes muchas recompensas, si fracasas, siempre puedes escribir un libro
La política no es una mala profesión. Si tienes éxito tienes muchas recompensas, si caes en desgracia siempre puedes escribir un libro.
El periodismo al que me dedico, que es el escrito, de plumilla, de articulista y reportera, es un género literario como cualquier otro, equiparable a la poesía, a la ficción, al drama, al ensayo. Y puede alcanzar cotas de excelencia literaria tan altas como un libro de poemas o una novela.
Hay tantísimos libros en el mundo por leer que no suelo volver a lo ya leído.
Todo libro es lo que su escritor es, pero está tan deformado por la imaginación que no puedes traducirlo fácilmente a tu peripecia cotidiana.
Uno escribe pensando en el lector que lleva dentro. Escribes o intentas escribir el libro que te gustaría leer.
El libro es fuerza, es valor, es fuerza, es alimento, antorcha del pensamiento y manantial del amor.
Un buen libro es el mejor de los amigos, lo mismo hoy que siempre.
Un libro es la única cosa inmortal.
Cierra tus labios y podrás oír del que posee el Aliento, todo lo que no cabe ni en palabras ni en definiciones. Cierra tus labios y podrás oír del Sol lo que no viene ni en libros ni en discursos. Cierra tus labios y hablará el Espíritu por ti. Únete a los amigos en el arca de Noé.
Me gustaría que mis libros sirvieran para que los lectores del siglo XXI comprendieran lo que ha sido el nacimiento del Tercer Mundo, la llegada al poder y la soberanía de sociedades míseras, rurales e iletradas, un fenómeno sin precedentes que va a cambiar la mentalidad y el modo de vivir en todos los países.
(Los libros) Que de verdad me gustan son esos que cuando acabas de leerlos piensas que ojalá el autor fuera muy amigo tuyo para poder llamarle por teléfono cuando quisieras.
Lo que más me gusta de un libro es que te haga reír un poco de vez en cuando.
Crecí besando libros y pan. Desde que besé a una mujer, mis actividades con el pan y los libros perdieron interés.
Los libros eligen a sus autores, el acto de la creación no es enteramente racional y consciente.
Un libro es una versión del mundo. Si no te gusta, ignóralo u ofrece tu propia versión.
Para escribir poemas, para ser un poeta de vida apasionada y romántica cuyos libros están en las manos de todos y de quien hacen libros y publican retratos los periódicos, es necesario decir las cosas que leo, esas del corazón, de la mujer y del paisaje, del amor fracasado y de la vida dolorosa, en versos perfectamente medidos, sin asonancias en el mismo verso, con metáforas nuevas y brillantes.
En España la mejor manera de revelar un secreto es escribir un libro, nadie lee.
Su libro es bueno y original, pero la parte que es buena no es original y la parte que es original no es buena.
Los hombres grandes y buenos no mueren ni aun en este mundo. Embalsamados en libros, sus espíritus perdurarán. El libro es una voz viviente. Es una inteligencia que nos habla y que escuchamos.
No he conocido a nadie que fuera capaz de alegrarse como ella de las cosas sencillas de la vida: personas y animales, estrellas y libros, todo le interesaba, y su interés no se basaba en la altivez, en la pretensión de convertirse en experta, sino que se aproximaba a todo lo que la vida le daba con la alegría incondicional de una criatura que ha nacido al mundo para disfrutarlo todo.
Nada es más extraño que la propia palabra tenga sentido para otro. Es extraordinario y es incomprensible. Yo no puedo creer hasta hoy, y he escrito casi veinte libros, que mis palabras tengan sentido para otras personas. Me sorprende y me conmueve infinitamente y me llena de perplejidad.
Es lo que sé de la crueldad de la paciencia. No hay paciencia más terrible que la paciencia de las trastornadas. He visto a dementes afanarse en tareas interminables: trasvasar arena de una taza perforada a otra, contar las puntadas de un vestido raído o las motas en un rayo de sol, rellenar con las sumas resultantes libros invisibles de contabilidad.
No es preciso tener muchos libros, sino tenerlos buenos.
No interesa el que leas muchos libros, mas interesa mucho el que sean buenos los que leas.
