Las mejores 12 Frases de Franceses - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Franceses

Ah, sí­. Verá, como viven en una república, los franceses se muestran muy impresionados por los tí­tulos aristocráticos. " Gris de campaña " (2010), Philip Kerr
Autor:" Gris de campaña " (2010) Philip Kerr
¡Aunque para mi carrera es usted ahora mucho más peligroso de lo que jamás lo fueran los franceses! Después de todo, ellos no podí­an más que matarme o herirme, pero usted... " Ritos de paso " (1980), William Golding
Autor:" Ritos de paso " (1980) William Golding
Hay un mal grave, señores, un mal terrible, al cual es preciso combatir -continuó Garrote sin hacer caso de la vieja-. ¿Qué mal es este? Que los franceses han traí­do acá la idea de cambiar nuestras costumbres, de echar por tierra todas las prácticas del gobierno de estos reinos, de mudar nuestra vida, haciéndonos a todos franceses, descreí­dos, afeminados, badulaques, tontos de capirote y eunucos. ¿Y qué ha sucedido? Que mientras la mayor parte de los españoles se echaban al campo para extirpar toda la maleza galaica y sahumar con el vapor de la guerra el paí­s infestado de franceses, unos pocos de los nuestros han admitido aquella mudanza. ¡Abominables tiempos, señores! Ved cómo hay en Madrid una casta de miserables sabandijos a quien llaman afrancesados, que son los que visten a la francesa, comen a la francesa y piensan a la francesa. Para ellos no hay España, y todos los que guerreamos por la patria somos necios y locos. Pero todaví­a existe una canalla peor que la canalla afrancesada, pues éstos al menos son malvados descubiertos y los otros hipócritas infames. ¿Sabéis a quién me refiero? Pues os lo diré. Hablo de los que en Cádiz han hecho lo que llaman la Constitución y los que no se ocupan sino de nuevas leyes y nuevos principios y otras gansadas de que yo me reirí­a, si no viera que este torrente constitucional trae mucha agua turbia y hace espantoso ruido, por arrastrar en su seno piedras y cadáveres y fango. ¿Queréis pruebas? Pues oí­dlas. Estos hombres se fingen muy patriotas y aparentan odiar al francés, pero en realidad le aman. ¡Ah! Pasad la vista por sus abominables gacetas. ¿Las habéis leí­do? Decí­s que no. Pues yo las he leí­do y sé que respiran odio a los patriotas, al Rey y a la sacrosanta religión. Son los discí­pulos de Voltaire, que van por el mundo predicando la nueva de Satanás.
Los ingleses nos cubrirán de vergí¼enza con su puro sentido común y su buena voluntad; los franceses, con su ingeniosa perspicacia y su sentido práctico.
Los matemáticos son un poco como los franceses: cuando se les dice algo, lo traducen a su lengua y al punto pasa a ser otra cosa.
Los franceses son leales, galantes, generosos, ingeniosos y de buen carácter... Si algún defecto tienen, es el de ser demasiado serios.
El francés es como los grandes órganos, que se prestan a todos los timbres, a todos los efectos, desde las dulzuras más suaves hasta los fulgores de la tempestad. Es, primero y luego o a la vez, flauta, oboe, trompeta, tam-tam e incluso cañón.
A los franceses no les gusta alejarse mucho y permanecer mucho tiempo separados de ella.
Es intrí­nseco al carácter francés el exagerar, el quejarse y tergiversar los hechos cuando se está descontento.
La Asamblea Constituyente cometió una gran tonterí­a al abolir la nobleza, lo que humilla a todo el mundo. Yo he hecho algo mejor: he convertido en nobles a todos los franceses, todos pueden sentirse orgullosos.
No es fácil emprender largas expediciones con franceses. ¡Francia es demasiado bella!
search