Las mejores 9 Frases de Humanismo - FrasesWiki.com

Encontramos 9 frases sobre Humanismo

¿Pero qué era el humanismo? El amor de los hombres, nada más, y por eso mismo el humanismo no era otra cosa que una polí­tica, una actitud de sublevación contra todo lo que mancha y deshonra la idea del hombre. " La montaña mágica " (1924), Thomas Mann
Autor:" La montaña mágica " (1924) Thomas Mann
El humanismo es lo que ha inventado paso a paso estas soberaní­as sometidas que son: el alma (soberana sobre el cuerpo, sometida a Dios), la conciencia (soberana en el orden del juicio, sometida al orden de la verdad), el individuo (soberano titular de sus derechos, sometido a las leyes de la naturaleza o a las reglas de la sociedad), la libertad fundamental (interiormente soberana, exteriormente consentidora y "adaptada a su destino"). " Microfisica del poder " (1980), Michel Foucault
Autor:" Microfisica del poder " (1980) Michel Foucault
Hablar de democracia y callar al pueblo es una farsa. Hablar del humanismo y negar a los hombres es una mentira. " Pedagogí­a del oprimido " (1970), Paulo Freire
Autor:" Pedagogí­a del oprimido " (1970) Paulo Freire
No es posible entender los procesos sociales desde un humanismo navideño.
En España descubro al hombre, al ser humano. Yo conocí­a personas en El Salvador, pero no conocí­a al Hombre, no conocí­a qué es lo que un Hombre aporta a otro, así­ haga poesí­a, novela, pintura, cine o teatro, o haga cosas modestas. Eso es lo que yo descubro en España y eso es lo que yo le debo a España. Lo que a mí­ España me dio no tuvo tanto que ver con la pintura sino (con el hecho de) que me dio un humanismo.
Un humanismo bien ordenado no comienza por sí­ mismo, sino que coloca el mundo delante de la vida, la vida delante del hombre, el respeto por los demás delante del amor propio.
(...) Nos queda mucho. Nos queda repensar el mundo, nos queda el humanismo, la ambición de construir una vida más justa, pero no tiene por qué ser bajo el amparo de una doctrina dogmática. Nos queda la libertad interior de cada uno, la libertad de pensar, la libertad de crí­tica y autocritica constante, de no ser autocomplaciente o conformista. Nos queda el valor y el rigor de pensarse el mundo todos los dí­as para no ser conformista ni de derecha ni de izquierda.
El humanismo y lo que del mismo se desprende no es un regreso a la antigí¼edad, sino un desarrollo de venenos anteriores al cristianismo.
search