Las mejores 125 Frases de Caridad - FrasesWiki.com

Encontramos 125 frases sobre Caridad

La caridad bien entendida comienza por uno mismo
Donde no hay caridad no puede haber justicia
En la caridad el pobre es rico, sin caridad todo rico es pobre
En las cosas necesarias, la unidad, en las dudosas, la libertad, y en todas, la caridad
Quien toma bienes de los pobres es un asesino de la caridad. Quien a ellos ayuda, es un virtuoso de la justicia
¿Podrá también en nuestros días el Espíritu suscitar apóstoles de la estatura del Padre Hurtado, que muestren con su abnegado testimonio de caridad la vitalidad de la Iglesia? Estamos seguros que sí, y se lo pedimos con fe.
El progreso verdadero si nos atenemos a las palabras del Dr. R. R. Marett, es el progreso en caridad, siendo menos importantes que éste, todos los demás adelantos.
Para declarar como virtuoso a un sentimiento, a un acto cualquiera, no basta reconocer en él alguna señal de sacrificio, de austeridad o de bondad, es preciso mirar ante todo si, por ventura, no es opuesto a los deberes de la justicia y de la caridad universal.
La experiencia y la filosofía que no conducen a la indulgencia y a la caridad, son dos adquisiciones que no valen lo que cuesta.
La experiencia y la filosofía que no conducen a la indulgencia y a la caridad, son dos adquisiciones que no valen lo que cuestan.
Creemos, sobre todo porque es más fácil creer que dudar, y además porque la fe es la hermana de la esperanza y de la caridad.
Creemos, sobretodo porque es más fácil creer que dudar, y además porque la fe es la hermana de la esperanza y de la caridad.
La experiencia y la filosofía que no conducen a la indulgencia y a la caridad, son dos adquisiciones que no valen lo que cuestan
La caridad de los ricos no es más que una forma de remordimiento
Oír con paciencia es a veces mayor caridad que dar. Muchos infelices se van más encantados de la atención con que escuchamos el relato de sus penas, que de nuestro óbolo
Donar anónimamente... Es el último y verdadero espíritu de la caridad.
La caridad bien entendida empieza por uno mismo, y generalmente acaba ahí.
La caridad del pobre consiste en querer bien al rico.
La caridad según el sentido de mi imperio, es la colaboración
Pero no se asemejaba a un profeta, se asemejaba a un mendigo recogido por caridad en un asilo, a uno de esos que se arrastran por la avenida y duermen, cubiertos de periódicos, dentro de embalajes de cartón.
De lo que llaman los hombres virtud, justicia y bondad, una mitad es envidia, y la otra no es caridad.
Somos un puñado de hombres con fe, con esperanza y sin caridad.
La necesidad del creador viene antes que la necesidad de cualquier posible beneficiario. Aún así todo, se nos ha enseñado a admirar al que reparte dádivas que no ha producido por encima de aquel que hace posibles las dádivas. Elogiamos un acto de caridad. Nos encogemos de hombros ante el éxito del productor.
... la religión no se reduce a la caridad, sino a difundir discordias entre los hombres y a propagar el odio más funesto, que disimulan con el falso nombre de celo divino y de fervor ardiente.
En la medida en que nos acercamos a Cristo, también en nuestra vida verdad y caridad se funden. La caridad sin verdad sería ciega, la verdad sin caridad es como un címbalo que tintinea.
La fe sin la caridad no da fruto, y la caridad sin fe sería un sentimiento constantemente a merced de la duda. La fe y el amor se necesitan mutuamente, de modo que una permite a la otra seguir su camino.
Toda obra de caridad auténtica es entonces una manifestación concreta del amor de Dios por los hombres y así se convierte en anuncio del Evangelio.
La paz es el resultado de muchas actitudes, todas estas fundamentadas precisamente en la caridad, no entendida como limosna, sino como amor.
La caridad comienza en mi casa, y la justicia en la puerta siguiente.
La caridad empieza en nuestra casa y la justicia en casa del vecino
La caridad comienza en mi casa, y la justicia en la puerta siguiente.
Un hombre furioso y bestial se dejará llevar hasta el asesinato, porque se hallará saturado de vino o furioso, inspirado por la ira o el alcohol. Es malo. Ignora el placer de matar, la caridad de dar muerte como una caricia, de hacerla intervenir en juegos que son como los de las fieras distinguidas: los gatos, los tigres, abrazan a sus presas lamiéndolas al mismo tiempo que las magullan.
Casi siempre es injusticia la austera severidad, y la dulce caridad es casi siempre justicia
El bello ideal de la caridad es que no hay dolores, el de la beneficencia, que no se vean
El bello ideal de la caridad es que no haya dolor, el de la beneficencia es que no se vea.
Hay tanta justicia en la caridad y tanta caridad en la justicia que no parece loca la esperanza de que llegue el día en que se confundan
La caridad es un deber, la elección de la forma, un derecho.
