Las mejores 196 Frases de Comer - FrasesWiki.com
  • Descripcion del Tema
  • Masticar y desmenuzar el alimento en la boca y pasarlo al estómago: comer despacio. Momento en el que nos disponemos a alimentarnos: puedes comer de 13 a 14. Ingerir determinado alimento: comer pescado. Cuando se habla o escribe, omitir alguna cosa: comer acentos.
  • trending_downTemas relacionados
    ConsumirErrorFaltaGastar
    trending_down Temas opuestos
    AlimentosAzúcarBocaCarneCorderoEscribirFrutoHablarMesaPanPez

Encontramos 196 frases sobre Comer

Será más difí­cil de comer que el bonito, pero después de todo, nada es fácil. " El viejo y el mar " (1952), Ernest Hemingway
Autor:" El viejo y el mar " (1952) Ernest Hemingway
Uno no es exactamente lo que come, como dicen los clásicos, y como yo mismo he dado por supuesto, sino que uno es, sobre todo, dónde come, y con quién come, y cómo nombra con propiedad lo que come, y el acierto con que elige en la carta lo más correcto y lo hace ante testigos, y uno es, muy especialmente, el que luego cuenta lo que come y con quién. Si sabes eso de alguien, sabes quién es el pájaro. " En la orilla " (2013), Rafael Chirbes
Autor:" En la orilla " (2013) Rafael Chirbes
Nadie debe comer sin habérselo ganado. " Libro de Mencio "
Autor:" Libro de Mencio " Confucio
El mundo exterior pasaba a segundo plano ante las demandas de los estómagos vací­os, y la vida vení­a a condensarse en dos ideas unidas: procurarse alimento y comer. ¡Comida! ¡Comida! ¿Por qué el estómago tení­a la memoria más sensible que el cerebro? " Lo que el viento se llevó " (1936), Margaret Mitchell
Autor:" Lo que el viento se llevó " (1936) Margaret Mitchell
Quiero comer contigo, estar, amar contigo, quiero tocarte, verte. " Otros Poemas Sueltos " (1994), Jaime Sabines
Autor:" Otros Poemas Sueltos " (1994) Jaime Sabines
Un poeta que fumaba opio y se olvidaba de comer. " Parí­s era una fiesta " (1964), Ernest Hemingway
Autor:" Parí­s era una fiesta " (1964) Ernest Hemingway
Ayer amaneció el pueblo desnudo y sin qué ponerse, hambriento y sin qué comer, el dí­a de hoy amanece justamente aborrascado y sangriento justamente. " Viento del pueblo " (1937), Miguel Hernández
Autor:" Viento del pueblo " (1937) Miguel Hernández
La responsabilidad del cocinero está enfocada al respeto de los recursos del planeta y de consumirlos de manera sostenible. Intentar usar los pescados más sostenibles, consumir menos proteína animal, más cereal, enfocarse más en la nutrición. Y por la salud del consumidor, intentar comer menos sal, menos grasa y menos azúcar. Ser lo más cercano a la naturaleza.
Me tomaste en broma, me tomaste por un niño, le diste un buen vistazo a mi trasero y después jugaste golf un rato. Tu meneo es el de un pez, me diste una palmadita en la cabeza, me invitaste a comer y a beber y a hacerme el 69, pero no escuchaste ni una maldita palabra de lo que dije. (Right Through You - 1995).
Mi madre decía que la edad verdadera está en el estómago y en la cabeza. Las arrugas son tan sólo fruto de las preocupaciones y de comer mal
Nuestra lucha no es por gloria ni premios, luchamos para que los esclavos del mundo puedan comer un pan dignamente y gocen de la verdadera libertad, justicia y democracia.
Si estás en Italia y necesitas comer, acude a la corte del Alfonso V de Nápoles
El que quiera comer lomo que lo pague 80 pesos el kilo.
Ser inculto en el modo de comer es despreciable ya que indica una falta de conocimiento básicos extensibles a otros campos.
Yo no escribo para ganar dinero, pero si escribo y tengo que comer, es mejor si me pagan.
