Las mejores 163 Frases de Derrota - FrasesWiki.com

Encontramos 163 frases sobre Derrota

El hombre no está hecho para la derrota. Un hombre puede ser destruido,pero no derrotado. " El viejo y el mar " (1952), Ernest Hemingway
Autor:" El viejo y el mar " (1952) Ernest Hemingway
Era fácil derrotar a una sociedad que no creí­a en nada. " La sangre de los inocentes " (2007), Julia Navarro
Autor:" La sangre de los inocentes " (2007) Julia Navarro
Aprenda a amar sus derrotas, Marcus, pues son las que le construirán. Son sus derrotas las que darán sabor a sus victorias. " La verdad sobre el caso Harry Quebert " (2012), Joí«l Dicker
Autor:" La verdad sobre el caso Harry Quebert " (2012) Joí«l Dicker
Cuán dura la lucha, cuán inevitable la derrota. " Los versos satánicos " (1988), Salman Rushdie
Autor:" Los versos satánicos " (1988) Salman Rushdie
"Las derrotas en silencio saben mejor", pensé. " Marina " (1999), Carlos Ruiz Zafón
Autor:" Marina " (1999) Carlos Ruiz Zafón
Cuerpos que nacen vencidos, vencidos y grises mueren: vienen con la edad de un siglo, y son viejos cuando vienen. " Viento del pueblo " (1937), Miguel Hernández
Autor:" Viento del pueblo " (1937) Miguel Hernández
La vida le habí­a dado ya motivos bastantes para saber que ninguna derrota era la última. " El general en su laberinto " (1989), Gabriel Garcí­a Márquez
Autor:"El general en su laberinto" (1989) " El general en su laberinto " (1989) Gabriel Garcí­a Márquez
La adolescencia fue para mí una verdadera iniciación en derrotas.
La única derrota es alejarse de Cristo
El carácter inevitable de la derrota sólo desalienta a los cobardes.
La obtención del título de maestro fue para mi algo así como un resumen de las victorias obtenidas y derrotas sufridas, con ello se cancelaba la cuenta de la enorme cantidad de horas dedicadas a analizar partidas y aprender las leyes del juego.
Los pueblos aprenden más de una derrota que los reyes de la victoria.
El desvanecimiento de los ideales es triste prueba de la derrota del esfuerzo humano.
Muchos países por obtener el triunfo de las fuerzas armadas condujeron las libertades a la derrota y otros países por pensar que debían ganar libertades condujeron el terrorismo a la victoria
Nosotros estramos comprometidos hasta los tuetanos con la derrota total de terrorismo *
La historia me ha enseñado que sólo aparecen los actos heroicos en las derrotas y en los desastres
Las victorias de los pueblos siempre son debidas a la inteligencia de los generales y al valor de los soldados, y las derrotas a la fatalidad.
La victoria tiene muchas madres y la derrota es huérfana
Al final a uno lo derrotan siempre. Creo que la derrota es algo inherente a la condición humana, al hecho de vivir y de pelear. Por mucho que venzas, siempre al final hay alguien que te derrota, siempre hay un Rocroi, por mucho que triunfes siempre hay un iceberg esperando al Titanic.
Cuando crezca más y más, me pasarán cosas diferentes, muchas veces me hundiré hasta el fondo. Muchas veces sufriré. Muchas reapareceré. No habrá derrota. No dejaré de luchar.
Después de las derrotas y las cruces, los hombres se vuelven más sabios y más humildes.
Señores, no estén tan contentos con la derrota de Hitler. Porque aunque el mundo se haya puesto de pie y haya detenido al Bastardo, la Puta que lo parió está caliente de nuevo
Señores, no estén tan contentos con la derrota. Porque aunque el mundo se haya puesto de pie y haya detenido al Bastardo, la Puta que lo parió está caliente de nuevo
Otros siguiendo tus huellas, frescas recorrerán tu camino palmo a palmo, pero tú mismo no debes distinguir la derrota de la victoria no debes renunciar ni a una brizna de ti mismo. Tú debes estar vivo. Solamente vivir hasta el final.
Ni siquiera un Dios puede cambiar en derrota la victoria de quien se ha vencido a sí mismo.
La derrota de Custer no fue una masacre. Los indios eran perseguidos para ser asesinados. Por siglos habían sido desplazados desde el Atlántico hasta el Pacífico. Protegían a sus esposas e hijos y peleaban por su existencia
En los triunfos anida siempre el cauteloso germen de la derrota.
