Las mejores 214 Frases de Envidia - FrasesWiki.com

Encontramos 214 frases sobre Envidia

La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual. " Del sentimiento trágico de la vida " (1913), Miguel de Unamuno
Autor:" Del sentimiento trágico de la vida " (1913) Miguel de Unamuno
La justicia es una noble cualidad, y la injusticia una iniquidad. Es un deber de cada uno ser compasivo y no dañar a nadie, y evitar la envidia y la malicia a toda costa. La sabiduría es la gloria del ser humano, no la ignorancia. ¡Luz, no oscuridad!
Todo el que no quiere ver sus pecados, se los echa a la espalda, y los pecados ajenos los pone muy a la vista, no por diligencia, sino por envidia, no para remediarlos, sino para acusarlos, pero de sí mismo se olvida.
La envidia es acaso el peor de los pecados. El goloso come, el lujurioso verifica el acto venereo, el avaro toma su dinero, en cambio el envidioso se reseca en... Bueno, su envidia.
La envidia es acaso el peor de los pecados, el goloso come, el lujurioso verifica el acto venéreo, el avaro toma su dinero, en cambio el envidioso se reseca en...Bueno, su envidia.
La igualdad es un eslogan sobre la base de la envidia.
De envidia la luna lloraba al mirar como a la estrella la querían más
Ricos que descansan en la envidia, como aquel lunar que invita a ser infiel
Claro que algunos rotosos que se revientan de hambre, por envidia de seguro, quisieran de que esto cambie. A la población les digo: Dejad que los perros ladren.
La envidia que habla y que grita es siempre inhábil, se debe temer bastante en cambio la que calla.
La envidia que parla y que grita es siempre inhábil, se debe temer bastante en cambio la que calla.
Escribe sin descanso, con fe, cólera, envidia, amor, ilusionadamente, sin esperanza. Escribe como quien cierra una puerta de una a otra nada.
La envidia es la ira de los pusilánimes.
De lo que llaman los hombres virtud, justicia y bondad, una mitad es envidia, y la otra no es caridad.
¿Acaso no se le condenó a beber una pócima venenosa de hierbas maceradas a aquel conocido anciano de sabiduría divina a quien el oráculo de Delfos proclamó como el más sabio de los mortales, cuando se vio asediado por la envidia y el engaño de una depravada facción, y como corruptor de la juventud? alusión a Sócrates.
La envidia es una pena que causa turbación y que se refiere a la prosperidad, mas no a la del que es indigno de ella, sino a la de un igual o semejante.
Envidiar es tonto porque nadie es realmente digno de envidia
La envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, muestra cuánto se aburren.
La envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, muestran cuánto se aburren.
La envidia es natural al hombre y sin embargo, es un vicio y una desgracia a la vez. Debemos considerarla como un enemigo de nuestra felicidad y procurar sofocarla como a un mal demonio.
Nada es tan implacable ni tan cruel como la envidia, y, sin embargo, en despertarla es en lo que principalmente nos esforzamos, de manera constante
Nadie es realmente digno de envidia.
La injusticia no tiene ninguna razón de existir en el Universo, y su nacimiento fue de la envidia y antagonismo de los hombres, antes de haber comprendido su espíritu
La modestia sola, es capaz de desarmar la envidia, que por lo común hace a los hombres tan injustos.
... el vicio clerical por excelencia es la envidia, acompañada por la vanidad y la calumnia.
La envidia es una conducta -si es posible expresarse así (en cualquier caso se entiende lo que se quiere decir: un tipo de comportamiento, el comportamiento envidioso)- pero que deviene una forma de vida, la del envidioso.
La envidia requiere un contexto en el que los dos actores de la interacción ocupan posiciones asimétricas.
El saber es algo, el genio más, hacer el bien es más que los dos y la única superioridad que no crea envidia.
Hasta que hayas muerto no esperes alabanzas limpias de envidia.
La envidia no sirve para nada. Es una estupidez, un gasto de energía. No nutre, te haces un mal a ti mismo
Nadie que confía en sí, envidia la virtud del otro.
Sed rígidos con vosotros mismos, pero condescendientes con los demás. De este modo os veréis libres de toda envidia y resentimiento.
Yo pienso que por yo ser rico... por ser guapo... por ser un gran jugador, las personas tienen envidia de mí...
