Las mejores 165 Frases de Castigo - FrasesWiki.com

Encontramos 165 frases sobre Castigo

Es feo ser digno de castigo, pero poco glorioso castigar. " Vigilar y castigar " (1975), Michel Foucault
Autor:" Vigilar y castigar " (1975) Michel Foucault
Tenía miedo de las dagas verbales.Temía la calma antes de la tormenta. Temía por mis propios huesos. Tenía miedo de tu seducción. Le temía a tu coacción. Tenía miedo a tu rechazo. Temía tu intimidación. Le tenía miedo a tu castigo. Tenía miedo de tus silencios helados. (Sympathetic Character - 1998).
El comportamiento ético de un hombre debería basarse con eficacia en la compasión, en la educación, y en las relaciones sociales. Las bases religiosas no son necesarias. Sin duda, el hombre estaría en mal estado si tuviera que estar atado al temor del castigo y a la esperanza de la recompensa tras la muerte.
El comportamiento ético de un hombre debería basarse suficientemente en la simpatía, educación y los lazos y necesidades sociales, no es necesaria ninguna base religiosa. El hombre verdaderamente estaría en un pobre camino si tuviera que ser reprimido por miedo al castigo y por la esperanza de una recompensa después de la muerte.
El demonio ha puesto un castigo sobre todas las cosas de la vida con las que disfrutamos. O son malas para la salud, o son malas para el alma, o nos engordan
Si la gente es buena sólo porque temen al castigo y porque esperan una recompensa, entonces verdaderamente somos un grupo lastimoso
Usted teme el castigo y pide por su vida. Lo dejaré libre y usted verá la diferencia entre un rey griego y un tirano bárbaro. No espere sufrir ningún daño de mí. Un rey no mata a los mensajeros.
Por regla general, los maestros son individuos ignorantes. Saben poco de psicología. Siguen el camino más fácil. Desde su punto de vista, el castigo archiva por lo menos la responsabilidad de investigar la causa. El castigo le asegura al maestro una vida tranquila. Lo abominable es que este sistema se aplica en escala universal, en las escuelas de todos los países.
El excesivo rigor en el castigo justifica la causa del enemigo.
¡Oh, todo esto puede ser útil para mostrar que, aunque los viciosos pueden a veces llevar la aflicción a los buenos, su poder es transitorio y su castigo cierto, y que el inocente, aunque oprimido por la injusticia, apoyado por la paciencia, podrá triunfar finalmente sobre la desgracia!
El hombre soporta el dolor como un castigo inmerecido, la mujer lo acepta como una herencia natural.
El castigo del embustero es no ser creído aún cuando diga la verdad.
La multitud obedece más a la necesidad que a la razón, y a los castigos más que al honor.
El castigo del embustero es no ser creí­do, aun cuando diga la verdad.
El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí se interesan.
El peor castigo para quienes no se interesan en la política, es ser gobernados por quienes si se interesan
El mayor castigo para quienes no se interesan por la polí­tica es que serán gobernados por personas que sí­ se interesan.
Las naturalezas inferiores repugnan el merecido castigo, las medianas se resignan a él, las superiores lo invocan.
El poder económico se ejerce a través de lo positivo, ofreciendo a los hombres una recompensa, un incentivo, un pago, un valor. El poder político se ejerce a través de lo negativo, por la amenaza de castigo, daño, encarcelamiento y destrucción. Las herramientas del hombre de negocios son los valores, la herramienta del burócrata es el miedo
El que estando enfadado impone un castigo, no corrige, sino que se venga.
El primer gobernante de una sociedad no debe tener más bandera que la ley, la felicidad común debe ser su norte, e iguales los hombres ante su presencia, como lo son ante la ley, sólo debe distinguir el mérito y la virtud para recompensarlos, al vicio y al crimen para procurar su castigo.
El hombre volará los espacios siderales, vencerá el sonido, conocerá los astros y sabrá que el mundo es inferior planeta y de castigo
El mundo se dividirá en dos, izquierda y derecha. Una tercera postura será en abrazo se dirá, pero el abrazo será de castigo. El uno por ambición, el otro por traidor. Rusia avanzará, China será tras él. Abrazo de extremos
Hombre que vais por el mundo: atended y entended. El tiempo de la confusión es ya en ustedes. Aún resta un tiempo... Comprende, observad, entended. Ya la gente cayó en la imitación pueril, en el vulgar inicuo, en la jactancia banal, en la ignorada desvergüenza, desubicada corre tras el oro por él robará, estafará, la ganará, en bien o mal hasta él... ¡Basta! El oro en castigo: ¡caerá!