Las derrotas en silencio saben mejor
Me levanté y fui hacia el jodido cuarto de baño. Odiaba mirarme en aquel espejo pero lo hice. Vi depresión y derrota. Unas bolsas oscuras debajo de mis ojos. Ojitos cobardes, los ojos de un roedor atrapado por un jodido gato. Tenía la carne floja, parecía como si le disgustara ser parte de mí.
Hemos conocido la amargura de la derrota y la exultación del triunfo, y de tanto que hemos aprendido no puede haber vuelta atrás. Tenemos que seguir adelante para preservar en paz lo que ganamos en la guerra.
De los suspiros algo nace que no es la pena, porque la he abatido antes de la agonía, el espíritu crece olvida y llora: algo nace, se prueba y sabe bueno, todo no podía ser desilusión: tiene que haber, Dios sea loado, una certeza, si no de bien amar, al menos de no amar, y esto es verdadero luego de la derrota permanente.
A veces la belleza de una abuela determina la muerte de sus nietos o la ruina de sus descendientes. Una mentira pesa durante generaciones y sus consecuencias son imprevistas e infinitas. Enfrentarse al reflejo del pasado produce el exacto pasado y buscar el origen de la derrota produce la antigua derrota.
No tenía a nadie en el mundo y le era necesario buscar las huellas de la casa junto al río. Era un detective del pasado que buscaba sombras que le dieran la clave de su derrota. Cruzaría el tiempo para hablar con sus abuelos muertos. Era una paria. En ambos lados del océano era extranjera y sospechosa. Había huido a México, y después había huido de México.
El reguero de pueblos que ha presenciado nuestros esfuerzos contestará con voces de clarín anatematizando a la legión de traidores científicos que aun en las pavorosas sombras de su derrota, forjan nuevas cadenas para el pueblo o intentan aplastar la reivindicación de esclavos, de parias, de autómatas y de lacayos
El hombre no está hecho para la derrota, un hombre puede ser destruido pero no derrotado.
Pero lo hombres no están hechos para la derrota – dijo –. Se les puede destruir, pero no derrotar.
La incursión en la anarquía es tan instructiva como la primera aventura amorosa o el primer combate, estos primeros contactos tienen en común la derrota, que suscita fuerzas nuevas y superiores.
La derrota en la guerra no es el mayor de los males, salvo cuando la inflige un enemigo indigno.
La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural
Llevo 20 años en este deporte y si uno mira atrás siempre se arrepiente de algo, hay triunfos y derrotas. Me arrepiento enormemente de haber perdido a una estrella como Fernando (Alonso), uno de los grandes pilotos, porque queremos tener siempre a los mejores pilotos posibles en nuestro equipo y él lo es
Nada me queda, de todas mis cosas, sino el honor y la vida que se ha salvado. -Tras la derrota de Pavía-
Ni la derrota en mi valor rehuyo... Mas, antes de rendirme fatigado, me encerraré en la torre de mi orgullo, y en sus escombros moriré aplastado
Las quejas son el lenguaje de la derrota.
El miedo a la derrota nunca debe ser la razón de no intentar algo nuevo
Cuando Botvínnik jugó contra Tal, no hubo color en el primer match y eso fue absolutamente normal. Lo anormal fue su posterior derrota.
Silenciosa como una sombra. Tranquila como las aguas en calma. Rápida como una serpiente. Veloz como un ciervo. Fiera como un carcayú. El hombre que teme la derrota ya ha sido derrotado. El miedo hiere más que las espadas.
La vida intensa a diario me convence de lo efímero de las derrotas.
Todo hombre paga su grandeza con muchas pequeñeces, su victoria con muchas derrotas, su riqueza con múltiples quiebras
Son las personas de más coraje las que disfrutan de más victórias. Desafortunadamente son también, los que sufren más derrotas.
La peor derrota de una persona es cuando pierde su entusiasmo.
En su consternación, oficiales austríacos, llenos de desesperación y de rabia, van al encuentro de la muerte, no sin vender cara su vida, algunos, en el exceso de su pena, se suicidan, no queriendo sobrevivir a esta fatal derrota, los más no se reincorporarán al respectivo regimiento sino cubiertos de la sangre de sus heridas o de la del enemigo. Rindamos a su bravura el homenaje que merece.
Veremos claramente un día que el triunfo es la derrota.