Estas dos envidias han estado siempre vigentes: la mala y la buena. La mala es la que abruma e inmoviliza, la buena es la que obliga a avanzar. El mundo avanza por la envidia buena, ese estímulo de desear lo que no tenemos, sea material o espiritual.
Orgullo, Envidia, Avaricia, éstas son las chispas que han prendido el fuego en el corazón de los hombres
La envidia es causada por ver a otro gozar de lo que deseamos, los celos, por ver a otro poseer lo que quisiéramos poseer nosotros.
La vanidad puede estar unida con un bien natural, pero la envidia supone siempre perversidad en el corazón.
La envidia es el adversario de los más afortunados.
La envidia es inseparable de la felicidad
La envidia, los celos, la ambición, todo tipo de avidez, son pasiones: el amor es una acción, la práctica de un poder humano, que sólo puede realizarse en la libertad y jamás como resultado de una compulsión.
El sabio no envidia la sabiduría de otro.
El hombre a quien nadie envidia no es feliz
Pocos hombres tienen la fuerza de carácter suficiente para alegrarse del éxito de un amigo sin sentir cierta envidia.
Pocos hombres tienen la fuerza de carácter suficiente para alegrase del éxito de un amigo sin sentir cierta envidia.
Pocos hombres tienen la fuerza de carácter suficiente para alejarse del éxito de un amigo sin sentir cierta envidia.
Lo único que los mueve es la envidia. No hay que tenerles miedo: la envidia de los sapos nunca pudo tapar el canto de los ruiseñores
La traición es siempre una oruga peluda seleccionada por una pequeña mariposa llamada envidia, no importa cuán altos sean los principios implicados.
Casi siempre los celos se relacionan con la envidia. Pero la diferencia básica es que se siente envidia de lo que uno no tiene y celos de lo que uno tiene
La envidia es el más sociable de los vicios. Proviene de nuestro carácter de animales gregarios
La envidia es la raíz de los grandes males de la sociedad
Cinco grandes enemigos de la humanidad están dentro de nosotros mismos: la avaricia, la ambición, la envidia, la ira y el orgullo. Si nos despojamos de ellos, gozaremos de la más completa paz
La envidia es el gusano roedor del mérito y de la gloria.
La muerte abre la puerta a la buena reputación y extingue la envidia.
La envidia va tan flaca y amarilla porque muerde y no come.
A menudo hacemos ostentación de nuestras pasiones, incluso de las más criminales, pero la envidia es una pasión tímida y vergonzosa que nunca nos atrevemos a confesar.
A menudo se hace ostentación de las pasiones, aunque sean las más criminales, pero la envidia es una pasión cobarde y vergonzosa, que nadie se atreve nunca a admitir.
El más seguro indicio de que uno posee grandes cualidades nativas, es haber nacido sin envidia
El orgullo, que nos inspira tanta envidia, a menudo nos sirve también para moderarla.
En cierto modo los celos son algo justo y razonable, puesto que tienden a conservar un bien que nos pertenece o que creemos que nos pertenece, mientras que la envidia es un furor que no puede tolerar el bien de los demás.
Esas acciones grandiosas y espléndidas que deslumbran, según los políticos son efecto de grandes designios, pero por lo común tan solo son efecto del talante y de las pasiones. Así, la guerra de augusto con antonio, que se atribuye a la ambición de ambos por llegar a ser dueños del mundo, tal vez no fue más que una consecuencia de la envidia.
La envidia es más irreconocible que el odio
La moderación es un temor a caer en la envidia y en el desdén que merecen los que se embriagan con su dicha, es una vana ostentación de la fuerza de nuestro ánimo, y finalmente, la moderación de los hombres que se ven muy encumbrados es un deseo de parecer más grandes aún que su buena fortuna.
La verdadera prueba de que se ha nacido con grandes cualidades estriba en haber nacido sin envidia.
Nuestra envidia dura siempre mas que la dicha de aquellos que envidiamos.
Nuestra envidia dura siempre más que la felicidad de aquellos a quienes envidiamos.
Nuestra envidia sobrevive siempre a la felicidad de aquellos a quienes envidiamos.
A menudo se hace ostentación de las pasiones, aunque sean las más criminales; pero la envidia es una pasión cobarde y vergonzosa, que nadie se atreve nunca a admitir.
