▷ Las mejores Frases de Inmortalidad - FrasesWiki.com

Encontramos 105 frases sobre Inmortalidad

Desear la inmortalidad es desear la perpetuación de un gran error.
El secreto de mi universo es sólo imaginar a Dios sin la inmortalidad del hombre.
No creo en la inmortalidad de las personas y considero que la ética es una preocupación exclusivamente humana, sin que exista ninguna autoridad sobrehumana detrás de ella.
Nosotros, los mortales, logramos la inmortalidad en las cosas que creamos en común y que quedan después de nosotros.
Si hay algo en mí que pueda ser llamado religioso es la ilimitada admiración por la estructura del mundo, hasta donde nuestra ciencia puede revelarla. No creo en la inmortalidad del individuo, y considero que la ética es de interés exclusivamente humano, sin ninguna autoridad sobrehumana sobre él
Quizás eso es lo que queremos decir cuando hablamos de inmortalidad literaria: una vida que no acaba nunca de ser contada.
Mucha gente deseosa de alcanzar la inmortalidad no sabe qué hacer en una tarde lluviosa de domingo.
Consideramos pues, a la religión de los judíos como la más inferior entre las doctrinas religiosas de los pueblos civilizados, lo cual concuerda perfectamente con el hecho de que también es la única que, en absoluto, no tiene ninguna huella de inmortalidad
Desear la inmortalidad es desear la perpetuación de un gran error.
Desear la inmortalidad es desear la perpetuidad de un gran error
El desear la inmortalidad para el individuo es realmente lo mismo que desear perpetuar un error por siempre, porque en el fondo cada individualidad es realmente sólo un error especial, un paso falso, algo que mejor no sería, de hecho, algo de lo cual el propósito real de la vida es el sacarnos
Exigir la inmortalidad del individuo es querer perpetuar un error hasta el infinito
Triunfar tarde no es triunfar: es alcanzar al mismo tiempo la inmortalidad y la muerte.
La clave para la inmortalidad es principalmente vivir una vida que valga la pena recordar.
La clave para la inmortalidad es principalmente vivir una vida que valga la pena recordar.
La reflexión es el camino hacia la inmortalidad (nirvana) , la falta de reflexión, el camino hacia la muerte.
La vigilancia y la lucidez son los senderos de la inmortalidad. Los que vigilan no mueren. La negligencia es el sendero de la muerte. Los negligentes son como si ya estuvieran muertos.
Sin la esperanza de la inmortalidad, nadie afrontaría la muerte por su patria.
Ellos querían gozar de lo prohibido. Querían elogiar la vida y no querían el dolor que es necesario para vivir, para sentir y para amar. Ellos querían sentir la inmortalidad aterradora.
El queso es la leche salto en el camino de la inmortalidad.
Queso - salto de la leche hacia la inmortalidad.
No reneguéis la inmortalidad del alma.
Tal vez la naturaleza es nuestra mejor garantía de inmortalidad.
Las candilejas no pueden mejorar la tumba, sólo la inmortalidad.
Una carta la siento siempre como la inmortalidad, porque es la mente sola sin el amigo corporal. Deudores en nuestra conversación de la actitud y del acento, parece que hay un poder espectral en el pensamiento que camina solo.
Las candilejas no pueden mejorar la tumba, sólo la inmortalidad.
Una carta la siento siempre como la inmortalidad, porque es la mente sola sin el amigo corporal. Deudores en nuestra conversación de la actitud y del acento, parece que hay un poder espectral en el pensamiento que camina solo.
El amor es una muestra mortal de la inmortalidad.
Hay una sola idea superior en la tierra: la de la inmortalidad del alma humana. Todas las demás ideas de las que puede vivir el hombre surgen de ella.
No, no creo en la inmortalidad, ojalá. Creo en la literatura, que es lo mismo que la vida para mí. Viviré algo más en mis libros, durante algún tiempo, y ya está. Ésa es toda la inmortalidad a la que aspiro.
No quieres inmortalidad porque lo dudas, sino porque la temes
No quieres inmortalidad porque lo dudas, sino porque la temes.
Si deseas la inmortalidad, niega la forma. Todo cuanto posee forma, posee mortalidad. Más allá de la forma se encuentra lo informe, lo inmortal.
Si deseas la inmortalidad, niega la forma. Todo cuanto posee forma, posee mortalidad. Más allá de la forma se encuentra lo informe, lo inmortal.
P:¿Cree usted en su inmortalidad?
R:Sí, en cierto modo, yo soy inmortal, seré inmortal. Para mí ser joven no tiene significado. Es algo que no puedes evitar, de ninguna manera. Porque ser joven es una cualidad, y si la tienes, nunca la pierdes. Y cuando te meten en la caja, ahí empieza tu inmortalidad.