El libro realiza una multitud de tareas, algunas soberbias, otra deprorables, distribuye conocimientos y miserias, ilumina y engaña, libera y manipula, enaltece y rebaja, crea o cancela operaciones de la vida. Sin él, evidentemente, ninguna cultura sería posible.
Un libro leído en distintas épocas se transforma en varios libros.
Uno es los libros que ha leído, la pintura que ha visto, la música escuchada y olvidada, las calles recorridas. Uno es su niñez, su familia, unos cuantos amigos, algunos amores, bastantes fastidiosos. Uno es una suma mermada por infinitas restas.
En verdad que aquél era un estudio, casi una biblioteca. Se trataba de una habitación de cielo raso elevado, con dos ventanas altas y estrechas, de cortinas oscuras y suntuosas. Era mucho más amplia de lo que había supuesto, con todas las paredes cubiertas de libros, desde el piso hasta el techo.
Estamos progresando. En la Edad Media me habrían quemado y ahora se conforman con quemar mis libros.
La humanidad progresa. Hoy solamente quema mis libros, siglos atrás me hubieran quemado a mi.
¡Menudo progreso hemos logrado! En la Edad Media, me hubieran quemado. Ahora les basta con quemar mis libros.
¿Cuánto tiempo hace que no pienso en otra cosa que en ti, imbécil, que te intercalas entre las líneas del libro que leo, dentro de la música que oigo, en el interior de los objetos que miro?
Te doy una canción como un disparo, como un libro, una palabra, una guerrilla: como doy el amor
Los libros deberían conducir a una de estas metas: sabiduría, piedad, alegría o utilidad
Es un pensamiento que no conduce a nada, una matemática que no establece nada, un arte que no deja obra, una arquitectura sin materia. Pero ha demostrado, sin embargo, ser más perdurable, a su modo, que los libros o que cualquier otro monumento.
Ir sin amor por la vida es como ir al combate sin música, como emprender un viaje sin un libro, como ir por el mar sin estrella que nos oriente.
Un libro es un espejo que pasea por una gran avenida.
El mundo fue hecho para dar lugar a un libro hermoso.
La carne está triste ¡ay!, y yo he leído ya todos los libros
Alguien me dijo que cada ecuación que incluyese en mi libro reduciría las ventas a la mitad. He puesto una ecuación, la famosa ecuación de Einstein e = mc2. Espero que esto no asuste a la mitad de mis potenciales lectores.
Alguien me dijo que por cada ecuación que incluí en el libro reduciría a la mitad las ventas
Mis libros son el equivalente literario a un Big Mac con una gran ración de patatas fritas.
He escrito unos cuantos libros para niños, pero no a propósito.
El narrador de mis libros es el hombre corriente. El grano de arena en la Historia. Aquel a quien nunca se pregunta, ese que desaparece sin dejar rastro, llevándose sus secretos a la tumba. Hablo de aquellos que no tienen voz. Los oigo, los escucho, los comprendo. La calle es para mí un coro, una sinfonía. Es infinitamente triste cómo todo se puede decir, susurrar y gritar en la nada.
He escrito cinco libros, pero, básicamente, desde hace casi cuarenta años cuento siempre la misma historia.
Un libro no es inofensivo simplemente porque nadie se sienta ofendido por él.
Con este libro, espero realmente que llegue a todos a los que yo no me encontré en la calle y compartir mi historia.
A D'Oropel no le hacía falta una torre con diez mil trolls acampados alrededor. Le bastaban un libro de contabilidad y su propio ingenio. Funcionaba mejor, salía más barato y por las noches se podía ir de fiesta.
Los libros tienen su orgullo: cuando se prestan, no vuelven nunca
Sin libros, Dios está silencioso, la justicia dormida, las ciencias naturales paradas, la filosofía coja, las letras mudas y todas las cosas envueltas como en unas heladas tinieblas.
La verdadera universidad de hoy en día es una colección de libros.
La verdadera universidad en nuestro días consiste en una colección de libros.
La verdadera universidad en nuestros días consiste en una colección de libros
Los libros son amigos que nunca decepcionan.
Ningún libro que no se ha mejorado por las continuas lecturas merece ser leído.
Ningún libro, como ninguna buena casa, muestra todo su mérito desde un principio
Un buen libro es la esencia más pura del alma humana
Los libros son el cloroformo bendito de la mente.