En cierto modo los celos son algo justo y razonable, puesto que tienden a conservar un bien que nos pertenece o que creemos que nos pertenece, mientras que la envidia es un furor que no puede tolerar el bien de los demás.
La envidia silenciosa crece en el silencio.
Se parecen ellos a los exaltados; pero lo que los exalta no es su corazón, sino la venganza. Y cuando se vuelven finos y frí­os no es su espí­ritu, sino la envidia.
La indignación moral no es más que envidia con aureola.
Todo tiempo, mi presente, todo espacio, mi lugar, ni miedo ni esperanza ni envidia vio mi rostro.
El valor genera, en la mente mezquina envidia, y la emulación en las grandes almas.
¿La envidia, el odio, la lujuria…, todas esas pasiones han sido arrojadas del alma para que ésta no sea sino una pieza de hielo?
Envidia es la teoría de que alguien más tiene igual de poco gusto
La indignación moral es la envidia con una aureola.
La desesperación es como un río, en una orilla están los niños, en la otra los hombres maduros, los que han despertado ya de su letargo. Todos los sentimientos son buenos, óptimos, también el odio, también la envidia, también los celos, también la crueldad
La envidia sólo es vencida por la muerte
Todos los tiranos de Sicilia no han inventado nunca un tormento mayor que la envidia.
El hígado es la víctima de la envidia. No pocas veces lo es también el corazón
El mayor castigo que puede imponerse a la envidia es el desprecio. Hacerle caso es permitirle saborear un síntoma de victoria
La envidia como la ictericia se conoce en el color de los ojos y en el de la piel
La envidia es al mérito lo que la cobardía al valor
La envidia es el cáncer del talento. No tener envidia es un privilegio de salud que debe agradecerse a los dioses más que la salud física
La envidia es la impotencia irritada por el mérito
La envidia es proteiforme. Sus manifestaciones más comunes son la crítica amarga, la sátira, la diatriba, la injuria, la calumnia, la insinuación pérfida, la compasión fingida, pero su forma más peligrosa es la adulación servil
La envidia es un buitre que se alimenta de sus propias entrañas
La envidia es una furia que se disfraza casi siempre de vieja devota
La envidia es una sombra que oscurece el semblante y entristece el espíritu
La envidia hace sufrir al envidioso más que a los censurados la censura
La envidia no tiene nunca ni la franqueza de la risa, ni el arrebato de la cólera, no tiene más que sonrisas frías y lágrimas ocultas
La voz de la envidia es el pregón de la inferioridad del envidioso
La grandeza inspira envidia, la envidia engendra rencor, el rencor produce mentiras
Es tan fea la envidia que siempre anda por el mundo disfrazada, y nunca más odiosa que cuando pretende disfrazarse de justicia.
El hombre que dice que no ha nacido feliz podría, por lo menos, llegar a serlo por la felicidad de sus amigos o de cuantos le rodean. La envidia le impide este último recurso.
La envidia y el odio van siempre unidos. Se fortalecen recíprocamente por el hecho de perseguir el mismo objeto.
Quien dice que no es dichoso, podría serlo por la dicha de su prójimo si la envidia no le quitara este último recurso.
Jamás he conocido las pasiones más odiosas, nunca ha invadido mi corazón la envidia, la maldad, ni la venganza... en ocasiones la ira, pero no soy muy hábil y jamás guardo rencor
La envidia y los celos no son vicios ni virtudes, sino penas
Conoceremos el estado del amor solo cuando los celos,la envidia, la posesión y el dominio terminen. Mientras haya posesividad, no hay amor.
La envidia es una especie de alabanza
El tema de la envidia es muy español. Los españoles siempre están pensando en la envidia. Para decir que algo es bueno dicen: Es envidiable.
Somos la envidia de Europa y en pocos años vamos a ser un país de primera división en el mundo.
¿Si tengo envidia de Guardiola? Ja, ja, ja
De una amistad con envidia, solo permanecerá la envidia
De una amistad con envidia, solo permanecerá la envidia.
La envidia nunca es general, siempre es muy particular.
El amor mira a través de un telescopio, mientras que la envidia lo hace a través de un microscopio.
