Las mejores 10 Frases de Concesión - FrasesWiki.com

Encontramos 10 frases sobre Concesión

El soberbio hace su gran concesión y dice "Yo soy yo y mis circunstancias", pero Edmundo vigilaba sus circunstancias, yo soy mi padre, mi rencor, mi universidad, mi máster imaginario, mis mentiras; soy mi madre, la venganza, la frente pronunciada, el mentón abrupto: soy Raimundo, Julio, Gregorio, mi contrato, mi jefe de personal; soy bailar y no creer y Cristina y soy criado por otros, siempre criado por otros. En cuanto a ser yo, qué predicado aceptarí­a puede el preso decir: yo soy quien se levanta a las siete y media de la mañana o ése es el reglamento de la prisión; en cuanto a ser, el yo exigí­a libertad, mas no la inútil libertad de escoger entre un jersey azul y un jersey amarillo sino la libertad de que sus circunstancias no le impusieran el participio de criado, el predicado de señor. " Lo real " (2001), Belén Gopegui
Autor:" Lo real " (2001) Belén Gopegui
Cada concesión da lugar a nuevas concesiones, no podemos dar marcha atrás, porque detrás de nosotros sólo hay un abismo, debemos mantener nuestras promesas y exigir que se mantengan. " Perturbar la Paz " (1986), Václav Havel
Autor:" Perturbar la Paz " (1986) Václav Havel
Las concesiones de los débiles son las concesiones del miedo.
La victoria está hecha de cesiones.
No olvide que hay personas a quienes otorgar la menor concesión cuesta un gran esfuerzo, mientras otras lo dan todo sin esfuerzo, sin trabajo alguno... ¿Quién da más?
La libertad no es la licencia para realizar cualquier cosa.
A veces se hacen concesiones sobre las cosas secundarias. La vida es tal que no hay que hacer concesiones en las cosas esenciales.
El orden polí­tico descansa en dos principios conexos, opuestos e irreductibles: la autoridad y la libertad... Ni la autoridad ni la libertad pueden constituirse aparte, ni dar origen a un sistema que les sea exclusivamente propio; lejos de esto, se hallan condenadas a hacerse perpetuas y mutuas concesiones.
Cada concesión sumisa a nuestro miedo expande el dominio del mismo; no sólo desperdiciamos ese tiempo en que los males que tememos pudieran ser sufridos y superados en el acto; por el contrario, mientras que la dilación no alivia en ninguna forma nuestros problemas, sí­ los vuelve cada vez menos superables al instalar los terrores habituales.
search