Si hay que comer carne de cerdo, que al menos sea de la mejor calidad
Aunque casi te confiese que también he sido un perro compañero, un perro ideal, que aprendió a ladrar y a volver al hogar para poder comer...
Lo que al caballero le hace ser caballero es ser medido en el hablar, largo en el dar, sobrio en el comer, honesto en el vivir, tierno en el perdonar y animoso en el pelear.
¿Cómo comer sin ti, sin la piadosa costumbre de tus alas que refrescan el aire y renuevan la luz?
Un solo plato no basta para dar de comer a dos ladrones.
Soy un hombre feliz por tener una profesión que me permite viajar tanto. Y también puedo hablar de fortuna al decir que soy pianista. Un gran instrumento el piano, lo suficientemente grande para no poder llevárselo. En lugar de practicar puedo leer, comer, beber y dedicarme a otras actividades. ¿No soy un hombre afortunado?
Debemos pensar en esos andaluces rudos que llegaron a América en busca de oro y mujeres, porque en España su realidad era terrible, y se encuentran con un mundo duro y áspero, y con los aztecas, que eran para echarles de comer aparte
Yo he conocido muchos narcos, y los hay que trafican para dar de comer a sus hijos. No lo apoyo, pero puedo tomarme una copa con uno para hablar, por interés, y los prefiero a quienes, de traje y corbata, firman un papel y alargan la mano
Zac Efron podría hacer que nos sintiésemos culpables por comer tanta comida. Me decía: '¿Realmente quieres comer los carbohidratos? ', y era como: 'Muchas gracias...
La democracia es dos lobos y un cordero votando sobre qué se va a comer. La libertad es un cordero bien armado impugnando la votación
La Democracia son dos lobos y una oveja votando sobre qué se va a comer. La Libertad es la oveja, armada, impugnando el resultado
Esos que pretenden, para reformarnos, vencer nuestro instinto criminal, que nos den primero de comer. De moral hablaremos después. Esos que no se olvidan de cuidar nuestra formación, sin que por ello dejen de engordar, escuchen esto: por más que le den vueltas, primero es comer, y después de hartos ¡venga la moral!
Primero va el comer, luego va la moral.
Estar casado significa que puedo romper el viento y comer helado en la cama.
¿Cómo puedo imaginar una sociedad y mutua correspondencia de deberes sociales entre el hombre que gasta un millón al año y el hombre que no tiene la seguridad de comer pan cada día, una mísera cantidad de pan amasado con hiel y lágrimas?
¡Nunca hubiera creído, chiquillo, que fueras tan delicado de paladar! ¡Malo, malo, y muy malo! En este mundo hijo mío hay que acostumbrarse a comer de todo, porque no se sabe lo que puede suceder. ¡Da el mundo tantas vueltas!
En última instancia, la mejor biografía de un autor es su obra, no el conjunto de las acciones, en el fondo análogas a las de cualquier otro (comer, dormir, amar, acudir a una u otra tertulia, ir a la oficina o donde sea), que a diario se ve obligado a realizar.
Pienso en la música como en un menú. No puedo comer lo mismo todos los días
La naturaleza es comestible. Todo está listo para comer.
Es increíble lo que un hombre tiene que llegar a hacer sólo para poder comer, dormir y vestirse.
Francamente, estaba horrorizado con la vida, con lo que un hombre tenía que hacer simplemente para comer, dormir y mantenerse vestido. Entonces me quedaba en la cama y bebía. Cuando bebía el mundo aún estaba allí afuera, pero por el momento no te tenía agarrado del cuello.
Hay que tener fe en uno mismo. Ahí reside el secreto. Aun cuando estaba en el orfanato y recorría las calles buscando qué comer para vivir, incluso entonces, me consideraba el actor más grande del mundo. Sin la absoluta confianza en sí mismo, uno está destinado al fracaso.
La filosofía de un artista es muy bohemia, pero tampoco nos pasemos de bohemios porque hay que comer
Yo creo que pertenezco a muchas raíces a nivel sanguíneo y a nivel mental. Por eso yo me adapto a donde me den de comer, y eso es supervivencia para mí
Hay que comer para vivir, no vivir para comer.