Las hipócritas seguridades de la caridad oficial dejan al egoísmo la ventaja de mantenerse indiferente sin parecer cruel
Hay tanta justicia en la caridad y tanta caridad en la justicia que no parece loca la esperanza de que llegue el dí­a en que se confundan.
Encontramos la caridad en el mas alto nivel de la conciencia humana.
Encontramos la caridad en el mas alto nivel de la conciencia humana.
Donde reina la caridad, ahí­ está la felicidad.
A diferencia de la solidaridad, que es horizontal y se ejerce de igual a igual, la caridad se practica de arriba-abajo, humilla a quien la recibe y jamás altera ni un poquito las relaciones de poder.
La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba, la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo.
La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba, la solidaridad es horizontal e implica respetuo mutuo.
Los jueces, los médicos, las madres de caridad tenemos un punto de contacto: la anestesia del sentimiento.
En caridad no hay excesos.
Hay muchos medios de hacerse rico, pero muy pocos de hacerlo con honradez, la economía es uno de los más seguros, a pesar de que tampoco es del todo inocente, porque resta una parte a la caridad
En caridad no hay excesos.
La cortesía es hermana de la caridad, que apaga el odio y fomenta el amor.
Lo más horrible de este mundo es la justicia separada de la caridad
En el valle del Ródano me encontré a una muchachita casi desnuda que bailaba con su cabra, pedía caridad a un joven rico y bien vestido que pasaba por la posta, con un correo con galones delante y dos lacayos detrás de la brillante carroza. ¿Os imagináis que pueda existir la distribución de la propiedad? ¿Pensáis que no justifica los levantamientos populares?
No hay en la tierra un espectáculo más bello que el del amor tolerando aun la intolerancia, y el de la caridad cubriendo con un velo la falta de caridad del prójimo
La caridad degrada a aquellos que la reciben.
La caridad degrada al que la recibe y endurece al que la entrega.
La caridad degrada a aquellos que la reciben.
La caridad es el océano de donde parten y adonde van a parar todas las otras virtudes
La caridad es el océano desde donde salen y a donde van a parar todas las demás virtudes.
La caridad es el océano desde donde salen y a donde van a parar todas las demás virtudes.
Un hombre rico, sin caridad es un canalla, y tal vez no sería difícil demostrar que es también un tonto.
Cada acto de caridad es un paso más hacia el cielo.
La caridad comienza por nosotros mismos, y la mayoría de las veces acaba donde empieza.
Nuestra caridad comienza en nuestra propia casa, y casi siempre termina donde comienza
Nuestra caridad empieza por uno mismo. Y usualmente termina por donde empieza.
En obrar por simpatía, por compasión, por caridad, no hay absolutamente ninguna moralidad
Esto sirve para tranquilizarnos la conciencia, hija -explicaba a Blanca-. Pero no ayuda a los pobres. No necesitan caridad, sino justicia
Tirarle el hueso al perro no es caridad. Caridad es compartir el hueso con el perro cuando se está tan hambriento como él.
Un hueso para el perro no es caridad. Caridad es compartir el hueso con el perro, cuando se está tan hambriento como el perro.
Los dones que provienen de la justicia son superiores a los que se originan en la caridad.
La caridad es la única virtud que precisa de la injusticia
La caridad es la única virtud que precisa de la injusticia.
La caridad es la única virtud que precisa de la injusticia.
El misionero es el enviado del Hijo de Dios, que predica la paz, que por doquiera difunde la caridad, y que ofrece felicidad a los que lo escuchan. Sólo para sí guarda los padecimientos.
Trataos... con mucha caridad... procurad respetaros mutuamente, no os enojéis con facilidad.
Lo mejor que puedes dar a tu enemigo es el perdón, a un oponente, tolerancia, a un hijo, un buen ejemplo, a tu padre, deferencia, a tu madre, una conducta de la cual se enorgullezca, a ti mismo, respeto, a todos los hombres, caridad.
En caridad a toda la humanidad, sin malicia o mala voluntad hacia cualquier ser humano, e incluso sintiendo compasión de los que tienen en esclavitud a sus semejantes, sin saber lo que están haciendo.
La caridad casi siempre peca por exceso o por defecto: malgasta sus tesoros en un sitio y deja que la gente muera de hambre en otros.
No hay otra nobleza que la de la virtud, el saber, el patriotismo y la caridad.
Sólo serás bueno, si sabes ver las cosas buenas y las virtudes de los demás. --Por eso, cuando hayas de corregir, hazlo con caridad, en el momento oportuno, sin humillar..., y con ánimo de aprender y de mejorar tú mismo en lo que corrijas.
Trata a tu cuerpo con caridad, pero no con más caridad que la que se emplea con un enemigo traidor.
La caridad es una virtud del corazón, y no de las manos.
Un hombre tiene que ser excesivamente estúpido y falto de caridad para creer que no existe la virtud sino de su lado.
