Las mejores 12 Frases de Fuerza de voluntad - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Fuerza de voluntad

La devoción y la imitación de una divinidad personal, proveen a los fieles de mayor fuerza de voluntad que cualquier otra educación religiosa de si mismo, para el objeto de proceder a su propia transformación, y a la transformación del mundo que lo rodea. Ahora bien, la fuerza de voluntad es una gran cosa, con tal de que esté bien dirigida. La devoción a una divinidad personal produce gran cantidad de energí­a; pero, ¿determinará también un sentido satisfactorio en la energí­a producida? " El fin y los medios " (1937), Aldous Huxley
Autor:" El fin y los medios " (1937) Aldous Huxley
Al margen de la verdadera realidad, siempre utiliza una gran fuerza de voluntad para conseguir que sus ilusiones cobren fuerza. " Shutter Island " (2003), Dennis Lehane
Autor:" Shutter Island " (2003) Dennis Lehane
Para tener sabidurí­a es necesario tener fuerza interior. Sin un desarrollo interno, podemos perder la confianza en nosotros mismos y el valor. Lo imposible puede ser posible con fuerza de voluntad.
No tengas miedo de cambiar tu vida; las claves son: trabajo en equipo, concentración, fuerza de voluntad y el poder de la interdisciplinariedad.
¿Donde está la belleza? Allí­ donde uno tiene que querer con toda la fuerza de voluntad; allí­ donde uno quiere amar y perecer, para que tal imagen deje de ser nada más que imagen. Amar y perecer; desde todas las eternidades lo uno está ligado a lo otro.
He perdido la voluntad por falta de ejercicio. Por no desear más que aquellas cosas que tengo al alcance de las manos.
La voluntad: ese es el nudo de mi problema actual. He perdido mi fuerza de voluntad, la cual, por otra parte, nunca fue muy grande.
Todos tenemos miedos y fobias. Más o menos ocultos. Debemos organizar nuestro pequeño inventario. Y guardarlo. Acariciar esos miedos. Mimarlos. Nada de rechazarlos o de hacer como si no existieran e ignorarlos. No. Todo lo contrario. Amarlos, acariciarlos. De ese modo, poco a poco de disuelven dentro de nosotros. Igual que aceptamos nuestras luces y sombras. Nuestro lado angelical y el lado diabólico. Nuestra parte de macho y el pedazo de hembra. Niños y adultos. De ese modo hay que aceptar que somos valientes y miedosos. Al mismo tiempo. Y así­ fluimos.
Cuando el cuerpo se ha secado hasta adoptar formas infantiles, cuando las manos y las piernas son como palos, cuando la boca se llena de la sequí­a que produce el tifus, cuando cada bocado de comida desencadena un nuevo brote de disenterí­a, cuando el mero olor de la sopa del campo de concentración le provoca náuseas, cuando no recibe ninguna ayuda, ni protección ni medicinas, ¿De dónde nace, en qué rincón del organismo aumenta y florece la mágica voluntad de vivir, tan fuerte que puede vencer incluso la Muerte en todas sus formas? ¿De dónde sale esa fuerza de voluntad inquebrantable que te impulsa a la supervivencia?
El ser disciplinado produce una gran fuerza de voluntad. Los sentidos y la mente le obedecen con fidelidad. El hombre disciplinado toma solamente aquellos objetos que son necesarios para el mantenimiento del cuerpo sin apegarse a ellos ni odiarlos.
El valor de la fuerza de voluntad abre caminos.
search