Hay que comer y beber con tal moderación, que nuestras fuerzas se restauren y no se recarguen.
Me dejaré morir en tu silencio, que de noche me diste de comer los frutos del cerezo en tu alcoba de sombras sangrantes de perfume y nada más deseo.
Comer es una necesidad del estómago, Beber es una necesidad del alma.
Mi recuerdo principal es el trabajo que tenía que hacer para poder comer.
Dejé de comer y de beber para meditar, es inútil: más vale aprender.
Nadie debe comer sin habérselo ganado.
Saber comer es saber vivir.
La avaricia es de naturaleza tan ruin y perversa que nunca consigue calmar su afán: después de comer tiene más hambre
Pasó un ministro del emperador y le dijo a Diógenes: ¡Ay, Diógenes! Si aprendieras a ser más sumiso y a adular más al emperador, no tendrías que comer tantas lentejas. Diógenes contestó: Si tú aprendieras a comer lentejas no tendrías que ser sumiso y adular tanto al emperador
...los hombres saben mejor que las mujeres, saben recio como cochino salado, como jamón, da gusto comer un buen macho, las mujeres saben dulce como quien come flores y te dejan él estomago flojo como si no hubieses comido.
Para comer, para vivir, para sentirme bien de la salud, cuando uno se come a otra persona eso le hace falta, uno duerme uno puede comer, uno puede vivir, no la pasa mal
Yo me siento no no, yo no me siento loco en ningún sentido, al contrario, yo lo que me siento es que me hace falta comer gente. Porque ya tu sabes como es la cosa, las cosas son normales, independientes. Hacer todo lo que le provoque a uno y más nada...
El tiempo es una ilusión —dijo—. Y la hora de comer, más todavía.
El tiempo es una ilusión. Y la hora de comer, más todavía.
Un samurái no trabaja sólo para comer, no es un esclavo de la comida. Vive para su vocación, para el deber y el servicio.
Maldito Pedro Jota. Me copiaste mi peinado, me plagiaste los tirantes, y ahora quieres imitarme en lo que me da de comer: meterme con Mariano Rajoy. ¡Pues no te lo voy a permitir!
Tengo la sensación de que usted desprecia su cuerpo, que sólo da paso al arte, señora profesora. Dice Klemmer. Sólo le permite satisfacer sus necesidades primordiales, pero no basta sólo con comer y dormir. Señorita Kohut, usted piensa que su exterior es su enemigo y que sólo la música es su amiga. Sí, mírese en el espejo, ahí puede verse: jamás tendrá un mejor amigo que usted misma.
Dale vueltas al comunismo, en todos sentidos, y llegarás al punto que, de grado o por fuerza, el individuo deberá sacrificase a la colectividad o a la democracia comunista. Mientras una sociedad no me permita comer, vestir, morar, difundir mis ideas a mi manera y sin control alguno -a condición de que no domine ni explote a nadie- consideraré su fundamento como autoritario.
La vida es tan amarga que abre a diario las ganas de comer.
La vida es tan amarga que abre las ganas de comer.
En la ciudad el vino deja de ser vino y el pan deja de ser pan. Y para que el pobre consiga comer realmente pan y beber realmente vino, es necesario que primero sacrifique en la capilla siniestra de la fábrica un poco de alegría, de inteligencia, de sudor, de músculo, de salud...
Debemos buscar a alguien con quien comer y beber antes de buscar algo que comer y beber, pues comer solo es llevar la vida de un león o un lobo.
Será más difícil de comer que el bonito, pero después de todo, nada es fácil.
Un poeta que fumaba opio y se olvidaba de comer.
La cocina es un lugar de trabajo en el interior de la vivienda, pero al mismo tiempo también es un lugar de estancia, durante muchas horas, para el ama de casa. Cuando la cocina alberga un lugar para comer, a menudo se convierte en punto de encuentro de la familia.
