Las mejores 135 Frases de Celos - FrasesWiki.com

Encontramos 135 frases sobre Celos

El que no tiene celos no está enamorado.
Sí, sí, el ataque de celos es una enfermedad como la peste, como el tenebroso esplín, como las fiebres, como la lesión cerebral. Consume como la fiebre, posee su ardor, su delirio, sus pesadillas y sus vestigios. ¡Dios os libre, amigos míos!
Al igual que el odio, los celos están prohibidos por las leyes de la vida porque son esencialmente destructivos.
Muchas veces en cuero por falta de papel, y en pedazos de cartas, algunos tan pequeños que apenas cabían seis versos, que no me costó después poco trabajo juntarlos, y por esto, y por la humildad con que va la obra, como criada en tan pobres pañales, acompañándola el celo y la intención con que se hizo, espero será parte para poder sufrir quien la leyere las faltas que lleva.
¿En qué se basan las recíprocas inclinaciones? Hay unos celos más conmovedores que otros.
Sólo la incertidumbre mata los celos.
Los celos sobreviven al amor y a veces lo rescatan.
Y mi ardiente pasión murió de frío, que así muere el amor cuando no hay celos.
También se tomó él el asunto con mucho celo colocando numerosas máquinas, piedras, dardos y catapultas. Hubo gritos y exhortaciones por ambas partes, ninguno quedó atrás en el ataque y el coraje, lanzando piedras, dardos y jabalinas, unos con las manos, otros con las máquinas y otros con hondas. Y se sirvieron con ardor de cualquier otro instrumento o recurso que tuvieran en sus manos.
No te amo, amo mis celos, esos celos son lo único tuyo que me queda. Cuando desaparezca en esos cielos de odio te ladraré porque no vienes.
Los celos son un transformador extraño del carácter.
La pasión puede deslizarse rápidamente hacia los celos, o incluso hacia el odio.
... la religión no se reduce a la caridad, sino a difundir discordias entre los hombres y a propagar el odio más funesto, que disimulan con el falso nombre de celo divino y de fervor ardiente.
Aun aquellas proezas que inmortalizó la fama como últimos esfuerzos del celo por el bien público acaso fueron más hijas de la ambición de gloria que del amor de la patria.
La amistad se demostraba en los malos momentos y ella no quería pertenecer al tipo de personas que, por exceso de celo y quizá también de cobardía, se apartaban de los amigos cuando estaban en dificultades.
Los celos matan el amor pero no el deseo. Este es el verdadero castigo de la pasión traicionada.
Los celos matan el amor pero no el deseo. Este es el verdadero castigo de la pasión traicionada. Odias a la mujer que rompió el pacto de amor, pero sigues deseando porque su traición fue la prueba de su propia pasión.
Mas ahora, aunque el marido devorado esté por celos y tenga la barba azul, o bien negro tenga el pelo, le domina la mujer con la dulzura y talento.
Mientras que si somos orgullosos, seremos presa de los celos y la ira y veremos con desprecio a los demás y así lo único que lograremos es que reine la infelicidad.
... el más alto celo en religión y la más profunda hipocresía, lejos de ser incompatibles, van con frecuencia por lo general unidos en un único carácter individual.
La envidia es causada por ver a otro gozar de lo que deseamos, los celos, por ver a otro poseer lo que quisiéramos poseer nosotros.
La envidia, los celos, la ambición, todo tipo de avidez, son pasiones: el amor es una acción, la práctica de un poder humano, que sólo puede realizarse en la libertad y jamás como resultado de una compulsión.
Más celos da a la maldad la virtud que el vicio.
Celos son hijos del amor, mas son bastardos, te confieso.
Celos son hijos del amor, mas son bastardos, te confieso.
Los celos son hijos del amor, mas son bastardos, te confieso.
Porque dicen, amor, que no caminas si los celos no te calzan las espuelas.
Que amor se hace gigante con los celos.
Son celos cierto temor tan delgado y tan sutil, que si no fuera tan vil, pudiera llamarse amor.