Rosarios y rosarios banales serán rezados en la época del arrepentimiento, el humano ser luego del castigo, se postrará. ¡Será inútil! La hora será de los justos y los justos orarán por el perdón. ¡Dios enviará el amor que Él será!
Observo que una gran parte de la especie humana no cree en Dios y no sufre por ello ningún castigo visible. Y si hubiera un Dios, me parece muy improbable que tuviera una vanidad tan enfermiza como para sentirse ofendido por quienes dudan de su existencia
Ninguna buena acción queda sin castigo.
Mi castigo es más grande de lo que puedo soportar.
En México no hay tragedia: todo se vuelve afrenta. Afrenta, esta sangre que me punza como filo de maguey. Afrenta, mi parálisis desenfrenada que todas las auroras tiñen de coágulos. Y mi eterno salto mortal hacia mañana. Juego, acción, fe, día a día, no sólo el día del premio o del castigo: veo mis poros oscuros y sé que me lo vedaron abajo, abajo, en el fondo del lecho del valle.
Los celos matan el amor pero no el deseo. Este es el verdadero castigo de la pasión traicionada.
Los celos matan el amor pero no el deseo. Este es el verdadero castigo de la pasión traicionada. Odias a la mujer que rompió el pacto de amor, pero sigues deseando porque su traición fue la prueba de su propia pasión.
No me harán sentir el frío de la soledad ni tampoco el castigo de encerrarme en algún lugar, mi voz renacerá.
La finalidad del castigo es asegurarse de que el culpable no reincidirá en el delito y lograr que los demás se abstengan de cometerlo.
La lección es siempre una sola: lanzarse de cabeza y saber aguantar el castigo. Es mejor sufrir por haberse atrevido a obrar en serio, que no haberse atrevido
El perro es, generalmente, un animal que jamas se venga del castigo que le aplica su amo
El perro es, generalmente, un animal que jamás se venga del castigo que le aplica su amo.
Todos los santos, de Mahoma a Francisco Javier, no han sido sino una mezcla de locura, orgullo y autodisciplina, esto último podía haber tenido mucha menos trascendencia, pero esos hombres se vengaron siempre de sus propios castigos imponiendo los máximos rigores a los demás.
No me quejaré. He recibido la vida como una herida y he prohibido al suicidio que cure la cicatriz. Quiero que el Creador contemple, en cada hora de su eternidad, la grieta abierta. Es el castigo que le inflijo.
Deben imponerse castigos cuando convenga. La fidelidad no es contraria a una justa corrección.
Trabaja en impedir delitos para no necesitar castigos.
Un pueblo gobernado despóticamente y en el que se mantiene el orden por medio de castigos, puede evitar la infracción de la ley, pero perderá su sentido moral.
Si no se modera tu orgullo, él será tu mayor castigo.
A los que cometen actos dignos de destierro o prisión, o son merecedores de castigo debe condenárseles, y no absolverlos.
Un mal pensamiento es ya un mal castigo.
El castigo del anzuelo no es nada. El castigo del hambre y de que se halle frente a una cosa que desconoce lo es todo.
¿Qué pena, qué castigo habrá que cuadre a éste, de los hombres monstruo fiero, temerario homicida de su padre, aunque de su corona el heredero?
Ni que decir tiene que el aburrimiento es el peor castigo para las viejas damas, conscientes de que les queda poco tiempo y en absoluto dispuestas a desperdiciarlo con nadie
Los mentirosos pagan el castigo de sus propias fechorías.
Quien no sabe mostrarse cortés, va al encuentro de los castigos de la soberbia.