Serpiente es la soberbia, serpiente es la avaricia, serpiente la lujuria, la ira, y la gula, serpiente la envidia, la pereza no es serpiente porque no pica, es un animal inmundo que duerme en su fango su sueño perpetuo
Serpiente es la soberbia, serpiente es la avaricia, serpiente la lujuria, la ira, y la gula, serpiente la envidia, la pereza no es serpiente porque no pica, es un animal inmundo que duerrne en su fango su sueño perpetuo.
La verdad me da un poco de envidia porque cuando yo iba en la escuela nunca se cancelaban las clases, ni por los terremotos ni por nada
Yo nunca quise estar entre los grandes, nunca quise envidia, nunca quise fama, solo los borrachos y los niños dicen la verdad, y yo soy el borracho medio niño que te jode con su clap
Pájaro preso, en tus ojos la envidia de los insectos.
Pájaro preso, en tus ojos la envidia de los insectos.
Por sus logros en el desarrollo social, Cuba debería ser la envidia de las naciones mucho más ricas.
La muerte abre la puerta de la fama y cierra tras de sí la de la envidia.
La muerte abre las puertas de la fama y cierra tras de sí las de la envidia
A la sombra del mérito se ve crecer la envidia.
Antes habrá cuerpo sin sombra que virtud sin envidia.
Apenas nace la virtud, cuando ya genera contra sí la envidia, pues antes verás un cuerpo sin sombra que la virtud sin la envidia.
Donde entra la ventura, la envidia le pone asedio y la combate. Cuándo nos abandona, nos deja el dolor y el arrepentimiento.
En cuanto nace la virtud, nace contra ella la envidia, y antes perderá el cuerpo su sombra que la virtud su envidia.
Cabe tanto mal en el espíritu humano, que cabe esta contradicción: la envidia y el desprecio.
Cabe todo mal en el espíritu humano, que cabe esta contradicción: la envidia y el desprecio
Cabe todo mal en el esppíritu humano, que cabe esta contradicción: la envidia y el desprecio.
Soy Liam Gallagher, y estoy en Oasis. Todo el mundo me envidia y los que no, deberían.
La envidia hace muecas, no se ríe
La envidia hace muecas, no se rí­e.
¿Se puede saber por qué insiste en compadecerlo? Yo creo que es digno de envidia. Conmigo obtiene cerebro, belleza y un corazón de oro.
Esta es mi soledad, a donde no alcanza la envidia, sí, mi orgullo, tan simple como desnudarme ante el sol...
... la envidia es la inclinación natural de los que no conocen el paraíso más que de oídas.
La envidia -proclamó el cocodrilo- resulta, si bien se mira, una virtud, y perdónenme Sus Excelencias. Merced a la envidia se han realizado obras muy importantes. Es deuda cercana de la emulación, de la competencia y, consecuentemente, del progreso. La ciencia y el arte cuentan con su eficaz apoyo.
Tú que frunces el ceño y lees estos poemas de mala gana, ojalá que sientas envidia de todos, envidioso, y que nadie te envidie a ti.
La igualdad biológica no es pues posible. Pero tampoco lo es la igualdad social: no es posible la igualdad del poder político ¿Por qué, mediante la imposición progresiva, se hace pagar a unos hasta un porcentaje diez veces superior al de otros por la misma cantidad de ingresos? Para penalizar la superior capacidad, o sea, para satisfacer la envidia igualitaria
El éxito hace que mucha gente te odie, me gustaría que no fuese así. Sería maravilloso disfrutar del éxito sin ver envidia en los ojos de los que te rodean.
La envidia es una declaración de inferioridad
Después de aquellos que ocupan los primeros puestos, no conozco a nadie tan desgraciado como quien los envidia.
En la tierra nada se presta tanto para alegrar al melancólico, para entristecer al alegre, para infundir coraje a los que desesperan, para enorgullecer al humilde y debilitar la envidia y el odio, como la Música
Poseo tres perros feroces: ingratitud, soberbia y envidia. Cuando estos tres perros muerden, la herida es muy profunda
Tengo tres perros peligrosos: la ingratitud, la soberbia y la envidia. Cuando muerden dejan una herida profunda.
La soberbia ataca con dos dardos: la ira y la envidia
Hay un cierto tipo de desesperación que se manifiesta en la envidia y que merece piedad.
Esta vida gira así­ sin cabezas por la vida, pocos juegan lo que tienen y envidian lo que imaginan.