Casi siempre los celos se relacionan con la envidia. Pero la diferencia básica es que se siente envidia de lo que uno no tiene y celos de lo que uno tiene
Se sufre de dos clases de celos: los del amor y los del amor propio.
Siempre así es el amor, será y ha sido: mata de celos y de un golpe, y luego besa y besa, llorando lo que mata.
En cierto modo los celos son algo justo y razonable, puesto que tienden a conservar un bien que nos pertenece o que creemos que nos pertenece, mientras que la envidia es un furor que no puede tolerar el bien de los demás.
En los celos hay más amor propio que amor.
En los celos hay más amor propio que verdadero amor.
Los celos nacen del amor, pero no mueren con éste.
Los celos se alimentan de dudas, y se convierten en furor o se extinguen apenas pasamos de la duda a la certidumbre.
Los celos se alimentan de dudas.
Los celos se nutren de dudas y la verdad los deshace o los colma.
Los celos son el mayor de los males, y el que menos mueve a compasión a la persona que los causa.
Los celos son resultado más del amor propio que del verdadero amor.
Para los celos, no hay nada más terrible que la risa.
En los celos hay más amor propio que amor.
Los celos se alimentan de dudas, y se convierten en furor o se extinguen apenas pasamos de la duda a la certidumbre.
No hay criatura sin amor, / ni amor sin celos perfecto, / ni celos libres de engaños, / ni engaños sin fundamento.
Vivir quiero conmigo,
¡Oh celos! La más grande de las bagatelas.
Los celos son una ceguera que arruina los corazones, quejarse y querellarse no representa signos de afecto sino de locura y malestar.
Los celos son una ceguera que arruina los corazones, quejarse y querellarse no representan signos de afecto sino de locura y malestar.
Mienten quienes afirman que jamás han sentido celos. Lo que ocurre es que nunca se han enamorado
Mienten quienes afirman que jamás han sentido celos. Lo que ocurre es que nunca se han enamorado.
Cuando estaba escribiéndola (I'm Not Okay) recordaba que era tener 16 años en la secundaria. Siempre deseé ser artista, así que era el chico solitario que siempre se emborrachaba. Solo tenía un buen amigo. Había una chica que me gustaba mucho y terminó sacándose fotos de muy mala calaña con su novio. Eso realmente me aplastó y terminé nadando en un pozo de desesperación, celos y alcohol
El temeroso veneno llamado celos, un infeliz pasión que devora el miserable que se está trabajando con ella, y destruye el amor que le dio nacimiento.
El temeroso veneno llamado celos, una infeliz pasión que devora el miserable que se está trabajando con ella, y destruye el amor que le dio nacimiento
Los celos personales, el resentimiento del gazmoño contra el primo despreocupado, del tonto contra el muchacho despabilado, se disimulaban con argumentaciones políticas.
¡Los poetas amamos a la sangre! A la sangre encerrada en la botella del cuerpo, no a la sangre derramada por los campos, ni a la sangre derramada por los celos, por los jueces, por los guerreros, amamos a la sangre derramada en el cuerpo, a la sangre feliz que ríe por las venas, a la sangre que baila cuando damos un beso. Cantamos al amor. A lo fresco. A lo puro.
Los celos son siempre el instrumento certero que destruye la libertad interior y elimina en la compañía toda la felicidad posible.
Mi ego va a estallar ahí donde no estás, oh… Los celos otra vez.
La desesperación es como un río, en una orilla están los niños, en la otra los hombres maduros, los que han despertado ya de su letargo. Todos los sentimientos son buenos, óptimos, también el odio, también la envidia, también los celos, también la crueldad
El amor y el celo nacen en el mismo huevo como Cástor y Pólux
El celo se espanta con poco y se tranquiliza con menos
El celo, hijo de la desconfianza, es hermano de la credulidad
El hombre es celoso si ama; la mujer también, aunque no ame.
Ningún vanidoso siente celos.
El que es celoso, no es nunca celoso por lo que ve; con lo que se imagina basta.
