Las mejores 125 Frases de Angustia - FrasesWiki.com

Encontramos 125 frases sobre Angustia

Con un dolor de corazón en que se mezclan la angustia y la dulzura. " Noches blancas " (1848), Fiódor Mijáilovich Dostoyevski
Autor:" Noches blancas " (1848) Fiódor Mijáilovich Dostoyevski
... cuando el miedo y la angustia desempeñan un papel más importante en nuestra sociedad, la lógica y la razón desempeñan un papel de menor importancia en nuestra toma de decisiones colectivas.
Conozco mil maneras de calmar tu angustia, y no hallo una sola que calme la mía.
La angustia es por tanto una condición necesaria de la liberación, pero insuficiente. Es apenas una posibilidad de la libertad.
Mis ojos, faros de angustia, trazan señales misteriosas en los mares desiertos. Y eterna, la llama de mi corazón sube en espirales a iluminar el horizonte.
Tiempo y tranquilidad me han faltado, hasta hoy, para desprenderme de mis angustias y ver así lo que está a mí alrededor. Pero, si continúo escribiendo, he de procurarme el tiempo y la tranquilidad que para ello me harán falta
Ya no hay un dolor humano que no sea mi dolor, ya ningunos ojos lloran, ya ningún alma se angustia sin que yo me angustie y llore, ya mi corazón es lámpara fiel de todas las vigilias, ¡oh Cristo!
Ha llegado la hora de matar al dragón, de acabar para siempre con el monstruo de las fauces terribles y los ojos de fuego. Hay que matar a este dragón ya todos los que a su alrededor se reproducen. Al dragón de la culpa y al dragón del espanto, al del remordimiento estéril, al del odio, al que devora siempre la esperanza, al del miedo, al del frío, al de la angustia.
Nuestro banquero es un hombre de mucha capacidad, él trafica con el hambre, la angustia, la libertad, todo lo vuelve dinero con su talento y bondad.
Reconozco que estoy mejor que la mayoría, pero no me parece que haya renunciado a la agonía y la angustia que acosa a los hombres y mujeres esclavos de unas vidas que no han escogido y obligados a vivir en unas comunidades que odian.
Te quiero con tu tristeza y tu angustia, para sufrir contigo y no para llevarte a ningún falso reino de la alegría
Sin el tiempo, esa invención de Satanás, el mundo perdería la angustia de la espera y el consuelo de la esperanza.
Los recuerdos verdaderamente entrañables viven y brillan. Con el paso del tiempo reviven con angustia.
Cada descubrimiento alimenta un enigma nuevo.
Razas que se odian se unirán. La Tierra se tomará en guerra. La India, la China, el Japón, la Rusia. Africa llevará al mundo un ejemplo. América será testigo, ayuda, paliativo y luz, América del Norte será vilipendiada, más el mundo en la hora de las angustias clamará a ella - mas ya ella habrá sufrido y no será
Explícame qué cosa es el pecado, / la muerte y el infierno, azufre y llama, / cuando bajo los ojos de la gente / en mi angustia, no me he unido / a ti como el retoño se une al tronco.
Pero todos sufrieron de un modo indescriptible, sufrieron hasta ese grado en que la angustia se trasforma en enfermedad mental.
Siempre he creído que el artista trabaja en un ambiente de angustia y desvelo, pero no pierde su sonrisa y simpatía, porque al fin y al cabo es el dueño de un tiempo que no se mide con el reloj.
A veces se siente más la angustia esperando un placer que sufriendo una pena
Se repartió mi alma para formar tu alma. Y fueron nueve lunas y fue toda una angustia de días sin reposo y noches desveladas.
Se repartió mi alma para formar tu alma. Y fueron nueve lunas y fue toda una angustia de dí­as sin reposo y noches desveladas.
La vida no se deja conmover por la compasión, prosigue su camino a pesar de los gritos de angustia o de odio
Nuestros problemas se deben a un apego apasionado a las cosas y a deseo que nunca se satisfacen por completo, entonces generan aún más angustia. Percibimos a las cosas como entidades permanentes. En el empeño de conseguir estos objetos de nuestro deseo, empleamos la agresión y la competencia como herramientas supuestamente eficaces, y nos destruimos cada vez más en el proceso.
