Las mejores 102 Frases de Juez - FrasesWiki.com

Encontramos 102 frases sobre Juez

Muchos jueces son absolutamente incorruptibles; nadie puede inducirles a hacer justicia. " La ópera de los tres centavos " (1928), Bertolt Brecht
Autor:" La ópera de los tres centavos " (1928) Bertolt Brecht
El que se erige en Juez de la Verdad y del Conocimiento es anonadado por la carcajada de los dioses.
El que se erige en juez de la verdad y el conocimiento es desalentado por las carcajadas de los dioses.
Y ahora márchese a esas televisiones de extrema derecha y dígales que la policía española, la Guardia Civil, la Ertzaintza y la policía francesa han ido al juez a mentir para salvar la cara a este Gobierno y a este ministro.
¡Nunca sigas impulsos compasivos! ¡Ten los garfios del Odio siempre activos, los ojos del juez siempre despiertos! ¡Y al echarte en la caja de los muertos, menosprecia los llantos de los vivos!
Una conciencia sin Dios es como una corte sin juez.
El buen juez no ha de torcer las leyes a su condición, sino torcer su condición conforme a las leyes.
Que ningún juez declare mi inocencia, porque, en este proceso a largo plazo buscaré solamente la sentencia a cadena perpetua de tu abrazo
Cada uno juzga bien aquello que conoce, y de eso es buen juez.
El amor o el odio hacen que el juez no conozca la verdad.
El arbitro considera la equidad, el juez la ley.
Cada uno juzga bien aquello que conoce, y de eso es buen juez.
Soy juez, por tanto un hombre para el derecho y esclavo de la ley
Todo juez de sí mismo halla luego textos de escapatoria
Más daño hace un juez venal que cien delincuentes.
Cuando las leyes son claras y precisas, la función del juez no consiste más que en comprobar un hecho.
El juez debe hacer en todo delito un silogismo perfecto: la mayor de este silogismo debe ser la ley general, la menor, será la acción conforme o no a la ley, y finalmente, la consecuencia tendrá que ser la libertad o la pena.
Cuando las leyes son claras y precisas, la función del juez no consiste más que en comprobar un hecho.
El juez debe hacer en todo delito un silogismo perfecto: la mayor de este silogismo debe ser la ley general; la menor, será la acción conforme o no a la ley; y finalmente, la consecuencia tendrá que ser la libertad o la pena.
El que seduce a un juez con el prestigio de su elocuencia, me parece más culpable que el que lo corrompe con dinero.
La muchedumbre es juez despreciable
Me avergüenzo de esos filósofos que no quieren desterrar ningún vicio si no está castigado por el juez.
Haz lo que consideres honesto, sin esperar ningún elogio, acuérdate de que el vulgo es un mal juez de las buenas acciones
El burgués, no conforme con poseer grandes tesoros de los que a nadie participa, en su insaciable avaricia, roba el producto de su trabajo al obrero y al peón, despoja al indio de su pequeña propiedad y no satisfecho aún, lo insulta y golpea haciendo alarde del apoyo que le prestan los tribunales, porque el juez, única esperanza del débil, hállase también al servicio de la canalla
Siempre es útil saber la verdad de una muerte, Y más útil todavía saber cómo mata la sociedad y cómo un hombre puede ser juez y reo al mismo tiempo.
Perdona a todos y perdónate a ti mismo, no hay liberación más grande que el perdón, no hay nada como vivir sin enemigos. Nada peor para la cabeza, y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica (agotadora y vana tarea), que te hace juez y cómplice de lo que te disgusta.
Si el juez fuera justo, quizás el criminal no sería culpable.
Si el juez fuera justo, quizás el criminal no serí­a culpable.
El juez debe tener en la mano el libro de la ley y el entendimiento en el corazón.
Menos mal hacen los delicuentes que un mal juez.
Menos mal hacen los delincuentes que un mal juez.
Menos mal hacen los delincuentes que un mal juez.
Desgraciadamente, igual que la bomba de ETA es algo habitual, las actuaciones del juez Garzón también siempre destapa algo antes de las elecciones que al final se queda en agua de borrajas, pero ya el daño está hecho, sobre Baltasar Garzón.
En lo que parecemos, todos tenemos un juez; en lo que somos, nadie nos juzga.
En lo que parecemos, todos tenemos un juez, en lo que somos, nadie nos juzga.
Me encantaría saber qué pasaría si un día llegase del cielo la noticia de que el buen Dios se dispone a enviar una comisión de ángeles con plenos poderes para viajar por Europa, como los jueces en Inglaterra, y poner fin a los grandes procesos que, en el mundo, no tienen otro juez que el derecho del más fuerte.
No te hagas juez, si con la virtud y la fuerza no eres capaz de romper las asechanzas de la injusticia
Siempre me casó un juez: debí haber exigido un jurado.