Un libro que se cierra no es más que un bloque.
...esos hombres que basan sus conocimientos en la autoridad de los libros, y no en su propia meditación, sean de condición más baja que los simples ignorantes,...
La primera enumeración de todos los Libros, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, está en los cánones de los apóstoles, que se supone fueron compilados por Clemente, el primer obispo de Roma, después de San Pedro.
Mas no es el autor, sino la autoridad de la Iglesia, lo que hace de un libro un texto canónico.
Y en lo que particularmente se refiere a la rebelión comtra la monarquía, una de sus causas más frecuentes es la lectura de libros de política e historia antigua de griegos y romanos.
No es posible vivir sin libros
Siempre he dicho, y siempre diré que la lectura cuidadosa y diligente del Libro Sagrado produce mejores ciudadanos La Biblia produce las mejores personas del mundo
Prefiero ser un hombre pobre en un desván con un montón de libros que un rey que no ama la lectura.
He leído con profunda emoción el libro y su documentación sobrecogedora. No puedo describir el sentimiento de aversión y odio que embarga mi corazón al leer estos relatos de degradación humana y crueldad abominable. El silencio solo serviría para fomentar la indiferencia moral del mundo, ustedes han cumplido con su deber al publicar este libro y sacar a la luz pública estos hechos
Esta es su cita: A Thomas Pynchon le encantó este libro, casi tanto como amaba a las cámaras! ¡Cómo por aquí! ¡Ha tomado una foto con un autor solitario! Sólo hoy, ¡vamos a dar un autógrafo gratis! Pero espere, ¡hay más!
Bueno, para serte sincero, se que probablemente no es algo bueno que decir, pero había un libro horroroso que tenia de R.L. llamado The Snowman. Realmente me encanto ese libro cuando tenia 8 o 9 años.
Teme al hombre de un solo libro
¿Qué más quieren los que sólo estudian títulos de libros, si con fingirlos de cartón pintado les sirven lo mismo?
He buscado el sosiego en todas partes, y sólo lo he encontrado sentado en un rincón apartado, con un libro en las manos
He buscado el sosiego en todas partes, y sólo lo he encontrado sentado en un rincón apartado, con un libro en las manos.
He buscado por todas partes el sosiego y no lo he encontrado sino en un rincón apartado, con un libro en las manos.
Trazar un Mapa Mental de un libro es fácil. ¡Los libros, de hecho, se escriben para ser convertidos en mapas mentales!
Puedo estar sola fregar platos leer libros construir frases escuchar y ser feliz sin mala conciencia.
Marxistas. Pero el concepto de anarquismo de los servicios estatales es un intento de aprovechar para el estado imperialista la vieja disputa entre el marxismo revolucionario y el anarquismo revolucionario. Mas, de acuerdo con esa falsa comprensión del marxismo, Lenin era anarquista y su obra Estado y Revolución sería un libro anarquista.
El libro es una criatura frágil. Sufre el paso del tiempo, el acoso de los roedores y las manos torpes, así que el bibliotecario protege los libros no sólo contra el género humano sino también contra la naturaleza, dedicando su vida a esta guerra contra las fuerzas del olvido.
El mundo está lleno de libros preciosos que nadie lee.
Hay libros que son para el público, y libros que hacen su propio público.
Los libros no están hechos para pensar, sino para ser sometido a investigación.
Los libros se respetan usándolos, no dejándolos en paz.
Los libros siempre hablan de otros libros y cada historia cuenta una historia que ya se ha contado.
Los libros son esa clase de instrumentos que, una vez inventados, no pudieron ser mejorados, simplemente porque son buenos. Como el martillo, el cuchillo, la cuchara o la tijera.
He escrito en mi libro lo que creía, y sigo creyendo, que es la verdad. He escrito sólo lo que he pensado, sentido y sufrido.
No hay sentido ni verdad en mi actual situación, en mi libertad física mientras el libro al que he dedicado mi vida está en la cárcel
No hay sentido ni verdad en mi actual situación, en mi libertad física mientras el libro al que he dedicado mi vida está en la cárcel. Pues yo lo escribí, y no lo he repudiado y no lo estoy repudiando (...) Pido libertad para mi libro.