No te preocupes pensando en qué es lo que vas a comer, con qué te vas a vestir. Que por cosas tan pequeñas el hombre se hace infeliz, porque el Señor sabe bien qué necesita tu piel. Anda con Él
Corté la naranja en dos, y las dos partes no podían quedar iguales. ¿Para cuál fui injusto -yo, que las voy a comer a ambas?
Como es un lenguaje, muchas veces no lo entendemos. Comer y respirar es lo único que hacemos desde que nacemos.
Lo bonito de viajar y comer en culturas distintas está en buscar lo bueno de cada sitio, lo nuevo, y disfrutar del momento.
Tener tranquilo el ánimo y alegre el humor a las horas de comer y de dormir, es uno de los preceptos cuya práctica contribuye más a prolongar la vida
¡Qué fríos son, esos sabios! ¡Que el rayo caiga sobre sus alimentos para que su hocico aprenda a comer fuego!
El que escribe para comer, ni come ni escribe
Cuando se hacen las maletas se debe tener un espíritu abierto a todas las sorpresas, a no fatigarse, a no ser caprichoso, a comer bien y a beber mejor.
Cuando yo frecuentaba a Guido Brunner él aún era embajador y nunca vi en la Embajada ninguna movida de convolutos. Lo que sí daba Brunner era unas fiestas muy fastuosas. Los eternos mendigos ilustres de la literatura íbamos allí a comer.
Michael Schumacher es un condenado terrorista. Todo lo hace para ganar ¿qué puede hacer para estar en mejor forma? ¿Qué puede hacer para mejorar? Conoce mejor su coche porque está al teléfono con la fábrica cada segundo del día y no puede comer sin la telemetría, nunca para, es un excelente contrincante
Así como Darwin descubrió la ley del desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: el hecho, tan sencillo, pero oculto bajo la maleza idológica, de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte o religión
...el espíritu cientifico es un espíritu que necesita volar, cansado de comer flores y tirar frutas, decide impartir un nuevo modo obsoleto de pensar... (Gaston Bachelard Volviendo a mi viejo barrio).
Nunca he querido ser boxeador. He empezado cuando estaba en una situación de pobreza. Mi madre era la única que estaba a cargo de toda la familia, mi padre se había marchado antes. Siempre tenía hambre. Nunca tenía suficiente para comer. (...) Por la tarde lo que hacía era boxear, no era muy bueno, pero cerraba los ojos y luego los abría y el tío estaba en el suelo.
Cierto es que los dones hay que valorarlos en relación con quien los ofrece: un campesino que me da un pequeño cordero suyo me hace un regalo mayor que el príncipe de Làscari cuando me invita a comer.
Comer y beber mantienen el alma y el cuerpo juntos.
Si le doy de comer a los pobres, me dicen que soy un santo. Pero si pregunto por qué los pobres pasan hambre y están tan mal, me dicen que soy un comunista.
Hemos de comer para vivir, y vivir para comer.
La monogamia es como estar obligado a comer papas fritas todos los días.
La monogamia es como estar obligado a comer patatas fritas todos los días.
Como las dificultades eran enormes, toda la inteligencia se aplicó enteramente a vencerlas, encaminóse sólo en este sentido y, por tanto, apartóse de todo lo demás. Vivir, abrigarse, vestirse, comer, precaverse contra el frío y la humedad, pertrecharse, enriquecerse, no había tiempo de pensar en otras cosas.
Estar en Broadway es el equivalente moderno de ser un monje. Dormir mucho, comer mucho, y descansar mucho
No importa que andemos desnudos, no importa que no tengamos ni para comer, aqui se trata de salvar a la revolución
Creer uno que sabe Historia porque la conoce en los compendios, es querer formarse idea de la grandeza del mar, al comer una ostra
Amar sin deseo es peor que comer sin hambre.
Dame ahora tu boca: me la quiero comer con tu sonrisa.
Quiero comer contigo, estar, amar contigo, quiero tocarte, verte.
A veces uno lucha tan duro para alimentar a su familia, que se te olvida darles de comer a la inversa, es decir, con el alimento espiritual. Todo el mundo necesita que se le alimente espiritualmente.