El trabajo es un castigo. La Biblia lo dice. Lo impuso Dios y, que sepamos, no lo ha levantado.*Ellas se esforzaban en que me pareciera natural el hecho de no tener padre y yo me esforzaba en que ellas no se dieran cuenta de que yo me daba cuenta de que aquello no era normal
La ética de un hombre libre nada tiene que ver con los castigos, ni con los premios repartidos por la autoridad, sea ésta humana o divina, que para el caso es lo mismo
Soy el castigo de Dios, si no hubieses cometido grandes pecados, Dios no habría enviado un castigo como yo sobre ti.
La idea de la venganza y el castigo infantil es un día de sueño. Hablando con propiedad, no hay tal cosa como la venganza. La venganza es un acto que quieren cometer cuando se ven impotentes y ya que usted es impotente: tan pronto como el sentimiento de impotencia se elimina, el deseo se evapora también.
La idea de la venganza y el castigo infantil es un dí­a de sueño. Hablando con propiedad, no hay tal cosa como la venganza. La venganza es un acto que quieren cometer cuando se ven impotentes y ya que usted es impotente: tan pronto como el sentimiento de impotencia se elimina, el deseo se evapora también.
El trabajo no es castigo para el hombre, es su recompensa, fuerza y placer.
El trabajo no es castigo para el hombre, es su recompensa, fuerza y placer.
Dios deja de ser Dios solamente para los que puedan admitir la posibilidad de su no-existencia, y ese concepto es en sí mismo el castigo más severo que pueden sufrir.
Sofía.-Es natural que las ovejas que tienen al lobo por gobernante tengan como castigo el ser devoradas por él.
¡Ay de mí, dioses!, ¿que hacemos?, ¡qué pensamos?, ¿a qué esperamos? Hemos faltado conscientemente a nuestras obligaciones, hemos perseverado en los errores y vemos el castigo unido y que sigue al error. Proveamos, pues, proveamos a nuestros tropiezos, porque al igual que el hado nos ha negado el que no no podamos caer, también os ha concedido el que podamos levantarnos.
Una buena obra nunca queda sin castigo.
Yo viviría en Sevilla si quitaran la plaza de toros. Hemingway me engañó cuando decía que era una muerte limpia. Es un intolerable castigo.
La felicidad es una cosa monstruosa. Quienes la buscan encuentran su castigo.
Desde el instante en que el hombre comete un crimen, entra el castigo en su corazón.
El castigo entra en el corazón del hombre desde el momento en que comete el crimen.
En la naturaleza no hay recompensas o castigos, hay consecuencias
El objeto del castigo es la prevención del mal, nunca impulsará a nadie al bien.
El único propósito del castigo es la prevención del mal, nunca debe ser impulsivo el bien.
El único propósito del castigo es la prevención del mal, nunca impulsará a nadie al bien.
Los buenos aborrecen el vicio sólo por amor a la virtud. Tú no te harás culpable de nada por temor al castigo
El odio encierra su propio castigo.
El mayor castigo que puede imponerse a la envidia es el desprecio. Hacerle caso es permitirle saborear un síntoma de victoria
La manera más efectiva de convertir una persona no violenta en violenta es enviándola a prisión. La justicia criminal y los sistemas penales han estado operando bajo un error enorme, a saber, la creencia de que el castigo disuadirá, prevendrá o inhibirá la violencia, cuando en realidad es el estimulante más potente de violencia que hemos descubierto
Los hijos se convierten para los padres, según la educación que reciban, en una recompensa o en un castigo.
Cuando Platón describe su imaginario Hombre recto, cargado con todos los castigos de culpa, pero mereciendo la más alta recompensa de virtud, él describe exactamente el personaje de Jesús....Que presencia de juicio....Si, si la vida y muerte de Sócrates son aquellas de un filósofo, la vida y muerte de Jesús son aquellas de un Dios.
Todo castigo es dañino. Todo castigo en sí es perjudicial.
Todo castigo es malicia, todos castigo en sí mismo es malo.
Todo castigo es un error: todo castigo es malo en si mismo.
El azote, hijo mío, se inventó para castigar afrentando al racional y para avivar la pereza del bruto que carece de razón, pero no para el niño decente y de vergüenza que sabe lo que le importa hacer y lo que nunca debe ejecutar, no amedrentado por el rigor del castigo, sino obligado por la persuasión de la doctrina y el convencimiento de su propio interés.