Si mi libro es una mentira, que lo digan las personas que quieran leerlo. Si es una calumnia, que lo diga también esta gente. Que el pueblo soviético y los lectores soviéticos, para los que escribo desde hace treinta años, juzguen lo que es verdadero y lo que es falso en mi libro
Tenemos la costumbre de burlarnos de los intelectuales por su duplicidad hamletiana, por sus dudas e indecisiones. Yo, en mi juventud, despreciaba en mí todos estos rasgos. Ahora pienso diferente: la humanidad está en deuda con los indecisos y los dubitativos por sus grandes descubrimientos, por sus grandes libros
Yo soy tú, querida madre, y mientras yo viva, tú también lo harás. Cuando muera tú seguirás viviendo en este libro que te he dedicado y cuyo destino está estrechamente atado a tu destino.
Los libros hacen libre a quien los quiere bien
Los libros hacen libre al que los quiere
La utilidad de los libros es que inspiran y ayudan al hombre para entender y descifrar su propio corazón
En un libro habla el entendimiento, en la fisonomía se revela el alma.
La arquitectura es el gran libro de la humanidad.
La virtud es un libro austero y triunfante en que todo padre debe hacer deletrear a su hijo.
Hay libros cuya belleza formal es tan apretada, tan concluida, tan severa, que nada nuestro puede insertarse en ellos. Su superficie compacta y lisa no nos ofrece resquicio alguno. Nos queda sólo la posibilidad de aquiescencia o de rechazo.
¿Has seguido mi consejo? ¿Te has separado de los libros de Jules Michelet, Ernest Renan, etc.? Lee todo eso si puedes. Cambiar de alimentos estimula el apetito.
Los libros son madres que amamantan de sabiduría a sus hijos, los lectores
Cada uno tenía su pasado encerrado dentro de sí mismo, como las hojas de un libro aprendido por ellos de memoria, y sus amigos podían sólo leer el título.
Cuando vio este nuevo libro sobre su mesa de noche, apilado sobre el que había terminado la noche anterior, estiró la mano automáticamente, como si leer fuera la primera y única tarea evidente del día, la única forma viable de negociar el tránsito del sueño al deber.
Middlemarch, el libro magnífico, el cual con todas sus imperfecciones, es una de las pocas novelas inglesas para gente madura.
Todo el mundo conocido, con excepción de las naciones salvajes, es gobernado por los libros.
Todo el mundo conocido, excepto sólo los países salvajes, está gobernado por los libros.
Yo me atengo a los libros antiguos, pues siempre me enseñan algo, de los nuevos aprendo muy poco.
Hay más tesoros en los libros que en todo el botín de los piratas de la Isla del Tesoro
Ganar las fuerzas de la embriaguez para el servicio a la revolución: en torno a esto gira el surrealismo, tanto en sus libros como en sus empresas. Tal es lo más propio de su empeño.
Los libros y las prostitutas entrecruzan el tiempo. Dominan la noche como el día y el día como la noche.
Este es mi libro más intimista. Hay heridas sin cicatrizar. El deseo de ver a mi madre de nuevo... olvidarla... fue intenso. Tuve que darme cuenta de que el amor y el sufrimiento están muchas veces conectados. Trabajar en este libro fue doloroso, pero una experiencia realmente necesaria para mí
La Experiencia es hija del Pensamiento y el Pensamiento es hijo de la Acción. No podemos aprender hombría en los libros.
No fue hasta el Premio Nobel cuando realmente me tuvieron en cuenta. No podían entender mis libros, pero pudieron entender los 30.000 dólares
Quizás tuvieron razón en colocar el amor en los libros... Quizás no podía existir en ningún otro lugar.
Aunque el hombre puede disimular sus crímenes bajo una apariencia orgullosa, el rostro de una mujer desgraciada es el único libro en que están escritos sus pecados.
Tu vida es como la de un libro, donde los hombres podrán leer cosas extrañas.
Todo principio no es más que una continuación, y el libro de los acontecimientos se encuentra siempre abierto a la mitad.
Algunos libros son inmerecidamente olvidados, ninguno es inmerecidamente recordado
No conviene que el interlocutor lea el pensamiento del que habla con el, como en un libro abierto. El que refleja en su rostro las impresiones se halla siempre en estado de patente inferioridad.
Ni un libro ni un filme pueden transformar la sociedad. Es suficiente con que abran sus ojos.
search