Donde reina la envidia no puede vivir la virtud ni donde hay escasez de liberalidad
Donde reina la envidia no puede vivir la virtud ni donde hay escasez de libertades.
Donde reina la envidia no puede vivir la virtud, ni donde hay escasez, la libertad.
Mira, Sancho, si tomas por medio a la virtud y te precias de hacer hechos virtuosos, no hay que tener envidia a los que tienen príncipes y señores, por que la sangre se hereda, y la virtud se aquista, y la virtud vale por sí sola lo que la sangre no vale.
¡Oh envidia, raíz de infinitos males y carcoma de las virtudes!
La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual.
El hombre no mata a la mujer por un tema de machismo, sino por celos, envidia y amor. Es muy difícil encontrar un caso de una mujer maltratada por un hombre que no esté enamorado. La criminalidad está muy emparentada con el amor
Cien veces os he dicho, siendo vos pequeño, que en este mundo la virtud es siempre perseguida. Porque mueren los envidiosos, pero la envidia jamás.
El envidioso puede morir, pero la envidia nunca.
Los envidiosos morirán, pero la envidia es inmortal
Todo lo que veo es deseo venganza y trampa en la nación donde acampa la corrupción y el hampa, una estampa de desidia de conformismo y envidia la tibia fragilidad con la que lidian mis familias.
Los odios de los hombres generalmente nacen del temor o de la envidia
El diablo mira con envidia a quien sufre mucho y lo expulsa al cielo.
La envidia silenciosa crece en el silencio.
Se parecen ellos a los exaltados, pero lo que los exalta no es su corazón, sino la venganza. Y cuando se vuelven finos y fríos no es su espíritu, sino la envidia.
Y muchas veces uno sólo quiere saltar mediante el amor por encima de la envidia. Y muchas veces uno ataca, haciéndose un enemigo, para disimular que es atacable.
La envidia asesta sus tiros a las cosas más grandes
La envidia hace parecer más abundantes las mieses de los campos ajenos, y más rico en leche el rebaño vecino
La envidia, el más mezquino de los vicios, se arrastra por el suelo como una serpiente.
Vive sin envidia y sin desear más que tranquilidad gozosa muchos años, en amistad con tus iguales
La envidia, el más mezquino de los vicios, se arrastra por el suelo como una serpiente.
El que tiene envidia de los buenos saca de ellos mal para sí, como hace la araña en sacar de las flores ponzoña
El que tiene envidia y es envidiado, tiene doblado tormento
La envidia es una carcoma que roe y consume las entrañas de los envidiosos
Mejor es que otros, por ser tú bueno, te hayan envidia, que no que la hayas tú a otros por ser tú malo
Quien tiene envidia de otro, a sí propio se daña
El odio, la envidia, la soberbia ensucian la vida
El comunismo es malo. Sus motores son los pecados capitales de la envidia y el odio.
La sociedad norteamericana (...) no sólo sanciona las más burdas e injustas relaciones entre los hombres, sino que las fomenta. ¿Puede alguien negar eso? No. Rivalidad, competencia, envidia, celos, todo lo malo del carácter humano lo alimenta el sistema. Las posesiones, el dinero, la propiedad...Por tan corruptos criterios se miden la felicidad y el éxito.
Si las íntimas preocupaciones de cada cual se leyeran escritas sobre su frente, !cuántos que causan envidia nos moverían lástima!.
Si todo el mundo llevara escritas en la frente sus angustias, muchos que nos causan envidia nos darían lástima
Evitad todo aquello que pueda atraer a la envidia
La envidia y aún la apariencia de la envidia es una pasión que implica inferioridad dondequiera que ella se encuentre.
Entre los desórdenes del alma, la envidia es el único inconfesable.
La envidia es sólo vicio del hombre, del que no participan los animales brutos.
Castiga a los que tienen envidia haciéndoles bien.
Los animales desconocen la envidia, los hombres la sinceridad.
La envidia es la polilla del talento.
La envidia de la felicidad ajena es como la guadaña que siempre se está afilando y afilando.
La queja, la crítica, los celos, la envidia y la mentira, son las cinco formas más comunes de resistencia a la realidad
Los antídotos contra la envidia, son la autoestima y el trabajo duro
No hay otra pasión tan fuertemente arraigada en la conciencia del hombre como la envidia
La virtud del virtuoso, la envidia el oso.