En el clamor de la multitud, en los aplausos y en las burlas, o en el cariño de los demás, no encontramos el triunfo o la derrota, sólo se encuentra dentro de nosotros mismos.
La sentencia de muerte no significa nada para mí, pero mi reputación histórica significa mucho. Por eso me alegro tanto de que fuera Doenitz quien firmara la rendición. No hubiera querido que mi nombre estuviera relacionado con eso en el futuro. Un país nunca piensa nada bueno de los líderes que aceptan la derrota. Y sobre la muerte... no he temido a la muerte desde que tenía doce o catorce años.
Podrás perder mil batallas pero solamente al perder la risa habrás conocido la auténtica derrota
Es una victoria de mierda y la nuestra una derrota de coraje.
Brindemos por el amor y sus fracasos, quizás podamos escoger nuestra derrota
La derrota cultural es la más abrumadora de las derrotas, la única que no olvidamos jamás, porque no podemos atribuirla ni a la propia desventura ni a la barbarie del adversario.
Lo jodido del miedo es que te derrota antes de luchar
Hay un antiguo refrán sobre cómo la victoria tiene cien padres y la derrota es huérfana.
La victoria tiene un centenar de padres, pero la derrota es huérfana.
Incluso cuando se está condenado al fracaso, vale la pena poner en práctica todo lo que uno sabe, para que cuando llegue la derrota inevitable, uno tenga al menos la satisfacción de saber que hizo cuando estaba en su mano para evitarlo.
Felices los valientes, los que aceptan con ánimo parejo la derrota o las palmas.
Hay derrotas que tienen más dignidad que la victoria.
Hay derrotas que tienen más dignidad que una victoria
La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce
Me satisface la derrota, porque ha ocurrido, porque está innumerablemente unida a todos los hechos que son, que fueron, que serán, porque censurar o deplorar un solo hecho real, es blasfemar del universo.
La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce.
Ha sido una derrota útil.
Una derrota peleada vale más que una victoria casual
Es la mayor derrota de mi carrera, pero no ha sido una humillación. Es una derrota fácil de digerir porque un equipo jugó muy mal y tuvo una derrota muy merecida
Las victorias tienen muchos padres y las derrotas solo uno y soy yo.
Un pueblo no sólo ha de saber vencer, sino también ser vencido. Manifiesta cierta pobreza de espíritu no estar dispuesto a ver en la derrota una de las caras que puede tomar la vida.
Ha habido momentos en mi vida en los que estuve muy cerca de pensar que no podía perder ni una sola partida. Entonces resultaba vencido, y la derrota me obligaba a descender a tierra desde el mundo de los sueños.
Nada es tan saludable como una paliza en el momento oportuno. De pocas partidas ganadas tengo aprendido tanto como de la mayoría de mis derrotas.
La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva.
No te desalientes. Te he visto luchar...Tu derrota de hoy es entrenamiento para la victoria definitiva.
La derrota de la Copa me preocuparía si hubiéramos estado tan mal, pero yo no lo vi así. Mis sensaciones son que estamos muy cerca de ser campeones de Liga y que vamos a disputar otra semifinal de Champions. Quizá queda corto para este club que tanto exige, pero es un gran premio para estos jugadores. Los añoraréis cuando no estén, ya lo veréis.
La herramienta más educativa que yo he tenido ha sido a través del deporte. Allí he aprendido a aceptar la derrota, que otro es mejor, a levantarme después de no haber hecho bien las cosas, esforzarme para hacerlo mejor...
Lo que te hace crecer es la derrota, el error
Más allá de la educación que me han dado mis padres, que ha sido muy buena, el deporte también me ha educado. Lo que me ha formado como persona es el deporte. He aprendido a ganar y a celebrarlo con moderación, y también he aprendido la dureza de la derrota
El diálogo, basado en sólidas leyes morales, facilita la solución de los conflictos y favorece el respeto de la vida, de toda vida humana. Por ello, el recurso a las armas para dirimir las controversias representa siempre una derrota de la razón y de la humanidad.
El recurso a la fuerza constituye siempre una derrota de la Humanidad
La guerra es siempre una derrota de la humanidad.
