Las mejores 12 Frases de Buen gusto - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Buen gusto

- ¿Crees que no es posible comprar la inteligencia y el buen gusto, de la misma manera que se compra la buena apariencia? Estas completamente equivocado. - Entonces, tiene usted un par de amantes muy infieles. -Cuando seas mayor comprenderás que esa clase de infidelidad carece de importancia. Yo pago para que tengan ese aspecto, esa presencia, esos modales. Para que estén conmigo. Pero no me importan sus cuerpos. A mi edad, esa clase de exigencias quedan pronto satisfechas. " El mago " (1965), John Fowles
Autor:" El mago " (1965) John Fowles
Era uno de esos paréntesis que a veces la vida tiene el buen gusto de ofrecerte y la lucidez de quitarte. " Irene " (2006), Pierre Lemaitre
Autor:" Irene " (2006) Pierre Lemaitre
La pasión paraliza el buen gusto. " Renacida " (2008), Susan Sontag
Autor:" Renacida " (2008) Susan Sontag
El buen gusto estaba fuera de lugar cuando se trataba de la muerte, que constituí­a la esencia del mal gusto. " Sula " (1973), Toni Morrison
Autor:" Sula " (1973) Toni Morrison
(...) No sabrí­a aplicarse un análisis inteligente de los trabajos de Chopin sin encontrar bellezas de un orden muy elevado, de una expresión completamente nueva, y de una contextura armónica tan original como sabia. En él la audacia se justifica siempre; la riqueza, incluso la exuberancia, no excluyen la claridad; la singularidad no degenera en extravagancia barroca: los adornos no están desordenados y el lujo de la ornamentación no recarga la elegancia de las lí­neas principales.
Corre por el mundo una conjura general y permanente contra dos cosas, a saber, la poesí­a y la libertad. La gente de buen gusto se encarga de exterminar a la primera, y la gente de orden de perseguir a la segunda.
Un verdadero gusto elegante generalmente se acompaña con la excelencia de corazón.
Por lo tanto no parece descabellado pretender que es en la construcción de los retretes donde la arquitectura japonesa ha alcanzado el colmo del refinamiento. Nuestros antepasados, que lo poetizaban todo, consiguieron paradójicamente transmutar en un lugar del más exquisito buen gusto aquel cuyo destino en la casa era el más sórdido y, merced a una estrecha asociación con la naturaleza, consiguieron difuminarlo mediante una red de delicadas asociaciones de imágenes. Comparada con la actitud de los occidentales que, deliberadamente, han decidido que el lugar era sucio y ni siquiera debí­a mencionarse en público, la nuestra es infinitamente más sabia porque hemos penetrado ahí­, en verdad, hasta la médula del refinamiento.
Tal como un hombre inteligente no teme parecerle tonto a otro hombre inteligente, el hombre elegante no tendrá miedo de que su elegancia pase inadvertida al gran señor, sino al patán. Las tres cuartas partes de los alardes de ingenio y mentiras vanidosas que los hombres han prodigado, rebajándose, desde que el mundo es mundo, iban dirigidas a inferiores.
He destacado, en mi colección, una cantidad de ejemplos realmente aterradores por cuanto denuncian la sordera mental de hombres inteligentes, llenos de buen gusto para otras cosas, de quienes, además, respeto infinitamente los trabajos en otros dominios.
El buen gusto es la muerte del arte.
search