Las palabras y las obras no comer en la misma mesa.
Después de comer es necesario esperar dos horas si queremos bañarnos. Si no queremos bañarnos, hemos de esperar, lógicamente, más tiempo.
El perro es el mejor amigo del hombre... que le da de comer.
Fumar en exceso es malo. Beber en exceso es malo. Comer en exceso es malo. Follar en exceso es difícil.
Aquellos que padecen una indigestión o una borrachera no saben lo que es comer ni lo que es beber.
Lo que distingue al hombre inteligente de los animales es el modo de comer.
Los animales se alimentan, el hombre come, sólo el hombre de talento sabe comer.
Los animales se alimentan, el hombre come, sólo el hombre inteligente sabe cómo comer.
Enséñame a comer en otras manos, a no escribir poemas con tu huella, a apagar toda luz que tú encendiste, a separar el ruido de tu nombre de las cosas soñadas, de las cosas queridas.
Me interesa la música, andar en mi bicicleta, comer comida no saludable, disparar mis armas, salir con mis amigos y todo lo peligroso
Sobre las rosas se puede filosofar, tratándose de patatas hay que comer.
Sobre las rosas se puede poetizar, tratándose de patatas hay que comer
Trabajamos para comer para obtener la fuerza para trabajar para comer para obtener la fuerza para trabajar para comer para obtener la fuerza para trabajar para comer para obtener la fuerza para trabajar.
Lo que más odio : La crueldad con la gente y con los animales, la violencia, los gritos, la presunción, los abusos de los hermanos mayores, la aritmética, que haya quienes no tienen para comer mientras otros se quedan con todo, encontrar dientes de ajo en el arroz o en los guisados, que poden los árboles o los destruyan, ver que tiren el pan a la basura.
Hay también otra cosa que se entiende bien, y es que la población trabajadora de Irlanda se muere de hambre, y que la clase propietaria, los terratenientes, se indignan y reclaman el auxilio de la policí­a cuando los trabajadores manifiestan esta pretensión absurda y revolucionaria: ¡comer!
A un buen hombre sentado a comer a la mesa, ninguna cosa debe venir a molestarle.
Cuando te conocí mi corazón tenía más hambre que piojo de peluca. Los piojos de peluca son así, capaces de morirse de hambre en la mitad de la belleza que no les da de comer.
Hay gente que me dice: ¡Para que pintas si no comes de eso! Y yo les digo: Yo no pinto para comer, yo como para pintar.
Comer bien, dormir bien, ir donde se desea, permanecer donde interese, no quejarse nunca y, sobre todo, huir como de la peste de los principales monumentos de la ciudad.
El hombre verdaderamente libre es el que puede rechazar una invitación a comer sin excusarse.
El único hombre que es realmente libre es aquel que puede rechazar una invitación a comer sin dar una excusa.
Siempre leo todas las cartas que las fans me envían. Muchas envían golosinas, pero no estoy autorizado a comer. Mi mamá teme que puedan tener algo venenoso en ellas.
No voy a comer nada verde.
Cuando no tenga más nada que comer todo me parece delicioso
Si un hombre aspira a vivir una vida más amorosa y espiritual, su primera decisión debería ser la de abstenerse de matar y comer animales.
Comer con desgana convierte el alimento en repulsivo manjar.
Yo renuncié a comer carne cuando era joven y llegará el tiempo en que los hombres condenarán, como yo, al asesino de animales del mismo modo como se condena al asesino de hombres
Hay gente que come tierra y se come toda la gente que hay sobre ella como las langostas en la Biblia. Y otra gente que se para alrededor y los mira comer.
La perfecta hora de comer es, para el rico, cuando tiene ganas, y para el pobre, cuando tiene qué.
La democracia, para mí, no es una media palabra. Es una palabra completa. Algunos entienden por democracia apenas el derecho del pueblo a gritar que tiene hambre. Yo entiendo por democracia no sólo el derecho de gritar contra el hambre sino el derecho de comer. Esa es la diferencia fundamental. Democracia, para mí es permitir el derecho de adquirir conquistas, y no sólo el derecho a la protesta.