Luz y sombra, dos ciervas velocísimas, huyen hacia la fuente de aguas frescas, centro de todo. ¿Vivir no es más que el roce de su viento? Fuga del viento, angustia, luz y sombra: forma de todo.
¡Son monstruos, estoy cercado de monstruos! No me devoran. Devoran mi reposo anhelado, me hacen ser una angustia que se desarrolla a sí misma, me hacen hombre, monstruo entre monstruos.
Hay que dejarse guiar por el corazón, no solo por la cabeza... Mi padre me enseñó a tratar a todos por igual y espero que William y Harry sigan mi ejemplo... que traten de entender las inseguridades, emociones, angustias, sueños y esperanzas de los más necesitados
Quiero que mis hijos tengan una comprensión de las emociones de la gente, sus inseguridades, la angustia de las personas, sus esperanzas y sueños.
No hablo al Presidente de la República, a quien no conozco, ni al político, del que desconfío, hablo al mexicano, al hombre de sentimiento y de razón, a quien creo imposible no conmuevan alguna vez (aunque sea un instante) las angustias de las madres, los sufrimientos de los huérfanos, las inquietudes y las congojas de la patria
Las ideologías nos separan, los sueños y la angustia nos unen.
Pero el dos no ha sido nunca un número porque es una angustia y su sombra
Si la persona no consigue producir, pobre, va a ser profesor. Entonces es aquella angustia para saber si el investigador va a tener un nombre en la plaza o va a dar clases la vida entera y repetir lo que los otros hacen
¡Ése es el pueblo, el que sufre todas las desdichas y es por tanto capaz de pelear con todo el coraje! A ese pueblo, cuyos caminos de angustias están empedrados de engaños y falsas promesas, no le íbamos a decir: 'Te vamos a dar', sino: '¡Aquí tienes, lucha ahora con todas tus fuerzas para que sean tuyas la libertad y la felicidad!
Con un dolor de corazón en que se mezclan la angustia y la dulzura.
Porque aquí y en todas partes hay... Pibes en el balcón, también hay pibes en un cajón, y hay mucha rabia suelta y angustia nena y hay mucha, mucha desesperación
La amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad.
Aquí estoy, en consecuencia, sola, en tinieblas, sin un galán indómito que se aventure a rescatarme. Sola con mis reminiscencias, con mi pasado turbulento, con mi angustia loca, con mi cresta ya no tan voluptuosa y mi pechuguita tierna.
No hay dolor de que se participe más fácilmente, no hay angustia que tanto llegue al corazón como el de los hijos que han perdido a su madre.
La felicidad para mí consiste en gozar de buena salud, en dormir sin miedo y despertar sin angustia.
La felicidad para mi consiste en gozar de buena salud, en dormir sin miedo y despertarme sin angustia.
La ironía protege contra la angustia existencialista... La misión consiste en desplazar el problema
Atrás de mí hay un grito. Después de mí hay un grito. Geometría blanca de la angustia.
Ojalá que alguno de estos renglones pueda dar a quien lo lea, un reflejo modesto de su angustia, de su esperanza.
La angustia del amor te aprieta la garganta como si no debieras nunca más ser amado.
Me es imposible vivir en París a causa de la indefinible angustia que en esta ciudad se apodera de mí.
Todos los compositores saben de la angustia y desesperación que es olvidarse la idea por no tener tiempo de anotarla.
En el silencio de la noche, se oyen gemidos, suspiros ahogados llenos de angustia y de sufrimiento, desgarradoras voces que piden socorro: ¿Quién podrá jamás describir las horribles agonías de esta trágica noche?
El amigo que está en silencio con nosotros, en un momento de angustia o incertidumbre, que puede compartir nuestro pesar y desconsuelo... Y enfrentar con nosotros la realidad de nuestra impotencia, ése es el amigo que realmente nos quiere.