Ser disciplinado como esclavo crea el temperamento esperado de esclavos... Golpear a los niños y aplicarles otros tipos de castigo corporal no es la herramienta apropiada para quien busca formar hombres inteligentes, buenos y sabios.
Ser disciplinado como esclavo crea el temperamento esperado de esclavos... Golpear a los niños y aplicarles otros tipos de castigo corporal no es la herramienta apropiada para quien busca formar hombres inteligentes, buenos y sabios.
Una verdad a la que no se da crédito nos hiere mucho más que una mentira. Requiere un gran valor respaldar una verdad inaceptable para nuestra época, conlleva siempre un castigo, que suele ser la crucifixión.
El Estado tiene por necesidad que proveer a la subsistencia del pobre que ha cometido un crimen mientras sufre el castigo, el no hacer lo mismo por el pobre que no ha faltado a la ley equivale a premiar el crimen.
Como ser humano soy una especie de antología de contradicciones, de gaffes, de errores, pero tengo sentido ético. Esto no quiere decir que yo obre mejor que otros, sino simplemente que trato de obrar bien y no espero castigo ni recompensa. Que soy, digamos, insignificante, es decir, indigno de dos cosas, el cielo y el infierno me quedan muy grandes.
Después de haber besado sus cabellos de trigo, nada importa la culpa, pues no importa el castigo.
No mendigues jamás calor y abrigo, que la lástima no llegue hasta tu puerta, el afecto prestado es el castigo que la vida por fácil siempre oferta.
Las doctrinas políticas no se combaten ni desvirtúan con castigos.
El trabajo es la vocación inicial del hombre, es una bendición de Dios, y se equivocan lamentablemente quienes lo consideran un castigo.
Aquí estamos los del batallón de castigo
La lengua española hace más leve el castigo de Babel.
El primer castigo del culpable es que jamás será absuelto por su conciencia.
El primer castigo del culpable es que no podrá jamás ser absuelto por el tribunal de su conciencia
El primer castigo del culpable es que su conciencia lo juzga y no lo absuelve nunca.
Este es el castigo más importante del culpable, nunca ser absuelto en el tribunal de su propia conciencia.
Parece un poco extravagante haber trabajado tanto. Trabajar no es un castigo. Trabajar es respirar.
Los ambiciosos que no se contentan con el beneficio de la vida y la belleza del mundo, tienen por castigo el no comprender la vida y el quedar insensibles a la utilidad y belleza del universo.
Sin embargo, pronto comprendió que estaba en el charco de lágrimas que había derramado cuando medía casi tres metros de estatura. ¡Ojalá no hubiera llorado tanto! -dijo Alicia, mientras nadaba a su alrededor, intentando encontrar la salida-. ¡Supongo que ahora recibiré el castigo y moriré ahogada en mis propias lágrimas!
Lo que es pecado de muchos queda sin castigo.
No se interprete culpa la defensa, ni se adelante, si el vencer consigo, a la venganza el brazo ni el castigo.
Los buenos siempre vi pasar severos castigos en el mundo, Y para mí lo más sorprendente Los malos vi siempre nadar Por mar de contentamientos.
El catolicismo no es una religión tranquilizante. Es una religión dolorosa. Todos estamos ávidos de castigo
Yo cultivo el valor sereno de morir sin matar... Yo sé que la no violencia es infinitamente superior a la violencia, que el perdón es más civil que el castigo. El perdón es la mejor cualidad del soldado. Pero abstenerse de castigar no es perdón, sino cuando existe el poder de castigar. No tiene ningún sentido en una criatura impotente
Yo cultivo el valor sereno de morir sin matar... Yo sé que la no violencia es infinitamente superior a la violencia, que el perdón es más civil que el castigo. El perdón es la mejor cualidad del soldado. Pero abstenerse de castigar no es perdón, sino cuando existe el poder de castigar. No tiene ningún sentido en una criatura impotente... (Marzo de 1919).
Fusilamientos. Este castigo se reserva a los peores déspotas locales y shensi malvados y lo imponen los campesinos junto con otros sectores de la población.
La contribución en dinero es igualmente una forma de castigo, sólo que más suave que la multa.
Lo que es pecado de muchos queda sin castigo.
Si yo hubiera creído en un Dios de recompensas y castigos, puede que hubiera perdido el ánimo en las batallas.
