▷ Las mejores Frases de Hermandad - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Hermandad

El artista apela a nuestra capacidad para el deleite, para la admiración; a nuestra intuición del misterio que rodea la vida; a nuestro sentido de piedad, belleza y dolor; a la latente sensación de hermandad con todo lo creado, y a la sutil pero invencible fe en la solidaridad que une la soledad de innumerables corazones, y enlaza estrechamente a toda la humanidad. " El corazón de las tinieblas " (1899), Joseph Conrad
Autor:" El corazón de las tinieblas " (1899) Joseph Conrad
La amistad lo es todo. La amistad vale más que el talento. Vale más que el Gobierno. La amistad vale casi tanto como la familia. Nunca lo olvides. Si te hubieses preocupado de rodearte de buenos amigos, ahora no tendrí­as que venir a pedirme ayuda. " El Padrino " (1969), Mario Puzo
Autor:" El Padrino " (1969) Mario Puzo
Cierto que, aplicado al caso, amor era una palabra lábil, confusa, llena de poros por los que se filtraban otras formas de afecto -la compasión, la piedad, incluso la hermandad-, pero qué nombre otorgarle si no a aquel sentimiento obstinado. " La ofensa " (2007), Ricardo Menéndez Salmón
Autor:" La ofensa " (2007) Ricardo Menéndez Salmón
Para muchos, sobre todo para quienes se hallan en lugares remotos, el diario es el único nexo con el mundo en general, con las grandes ciudades que han abandonado, o con las grandes ciudades que jamás han visto y que han edificado en su imaginación. Los lectores son como una especie de hermandad que nunca se reúne, unida por aquellas firmas amadas y odiadas, por los pies de foto erróneos, por el glorioso recuadro de la fe de erratas. " Los imperfeccionistas " (2010), Tom Rachman
Autor:" Los imperfeccionistas " (2010) Tom Rachman
Sueño que un dí­a, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, se puedan sentar juntos a la mesa de la hermandad. " Tengo un sueño " (1963), Martin Luther King
Autor:" Tengo un sueño " (1963) Martin Luther King
Uno se ama y también se odia en el otro.
Siento que la armoní­a se basa en un sentido auténtico de la hermandad.
Cuando se socava la mentira patriótica, se despejada el camino para la gran estructura donde todos estarán unidos como una hermandad universal, una sociedad verdaderamente libre.
Suele ser habitual que se establezca entre las amigas una relación de hermandad: se apoyan, se cuentan, se ayudan a pensar y resolver.
La verdadera hermandad no requiere lazos de sangre.
Nos hemos puesto en la búsqueda de la verdadera humanidad, y en algún lugar en el horizonte lejano divisamos el valioso botí­n. Marchemos con coraje y determinación, sacando fuerzas de nuestra condición común y nuestra hermandad. Con el tiempo, vamos a estar en una posición en la que podremos otorgar a Sudáfrica el mayor regalo posible: un rostro más humano.
search