Los celos son una mezcla explosiva de amor, odio, avaricia y orgullo.
Los celos son una mezcla explosiva de amor, odio, avaricia y orgullo.
Con la perfidia de las mujeres se consigue curar los celos
La envidia y los celos no son vicios ni virtudes, sino penas
Ningún otro fin me condujo a aquellos remotos países que el contribuir con mis escasos conocimientos y buen celo al bienestar de sus sencillos habitantes dándoles a conocer las ventajas de la civilización, cuando va acompañada de los consuelos, de la gracia y luminosos conocimientos que trae en pos de si, la religión del crucificado.
Tengan presente que trabajan por Dios y para Dios y de este modo trabajarán con celo y con gusto en medio de los sinsabores y espinas que ofrece el grave cargo del magisterio.
Conoceremos el estado del amor solo cuando los celos,la envidia, la posesión y el dominio terminen. Mientras haya posesividad, no hay amor.
Esta noche las estrellas tendrán celos de ti, eres una aparición.
Ni yo mato por celos ni tú mueres por mí
Hay veces en que le envidio su juventud, pero trato de no pensar mucho en eso. Un anciano no debe tener celos de aquellos que vienen a ocupar su puesto, y recordar el tiempo en que era joven, sano y viril es un acto de masoquismo que no sirve de nada.
Los celos son la icteria del alma.
Lo que la locura dicta, los celos lo creen
La mujer celosa cree todo lo que la pasión le sugiere.
El sentimiento de celos casi siempre está generado no por lo que ocurriera realmente, sino por imágenes construidas de lo que creemos que pasó. Entonces, en respuesta a las imágenes, nos sentimos mal, las imágenes son lo suficientemente reales para provocar eacciones extremas, aunque que nada de ello sucediera.
Tu olor de tierra en celo se me acerca y me navega el cuerpo como un barco.
Y siento celos al pensar que un día, alguien, que no te ha visto todavía, verá tus ojos por primera vez.
Los Pueblos deben ser Libres. Ese carácter debe ser su único objeto y formar el motivo de su celo.
El vino trueca la indiferencia en amor, el amor en celos y los celos en enajenación.
El amor es un prisma que descompone la luz del alma en distintos colores. El blanco del cariño pasa al violeta de los celos, al rojo de la ofuscación rencorosa.
¡Mentira! No tengo ni dudas, ni celos, ni inquietud, ni angustias, ni penas, ni anhelos. Si brilla en mis ojos la humedad del llanto, es por el esfuerzo de reírme tanto...
No es el amor lo que es ciego, sino los celos.
El rojo es sangre, dolor, violencia, peligro, venganza, celos, resentimiento, culpa. Son sentimientos cotidianos.
Era amor puro, sin posesión ni celos, nadie consigue atar a un trueno, nadie consigue apropiarse de los cielos del otro en el momento del abandono.
Los celos no son más que un homenaje estúpido que adoran los mediocres.
Los celos no son corrientemente más que una inquieta tiranía aplicada a los asuntos del amor.
Resulta asombrosa la poca imaginación de los celos, que pasan el tiempo haciendo suposiciones falsas, cuando de lo que se trata es de descubrir la verdad.
Uno sólo puede sentir celos de una persona que tiene algo que debería pertenecerle a uno.
La reina de Prusia es realmente encantadora, coquetea mucho conmigo, pero no sientas celos, soy una tela encerada sobre la cual todo esto no hace sino resbalar. revolución francesa
El peor de todos es un cadalso, la espada es el arma de quien no tiene razón, es el recurso común de la ignorancia y de la estupidez, hace prosélitos, inflama el celo y no convence jamás.
Los celos son, de todas las enfermedades del espíritu, aquella a la cual más cosas sirven de alimento y ninguna de remedio.
Aquel que celos no tiene / no tiene amor verdadero.
La rabia de los celos es tan fuerte que fuerza a hacer cualquier desatino.
Los celos se engendran entre los que bien se quieren del aire que pasa, del sol que toca y aun de la tierra que se pisa.