Dar buenos consejos a los compañeros, es una manera de hacer obras de caridad
Donde reina la caridad, ahí está la felicidad.
El sacerdote para hacer mucho bien necesita unir a la caridad una fuerte dosis de amabilidad
Humildad, caridad y modestia, no pueden estar separadas la una de la otra.
Las obras no son de caridad cuando se hacen por interés
No es justo que viva de la caridad de otros quien puede bastarse a sí mismo
Para trabajar con éxito, téngase caridad en el corazón y paciencia en la ejecución
Cuando el público es espectador, toda discusión degenera en polémica, y yo he creído siempre, y continúo creyendo, que toda polémica es esencialmente contraria a la caridad
Creo que después de una cierta cantidad de dinero, voy a dar casi todo lo que tengo a la caridad. ¿Qué más se puede hacer con tanto dinero? No se puede llevar al más allá, incluso si lo intentas, y te confieso que lo he estado tratando
Qué cosa terrible es la caridad a la que las mujeres pueden llegar. Se ve todo el tiempo... Amor dado a absolutos tontos. El amor es el pabellón de la caridad.
Qué cosa terrible es la caridad a la que las mujeres pueden llegar. Se ve todo el tiempo... Amor dado a absolutos tontos. El amor es el pabellón de la caridad.
Estoy en contra de la caridad del tipo cristiano. Pero luego, si veo a un pobre hombre que me conmueve, le doy cinco pesos. Si no me conmueve, si me parece antipático, no le doy anda. Entonces, no se trata de caridad.
Lo malo de la caridad es que no tiene fondo
La vida cristiana consiste de fe y caridad
Es justicia, no caridad lo que está deseando el mundo.
Cada canción representa algo especial, desde caridad, desde relaciones, desde la paz mundial, no puedo elegir una, porque todas vienen del alma. No son sólo palabras escritas que riman.
Si uno quiere suicidarse lo tiene facilísimo, abres esa ventana y te tiras, no te salva ni la caridad. Claro que si caes encima de un bar de putas o de una vieja...
No hay mejor bolsa que la caridad.
La fe es la puerta, la caridad la perfección. Ni la fe sin caridad, ni la caridad sin fe.
Reemplazar la solidaridad natural por la práctica hipócrita y malsana de las comunidades religiosas, en las que bajo la apariencia de la caridad, cada cual piensa sólo en la salvación de su alma: egoísmo humano altamente refinado.
Aunque repartiera todos mis bienes, y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo caridad, nada me aprovecha
La caridad es paciente, es servicial, la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe, es decorosa, no busca su interés, no se irrita, no toma en cuenta el mal, no se alegra de la injusticia, se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta
La caridad no acaba nunca
Para mí, la soledad es como para otros la bendición de la Iglesia. Es como la luz de la gracia de Dios iluminándome. Nunca cierro la puerta detrás de mí sin tener clara conciencia de estar realizando un acto de caridad conmigo misma.
La caridad bien entendida empieza por uno mismo.
Desconfiemos de los que no hacen caridad más que a Dios.
Una caridad que le considere como un animal doméstico mimado no será caridad, aunque le trate generosamente
Una caridad que le considere como un animal doméstico mimado no será caridad, aunque le trate generosamente.
Una música íntima no cesa, porque transida en un abrazo de oro la caridad con el amor se besa.
En la caridad el pobre es rico, sin caridad todo rico es pobre.
No debemos corregir nunca dejándonos llevar por nuestros sentimientos, sino únicamente por nuestra caridad
La caridad es la virtud que consiste en ver siempre algo bueno en nuestro prójimo.
El mayor mal es la falta de amor y caridad, la terrible indiferencia hacia nuestro vecino que vive al lado de la calle, asaltado por la explotación, corrupción, pobreza y enfermedad.
La mayor enfermedad hoy día no es la lepra ni la tuberculosis sino más bien el sentirse no querido, no cuidado y abandonado por todos. El mayor mal es la falta de amor y caridad, la terrible indiferencia hacia nuestro vecino que vive al lado de la calle, asaltado por la explotación, corrupción, pobreza y enfermedad
La caridad es una virtud del corazón, no de las manos.
La caridad empieza en casa, pero no termina allí.
La obra exterior sin caridad no aprovecha, pero lo que se hace con caridad, por poco y despreciable que sea, se hace todo fructuoso
Si supieses toda la Biblia a la letra y los dichos de todos los filósofos, ¿qué te aprovecharía todo sin caridad y gracia de Dios?
Si los mercados fueran eficientes, yo estaría pidiendo caridad en la calle
Navidad es la temporada para encender el fuego de la hospitalidad en la sala, la llama genial de la caridad en el corazón
Solo juzga bien aquel que pesa y compara, y cuando su voz ha de pronunciar la sentencia mas dura, no abandona la caridad.
Sólo juzga bien quien sopesa y compara, y cuando pronuncia su sentencia más dura nunca abandona la caridad.
search