El hecho de haber nacido es un mal augurio para la inmortalidad
Detesto a mucha gente y mucha gente me detesta a a mi, pero también hay personas que me gustan, me gustan mucho. y no tiene nada que ver con que me correspondan. Yo vivo así. No quiero ir a ninguna parte. No necesito la inmortalidad
A mi estómago poco le importa la inmortalidad.
Sólo hay un camino para llegar pronto y fácilmente a la inmortalidad. Consiste en amar la vida y vivirla todo lo alegre, valerosa y fielmente que seamos capaces.
El periodista es sólo un escritor que cuando toma la pluma, no espera en inmortalidad.
El objetivo del yoga es llegar a la realidad socavando las bases de la consciencia normal cuando estamos en vigilia, de tal manera que el sol interior eterno del esplendor espiritual pueda brillar sobre el mar tranquilo que es la mente cuando ha cesado todo pensamiento y derramar una radiación de luz, vida e inmortalidad que intensificará la mejor parte del hombre.
Creo que sólo hay una forma de grandeza para el hombre. Es cuando un hombre puede salvar la brecha entre la vida y la muerte. Quiero decir, si puede vivir después de que ha muerto, entonces tal vez fue un gran hombre. Para mí el único éxito, la única grandeza, es la inmortalidad.
He puesto muchos laberintos y enigmas que mantendrán ocupados durantes siglos a los profesores discutiendo sobre lo que yo quería decir. Es la única manera de lograr la inmortalidad
He puesto tantos enigmas y acertijos que la novela mantendrá ocupados a los profesores durante siglos, discutiendo acerca de lo que quise decir. Esa es la única forma de asegurarse la inmortalidad.
Aquel que cree en la inmortalidad debe disfrutar su felicidad en silencio, sin presumir de ello.
Nunca llega a ser coronado por la inmortalidad quien teme ir adonde le conducen voces desconocidas.
Aunque todo lo demás falle, siempre podemos asegurarnos la inmortalidad cometiendo algún error espectacular.
La inmortalidad no tiene sentido en cuanto son los otros la razón de nuestra existencia.
Israelitas, cristianos y musulmanes profesan la inmortalidad, pero la veneración que tributan al primer siglo prueba que sólo creen en él, ya que destinan todo lo demás, en número infinito, a premiarlo o castigarlo
¿De qué otra forma se puede amenazar que no sea de muerte? Lo interesante, lo original, sería que alguien lo amenace a uno con la inmortalidad.
Israelitas, cristianos y musulmanes profesan la inmortalidad, pero la veneración que tributan al primer siglo prueba que sólo creen en él, ya que destinan todo lo demás, en número infinito, a premiarlo o castigarlo.
Hay una infinitud de ideales disímiles como las hojas. El ideal es lo íntimo del ser, lo que lo distingue de los otros seres. Ese átomo diferencial, único para cada individuo, es en el plano sentimental y estético la personalidad de arte y la inmortalidad individual, pues no existen, ni han existido dos seres de sentimentalidad idéntica desde el principio del mundo.
Los que no creen en la inmortalidad creen en la historia.
Un solo día bien vivido de acuerdo a sus reglas, de la filosofía, bebería anteponerse a toda la inmortalidad.
El amor es lo que da su sentido más profundo a la inmortalidad.
Más allá de los cabos y promontorios del ansia, más allá de los premeditados menhires del deseo, más torpes y tímidos con aquellos que más exigen algo sutil y hermoso y lleno de descanso, nos movemos y zozobramos en mareas de ilusión, a tientas buscando más allá de las inmóviles puertas de la inmortalidad.
De momento la inmortalidad sólo la han conseguido el plástico biodegradable y las prótesis que se llevan los muertos a las tumbas.
La inmortalidad es un simple concepto —declaró Crake—. Si consideramos que la mortalidad no equivale a la muerte, sino a su conocimiento previo y el temor que suscita, entonces la inmortalidad correspondería a la ausencia de dicho temor. Los bebés son inmortales. Si eliminamos el miedo, logramos ser...
Tu recuerdo es tu inmortalidad
La inmortalidad es el recuerdo que uno deja
Creer en la inmortalidad del alma, es decir, estar persuadidos de la existencia de algo de lo cual es imposible formarse alguna noción real, es creer en palabras sin poderlas relacionar con algún sentido, afirmar que una cosa es tal y como la decimos es el colmo de la locura y de la vanidad.
¡Cuán preferibles son las palmas de la inmortalidad a los días oscuros y lánguidos que arrastraríamos en la tierra!
Cada vez sentía mayor desprecio por las tesis de la moderna filosofía natural. Qué distinto sería si lod científicos se dedicaran a la búsqueda de los secretos de la inmortalidad y del poder, aquellas metas, aunque sin valor real, estaban llenas de grandeza.
En ese laberinto de terrores, habría preferido refugiarse en la penumbra del ateísmo, negar la inmortalidad del alma, convencerse de que, una vez cerrados los ojos, no volvería a abrirlos, y que el mismo momento aniquilaría a la vez su alma y su cuerpo. Pero hasta ese recurso le estaba negado.