El fracaso de la República Socialista Rusa será la derrota del proletariado del mundo entero
Seríamos pobres tipos, dignos de irnos al diablo, si no tratáramos de que toda tentativa en Alemania de golpear en el lomo a la revolución rusa termine en una derrota completa de la reacción germano-prusiana
Con la debida satisfacción hemos presenciado la derrota de México ante los Estados Unidos, esto representa un paso adelante
Los problemas y conflictos pueden ser la fuente de una derrota, una limitación para nuestra potencialidad, pero también pueden dar lugar a una mayor comprensión de la vida y el nacimiento de una unidad más fuerte en el tiempo.
Éste tenía la impresión de que su hermano había luchado con menos ahínco contra los deseos impuros, y había aceptado sus derrotas con espíritu más bien alegre. Pero lo importante era que ambos habían hecho las paces con las pasiones, el más encarnizado enemigo de la vida monástica.
Tras una derrota, nada mejor que terapia junto a tu familia. Ellos hacen que encares el entrenamiento del día siguiente en paz y con mucho optimismo, para preparar y afrontar el siguiente partido.
La derrota comienza con el temor de que uno ha perdido
Los dirigentes de los partidos comunistas europeos que no hiciera un estudio crítico, con todos sus pormenores, de la historia de aquella revolución, se asemejarían al caudillo que, conforme se preparase de momento a nuevas guerras, no estudiara la experiencia estratégica, táctica y técnica de la última guerra imperialista. Un caudillo así condenaría a la derrota sus ejércitos.
Pienso que todo el mundo debe experimentar la derrota al menos una vez a lo largo de su carrera. Se aprende mucho de ello
Desde la eternidad viven en lucha con el mismo poder ambos principios: victorias y derrotas continuadas de unos y otros alternan...Juntos andan.
El hombre combate en trágico escenario, entre la voluntad de vivir- génesis y la voluntad de morir- thanatos. Todos sus bienes sólo son vanidad, sus ilusiones locuras, mentiras, sus conquistas baldías, y la muerte su definitiva derrota.
La victoria obtenida violentamente equivale a la derrota
En política todas las victorias son efímeras, y todas las derrotas son provisionales
Hay que luchar y seguir luchando aunque solo sea previsible la derrota.
Cuando pasó lo de las filtraciones, yo fui el más beneficiado, porque lo noté en el contacto con la gente, la gente valoraba aquella expresión mía después de una derrota, y yo sabía que esa expresión se correspondía a la intimidad, y que estaba obteniendo un reconocimiento por algo que jamás debió hacerse público, y eso es carne envenenada. Puede satisfacerte en lo inmediato, pero cualquier hombre con experiencia sabe que aquello es inmerecido, que es un robo, que uno se apodera de algo que no merece, después el destino lo pone en orden.
El liderazgo está directamente relacionado con la derrota. Porque es ahí cuando se verifica la consistencia del conductor. Una de las claves que tiene que tener un líder, es que necesita ser querido para ganar, y no ganar para ser querido.
El liderazgo se ve en la derrota y el conductor solo es bueno si ha superado la adversidad. Las operaciones y los cambios se hacen en la victoria, no en la derrota. La adversidad es el momento de observación de las cosas.
Nunca me dejé tentar por los elogios. Los elogios en el fútbol son de una hipocresía absoluta. El fútbol está concebido así, tiene que haber o una gran alegría o una gran tristeza. Derrota o victoria, sangre o aplauso son valores muy caros al ser humano. Entonces, en el fracaso sufro mucho la injusticia del trato, no logré nunca dominar eso. Siempre sufro mucho cuando perdemos y cuando soy maltratado, pero sí logré no creerme la duración del éxito. Como no se revisa por qué ganaste, da lo mismo, te adulan por haber ganado no porque mereciste ganar, por el recurso por el que ganaste, entonces tuve claro siempre que esa franela, porque ése es el término, es impostora.
Trabajo diariamente como si me fuera a quedar toda la vida, y no ignoro que puedo dejar de pertenecer mañana. Tampoco quiero alardear de fortaleza, pero es muy difícil que deje de luchar. Es mucho más probable que decidan por mí, que yo decida. Frente a la adversidad, siempre sigo luchando. Y sé hacerlo del único modo que se lucha en la adversidad: en soledad. Porque como la derrota produce sensaciones desagradables, es natural que todo el mundo tienda a distanciarse del que protagoniza la derrota. En este caso, me toca liderar a mí un proyecto que está desilusionando, y es natural que eso se viva en soledad, sin compañía. Y lo digo exactamente así: me parece natural, me parece lo normal, me parece que es lo que sucede siempre.
