Las mejores 12 Frases de Ladrón - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Ladrón

A quien nos justifica nuestra desconfianza llamamos enemigo, ladrón de una esperanza.
El ladrón es hoy decente a la fuerza se ha hecho gente, va no encuentra a quién robar.
Me pregunto si te acuerdas de la historia que nos leyó mamá la primera noche que Sebastian se emborrachó...; quiero decir la noche mala. El padre Brown dijo algo así­ como "le cogí­ (al ladrón) con un anzuelo y una caña invisibles, lo bastante largos como para dejarle caminar hasta el fin del mundo y hacerle regresar con un tirón del hilo".
Muéstrame un mentirosa y yo te mostraré un ladrón.
Contra el salteador, el cuatrero y el ratero hay la acción criminal. Contra el ladrón literario no hay nada y, además, el robado costea el precio de la magnesia para pagar la bilis que produce el despojo.
Trabajar constituye un deber indispensable para el hombre social. Rico o pobre, poderoso o débil, todo ciudadano ocioso es un ladrón.
-Amigo mí­o, mi esposo es un avaro que no me da nunca dinero; déjame coger un cordero, y tú dirás que se lo ha llevado un lobo. -Señora, -le respondió Fatal-, quisiera de todo corazón servirla, pero prefiero morir antes que decir una mentira y ser un ladrón. -No eres más que un tonto -le contestó la mujer-; nadie sabrá que lo has hecho. -Lo sabrá Dios, señora -respondió Fatal; í‰l ve todo cuanto hacemos y castiga a los mentirosos y a los que roban.
De modo que por fin habí­a sucedido: estaba a punto de convertirme en ladrón, en un afanador de leche de tres al cuarto. En esto se habí­a transformado el genio de genio pasajero, el cuentista de un solo cuento: en ladrón.
Un ladrón es un financista impaciente.
í‰l no sabí­a por qué aquella vieja robaba cabellos; por consiguiente, no podí­a juzgar su conducta. Pero a los ojos del sirviente, despojar de las cabelleras a los muertos de Rashomon, y en una noche de tormenta como ésa, cobraba toda la apariencia de un pecado imperdonable. Naturalmente, este nuevo espectáculo le habí­a hecho olvidar que sólo momentos antes él mismo habí­a pensado hacerse ladrón.
El sueño es el jardí­n preparado para las dudas, no sabes lo que es verdad, lo que no lo es. Te parece que es un ladrón y lo fusilas y después te comunican que ha sido un soldado, así­ ocurrió conmigo exactamente, por esto te llamé para decirme -sin error lo que es verdad- lo que no lo es.
search