La Iglesia es una madre indulgente, así que mostradle vuestras angustias, pues sólo ella puede llevar consuelo a vuestra alma, bien satisfaciendo vuestra conciencia o, tras el examen de vuestras reservas, devolviéndoos la libertad y poniendo a vuestro alcance los medios lícitos para la continuidad de vuestro linaje.
¡Oh, Dios! ¿Acaso dudáis de que es mi hijo? ¿Podría experimentar esta angustia si no fuera su padre? ¡Salvadlo, buen príncipe, salvadlo, y haced conmigo lo que queráis!
El ser humano no necesariamente tiene que caer en la angustia. No es parte de la naturaleza del espíritu sino de una horrible enajenación. Kierkegaard hablaba de un abismo insuperable entre el hombre y Dios... Yo no tengo angustia, porque yo soy Dios y sé que la angustia no es ni existencialmente ni ónticamente necesaria...
Entre las angustias de los días que siguieron está el mayor de los suplicios: la inefabilidad. Jamás podré explicar lo que vi y conocí durante esas horas de impía exploración, por falta de símbolos y capacidad de sugerencia de los idiomas.
La obsesión por el agotamiento de las reservas y por la detención de los motores, la idea de una decadencia no reversible, traduce ciertamente esta angustia propia del hombre moderno.
Había conocido en mi vida a los más grandes artistas y a la gente más culta y triunfadora, pero ninguno de ellos era feliz, aunque algunos lo simularan. Detrás de la máscara podía adivinarse, sin mucha clarividencia, la misma angustia y el mismo padecimiento. Y es que en este mundo no existe quizá la dicha. No hay sino momentos felices.
Mi rostro visto en el espejo con una expresión de intolerable angustia, tan asolado y abrumado por el dolor que ni siquiera resulta posible llorar delante de algo tan feo, tan perdido
¿Llegamos a disipar o a disminuir nuestra angustia? Lo cierto es que no podrí­amos suprimirla puesto que nosotros mismos somos angustia.
Soledad humana: nuestro orgullo tiene la misma fuente que nuestra angustia
Soledad humana: nuestro orgullo tiene la misma fuente que nuestra angustia.
¿Llegamos a disipar o a disminuir nuestra angustia? Lo cierto es que no podríamos suprimirla puesto que nosotros mismos somos angustia
¿Llegamos a sofocar, siquiera a disimular nuestra angustia? No podemos suprimirla porque somos angustia.
7 Porque se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá escaseces de alimento y terremotos en un lugar tras otro. 8 Todas estas cosas son principio de dolores de angustia.
Le di mis noches y mi pan, mi angustia, mi risa, a cambio de sus besos y su prisa.
El dinero es algo muy singular. Le da al hombre tanta alegría como el amor y tanta angustia como la muerte.
Durante siglos los hombres buscaron un consuelo a su más profunda angustia, pero todas las respuestas parecieron pequeñas ante la muerte. Hasta que alguien, no se sabe quién, descubrió la verdad. Y como vieron que a todos servía como respuesta a los temores del primer hombre, la defendieron con su sangre y con la sangre de los demás, primero, y con la mentira después.
Verte de nuevo no es reencontrarte, es cerrar el círculo de angustia para romperlo en todos los pedazos.
Todos los días perdemos una docena de genios en el anonimato. Y se van. Y nadie sabe de ellos, de su historia, de su peripecia, de lo que han hecho, de sus angustias, de sus alegrías. Pero al menos una docena de genios se van todos los días sin que sepamos de ellos
Regresaba. ¿Era yo el que regresaba? En la angustia vaga de sentirme solo entre las cosas últimas y secretas
Regresaba. ¿Era yo el que regresaba? En la angustia vaga de sentirme solo entre las cosas últimas y secretas.
¡Mentira! No tengo ni dudas, ni celos, ni inquietud, ni angustias, ni penas, ni anhelos. Si brilla en mis ojos la humedad del llanto, es por el esfuerzo de reírme tanto...
Creo que la gente aprecia a una compositora que muestra diferentes caras. Todo lo que angustia es bueno, pero si eso es todo lo que tienes, es simplemente aburrido. Todo lo que escribo, ya sea alegre o triste, tiene un sentido del humor.