¿Derrota? ¿Derrota? ¿Se acuerda usted de lo que dijo la Reina Victoria? Las posibilidades no existen
Un triunfo sólo sienta bien a los muertos. La fortuna de un muerto está al abrigo de los reveses, hasta sus derrotas adquieren un resplandor de victoria
La U es mucho más que un club de fútbol. Es un mito, una leyenda, una tradición, una de las más hermosas historias que ha escrito el deporte peruano. Es un mito que nos ha hecho vibrar a lo largo de los años con sus victorias, que nos ha hecho sufrir con sus derrotas y percances y nos ha hecho renacer en entusiasmo con su garra y pundonor.
En la victoria lo merecemos, en la derrota lo necesitamos
La actitud ociosa de un ejército es su más seguro camino hacia la derrota
La victoria tiene cien padres y la derrota es huérfana.
Y mientras yo dormía o bebía la cerveza de Wittenberg junto a mis amigos Philip y Amsdorf, la Palabra debilitaba al papado de forma tan grandiosa que ningún príncipe o emperador consiguió causarles tantas derrotas. Yo nada hice: la Palabra lo hizo todo.
Una retirada no es una derrota.
El verdadero examen moral de la humanidad, su examen fundamental (que yace enterrado profundamente lejos de la vista) consiste en su actitud ante esos que están a su merced: los animales. Y en este sentido la humanidad ha sufrido una derrota. Una derrota tan fundamental que todas las demás provienen de ahí.
Una derrota es lo peor que le puede suceder a un soldado. Es una marca tremenda en el corazón.
Tan pronto como te ocupas del bien y el mal de tus semejantes, creas una abertura en tu corazón por la que entra la malicia. Examinar, competir y criticar a otros te debilita y te derrota.
En la victoria lo merecemos, en la derrota lo necesitamos.
Cuando la derrota viene, acéptalo como una señal de que tu planes no son sólidos, reconstruye esos planes y embárcate otra vez hacia tu meta codiciada. Si te rindes antes de que tu meta haya sido alcanzada, eres un perdedor
Cuando la derrota viene, acéptelo como una señal, de que sus planes no son sólidos, reconstruya esos planes y embárquese otra vez hacia su meta codiciada. Si se rinde antes que su meta haya sido alcanzada, usted es un perdedor.
La derrota temporal deberá significar una sola cosa, el conocimiento de que hay algo malo con su plan.
Hay éxitos que rebajan y derrotas que engrandecen.
La naturaleza no conoce la derrota.
La naturaleza no conoce la derrota.
Ver el Bósforo siempre me ha sentado bien. Frente a la derrota, al desplome, a la opresión, a la amargura y a la pobreza que pudren por dentro la ciudad, el Bósforo está unido en lo más profundo de mi mente a sensaciones de unión a la vida, de entusiasmo por vivir y de felicidad. El espíritu y la fuerza de Estambul le vienen del Bósforo.
La vida es dura, si ha de ser grande. Solo admite elección entre victoria y derrota, no entre guerra y paz.
El dolor está en nuestra vida cotidiana, en el sufrimiento escondido, en la renuncia que hacemos y culpamos al amor por la derrota de nuestros sueños
Existen derrotas, pero nadie está a salvo de ellas. Por eso es mejor perder algunos combates en la lucha por nuestros sueños que ser derrotados sin siquiera saber por qué se está luchando
La razón teme la derrota, pero la intuición disfruta la vida y sus desafíos.
Nadie está a salvo de las derrotas. Pero es mejor perder algunos combates en la lucha por nuestros sueños, que ser derrotado sin saber siquiera por qué se está luchando.
Tengo que correr riesgos. No tengo que tener miedo de la derrota.
Un guerrero acepta la derrota como una derrota, sin intentar transformarla en victoria
Echo de menos la pelota, la emoción y la energía en el estadio, la lucha por conseguir un buen resultado, la alegría y la tristeza en la victoria y en la derrota
[Un científico tendrá] Temperamento enérgico dispuesto a resolver un problema, aplicación en las tareas y una fortaleza que lo mantiene erguido ante muchas cosas que podrán haberlo tumbado, y ante todo, perseverancia, un terco rechazo a desistir y a admitir la derrota.
Los ingleses tienen tantos deportes porque cuando otro país lo derrota, inventan uno nuevo.
Luego de sucesivas derrotas electorales el momento para Gaviria pasó.
