Las mejores 12 Frases de Bicicleta - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Bicicleta

Deben venir de lejos en bicicleta, ya que tení­a la espalda embarrada hasta la mitad. " El gran Meaulnes " (1913), Alain Fournier
Autor:" El gran Meaulnes " (1913) Alain Fournier
Era la primera vez que hací­a un viaje tan largo en bicicleta. Pero hací­a mucho que Jazmí­n, pese a mi rodilla enferma, me habí­a enseñado a manejarla. Si para cualquier joven la bicicleta es una máquina tan divertida, ¿Qué no serí­a para mí­, pobre muchacho que poco antes arrastraba todaví­a miserablemente la pierna, bañado en sudor apenas recorrí­a cuatro kilómetros? Lanzarse desde lo alto de las pendientes, internarse en las profundidades del paisaje; descubrir, como en un aleteo, las lejaní­as del sendero que se abren y florecen al acercarse; cruzar en un abrir y cerrar de ojos una aldea, llevándosela entera en una mirada...íšnicamente en sueños habí­a conocido hasta entonces una marcha tan veloz, tan fascinante. " El gran Meaulnes " (1913), Alain Fournier
Autor:" El gran Meaulnes " (1913) Alain Fournier
De repente, volvió a abrir los ojos. Algo hizo que la bicicleta se detuviese en seco y lo último que recordaba era la tierra que se le vení­a encima a toda velocidad. " Los gritos del pasado " (2004), Camilla Lí¤ckberg
Autor:" Los gritos del pasado " (2004) Camilla Lí¤ckberg
La vida es como una bicicleta de diez velocidades. Hay algunas que la mayorí­a nunca usamos.
(...) Los asistentes levantaron las cabezas y prestaron atención al arrogante ciclista que apareció en su bicicleta y se situó en el punto de partida.
La bicicleta es el medio de transporte más civilizado que el hombre conoce.
Tuve que ir y venir en bicicleta de su maldita planta, situada en el norte del distrito con más alto í­ndice de delitos quí­micos, al que sólo podí­a accederse circulando por el arcén de algunas autopistas importantes. Podí­a sentir cómo disminuí­an los años de mi esperanza de vida mientras veí­a pasar los mojones. " Zodiaco " (1988), Neal Stephenson
El ciclismo es el deporte más popular porque usted no paga el billete.
Una mujer que pasa en bicicleta a las dos de la mañana, hermosas piernas morenas bombeando los pedales mientras la brisa le alza el vestido y revela un perfecto milagro de carne femenina en movimiento. Nuestros ojos se cruzan un momento y ya se ha ido. Son cosas como ésa las que te hacen darte cuenta de lo poco que realmente sabes de nada.
La primera captación en serio que tuve de las cosas fue cuando aprendí­ el arte de pedalear (con la mano) una bicicleta, colocada al revés e impulsé la rueda trasera preternaturalmente ligero. Yo amaba la desaparición de los rayos el modo como el hueco entre el eje y la llanta susurraba transparente...
Ellie salió de Corbally, donde la señorita Burke la habí­a entretenido. Cogió la bicicleta y se dirigió a Cash and Carry. Todos hablaban del tiempo, comentando lo esplendido que era ese verano. Ya lo habí­a oí­do en Magennis Street, y tanto el padre Millane como la señorita Connulty habí­an dicho lo mismo. Cogió una caja de cartón de una pila junto a la puerta y saludó a la dependienta, a quien conocí­a desde hací­a poco. Querí­a comprar azúcar, mantequilla y harina de maí­z, pasas sultanas o uvas pasas, lo que tuvieran, y bombillas de sesenta vatios. No necesitaba nada más: no volverí­a tarde a casa, a lo sumo llegarí­a a mediodí­a.
search