Porque en momentos de angustia olvidamos estos sagrados ideales, porque hicimos de nuestras comodidades materiales, concentración de nuestros sentidos y aspiración única de nuestros espíritus, nos hemos visto vejados, ultrajados y deshonrados en nuestras afecciones más caras, sin que a duras penas asomase el sonrojo en nuestras mejillas y palpitaran de vergüenza nuestros corazones.
El llamado ejercicio del poder se parece mucho al ejercicio funámbulo de la cuerda floja, es una angustia que no cesa, la esperanza de un futuro mejor que no existe, un presente ahogado entre el escozor de ayer y la incertidumbre de mañana.
La naturaleza es algo espantoso e incluso cuando está domesticada con firmeza, como en el Bois, aún produce como angustia a los verdaderos ciudadanos.
La religión cristiana es sólo para aquel que necesita una ayuda infinita, es decir, para quien siente una angustia infinita.
La serenidad es el gran y verdadero antídoto contra la angustia y el temor, y hoy, la habitación del hombre debe propiciarla. En mis proyectos y en mis obras no ha sido otro mi constante afán, pero hay que cuidar que no la ahuyente una indiscriminada paleta de colores. Al arquitecto le toca anunciar en su obra el evangelio de la serenidad.
La angustia es la disposición fundamental que nos coloca ante la nada.
La angustia es la disposición fundamental que nos coloca ante la nada.
Amo la vida, pese a que no es más que un cúmulo de angustias, y la defenderé.
La angustia de mis sentimientos no cejaba, no había incidente del cual mi furia y desdicha no pudieran sacar provecho.
Nadie puede concebir la angustia que sufrí durante el resto de la noche, que pasé, frío y mojado, a la intemperie. Más no notaba la inclemencia del tiempo. Tenía la imaginación asaltada por escenas de horror y desesperación.
La angustia de mis sentimientos no cejaba, no había incidente del cual mi furia y desdicha no pudieran sacar provecho
En la lucha, las horas de hastío y de angustia pasan rápido, inadvertidas.
En la lucha, las horas de hastí­o y de angustia pasan rápido, inadvertidas.
Siempre habrá religiones, porque las religiones viven de la angustia y del miedo de los hombres y porque estamos lejos de haber terminado con los temores existenciales.
Hoy estoy borroso y el cristal no esta empañado, y es porque alguien se ha olvidado del príncipe destronado que usa muñecos rotos y pinta sus sueños rotos en un mundo roto, quebrado por la angustia de otros, es la historia silenciosa que a gritos fue castigada, y hoy miro entre mis manos y ¿que encuentro? nada, nada...
No me angustia el mundo. Es la suerte y el destino...No busco ni dinero ni prestigio...Me basta con una buena familia y una buena moral...
Sólo a través de la mujer llegó el hombre a gustar del árbol del conocimiento — ¿Qué había ocurrido? Al viejo Dios lo invadió una angustia infernal. El hombre mismo había sido su máximo fallo.
El papel natural del hombre del siglo XX es la angustia.
La vida tiene el color y el sabor que uno quiere. La vida es una gota de rocío cristalina y hermosa o es una tormenta llena de angustia y confusión.
Viva el instante y deje que las cosas se vayan dando. Sólo el ahora y el aquí deben tener validez, porque cuando pensamos en el futuro nos llenamos de miedos y angustias.
La sensación de que ya, de ninguna manera es posible seguir viviendo. ¿Será esto lo que llaman angustia?
Si todo el mundo llevara escritas en la frente sus angustias, muchos que nos causan envidia nos darían lástima
Uno tiene la angustia, la desesperación de no saber qué hacer con la vida, de no tener un plan, de encontrarse perdido
Vivir es asombrarse de estar en el mundo, sentirse extraño, llenarse de angustia ante la contingencia de dejar de ser, comprender la constante probabilidad de extraviarse, la necesidad de hacer amigos entre nuestros con seres, la contingencia de que sean enemigos, y estar alerta a lo genuino y a lo espurreo, a la verdad y al error.