Somos semejantes a esos soldados que caen en el curso del ataque del que saldrá la paz. Dios no es vencido una primera vez por nuestra derrota, porque si bien parece que sucumbimos individualmente, el mundo, en el que revivimos, triunfa a través de nuestros muertos.
El bien puede resistir derrotas, el mal no
Alma en pena: el resplandor sin vida, tu derrota.
Las derrotas no engrandecen nada por desgracia, pero también uno se da cuenta de la dificultad de lo que he hecho hasta hoy. Ayuda a valorar todo lo que he hecho anteriormente.
Todos los que practicamos deportes sabemos que salimos para ganar o perder. Hay que aceptar las dos cosas. Uno no se puede venir abajo para perder un partido o muy arriba para ganarlo. Nadie se acuerda de las victorias, sólo de las derrotas.
Lo mismo da triunfar que hacer gloria la derrota.
Lo mismo da triunfar que hacer gloriosa la derrota.
(..) Al pueblo cubano tanto en el exilio como en la isla los exhorto a que sigan luchando por la libertad. Mi mensaje no es un mensaje de derrota, sino de lucha y esperanza. Cuba será libre. Yo ya lo soy.
Aquellos que no se arriesgan no sufrirán derrotas, sin embargo, nunca tendrán victorias
La prueba más grande de valor en este mundo es saber sobrellevar una derrota sin perder el ánimo
Se aprende más en la derrota que en la victoria, pero… ¡Prefiero esa ignorancia!
La vida es roja si te vas y me derrota igual que en mis sueños.
Estoy en una racha increíble. Uno siempre se espera una derrota de vez en cuando. Por eso, cuando sucede, ¿por qué decepcionarme si gano más del 90% de mis partidos?
La derrota de ETA es mucho más que la derrota de sus comandos militares, entre comillas, es que pierda la esperanza, ellos y los que les apoyan, de conseguir algo de la democracia y de la política con el uso de terror.
Las masas han estado a la altura, ellas han hecho de esta derrota una pieza más de esa serie de derrotas históricas que constituyen el orgullo y la fuerza del socialismo internacional. Y por eso, del tronco de esta derrota florecerá la victoria futura.
Lo que revela tu grandeza es cómo te enfrentas a la derrota
Al inicio de la revolución hubo grandes estrategas, que eran jóvenes de 20 o 22 años, que en muchos casos nunca habí­an ido a la escuela y que, tras el triunfo de la revolución, ya no serví­an para nada y terminaron en el alcoholismo o el suicidio... fueron los primeros derrotados de la revolución.
El arte de vencer se aprende en las derrotas
Los lamentos son el lenguaje de la derrota
Ahora, el general que gana una batalla hace muchos cálculos en su cuartel, considera muchos factores antes de que ésta se libre. El general que pierde una batalla hace pocos cálculos en su cuartel, considera pocos factores antes de que ésta se libre. Muchos cálculos llevan a la victoria, pocos cálculos llevan a la derrota.
Si no puedes ser fuerte, y sin embargo no puedes ser débil, eso resultará en tu derrota.
El carácter es el factor determinante de la victoria y la derrota, del éxito y del fracaso en todos los campos de la vida. Un hombre de buen carácter disfruta de la vida aquí y más allá.
Según el filósofo Ly Tin Wheedle, el caos se encuentra en mayor abundancia cuando se busca el orden. El caos siempre derrota al orden porque está mejor organizado.
Es mucho mejor atreverse a cosas grandes, cosechar triunfos gloriosos aún marcados por el fracaso, que aliarse con esos pobres espíritus que ni mucho ganan ni mucho sufren porque habitan en la penumbra donde ni la victoria ni la derrota se conocen.
En la elección de esposa, como en un plan guerrero, equivocarse una sola vez significa la derrota irreparable.
La más alta conquista exige una derrota definitiva, la plenitud de la vida, una oquedad de muerte, el goce, sequedad, la sapiencia, insipiencia, la palabra, silencio, la solidaridad, soledad, la acción, contemplación. Paradoja del compás de dos puntas, que describe su círculo perfecto porque permanece quieto en su centro.
El peón es la causa más frecuente de la derrota.
La derrota puede ser un escalón o un obstáculo según sea su actitud positiva o negativa.
El Samurái valiente no piensa en términos de victoria o derrota, combate fanáticamente hasta la muerte. Sólo de este modo realiza su destino.
search