La muerte es el comienzo de la inmortalidad.
Los que niegan la inmortalidad del alma se hacen justicia
La muerte es el comienzo de la inmortalidad.
Creía acaso en la resurrección de la carne, a la manera judaica, no en la inmortalidad del alma, a la manera platónica. Las pruebas de esto pueden verse en cualquier libro de exégesis honrada
La inmortalidad del alma es un dogma filosófico pagano.
Ni, pues, el anhelo vital de inmortalidad humana halla confirmación racional, ni tampoco la razón nos da aliciente y consuelo de vida y verdadera finalidad a ésta
La inmortalidad personal no es, por ende, un derecho que poseemos, es algo que debe ser realizado por medio del esfuerzo personal. El hombre es tan sólo un candidato a ella.
Conceder la inmortalidad a cada perico de los palotes fue el mayor y más pérfido atentado contra la humanidad noble.
En cada momento convencido de mi inmortalidad y grabando signo por signo en tablas de bronce, con la seguridad de un destino.
La inmortalidad, concedida a todo Pedro y a todo Pablo, ha sido hasta ahora el atentado máximo contra la humanidad aristocrática, el atentado más maligno.
Yo miro en torno mío y empieza mi náusea: palabras como más allá, juicio final, inmortalidad, alma, ya no queda una palabra de lo que otro tiempo se llamó verdad.
¿Qué es lo único que Mahoma tomó en préstamo más tarde al cristianismo? El invento de Pablo, su medio de lograr la tiranía sacerdotal, de formar rebaños: la creencia en la inmortalidad — es decir la doctrina del juicio.
Si preguntásemos a un cristiano medio hoy en día (ya fuese un informado católico o protestante, o no) cual es la concepción que tiene de la enseñanza del Nuevo Testamento acerca del destino del hombre después de la muerte, con pocas excepciones obtendríamos la respuesta: La inmortalidad del alma. Sin embargo, esta ampliamente aceptada idea es uno de los mayores malentendidos del cristianismo.
Los hombres viven celosos de la inmortalidad.
Tengan los muertos la inmortalidad de la fama, pero sea para los vivos la del amor
La muerte no muere y por lo tanto en la muerte misma está la inmortalidad
El beso es hambre de inmortalidad.
Los ojos de las estatuas lloran su inmortalidad.
La inmortalidad sería tan terrible como la finitud de nuestra vida
El hombre crea frases, la sabiduría sirve para los que se dejan guiar por ella, la inmortalidad para dominar a los morales, la injusticia para dominar a los que practican la justicia, el rey domina los que se dejan gobernar por él, y les hace creer que es para beneficio suyo.
Nadie llega jamás a la inmortalidad sino por el camino de la aflicción, y he aquí un gran motivo de consuelo para todo en nuestras penas
La inmortalidad ha hallado siempre en la religión un apoyo tan firme como la moralidad
La inmortalidad significa ser amado por mucha gente anónima
La primera condición para la inmortalidad es la muerte
El primer requisito de la inmortalidad es la muerte.
La primera condición para la inmortalidad es la muerte.
Cada vida hace su propia imitación de la inmortalidad.
Cada vida hace su propia imitación de la inmortalidad.
Nuestra alma no es por sí misma inmortal, sino mortal. Pero es también capaz de la inmortalidad. Si no conoce la verdad, muere y se disuelve con el cuerpo, pero resucita luego y juntamente con el cuerpo, en la consumación del mundo, para recibir como castigo una muerte inmortal
No puedo creer en la inmortalidad del alma... No, todo lo que se dice sobre la existencia después de la tumba está mal. Es sólo el producto de nuestra tenacidad hacia la vida... Nuestro deseo de seguir viviendo... Nuestro pavor de llegar a un final.
La inmortalidad. Nada asusta más a los sepultureros.
La inmortalidad. Nada asusta más a los sepultureros.
Lo malo de la inmortalidad es que hay que morir para alcanzarla
Las buenas gentes van al cielo. Los malvados, al infierno. Pero aquí, a la Gloria, donde están la inmortalidad y la fama, no sube nadie...
Poder, en el mundo de Case, significaba poder empresarial. Los zaibatsu, las multinacionales que determinaban el rumbo de la historia humana, habían superado las viejas barreras. Vistas como organismos, habían conseguido una especie de inmortalidad.
Wintermute era el cerebro de la colmena, el que tomaba las decisiones, el que hacía cambios en el mundo exterior. El Neuromante era la personalidad. El Neuromante era la inmortalidad.
No aspiro a alcanzar la inmortalidad a través de mi obra, sino simplemente no muriendo.
No quiero alcanzar la inmortalidad mediante mi trabajo, sino simplemente no muriendo.
No quiero alcanzar la inmortalidad mediante mi trabajo, sino simplemente no muriendo.
search