Mejor comer pan de mendigo con quienes amamos vivir, que llevar la culpa consigo y probar su sangre en rico festín.
El mundo exterior pasaba a segundo plano ante las demandas de los estómagos vacíos, y la vida venía a condensarse en dos ideas unidas: procurarse alimento y comer. ¡Comida! ¡Comida! ¿Por qué el estómago tenía la memoria más sensible que el cerebro?
Comer carne es digerir la agonía de otros seres vivos
Nuestros votantes dejan de comer antes de no pagar la hipoteca
Me siento vagabunda de las letras. Quiero comer mi pan con el mendigo. Beber vino de todos. Tomar el sol tendida sobre la hierba húmeda.
La única manera de conservar la salud es comer lo que no quieres, beber lo que no te gusta, y hacer lo que preferirías no hacer.
Digámoslo con toda claridad: la necesidad de joder no es menos importante que la de comer o beber, y todas ellas deben satisfacerse sin impedimiento alguno.
Resulta tan ridículo decir que la castidad es una virtud como afirmar que lo sería privarse de comer.
El hombre nació en la barbarie, cuando matar a su semejante era una condición normal de la existencia. Se le otorgo una conciencia. Y ahora ha llegado el día en que la violencia hacia otro ser humano debe volverse tan aborrecible como comer la carne de otro.
Cuanto más grande es el trabajo y mayor el desafío más maravilloso creen que es. Sería bueno abandonar esta forma de pensamiento y vivir una vida fácil, confortable, con mucho tiempo libre. Yo creo que ésta es la vida de los animales en los trópicos, saliendo por la mañana y el anochecer para ver si hay algo que comer, y tomando una larga siesta por la tarde, debe ser una vida maravillosa.
Para los animales basta comer, jugar y dormir. Sería un gran logro si los seres humanos también pudiesen disfrutar con un alimento nutritivo, un simple paseo diario y un sueño reparador.
El sueño alimenta cuando no se tiene qué comer.
El soberano inteligente organiza la producción de sus súbditos de forma que puedan sostener a su padre y a su madre, a sus hijos y esposas, que en los años buenos puedan comer a su gusto, y en los malos no morir de hambre. Una vez alcanzado esto, los dirigirá hacia la práctica del bien y el pueblo le seguirá.
Sembrado para comer es sagrado sustento del hombre que fue hecho de maíz. Sembrado por negocio es hambre del hombre que fue hecho de maíz.
Los columnistas se manejan de otra manera: no pueden distanciarse de los políticos. Así es, mas pueden regular su distancia. Hay quienes se ufanan de comer con los políticos, es cierto, y exhiben su cercanía con los funcionarios porque con eso quieren advertir que ellos, los periodistas, también son importantes. Es una tontería, por supuesto
Oficio que no da de comer a su dueño, no vale dos habas.
Ayer amaneció el pueblo desnudo y sin qué ponerse, hambriento y sin qué comer, el día de hoy amanece justamente aborrascado y sangriento justamente
Él (Dios que prohibió a Adán y a Eva comer los frutos del árbol de la ciencia) quería, pues, que el hombre, privado de toda conciencia de sí mismo, fuera por siempre una bestia eterna, en cuatro patas ante dios viviente, su creador y su amo.
En este momento, ¡yo le podía comer hasta 3 piezas diferentes!. Alo que Tahl contestó sonriente: Cierto, ¡pero sólo podía comerme una pieza en cada jugada!
Hay que comer para vivir, y no vivir para comer
Le gusta más la cámara que comer con los dedos
Entiéndelo, tengo que comer, pagar facturas, comprarme ropa, echar gasolina... ¡Cerrarte la boca!
Yo te limpie, yo te di de comer, yo descubri esa línea en tu espalda las manos dentro del agua seis canciones desde el norte.
Artículo quinto. — Comer en la misma mesa con un sacerdote le hace quedar a uno expulsado: con ello uno se excomulga a sí mismo de la sociedad honesta. El sacerdote es nuestro chandala — se le proscribirá, se lo hará morir de hambre, se lo echará a toda especie de desierto.
