Las mejores 43 Frases de Inquietud - FrasesWiki.com

Encontramos 43 frases sobre Inquietud

¿No cree que sembrar una inquietud o una ilusión sea una labor tan digna por lo menos como sembrar trigo? " Los árboles mueren de pie " (1949), Alejandro Casona
Autor:" Los árboles mueren de pie " (1949) Alejandro Casona
La inquietud es una señal de salud y que, como todas las señales de salud, produce energí­a. Una energí­a que puede ser negativa si la dirigimos en contra de nosotros mismos, o positiva si nos impulsa a ir hacia fuera, a abrirnos, a buscar respuestas. " Más fuego, más viento " (2002), Susanna Tamaro
Autor:" Más fuego, más viento " (2002) Susanna Tamaro
Habí­a imaginado que su sensación primordial serí­a la ansiedad, el temor febril a que lo descubrieran y lo arrestaran, pero al parecer la República parecí­a empeñada en absolverlo, por alguna razón perversa, y Andreas ya no conseguí­a recordar por qué se habí­a reí­do tanto del paí­s entero y de su falta de gusto. Ahora se le antojaba más como la República de la Tristeza Infinita. Las chicas seguí­an presentándose a la puerta de su despacho y mostraban interés por él, tal vez incluso más curiosas que antes por su pinta lastimera, pero en vez de pensar en sus coños, Andreas se poní­a a pensar en sus almas jóvenes. " Pureza " (2015), Jonathan Franzen
Autor:" Pureza " (2015) Jonathan Franzen
Ni sacerdote ni soldado han de sentir la inquietud de la duda.
Una cosa sobre todo hace sugestivo el pensamiento humano: es la inquietud.
Una cosa sobre todo hace sugestivo el pensamiento humano: es la inquietud.
Sólo podía comunicar mi inquietud a la tela. Y por eso la volcaba íntegra en ella. ¡La tela que muchas veces no era más que una vieja tapa de cartón!
Le daría las gracias por sus desvelos, por las reprimendas, por el destello de inquietud que veía en su mirada cuando temía que estuviese cometiendo un error. Le daría las gracias por todo lo que para ella fueron entonces ataduras y limitaciones.
En la inquietud y en el esfuerzo de escribir, lo que sostiene es la certeza de que en la página queda algo de no dicho
Una gran filosofía no es la que instala la verdad definitiva, es la que produce una inquietud.
Una gran filosofí­a no es la que instala la verdad definitiva, es la que produce una inquietud.
Existen mujeres casadas que tienen una angustiosa inquietud por realizar labores fuera de su ámbito familiar con detrimento de sus obligaciones de esposas y madres
Una cosa segura: ya no podremos volver allí. Lo pasado está aún demasiado reciente. Todo lo que hemos procurado olvidar se removería de nuevo, y aquella sensación de miedo, de inquietud furtiva, que había llegado a convertirse en pánico ciego e insensato –a Dios gracias ya acabado–, podría, por cualquier circunstancia ignorada, volver a la vida para perseguirnos como antes.
Se diría que el indio gozaba con esta vida de inquietud y peligro, que su naturaleza fuerte y bravía necesitaba de estas persecuciones violentas, en las que, mientras sus perseguidores desplegaban toda la habilidad de un cazador apasionado, él desplegaba toda la ferocidad del tigre y toda la astucia del zorro.
El placer es el bien primero. Es el comienzo de toda preferencia y de toda aversión. Es la ausencia del dolor en el cuerpo y la inquietud en el alma.
Ahoga entre tus labios mi tristeza, y esta inquietud punzante que ya empieza a taladrar mi sien con sus latidos.
El cerebro, fundamentalmente, se formó con un alto componente de entropí­a: cuando se terminó de formar, hace cien mil años, que fue en la Sabana africana, habí­a muchí­simos peligros, depredadores, por ejemplo. Para poder zafar de una situación así­ habí­a que salir corriendo, atacar y defenderse. Ese backup de energí­a por las dudas es el que permitió a la especie sobrevivir. Entonces, por un lado es por eso que queremos desenchufar un rato, estar tranquilos en el sillón. Pero también somos lo que somos como especie porque somos curiosos, porque vamos a ver, a que nos duela, a que nos golpeen.
