Las mejores 12 Frases de Aversión - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Aversión

La persona deprimida percibe a menudo fuertes sentimientos de aversión hacia sí­ misma; se siente inútil y culpable de sus insuficiencias. Cree que nada de lo que haga aliviará su condición, y ve el futuro negro. Pueden comenzar a producirse ataques de llanto, la persona afectada pierde peso y se siente incapaz de echarse a dormir o de volver a dormirse cuando se despierta muy de madrugada. La comida no sabe bien, el sexo no resulta excitante, y se pierde todo el interés por la gente, incluso por la mujer y los hijos. El afectado puede empezar a pensar en matarse. A medida que sus intenciones se hacen más serias, las ideas esporádicas de suicidio pueden convertirse en deseos; preparará un plan y comenzará a ponerlo en práctica. Hay pocos trastornos psicológicos que sean tan absolutamente debilitadores, y ninguno que produzca tanto sufrimiento como la depresión grave. " Indefensión " (1975), Martin Seligman
Autor:" Indefensión " (1975) Martin Seligman
Ya no era la furia lo que le moví­a, ni la aversión ni el odio, ni la necesidad de cumplir su palabra. Lo que estaba a punto de hacer era contractualmente correcto, y poseí­a la amoral inevitabilidad de la pura geometrí­a. " ímsterdam " (1998), Ian Mcewan
Autor:" ímsterdam " (1998) Ian Mcewan
El lenguaje del deseo y de la aversión es imperativo, como: haz esto, no hagas aquello. Cuando el interesado se obliga a hacer u omitir, existe un mandato; en otro caso, una súplica; en algunos, un consejo. " Leviatán " (1651), Thomas Hobbes
Autor:" Leviatán " (1651) Thomas Hobbes
Preciso es que a partir de este momento te des cuenta de qué mundo eres parte y de qué gobernante del mundo procedes como emanación, y comprenderás que tu vida está circunscrita a un perí­odo de tiempo limitado. Caso de que no aproveches esta oportunidad para serenarte, pasará, y tú también pasarás, y ya no habrá otra. Y te liberarás, si ejecutas cada acción como si se tratara de la última de tu vida, desprovista de toda irreflexión, de toda aversión apasionada que te alejara del dominio de la razón, de toda hipocresí­a, egoí­smo y despecho en lo relacionado con el destino. " Meditaciones " (1558), Marco Aurelio
Autor:" Meditaciones " (1558) Marco Aurelio
Odio, aversión, ira y desprecio. Todo eso dirigido contra él. No comprendí­a por qué. No se habí­a metido con nadie en toda su vida; aun así­, le odiaban. Y ese odio le hací­a sentir huérfano. Le hací­a experimentar una sensación de putrefacción, culpa e insignificancia; lloraba porque no querí­a sentirse así­. " Mystic River " (2001), Dennis Lehane
Autor:" Mystic River " (2001) Dennis Lehane
Me parecí­a bastante a las personas de la generación de mis padres, que no sólo sentí­an aversión por el gusto y el olor del ajo, sino que desconfiaban de quienes lo consumí­an. " Operación Dulce " (2012), Ian Mcewan
Autor:" Operación Dulce " (2012) Ian Mcewan
Mi aversión, que habí­a crecido, ciega, en los libros, tení­a en Nicola sí­ntomas fí­sicos. " Tú, mí­o " (1998), Erri De Luca
Autor:" Tú, mí­o " (1998) Erri De Luca
Tiene un cierto regusto: en algún lugar, muy en su fondo, subyace la aversión. Ella la ha adivinado al acecho en los ojos de todas las personas blancas. Eso es. La aversión debe de ser hacia ella, hacia su negrura. Todo en ella es fluido y expectante. Salvo su negrura, que es pavorosamente estática. Y es la negrura lo que cuenta, lo que crea aquel vací­o con regusto a aversión en los ojos de los blancos. " Ojos azules " (1970), Toni Morrison
Autor:"Ojos azules" (1970) " Ojos azules " (1970) Toni Morrison
Me inclino ante el recuerdo, ante el recuerdo de cada ser humano. Y no oculto la aversión que siento ante todos los que se toman la libertad de intervenir quirúrgicamente en los recuerdos, hasta que se parezcan a los recuerdos de los demás.
El panorama le dio seguridad. Era un campo dorado que poseí­a vida. Era la religión de la paz. Un campo que morirí­a, si sus tí­midos ojos fueran obligados a contemplar la sangre. Imaginó a la naturaleza como una mujer que siente una honda aversión hacia la tragedia.
Hay libros cuya belleza formal es tan apretada, tan concluida, tan severa, que nada nuestro puede insertarse en ellos. Su superficie compacta y lisa no nos ofrece resquicio alguno. Nos queda sólo la posibilidad de aquiescencia o de rechazo.
search