La ley solo existe para los pobres, los ricos y los poderosos la desobedecen cuando quieren, y lo hacen sin recibir castigo porque no hay juez en el mundo que no pueda comprarse con dinero.
De la misma manera debemos soportar la autoridad del príncipe. Si usa mal su autoridad o abusa de ella, no debemos albergar resentimiento, ni buscar venganza ni castigo
Nunca, nunca tengas miedo de hacer lo correcto, especialmente si el bienestar de una persona o animal está en juego. Los castigos de la sociedad son pequeños en comparación con las heridas que infligimos a nuestra alma cuando miramos para otro lado.
Los jueces prefieren condenar a diez inocentes antes que permitir que quede un culpable sin castigo.
A quien las buenas obras no aprovechan y las tiernas palabras no mueven, las malas le domen con duro y riguroso castigo.
El que, estando enfadado, impone un castigo, no corrige, sino que se venga.
La curiosidad de conocer las cosas ha sido entregada a los hombres como un castigo.
El cuerpo interrogado en el suplicio es a la vez el punto de aplicación del castigo y el lugar de obtención de la verdad. Y de la misma manera que la presunción es solidariamente un elemento de investigación y un fragmento de culpabilidad, por su parte el sufrimiento reglamentado del tormento es a la vez una medida para castigar y un acto de información.
Es feo ser digno de castigo, pero poco glorioso castigar
Contra el callar no hay castigo ni respuesta.
Los delitos llevan en las espaldas el castigo.
El que estando enfadado impone un castigo, no corrige, sino que se venga.
Capaz de ver el castigo en la traición de un amigo, os digo que ahí fuera hijos de puta solo miran su ombligo
Y la historia se repite, hay un castigo ejemplar y mil formas de acabar con el que grite,con aquel que agite las conciencias y hable de utopías
(—y, sin embargo, ¡qué puede ser menos evangélico que la reparación, el castigo, el someter a juicio!).
El concepto de culpa y de castigo, incluida la doctrina de la gracia, de la redención, del perdón —mentiras completas, carentes de toda realidad psicológica— todo eso ha sido inventado para destruir el sentido de las causas en el hombre: ¡son el atentado contra el concepto causa y efecto.!
Recela de todos aquellos cuya tendencia al castigo es poderosa.
Una expulsada del mundo, mediante el premio y el castigo, la causalidad natural, se requiere una causalidad antinatural: a partir de ahora el resto entero de cosas no naturales se sigue de aquí.
La comunidad se embrutece infinitamente más por el uso habitual del castigo que por la ocurrencia ocasional del delito.
Las recompensas del mundo degradan tanto a un hombre como sus castigos
Sí: soy un soñador. Porque un soñador es aquel que sólo encuentra su camino a la luz de la luna y cuyo castigo es ver el alba antes que el resto del mundo.
Una sociedad se embrutece más con el empleo habitual de los castigos que con la repetición de los delitos.
No hay peor castigo que nacer pelota y ser pateada por un inglés en Wembley
Cuanto más estudiamos la cuestión, tanto más estamos obligados a afirmar que la sociedad, en si, es responsable de las acciones antisociales cometidas en medio de ella, y que ningún castigo, ninguna cárcel y ningún verdugo puede disminuir el número de tales hechos, solamente puede hacerlo una reorganización de la sociedad misma
Uno de los castigos por rehusarte a participar en política, es que terminarás siendo gobernado por hombres inferiores a ti
Los malvados no necesitan del castigo de Dios ni de los hombres, porque su vida corrompida y atormentada es para ellos un castigo continuo.
Como la masa del pueblo es inconstante, apasionada e irreflexiva, y se halla además sujeta a deseos desenfrenados, es menester llenarla de temores para mantenerla en orden. Por eso los antiguos hicieron bien en inventar los dioses y la creencia en el castigo después de la muerte. Son más bien los modernos los que deben ser acusados de locura por su pretensión de extirpar tales creencias.
Prefiere un castigo a un triunfo deshonroso, lo primero es doloroso pero por una vez, pero lo segundo es para toda la vida.