Creo que hay una categoría de pilotos que vienen de Sudamérica, España e Italia que no tienen la disciplina necesaria para ser campeones del mundo...Es verdad que tenemos mejor coche que Renault, pero creo que también tenemos mejores pilotos que ellos. Todo esto puede sonar a envidia pero es sinceramente lo que pienso
Cruel es la ira, e impetuoso el furor, mas, ¿quién parará delante de la envidia?
Así como la polilla arruina la ropa, de la misma manera la envidia consume al hombre.
El primer arte que debe aprender un rey es a soportar la envidia
No tengamos envidia de los que están encaramados, por que lo que nos parece altura es despeñadero
No tengamos envidia de los que están encaramados, porque lo que nos parece altura es despeñadero.
Si estás libre de enemigos porque a nadie hiciste injuria, no faltarán otros que lo sean por envidia
En tanto que nuestros compatriotas no adquieran los talentos y virtudes políticas que distinguen a nuestros hermanos del norte, los sistemas enteramente populares, lejos de sernos favorables, temo mucho que vengan a ser nuestra ruina... Estamos dominados de los vicios que se contraen bajo la dirección de una nación como la española, que sólo ha sobresalido en fiereza, ambición, venganza y envidia.
A veces miraba a los soldados heridos con envidia. Le parecía que las personas con cuerpos lacerados debían ser peculiarmente felices. Deseaba que él también hubiera podido ostentar una herida, un rojo emblema del valor.
Me doy la vuelta y veo que la mayoría de los vencedores se han parado para mirarme. Sus rostros muestran cualquier cosa desde la envidia y el odio a la admiración.
Regresó y de nuevo volvió a la fábrica. No contaba nada. Pero yo en la escuela a todos les decía orgulloso que mi papá había vuelto de Chernóbil, que había sido liquidador, que son los que habían ayudado a liquidar el accidente. ¡Unos héroes eran! Y los demás chicos me tenían envidia. Al año mi papá se puso enfermo.
Si la envidia es natural en los hombres, mejor que ocultes tu prosperidad y así evitarás provocar la envidia
Si la envidia es natural en los hombres, mejor que ocultes tu prosperidad y así evitarás provocarla
Lo cierto es que la alabanza a los escritores antiguos no procede de un respeto a los muertos, sino de la competencia y la envidia mutua que tiene lugar entre los vivos.
Juntamente con la idea del amor romántico, otro concepto se le reveló: el de la belleza física. Ambas ideas eran probablemente las más destructivas de la historia del pensamiento humano. Ambas nacían de la envidia, medraban en la inseguridad y terminaban en la desilusión.
Los hombres pueden soportar que se elogie a los demás mientras crean que las acciones elogiadas pueden ser ejecutadas también por ellos, pero en caso contrario sienten envidia
La indignación moral es, en la mayoria de los casos, un dos por ciento de moral, un cuarenta y ocho por ciento, indignación, y un cincuenta por ciento, envidia
Transmitan mis saludos a su presidente. ¡Vaya machote! ¡Violar a una decena de mujeres! No lo esperaba de él. Nos ha sorprendido a todos. Todos le tenemos envidia
El mayor infortunio del hombre de letras no es quizá el hecho de ser víctima de las intrigas y la envidia de sus colegas y el verse despreciado por lo hombres poderosos, sino el verse juzgado por los necios.
La envidia daña al mismo envidioso.
En cuanto el hombre abandona la envidia empieza a prepararse para entrar en el camino de la dicha.
En cuanto el hombre abandona la envidia empieza a preparase para entrar en el camino de la dicha.
Cuando estés mal, harás bien en intentar ocultarlo. Pero si gozas de éxito, a tu alrededor surgirán odios y envidias, así que finge un malestar pulmonar o un dolor de riñones y cómprate una sepultura: todo enemistad se desvanecerá.
La crueldad tiene corazón humano y la envidia humano rostro, el terror reviste divina forma humana y el secreto lleva ropas humanas.
Si me fuera a reencarnar, quisiera volver al mundo como un buitre: nadie lo odia, ni lo envidia, ni lo desea, ni lo necesita, jamás lo molestan y nunca está en peligro, además, le mete el diente a cualquier cosa.
El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia, su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria
Una demostración de envidia es un insulto a uno mismo.
search