No creo que haya alguna emoción más intensa para un inventor que ver alguna de sus creaciones funcionando. Esa emoción hace que uno se olvide de comer, de dormir, de todo
¡Odio la televisión! ¡La odio tanto como los cacahuates! Pero no puedo dejar de comer cacahuates.
Los derechos socioeconómicos son inherentes a la dignidad humana, o si no, son pura retórica. El primer derecho humano no es el derecho a la vida en abstracto, sino el derecho a comer caliente cada mañana
Necesitamos desesperadamente que nos cuenten historias. Tanto como el comer, porque nos ayudan a organizar la realidad e iluminan el caos de nuestras vidas.
No todos podemos hacer lo que amamos y comer al mismo tiempo. Yo tengo mucha suerte.
El hombre de nuestro tiempo, más que inmoral es bruto. Le gustan las diversiones estúpidas y un poco infantiles, quiere comer, beber y lucir. Lo mismo les pasa a las mujeres.
El hombre no puede vivir solo para comer, beber y dormir. Una vez satisfechas las exigencias materiales, aparecerán con gran fuerza las necesidades a las que se atribuye un carácter artístico. Tantos individuos son equivalentes a tantos deseos, y estos son más variados cuanto más civilizada esté la sociedad y más desarrollado el hombre
Hazte a un lado, déjame en paz, pueblo sepultado, Vete. No he desposeído a nadie, no he usurpado el pan de nadie. Nadie murió en mi lugar. Nadie. Vuelve a tu niebla. No es mi culpa si yo vivo y respiro, Comer, beber, dormir y cambiarse de ropa
El comer y el rascar, todo es empezar
El perro del hortelano, que no come las berzas ni las deja comer a su amo.
Lo que no has de comer, déjalo cocer.
No vivo para comer, sino que como para vivir.
Háblame más... y más… Que tus acentos me saquen de este abismo, el día en que no salga de mí mismo, se me van a comer los pensamientos.
La O es la I después de comer
A nivel de estadística es tan, tan, no sé que adjetivo utilizar, tan... tan descomunal que hay gente que cuando baja el nivel 2 o 3 jornadas quieren criticarle. Raúl tiene 7 vidas y volverá a resurgir. Raúl es tan grande que sólo él decidirá cuando no quiere más. Aconsejo a los analistas que no le den por muerto, porque cuando Raúl quiera resurgirá y se van a tener que comer sus palabras
Que coman pasteles. (Al decírsele que el pueblo no tenía pan para comer)
Poner patentes a licencias sobre el software es como poner patentes sobre las recetas culinarias. Nadie podría comer a menos que pagara por la licencia de la receta
Comer helado por la noche es malo, pero me encanta!
¡Ah, es menester saber las miserias de esta vida puerca, comer el hígado que en la carnicería se pide para el gato, y acostarse temprano para no gastar el petróleo de la lámpara!
El Profesor Jirafales nos explicó que los animales que comen carne son carní­voros; los que comen fruta son frutí­voros; los que comen insectos son insectí­voros, y así­. (...) Luego preguntó que cuáles eran los animales que comí­an de todo, y yo respondí­ que los que comí­an de todo eran los ricos.
Quiero comer donde me entre hambre, quiero dormir donde me entre sueño, huyes de mi como de un enjambre y harto que estoy de follarte en sueños.
¿Qué cómo hemos ganado mi primer título? Sencillo, han dado de comer al perro grande y el perro pequeño también ha recibido algo. Los perros grandes marcan el territorio.
Tolerancia, tolerancia, palabrita en el mantel, pocos platos se la sirven, muchas bocas a comer
Si ves a un anciano te dan ganas de felicitarlo por su longevidad, de preguntarle el secreto de la supervivencia. Todos envidian a los gorditos, porque su aspecto significa que no han tenido problemas para comer, como la mayoría de nosotros. Aquí es distinto: las arrugas no son deseables, y una barriga redonda no es símbolo de éxito.
