Las mejores 12 Frases de Infiel - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Infiel

Cuanto más fácilmente se entrega la mujer, más frí­o e imperioso es el hombre. Pero cuanto más cruel e infiel le es, cuanto más juega de una manera criminal, cuanta menos piedad le demuestra, más excita sus deseos, más la ama y la desea. " La Venus de las Pieles " (1870), Leopold Von Sacher-Masoch
Autor:" La Venus de las Pieles " (1870) Leopold Von Sacher-Masoch
Esta la belleza y estan los humillados. Por difí­cil que sea la empresa quisiera no ser nunca infiel ni a los segundos ni a la primera.
No pude confesarte dónde habí­a estado tanto tiempo, ni explicarte mi vuelta inesperada. Sólo pude hacerte sospechar que en aquel año te habí­a sido infiel impunemente.
Las obras maestras de los grandes escritores -y sobre todo, las poéticas- deben traducirse al pie de la letra para que sean al menos un reflejo (directo) del original, y no una bella infiel, como se ha dicho de algunas versiones bellamente ataviadas, que las disfrazan.
Todos los dí­as son aniversarios que una memoria infiel no conmemora: aniversarios de lejanas dichas, de sueños, de inquietudes y de auroras.
Lo que la imposibilidad de detener el deseo trae aparejado es que la fidelidad es una opción. El amor no detiene el deseo y, por ende, no garantiza la fidelidad. Uno puede estar muy enamorado e igual ser infiel. La fidelidad es una decisión personal que, a veces, se sostiene con mucho esfuerzo porque alguien no está por fuera de las tentaciones de la vida. Y creo que esa es una buena cosa. Borges decí­a que un hombre sin tentaciones no tení­a posibilidad de llegar a santo. Porque no hay ningún mérito de resistir lo que no te pasa: si sos fiel porque no le gustás a nadie, no sé si es una fidelidad meritoria; la que vale la pena es por la que uno opta.
Infiel como el ala de los pájaros infieles tú siempre serás mí­a: los eucaliptus sangraban, un caballo ciego fue a agonizar entre los rieles porque no querí­a ver el fin de nuestro amor mientras se marchitaban los dedales de oro sembrados por un loco. Tú siempre serás mí­a. Infiel como el ala de los pájaros infieles.
Dame tu estar, amor, en los extremos, tu presencia y tu infiel sabidurí­a: por los caminos de la sangre mí­a ya no sé si es que vamos o volvemos.
Las hierbas secas... Hasta su color me daña los ojos. He sido infiel.
El esfuerzo de estos años por vivir y vestir como los árabes, e imitar sus fundamentos mentales, me despojó de mi yo inglés, y me permitió observarme y observar a Occidente con otros ojos: todo me lo destruyeron. Y al mismo tiempo no pude meterme sinceramente en la piel de los árabes: todo era pura afectación. Fácilmente puede convertirse uno en infiel, pero difí­cilmente llega uno a convertirse a otra fe.
La infidelidad no es una decisión que se toma, pero si quieres ser infiel tú decides enfrentar los costos de las consecuencias.
search