Las mejores 12 Frases de Ironí­a - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Ironí­a

La ironí­a protege contra la angustia existencialista. (...) La misión consiste en desplazar el problema. " Por la revolución africana " (1964), Frantz Fanon
Autor:" Por la revolución africana " (1964) Frantz Fanon
¿Eso que tenemos delante es el Cerrillo de los Lirios? ¿Pero dónde están esos lirios, hombre de Dios? Yo no veo más que piedras y yerba descolorida. Llamen a eso el Cerrillo de la Desolación y hablarán a derechas. Exceptuando Villahorrenda, que parece ha recibido al mismo tiempo el nombre y la hechura, todo aquí­ es ironí­a. Palabras hermosas realidad prosaica y miserable. Los ciegos serí­an felices en este paí­s, que para la lengua es paraí­so y para los ojos infierno.
La grandeza es una experiencia transitoria. Nunca es consistente. Dependen en parte de la imaginación humana creadora de mitos. La persona que experimenta la grandeza de percibir el mito que la circunda. Debe reflexionar que es proyectado sobre él. Y debe mostrarse fuertemente inclinado a la ironí­a. Esto le impedirá creer en su propia pretensión. La ironí­a le permitirá actuar independientemente de ella misma. Sin esta cualidad, incluso una grandeza ocasional puede destruir a un hombre.
El contemplar una vida que una pasión violenta -de la í­ndole que sea- ha vuelto miserable es siempre algo más instructivo y altamente moral. Eso rebaja, con una ironí­a aullante, tantas pasiones banales y maní­as vulgares, que uno queda satisfecho al pensar que el instrumento humano puede vibrar hasta ese extremo y subir hasta tonos tan agudos.
La faceta ridí­cula que veo en el amor siempre me impidió entregarme a él. He deseado, en ocasiones, seducir a una mujer, pero con sólo pensar en el aspecto extraño que en esos momentos debí­a de tener, me entraban ganas de reí­r. Tanto es así­ que mi voluntad se derretí­a al fuego de la ironí­a interior, y dentro de mí­ cantaba el himno de la amargura y de la irrisión.
La ironí­a es una tristeza que no puede llorar y sonrí­e.
Lo que más admiro en los demás es la ironí­a, la capacidad de verse de lejos y no tomarse en serio. Después, el valor y la humildad, siempre que no sea ostentosa.
Lo que más admiro en los demás es la ironí­a, la capacidad de verse desde lejos y no tomarse en serio.
La ironí­a es que la ciencia ha servido solamente para mostrar cuán pequeño es el conocimiento humano.
Cuando más dura la ironí­a, menos enérgico tendrá que ser el modo en que se lo diga.
Detesto la locura, la aborrezco desde el fondo de mi alma, aborrezco a todos los genios desequilibrados, o semi genio; detesto todo emocionalismo, toda pose excéntrica. ¡Audacia y osadí­a, si! La audacia es todo, es lo único indispensable; pero una audacia serena, decorosa, correcta, como envuelta en el suave terciopelo de la ironí­a. ¡He ahí­ lo que yo soy y lo que quiero ser!
search