Las mejores 12 Frases de Cristo - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Cristo

Para nosotros, que poseemos la medida del bien y del mal dada por Cristo, nada hay inconmensurable. " Guerra y paz " (1865), León Tolstói
Autor:" Guerra y paz " (1865) León Tolstói
(...) Pero Cristo no murió por los elegantes ni por los buenos. Morir por los buenos, por los exquisitos, es cosa fácil; pero morir por los miserables, por los podridos, eso es algo muy difí­cil. " Silencio " (1966), Shusaku Endo
Autor:" Silencio " (1966) Shusaku Endo
Como nunca logró satisfacerme la visión que los cuatro evangelistas nos han transmitido de ese Cristo frágil y con rostro de Dustin Hoffman que aparece en las imágenes tradicionales, me he sentido obligado como novelista a sugerir esta otra visión del Mesí­as. Siendo carpintero, es más probable que Cristo fuera un hombre bastante fuerte, dotado de una voz excepcional, puesto que era capaz de hablar ante miles de personas y capaz de llevar una vida sexual perfectamente normal. Precisamente por ello, en mi novela, Cristo se casa con una muchacha muy corriente, Sarah, a pesar de que no llega a tener hijos. Esto me parece más que probable, dado que Jesús es el primer predicador judí­o que demuestra verdadera ternura por las mujeres. Creo que su capacidad de apreciar la naturaleza femenina se deriva de un conocimiento profundo de la mujer. Esto no sucede, por ejemplo, en el caso de Moisés, para quien la mujer era sinónimo de algo diabólico.
Acumula tesoros en el cielo el que da a Cristo. Y da a Cristo el que da al pobre.
David tiró por tierra a Goliat con la honda y una piedra; así­ Cristo con la honda de la humanidad y la piedra de la Pasión venció al diablo.
Conozco a Cristo pobre y crucificado, y eso me basta.
La idea de Cristo es mucho más antigua que el cristianismo.
En cuanto a Cristo, tengo la firme convicción de que volverá cuando le hayamos perdido totalmente el respeto, porque su humor y su estilo vital se avienen mal con la solemnidad.
Considero yo muchas veces, Cristo mí­o, cuan sabrosos y cuan deleitosos se muestran vuestros ojos a quien os ama, y vos, bien mí­o, queréis mirar con amor.
Ese fulano es el Cristo de la Diversión.
(...) Yo creo que lo que más contribuyó a convencerlos fue decirles que Cristo enseñó a los suyos que todas las cosas eran comunes y que esa comunidad todaví­a permanece en las comunidades verdaderamente cristianas.
search