Las mejores 12 Frases de Experiencia personal - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Experiencia personal

Incluso mis propias experiencias terribles en el castillo de Drácula parecen ser como una pesadilla que se hubiese presentado hace mucho tiempo y que estuviera casi completamente olvidada, aquí­, en medio del aire fresco del otoño y bajo la luz brillante del sol... " Drácula " (1897), Bram Stoker
Autor:" Drácula " (1897) Bram Stoker
Es normal estar disgustado, pero eso no te llevará a ninguna parte. Tienes que pensar en qué puedes aprender de esto. Hasta ahora, parece que lo único que has aprendido es a asestar golpes a algo que no puede devolvértelos. " El guardián " (2014), Kiera Cass
Autor:" El guardián " (2014) Kiera Cass
Mira el mundo, (...), mira el mundo antes de haber engullido demasiada fí­sica y quí­mica. " La joven de las naranjas " (2004), Jostein Gaarder
Autor:" La joven de las naranjas " (2004) Jostein Gaarder
Lo importante no es de dónde se procede sino el camino que se ha recorrido. " La última noche del Rais " (2015), Yasmina Khadra
Autor:" La última noche del Rais " (2015) Yasmina Khadra
Nosotros creamos nuestras experiencias, nuestra realidad y todo lo que hay en ella. " Usted puede sanar su vida " (1984), Louise Hay
Autor:" Usted puede sanar su vida " (1984) Louise Hay
La fe y la duda no tienen mucho que ver con el intelecto ni con el carácter. Son estados de espí­ritu. Por eso no son constantes, y siempre existe una predisposición hacia uno u otro de ellos. La experiencia personal ha convertido a más de un creyente en escéptico y a más de un escéptico en creyente.
La verdad no existe más que en la experiencia e incluso sólo en la experiencia personal, y aun en este caso, una vez que ha sido contada, se convierte en historia.
Contra la memoria fuente de costumbre. La experiencia personal renovada.
El aprendizaje del escritor es í­ntimo, es una experiencia personal, una comunicación con la lectura desde muy joven.
Sólo la propia y personal experiencia hace al hombre sabio.
-Dame fuego, Betteredge. ¿Se concibe que haya un hombre que después de haber fumado durante tantos años como yo lo he hecho, sea incapaz de descubrir todo un sistema para el tratamiento que debe dispensarse a las mujeres, en el fondo de su cigarrera? Sí­gueme con atención y te probaré la cosa en dos palabras. Tú escoges, por ejemplo, un cigarro; lo pruebas y te desagrada. ¿Qué haces, entonces? Lo tiras y ensayas otro. Ahora bien, observa ahora la aplicación del sistema. Tú escoges una mujer, la pruebas y ésta destroza tu corazón. ¡Tonto! , aprende de tu cigarrera. ¡Arrójala de tu lado y ensaya otra! Yo sacudí­ la cabeza negativamente. Maravillosamente ingenioso, me atrevo a decir, pero mi experiencia personal se hallaba totalmente en pugna con ese procedimiento. -En tiempos de la difunta Mrs. Betteredge -le dije- me sentí­ inclinado innumerables veces a poner en práctica su filosofí­a, Mr. Franklin. Pero la ley insiste en que debe uno seguir fumando su cigarro, luego de haber escogido.
search