Frente a las enfermedades que genera la miseria, frente a la tristeza, la angustia y el infortunio social de los pueblos, los microbios, como causas de enfermedad, son unas pobres causas.
Filmación. Angustia de no dejar escapar nada de lo que sólo entreveo, de lo que tal vez aún no veo y que no podré ver sino más tarde.
La angustia religiosa es, por una parte, la expresión de la angustia real y, por la otra, la protesta contra la angustia real
La angustia religiosa es, por una parte, la expresión de la angustia real y, por la otra, la protesta contra la angustia real.
La calidad distintiva de la angustia humana surge del hecho de que el hombre es un animal de valoración, que interpreta su vida y el mundo en términos de símbolos y significados
Inexplicable angustia, hondo dolor del alma, recuerdo que no muere, deseo que no acaba
Inexplicable angustia, hondo dolor del alma, recuerdo que no muere, deseo que no acaba.
El dolor es el grito de angustia y el grito de auxilio de la naturaleza amenazada. Esto se aplica, lo mismo que al organismo físico, también al organismo moral, y lo que para los médicos es la patología del organismo humano, es la patología del sentimiento del derecho para el jurista y el filósofo del derecho.
Dios libra de la angustia al justo, y en su lugar pone al malvado.
El que guarda su boca y su lengua, su alma guarda de las angustias.
El hombre moderno es un árbol desarraigado. Su angustia le viene de que le duelen las raíces.
Si los males no pueden evitarse, es de sabios reducir el intervalo de espera, estar conscientes, nada más, de cuáles serán los sufrimientos que pueden alcanzarnos si intentamos emprender el vuelo, y sufrir únicamente su daño real sin los conflictos anticipados de la duda y la angustia.
Se ha dicho hartas veces que el negocio es el dinero de los demás. De igual modo podría afirmarse que el poder y la felicidad son el infortunio y la angustia del prójimo
Desgraciado todo aquel que se angustia por el porvenir.
La angustia es el precio de ser uno mismo
Te convido a creerme cuando digo futuro, si no crees en mis ojos, cree en la angustia de un grito, cree en la tierra, cree en la lluvia, cree en la savia
Al luchar contra la angustia uno nunca produce serenidad, la lucha contra la angustia sólo produce nuevas formas de angustia.
La angustia es el vértigo de la libertad.
La angustia es el vértigo de la libertad.
El verdadero hombre sonríe ante los problemas, recoge la fuerza de la angustia y crece con la reflexión
El verdadero hombre sonrí­e ante los problemas, recoge la fuerza de la angustia y crece con la reflexión.
No hay hombre en el mundo sin tribulación o angustia, aunque sea rey o papa
A menudo siento el mismo sentimiento, no sólo en lo financiero, sino en mi arte y mi vida en general. ¿Pero crees que es algo excepcional? ¿No crees que todo hombre con un poco de espíritu y energía tiene esos momentos? Momentos de melancolía, de angustia, en mayor o menor medida y creo que son momentos de toda persona consciente. Parece que algunas personas no tienen conciencia de sí mismos
Una novela es el escape de una angustia por la válvula de la fantasía
El miedo a la muerte y a morir es idéntico a la inconsciente angustia de orgasmo, y el supuesto instinto de muerte, el anhelo por la disolución, la nada, es un anhelo inconsciente de alivio orgástico de la tensión
No se puede hablar de la angustia a un niño.
No deja de sentirse en el alma turbada tu benigna influencia, y tal vez en la entraña marmórea de la tierra, donde sufren tormento espíritus que lloran gracia y bondad perdidas, tus murmullos apagan su angustia ya los tuyos mezclan sus dulces cantos.
Amar es prolongar el breve instante de angustia, de ansiedad y de tormento en que, mientras espero, te presiento en la sombra suspenso y delirante.
Amar es una angustia, una pregunta, una suspensa y luminosa duda, es un querer saber todo lo tuyo y a la vez un temor de al fin saberlo.
Amar es una angustia, una pregunta.
Y, más que por el goce y el delirio, amarte por la angustia y por la duda.
search