Juez — Un estudiante de leyes que corrige sus propios exámenes
Jurado — Un grupo de doce personas quienes, habiendo mentido al juez respecto a su oído, salud y compromisos laborales, han fallado en engañarlo
El país tiene una gran debilidad institucional, la república se basa en la independencia de los tres poderes, el judicial tiene que actuar y nos da la impresión de que el juez Rafecas está actuando correctamente en un estado de derecho tenemos que creerle a la Justicia
En la ética el individuo es el único juez ante sí mismo. Los demás deben ser su auditorio
En ese momento he sentido con certeza, no exenta de un punto de dolor, que quizá me fuera dado, no sólo escribir, sino también pensar, no es el latín ni edlinglés ni el italiano o el español, sino una lengua de cuyas palabras ni una sola me es conocida, una lengua en la que las cosas mudas me hablan y en la que quizá un día en la tumba tendré que rendir cuentas a un juez desconocido.
La conciencia es un santuario sagrado donde sólo Dios puede entrar como juez.
Yo no te pido nada, yo no te acepto nada. Alcanza con que estés en el mundo, con que sepas que estoy en el mundo, con que seas, me seas testigo juez y dios. Si no, para qué todo.
El que Parma o España, o cualquier soberano de Europa, se atreva a invadir las fronteras de mi reino, lo cual, si sucediera, antes que una mancha caiga sobre mi honor por mi culpa, yo misma empuñaré las armas, yo misma seré su caudillo y su juez, y sabré recompensar sus virtudes en el campo de batalla.
El deber de un juez es hacer justicia
El deber de un juez es hacer justicia, su arte consiste en demorarla.
Podría darse el caso de que nos quitaran el Atlético de Madrid porque el juez sólo hace caso de invenciones, alarmas y titulares.
Con dos en una cama, sobran testigos, cura y juez
El principio de que cada cual es el mejor juez de sus propios intereses, interpretado como lo interpretan las personas que formulan esas objeciones, probaría que los gobiernos no deberían cumplir ninguno de los deberes que se les reconocen, es decir, que en realidad no deberían existir.
El principio de que cada cual es el mejor juez de sus propios intereses, interpretado como lo interpretan las personas que formulan esas objeciones, probarí­a que los gobiernos no deberí­an cumplir ninguno de los deberes que se les reconocen, es decir, que en realidad no deberí­an existir.
El poder arbitrario constituye una tentación natural para un príncipe, como el vino o las mujeres para un hombre joven, o el soborno para un juez, o la avaricia para el viejo, o la vanidad para la mujer.
La naturaleza es la única que pueda ser juez, pero su voz, ¿dónde suena?.
La conciencia es el mejor juez que tiene un hombre de bien
Hacete amigo del juez, no le des de que quejarse, que siempre es bueno tener, palenque de ande rascarse.
El tiempo es ese juez insobornable que da y quita razones
El juez de línea anotó ese gol. Nadie sabe si ese tiro rebasó la línea, y se debe estar 100% seguro para marcarlo.
Cada día me interesa menos ser juez de las cosas y voy prefiriendo ser su amante
A buen juez mejor testigo.
Sólo tu puedes ser el juez final en la determinación de lo que es correcto para ti.
El letrado finja ciencia, más sepa el Juez su deber, que el talento se simula pero nunca la honradez.
En el programa A Fondo de la ciudad de Rosario el periodista pregunta porqué no presenta candidatos a diputados nacionales y Juez contesta: Todavía no enterramos a la abuela y vos querés que elija el traje para el cumpleaños de quince.
Juez era diputado provincial y renunció porque se habían aumentado las dietas, y no podia aceptarlo. Por radio dijo: Sacarle un mango a los diputados es más difícil que sacarle un diente a un dogo.
Luis Juez cumplió 44 años. Lo festejó junto a su hermano mellizo, aunque por las sospechas de fraude, sin demasiado entusiasmo y confesó: Tuvimos que usar un matafuego porque ya no teníamos aire ni para apagar las velitas
Periodista: ¿Qué cree que va a ser De la Sota cuando deje de ser gobernador?- Juez: Va a ser rico.
Programa de Mirtha Legrand.-¿Es cierto que lo acusan de enriquecimiento ilícito? Juez: -Mire, a mí deberían acusarme de empobrecimiento lícito.
¿Usted Juez no quiere ser jefe de campaña de Cristina Kirchner en Córdoba, como se proclamó Schiaretti? – Es como ponerlo a Drácula padrino de casamiento de Cristo.
Con mucha sabiduría, en el siglo XIX los políticos se dividían en moderados y exaltados. Entonces estaba claro que el destino de una sociedad dependía del carácter de sus gobernantes. Después de todo, un político, un juez, un obispo o un militar traslada al ejercicio del cargo las mismas pasiones que utiliza para jugar al tute o a la garrafina.
El destino es el carácter. Basta con que un político, un juez, un obispo o un militar sea un tipo vanidoso, frustrado, ambicioso, desconfiado, rencoroso, frívolo o simplemente estúpido para que estas pasiones vulgares en una partida de taberna, desorbitadas por el poder, lleven a una sociedad al cataclismo.
En el sacerdote, como en el alienista, siempre hay algo de juez de instrucción
Te reclama el juez y te reclama el abogado: mi opinión es, Sexto, que pagues al acreedor.
