▷ Las mejores Frases de Escuchar música - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Escuchar música

He encontrado un motivo para luchar y vivir. Eso me hace más peligroso. He encontrado algo que es para mí­ como una religión. Como aprender a respirar otra vez. Sentir en la piel la caricia del sol, dejar que el sol trabaje en uno, escuchar música, leer un libro. ¿Qué me ofrece en cambio la civilización de usted? " Crónicas marcianas " (1950), Ray Bradbury
Autor:" Crónicas marcianas " (1950) Ray Bradbury
¿Qué ocurre cuando la música cesa? El silencio. Todas las demás artes aspiran a la condición de la música. ¿A qué aspira la música? Al silencio. " La mesa limón " (2004), Julian Barnes
Autor:" La mesa limón " (2004) Julian Barnes
(...) Se obliga a escuchar música cada dí­a, procurando oí­rla como antes. Todaví­a conserva el recuerdo, la imaginación de lo que era oí­r con los dos oí­dos. " Musicofilia: relatos de música y el cerebro " (2007), Oliver Sacks
Autor:" Musicofilia: relatos de música y el cerebro " (2007) Oliver Sacks
Escuchar música no es un fenómeno tan sólo auditivo y emocional, sino también motor: "Escuchamos música con nuestros músculos", escribió Nietzsche. Llevamos el ritmo, de manera involuntaria, aunque no prestemos atención de manera consciente, y nuestra cara y postura reflejan la "narración" de la melodí­a, y los pensamientos y sensaciones que provoca. " Musicofilia: relatos de música y el cerebro " (2007), Oliver Sacks
Autor:" Musicofilia: relatos de música y el cerebro " (2007) Oliver Sacks
Una pieza musical nos atrae, nos habla de su estructura y sus secretos, la escuchemos conscientemente o no. Y ocurre así­ aun cuando nunca hayamos oí­do una pieza musical. Escuchar música no es un proceso pasivo, sino intensamente activo, implica una corriente de inferencias, hipótesis, y expectativas y previsiones. " Musicofilia: relatos de música y el cerebro " (2007), Oliver Sacks
Autor:" Musicofilia: relatos de música y el cerebro " (2007) Oliver Sacks
¿Es escuchar música algo parecido a comer cuando tienes hambre, y satisfacer así­ una necesidad? ¿O se parece más a ver una bella puesta de sol o a disfrutar de un masaje en la espalda, que activan sistemas de placer sensorial en el cerebro? í‰sta es la historia de cómo el cerebro y la música coevolucionaron: lo que la música puede enseñarnos sobre el cerebro, lo que el cerebro puede enseñarnos sobre la música y lo que ambos pueden enseñarnos sobre nosotros mismos. " Tu cerebro y la música " (2006), Daniel Levitin
Autor:" Tu cerebro y la música " (2006) Daniel Levitin
Cuando una pieza musical es demasiado simple tiende a no gustarnos, nos parece trivial. Cuando es demasiado compleja, tiende también a no gustarnos, nos parece imprevisible: no percibimos que esté asentada en algo familiar. La música, como toda forma artí­stica en realidad, tiene que lograr para que nos guste el equilibrio justo entre sencillez y complejidad. La sencillez y la complejidad se relacionan con la familiaridad y familiaridad es una palabra que equivale a esquema. " Tu cerebro y la música " (2006), Daniel Levitin
Autor:" Tu cerebro y la música " (2006) Daniel Levitin
La memoria para interpretar una pieza musical entraña un proceso muy parecido al de escuchar música..., a través de establecer esquemas estándar y expectación. Además, los músicos utilizan el troceo, una forma de organizar información parecida a cómo organizan la información los ajedrecistas, los atletas y otros expertos. "Trocear" consiste en un proceso de ligar unidades de información en grupos, y recordar el grupo como un todo en vez de las piezas individuales. " Tu cerebro y la música " (2006), Daniel Levitin
Autor:" Tu cerebro y la música " (2006) Daniel Levitin
No podrí­a vivir sin escuchar música de determinada forma o género, me agrada toda. Lo mismo me gusta una sinfoní­a que un son o un bolero. Cuando la música es buena, no necesariamente tiene que estar enmarcada en determinada forma. Una sinfoní­a puede ser buena y un bolero también.
No hay otro modo de oí­r música que prestándole atención. Pero prestársela a ella requiere descentrarla de nosotros.
La música originalmente era libre. Vos querí­as escuchar música y tení­as que conseguirte un tipo que te tocara la guitarra en el campo de al lado, te hací­as un cumpleaños y todos bailábamos y el tipo se tomaba un vino con vos nos í­bamos a casa y escuchábamos las canciones que nos gustaban y las cantábamos, las que conocí­amos todos. De repente, alguien grabó la música y dijo: " ¡Qué bueno! Esto se puede grabar, llevar a casa, y se puede vender". Se crearon los aparatos para reproducir, y todo un negocio y se empezó a pagar por la música. Y llegó un momento en que el que tení­a más plata podí­a comprar mejor música lo cual es una locura. Yo creo que la música es patrimonio de la gente, la música tiene que ver con nosotros, con nuestra felicidad, con nuestros momentos, la música se te mete adentro y te hace revivir los momentos más í­ntimos, es algo que no podí­a estar grabado.
search