Es la conciencia del tiempo y del espacio. Lo que sucede aquí y ahora es importante. No hay que pensar en el pasado ni en el futuro. Debéis concentraros aquí y ahora. Cuando vayáis a orinar, orinad solamente. Cuando vais a dormir, dormid. Y lo mismo para las demás acciones, como comer, hacer zazen, caminar, hacer el amor...Aquí y ahora significa concentrarse en el acto presente.
Fue fácil pronosticar el fracaso absoluto de tan sabio gobierno, porque los hombres son estúpidos y prefieren cobijarse en los brazos de la esclavitud a pararse ante los vientos de la libertad y vivir de acuerdo con este difícil camino, y por su naturaleza prefieren robar que trabajar, dormir que vivir, comer que pensar, traicionar que ser fieles, deshonrar en lugar de honrar.
Me levanto un día normal y quiero salir a comer con mi novia. Luego alguien se queda mirándome por un rato, se me acerca y me pide por un autógrafo. Está bien lo hago, pero en el fondo pienso que quiero estar tranquilo, con mi novia y sin que nadie invada mi espacio. No quiero sonar pretencioso, pero eso me sucede mucho.
El cristianismo es la religión más extraña jamás creada, que cometió un asesinato a Jesús con el fin de redimir la humanidad del pecado de comer una manzana.
Entre los animales es comer o ser comido, entre los seres humanos, definir o ser definido.
En un rincón una pareja se entretenía en las preliminares de un juego sexual. Shevek miró para otro lado, con repugnancia. ¿Hasta en el sexo eran egoístas? Acariciarse y copular en presencia de gente sin pareja era tan grosero como comer en presencia de un hambriento.
Decirles que yo ya me voy, y no vengo a despedirme, me voy a comer unas enchiladitas
He estado tan sumergido en la pintura que literalmente me he olvidado de comer y beber.
No comer es un vicio, una especie de droga: con el estómago vacío se siente limpia y veloz, con la cabeza despejada, lista para la pelea. Toma un sorbo de café, baja la taza, estira los brazos. Levantarse a lo que parece ser un buen día, prepararse para trabajar pero no embarcarse todavía, resulta una de las experiencias más singulares.
Ahora conozco el secreto de hacer la mejor persona: crecer bajo el aire abierto y comer y dormir con la tierra.
No hay amistad que valga comer langostino pasado.
Comer es un acto agrícola.
Una de las cosas más tristes es que lo único que un hombre puede hacer durante ocho horas, día tras día, es trabajar. No se puede comer ocho horas, ni beber ocho horas diarias, ni hacer el amor ocho horas... lo único que se puede hacer durante ocho horas es trabajar. Y esa es la razón de que el hombre se haga tan desdichado e infeliz a sí mismo y a todos los demás.
¡Ay madre! Cuando estemos satisfechos de comer, de hablar, de reírnos y maravillarnos, nos vamos cada uno a lo nuestro: yo a mi cama, donde distraído abro la esclusa intemporal del sueño, tú a tu tumba, donde susurra la hierba familiarmente con su voz de tiniebla y eternidad.
La cena fue hecha para comer, no para hablar.
Si no necesitas trabajar para comer, necesitarás trabajar para tener salud. Ama el trabajo y no dejes que nazca la mala hierba de la ociosidad.
Cebamos a los animales para comérnoslos, a la vez que nos cebamos a nosotros mismos para dar de comer a los gusanos.
Quien quiera comer la nuez ha de romper la cáscara.
Vale más comer un jamón que implorar una recompensa que se tiene ya merecida.
Para comer bien en Inglaterra es recomendable desayunar tres veces.
A menudo me he tenido que comer mis palabras y he descubierto que eran una dieta equilibrada.
Antes, por cinco marcos, el mismo Freud te trataba. Por diez te trataba y te planchaba los pantalones. Por quince marcos Freud permitía que tú le trataras a él, eso incluía una invitación a comer.
Odio la realidad, pero es el único sitio donde se puede comer un buen filete.
Hace falta una mentalidad de esclavo para comer en el plato empezado por otra persona.
Córtela en cuatro, no creo que pueda comer ocho.
search