Las mejores 11 Frases de Clemencia - FrasesWiki.com

Encontramos 11 frases sobre Clemencia

La simple ley del Talión puede estar bien durante los tiempos de guerra, pero la polí­tica de entreguerras exige simetrí­a y una idea más elegante de la justicia, incluso hasta el punto de disfrazarla, algo decadentemente, de clemencia. " El arco iris de gravedad " (1973), Thomas Pynchon
Autor:" El arco iris de gravedad " (1973) Thomas Pynchon
No debe haber clemencia para los traidores... Pudo haberlos perdonado, pero ellos nunca se habrí­an perdonado a sí­ mismos, por lo que siempre hubieran constituido un peligro. " El Padrino " (1969), Mario Puzo
Autor:" El Padrino " (1969) Mario Puzo
Los niños y adolescentes pueden ser unos jueces implacables cuando se trata de sus padres y se sienten muy poco inclinados a dar muestras de clemencia. " Hacia rutas salvajes " (1996), Jon Krakauer
Autor:" Hacia rutas salvajes " (1996) Jon Krakauer
La mayor virtud de la humanidad es la clemencia. Una sociedad culta no ejecuta a un ser humano y se abstiene del castigo todo lo que el sentido común y la justicia le permiten. ¿De dónde has sacado esas ideas? Son cobardes y comodonas; más aún, son sacrí­legas. ¿Hay alguien más despiadado que Dios? í‰l no perdona, no prohí­be el castigo. Hay un cielo y un infierno porque él lo ha decretado. En este mundo no nos libra del dolor y la tristeza. Su deber todopoderoso consiste en no mostrar más clemencia que la estrictamente necesaria. Por consiguiente, ¿Quién eres tú para otorgar esta maravillosa gracia? Eso es arrogancia. ¿Crees acaso que siendo tan virtuosa podrás crear un mundo mejor? Recuerda que los santos sólo pueden murmurar plegarias al oí­do de Dios y sólo cuando se han ganado este privilegio por medio del martirio. " Omertá " (1999), Mario Puzo
Autor:" Omertá " (1999) Mario Puzo
Ve el mismo paraí­so claramente quien a mi dama entre otras damas ve, y gracias deben dar al dios clemente las que con ella van, por tal merced es su beldad tan llana y complaciente, que de envidia no da a las otras sed; Cada una se reviste reverente de nobleza, candor, amor y fé. Todo se hace modesto en su presencia, y no sólo en sí­ misma se hace afable, mas trueca a las demás en su favor; Y es en todo tan dulce su clemencia, que nadie evoca su recuerdo amable que no suspire de ilusión de amor. " Rimas " (1284), Dante Alighieri
Autor:" Rimas " (1284) Dante Alighieri
Toda la hueste cristiana está derrotada y Dios desde lo alto ha castigado mi maldecido y odioso perjurio. ¡Oh, justo y terrible castigador de pecados, haz que el deshonor de los dolores que siento en esta mi mortal y harto bien merecida herida, termine mi penitencia con mi repentina muerte! Y haz que esta muerte, siquiera muera yo en pecado, engendre una segunda vida de eterna clemencia.
Esa clemencia, de la que se hace una virtud, a veces se practica por vanidad, otras por pereza, a menudo por miedo, y casi siempre por esas tres razones juntas.
Clemencia para los vencidos, curad a los heridos, respetar a los prisioneros.
El amor y el recuerdo estaban confundidos en mí­ ser. Entrelazados quedarán en la memoria como un sueño que resplandece, y el corazón seguirá ignorando el origen de tanta clemencia.
¡No te mataré; llegarás a desear que lo hubiese hecho y suplicarás la clemencia de una espada!
search