Te reclama el juez y te reclama el abogado: mi opinión es, Sexto, que pagues al acreedor.
La ley solo existe para los pobres, los ricos y los poderosos la desobedecen cuando quieren, y lo hacen sin recibir castigo porque no hay juez en el mundo que no pueda comprarse con dinero.
Del mismo papel en que el juez ha escrito una sentencia contra un adúltero rasgará un pedazo para escribir unas líneas amorosas a la esposa de un colega.
Los jueces son personas susceptibles. Ejeee... ¿Sabéis? Se cansan, como nosotros, cuando insistes y ellos ya han tomado la decisión. Hay un momento en que... ¿Me seguís? El juez está sentado con sus asesores y el veredicto ya está allí. No le afectarán más testigos. Hemos causado ya una impresión concreta con nuestros testigos, con el interrogatorio a los testigos de la acusación.
¡Claro que un abogado puede encargarse de un caso así! El individuo tiene derecho a ser juzgado de acuerdo con muchos factores en relación con el acto confeso. Las circunstancias pueden afectar de manera vital el peso de las pruebas indiciarias. El acusado puede juzgarse, pero no puede sentenciarse. Sólo puede hacerlo el juez.
¿Eres capaz de fijarte por ti mismo tu bien y tu mal y suspender sobre ti la ley de tu propia voluntad? ¿ Eres capaz de ser tu propio juez y el guardián de tu propia ley?
Que este aire sea testigo de su corazón de largo alcance, y en las trincheras, un omnívoro y activo océano sin ventana es la materia... ¿De qué sirven estas estrellas delatoras? Todo deben contemplar ¿Para qué? En la reprobación del juez y del testigo, en un océano sin ventana, está la materia.
Soy partidario del amor libre: la no institucionalización de los afectos, sea con puntillitas de juez o con estola
No renunciamos a nuestra facultad de amar lo que nos parezca malo. Amar y odiar, pues solo los que saben odiar saben amar. Solo pedimos una cosa: eliminar todo lo que en la sociedad actual impide el libre desenvolvimiento de estos sentimientos, todo lo que falsea nuestro juicio: Estado, iglesia, explotación, el juez, el clérigo, el gobierno, el explotador.
Nosotros, los anarquistas, no tememos renunciar al juez ni a la condena. No tememos declarar 'haz lo que quieras y como quieras', porque estamos convencidos de que la inmensa mayoría de los hombres, a medida que se eduquen y se quiten de encima las actuales trabas, actuarán siempre en una dirección útil a la sociedad
Para escribir este libro he usado el lenguaje mesurado y sobrio del testigo, no el lamentoso lenguaje de la víctima ni el iracundo lenguaje del vengador: pensé que mi palabra resultaría tanto más creíble cuanto más objetiva y menos apasionada fuese, sólo así el testigo en un juicio cumple su función, que es la de preparar el terrero para el juez. Los jueces sois vosotros.
La conciencia es, a la vez, testigo, fiscal y juez.
La absolución del culpable es la condena del juez.
Una copa de buen licor pondrá fin a una contienda más rápido que la justicia, el juez o el vicario
Pretendía, al parecer, que su delito fuera considerado como crimen político, y a veces daba la impresión de no luchar para sí, sino para la organización jurídica. La táctica que el juez oponía era la de costumbre: ver en todas las acciones del asesino esfuerzos torpes y astutos para eximirse de responsabilidad.
Nadie se cree culpado si es él su mismo juez.
No hagas juez de la vida a la opinión popular, sino a tu sola conciencia.
Nadie se cree culpado si es él su mismo juez.
El sexo es el juez universal del ser humano
Cuatro características corresponden al juez: Escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente.
Cuatro características corresponden al juez: escuchar de manera cortés,responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente.
Cuatro caracterí­sticas corresponden al juez: escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente.
Muéstrate conciliador con tu adversario mientras compartas el camino con él, no sea que te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas puesto en prisión.
Puedo divertirme todo lo que quiera antes de una carrera, pero cuando el juez de salida grita: ¡en sus marcas! me concentro y se que es hora de correr
Quien pronuncie el veredicto no será un juez divino, puro y misericordioso, ni un sabio tribunal supremo que mire por el bien del Estado y la sociedad, ni un hombre santo y justo, sino un ser miserable destruido por el poder del Estado totalitario. Quien pronuncie el veredicto será un hombre que a su vez ha caído, se ha inclinado, ha tenido miedo y se ha sometido.
El ser humano no tiene un destino, sino que el sujeto del destino es como tal indeterminable. Puede el juez ver destino donde quiera, al castigar, lo dicta ciegamente. Y aunque el hombre no queda afectado por esto, sí se afecta la mera vida en él, que, en virtud de la luz, participa en la culpa natural como participa en la desdicha.
Como dijo un juez a otro: sé justo, y si no puedes ser justo, sé arbitrario
La solemne niebla, significativa y movediza. El tonto con los jueces, entre los tontos un juez.
Un juez recto, es un juez sabio.
search