Caín sigue siendo la izquierda y Abel la derecha. Son los agricultores contra los pastores. Abel es el agricultor que cuida muchos sus frutos y la Biblia dice que para ofrecérselos al Señor, y Caín es el trashumante que cruza el mundo. Claro, siempre hay más revolución, más inquietud, más novedad, más progreso, en el hombre errante y aventurero que en el primer burgués que es Abel.
(...) Muchos factores hacen verosí­mil esta posibilidad. La inquietud que todos llevamos dentro es una de las pistas: es como si tuviésemos una percepción instintiva de que tenemos que hacer algo importante. La inquietud procede del hecho de que todaví­a no hemos sido capaces de descubrir su naturaleza con precisión. (...) El impulso religioso parece ser una caracterí­stica exclusiva del hombre (... ). Si prescindimos de los múltiples adornos que tradicionalmente se han añadido a la religión, su esencia corresponde a una consigna que llevamos en nuestro interior y que, de una forma muy sencilla, viene a decir: "Procedo de algo situado en el cielo". Profundicemos en esa consigna y encontraremos mucho más de lo esperado.
Una ley natural que olvidamos es que la versatilidad intelectual es la compensación por el cambio, el peligro y la inquietud. Un animal en perfecta armonía con su medio ambiente es un perfecto mecanismo.
Cada vez que estés inquieto, trata de identificar el temor que está debajo de la inquietud. La raí­z es siempre el miedo. A menos que lo afrontemos, tendemos a actuar mal.
En Pichilemu esto se hace mucho tiempo, es justamente a raíz de eso, de la inquietud de la misma gente que estamos proponiendo que estas playas sean legales.
Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía.
El mar nunca ha sido amigable para el hombre. Siempre ha sido cómplice de la inquietud humana.
¡Mentira! No tengo ni dudas, ni celos, ni inquietud, ni angustias, ni penas, ni anhelos. Si brilla en mis ojos la humedad del llanto, es por el esfuerzo de reírme tanto...
¡Mentira! No tengo ni dudas, ni celos, ni inquietud, ni angustias, ni penas, ni anhelos. Si brilla en mis ojos la humedad del llanto, es por el esfuerzo de reí­rme tanto...
Siempre tuve la inquietud de escribir, pero era muy joven, no me sentía capacitada y mis ocupaciones no me permitían dedicarme en serio... aunque me siento principalmente cantante me sorprendo con lo que he logrado como compositora
No quieras saber y no tendrás inquietud.
No era una inquietud política, sino la de un hombre cuyo único entretenimiento en la vida es discutir todas las noches durante horas con sus hijas y sus invitados sobre política y sobre la existencia o no de Dios y que teme perder su lugar a la cabecera de la mesa.
Pero surge en el mundo otro tercer vértice de la inquietud social: los que quieren justicia sin prosternarse ni ante Moscú, ni ante Berlín, ni ante Nueva York.
El placer puro no existe: siempre va acompañado de alguna inquietud
Nos mantenemos abrazados en la ventana, nos ven desde la calle: tiempo es de que se sepa, tiempo es de que la piedra pueda florecer, de que en la inquietud palpite un corazón. Tiempo es de que sea tiempo. Es tiempo.
¿Quién puso en nuestro espí­ritu anhelante, vago rumor de mares en zozobra, emoción desatada, quimeras vanas, ilusión sin obra? Hermano mí­o, en la inquietud constante, nunca sabremos nada...
Lo característico de la conciencia es la inquietud, la vigilancia constante, la perenne disposición a la defensa. Ser es defenderse.
Llegué a México buscando la paz que no había encontrado, ni en España –la de la revolución– ni en Europa– la de la terrible contienda–, para mí era imposible pintar entre tanta inquietud.
La casa del justo abunda en riquezas, en las rentas del malo no falta inquietud.
Los que albergan pensamientos de odio, celos, venganza y malicia son verdaderamente personas muy peligrosas. Causan inquietud y mala voluntad entre los hombres.
El hombre actual ha nacido o bien para vivir entre las convulsiones de la inquietud, o bien en el letargo del aburrimiento.
El hombre ha nacido para vivir entre las convulsiones de la inquietud o en la letargia del aburrimiento
La mayoría de hombres ricos viven en constante inquietud por no saber sacar de la riqueza nada más que indigestiones.
El valor esencial (...) está precisamente en la capacidad de permanecer al acecho en las tinieblas de la muerte y la inquietud.
El valor esencial (...) está precisamente en la capacidad de permanecer al acecho en las tinieblas de la muerte y la inquietud.
search