La libertad no se conquista de rodillas, sino de pie, devolviendo golpe por golpe, infringiendo herida por herida, muerte por muerte, humillación por humillación, castigo por castigo. Que corra la sangre a torrentes, ya que ella es el precio de su libertad
En la vida no hay premios ni castigos, sino consecuencias.
La felicidad no es un premio, sino una consecuencia. El sufrimiento no es un castigo, sino un resultado
Castigo no es prevención.
La revolución proletaria debería arrojar un rayo de bondad para iluminar la triste vida de las prisiones, disminuir las sentencias draconianas, abolir los bárbaros castigos -las cadenas y azotes- mejorar en lo posible la atención médica, la alimentación y las condiciones de trabajo. ¡Es una cuestión de honor!
La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de Radio Postales y Radio Corporación. Mis palabras no tienen amargura sino decepción. Que sean ellas el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron
Un castigo a la insolencia, cobardía, ataque artero y violencia que sectores tradicionales pusieron en campaña. ¿Por qué no haríamos nosotros las cosas humanamente?
El trabajo es la vocación inicial del hombre, es una bendición de Dios, y se equivocan lamentablemente quienes lo consideran un castigo.
Tenemos la obligación de dar ejemplo con nuestra vida y nuestra doctrina, no sea que hayamos de pagar nosotros el castigo de quienes parecen ignorar nuestra religión, y así pecaron por su ceguera. Pero también vosotros debéis oírnos y juzgar con rectitud porque, en adelante, estando instruidos, no tendréis excusa alguna ante Dios si no obráis justamente (... ).
Quienes buscan la verdad merecen el castigo de encontrarla.
El mayor castigo de la injuria es haberla hecho.
La buena suerte libra a muchos del castigo, pero a nadie le libra del miedo
La muerte es un castigo para algunos, para otros es un regalo, y para muchos un favor.
El mayor castigo de la injuria es haberla hecho.
El castigo más justo es aquel que uno mismo se impone.
El orgullo lleva consigo un castigo: la necedad
Por ganancias que de vergonzosos actos derivan pocos quedan a salvo y muchos más reciben su castigo.
El corresponsal se preguntaba sinceramente, en nombre del sano juicio, cómo era posible que hubiese gente que considerase divertido remar en un bote. No era una diversión, era un castigo diabólico, y hasta un genio en aberraciones mentales no podría inferir jamás que se tratase de otra cosa que de un horror para los músculos y un crimen contra la espalda.
En ese único levísimo movimiento, veo el fin de la esperanza, el principio de la destrucción de todo lo que quiero en el mundo. No puedo adivinar qué forma tomará mi castigo, qué amplitud abarcará la red, pero cuando termine, lo más probable es que ya no quede nada.
Nuestra alma no es por sí misma inmortal, sino mortal. Pero es también capaz de la inmortalidad. Si no conoce la verdad, muere y se disuelve con el cuerpo, pero resucita luego y juntamente con el cuerpo, en la consumación del mundo, para recibir como castigo una muerte inmortal
El que impone un castigo desproporcionado no corrige, sólo se venga.
Es más acertado contener a los niños por honor y ternura, que por el temor y el castigo.
La guerra es castigo tanto para el victorioso como para el vencido.
Un hombre soporta el dolor como un castigo no merecido, una mujer lo asume como su patrimonio natural. A las mujeres que pretenden ser iguales que los hombres les faltan ambición
Aquí estoy yo para que me castiguen solo, al fin de que otros queden con vida y yo solo en el castigo
El castigo de los criminales debe ser compulsorio, cuando a un hombre lo ahorcan no sirve para nada.
El castigo de los delincuentes debería ser de alguna utilidad, cuando un hombre es colgado ya no es bueno para nada.
El miedo acompaña al crimen y es su castigo.
El destino se muestra en cuanto observamos una vida como algo condenado, en el fondo como algo que primero fue ya condenado y, a continuación, se hizo culpable. Goethe resume ambas fases cuando dice: Hacéis que los pobres devengan culpables. El derecho no condena por tanto al castigo, sino a la culpa. Y el destino es con ello el plexo de culpa de todo lo vivo.
El eterno castigo del Infierno quizás haya quebrado el más terrible extremo de la idea del eterno retorno en el mundo antiguo. Ahí se pone lo eterno del suplicio frente al eterno curso circular.
search