Puede haber amor sin celos, pero no sin temores.
Si los celos son señales de amor, es como la calentura en el hombre enfermo, que el tenerla es señal de tener vida, pero vida enferma y mal dispuesta.
El hombre no mata a la mujer por un tema de machismo, sino por celos, envidia y amor. Es muy difícil encontrar un caso de una mujer maltratada por un hombre que no esté enamorado. La criminalidad está muy emparentada con el amor
El celoso ama más, pero el que no lo es ama mejor.
La verdadera confianza no deja lugar a los celos. Cuando uno sabe que es grande, no tiene necesidad de odiar.
Tómese dos docenas de besotes. Añádase una dosis de mantequilla del Deseo. Agréguese tres gramos de tapioca de los Celos. Échese cuatro cucharadas de azúcar de la Melancolía. Colóquese dos huevos. Agítese con el brazo de la Fatalidad y tómese de dos en dos horas marcadas en el reloj de una sola aguja.
Los celos preceden a la imaginación. Los celos son un órgano de visión más fuerte que la vista.
El celo es ciego, o terriblemente controlado, cuando interfiere con el bienestar ajeno.
No hay ausencia sin celos.
La sociedad norteamericana (...) no sólo sanciona las más burdas e injustas relaciones entre los hombres, sino que las fomenta. ¿Puede alguien negar eso? No. Rivalidad, competencia, envidia, celos, todo lo malo del carácter humano lo alimenta el sistema. Las posesiones, el dinero, la propiedad...Por tan corruptos criterios se miden la felicidad y el éxito.
¿No es evidente que, por trascendentes y creadores que sean, el amor y el celo de Dios no podrían caer más que sobre un corazón humano, es decir, sobre un objeto preparado (lejana o próximamente) por todos los jugos de la Tierra?
Donde no hay celos no hay amor
Amor sin celos no lo dan los cielos.
Donde hay celos hay amor, donde hay viejos hay dolor.
Pedir celos es despertar a alguien que está durmiendo.
La queja, la crítica, los celos, la envidia y la mentira, son las cinco formas más comunes de resistencia a la realidad
De cualquier forma los celos son en realidad una consecuencia del amor: os guste o no, existen.
De cualquier forma los celos son en realidad una consecuencia del amor: os guste o no, existen.
El amor es fuerte como la muerte, los celos son crueles como la tumba.
Los celos destruyen los matrimonios, los celos destruyen las amistades, los celos provocan guerras religiosas, odios fratricidas, asesinatos y sufrimientos de toda especie.
El que no tiene celos no está enamorado.
Los celos iracundos de algunas hembras significan, antes que el temor de perder un amante, el recelo de que se cierre un bolsillo
Los celos son los hermanos del amor, como el diablo es hermano de los ángeles.
Lo que hace tan agudo el dolor de los celos, es que la vanidad no puede ayudar a soportarlo.
Los celos pueden constituir un modo nuevo de probar el amor, más pueden también ofender la dignidad de una mujer perfectamente delicada.
Los que albergan pensamientos de odio, celos, venganza y malicia son verdaderamente personas muy peligrosas. Causan inquietud y mala voluntad entre los hombres.
Celo sin conocimiento es fuego sin luz.
Las dudas y los celos suelen engendrar los hechos que temen.
Que los celos invariablemente nacen sin ojos y sin orejas.
El celo de las mujeres es el amor
Ni siquiera la prueba de lo absurdo de sus sospechas podrá consolar al celoso, porque los celos son la enfermedad de la imaginación
Tu amor sin fe sólo les ayuda de los celos al adulterio.
Los celos cuando son furiosos, producen más crímenes que el interés y la ambición.
Los celos cuando son furiosos, producen más crí­menes que el interés y ambición.
Para muchos hombres y mujeres la felicidad que da el amor consiste sobre todo en la posibilidad de hacer sufrir a otro. De aquí el culto tan antiguo de los celos.
Los celos son una falta de estima por la persona amada.
search