▷ Las mejores Frases de Amor - FrasesWiki.com

    Encontramos 86 frases sobre Amor

    El éxito que tuve en el match contra Capablanca se debe, ante todo, a mi superioridad psicológica. Capablanca jugaba confiando casi exclusivamente en su extraordinario talento intuitivo. En general, hay que conocer bien al adversario antes de empezar a jugar. Así, la partida se convierte en el medidor del individualismo y del amor propio, que juega un papel enorme en el resultado del juego
    La zona más rica de nuestras almas, desde luego la más extensa, es aquella que suele estar vedada al conocimiento por nuestro amor propio.
    El egoísmo no es el amor propio, sino una pasión desordenada por uno mismo
    Con el amor, el individuo se hace esclavo de la naturaleza en un momento en el que sólo cree obedecer a sus propios deseos.
    Ser todo tuyo...Intimidad divina...No son palabras, ni ficción o juego, sino lucha interior que a sangre y fuego se traba, y sólo con morir termina. O muere el propio amor, o lenta y triste se alarga de por vida la contienda, hasta que el alma a costa suya entienda que a tu exigencia en vano se resiste.
    El amor propio, bien o mal entendido, es el origen de las grandes acciones dignas de elogio o de vituperio.
    La vanidad es el amor propio al descubierto.
    Patriotismo es cuando el amor por tu propio pueblo es lo primero, nacionalismo, cuando el odio por los demás es lo primero.
    El amor es más raro que el genio propio. Y la amistad es más rara que el amor.
    Un humanismo bien ordenado no comienza por sí mismo, sino que coloca el mundo delante de la vida, la vida delante del hombre, el respeto por los demás delante del amor propio.
    Sustituir el amor propio con el amor de los demás, es cambiar un insufrible tirano por un buen amigo.
    Sustituir el amor propio por el amor a los demás es cambiar un tirano insufrible por un buen amigo
    Vuestro espíritu es arrastrado continuamente fuera de sus casillas y, sorprendido en la trampa de las tinieblas, construido con arte grosero por el egoísmo y el amor propio.
    ¿Y si fuera tan sólo el amor hacia nosotros mismos lo que ocultamos tras esta palabra, para causar buena impresión, pues lo que amamos realmente es nuestro propio calor, el latido de nuestro corazón y nuestra manera de envolvernos en la manta?
    Si no perdonas por amor, perdona al menos por egoísmo, por tu propio bienestar
    Todos los amores van hacia el amor propio, como los ríos al océano
    La voluntad es el receptáculo del amor y de los bienes, que son del amor, y el entendimiento es el receptáculo de la sabiduría y de las verdades, que son de la sabiduría. cada hombre es su propio amor y su propia sabiduría, ó lo que es lo mismo, su propio bien y su propia verdad. El hombre, es hombre por virtud de esto, y no por otra cosa alguna, porque nada en él aparte de esto es hombre.
    Se sufre de dos clases de celos: los del amor y los del amor propio.
    El amigo interesado mira a su amor propio, el verdadero, sólo al bien del amigo.
    Al orgullo no le gusta deber, y al amor propio no le gusta pagar.
    El amor propio es el mayor de los aduladores.
    El amor propio es el peor de los aduladores.
    El amor propio es más ingenioso que el hombre más ingenioso de este mundo.
    En los celos hay más amor propio que amor.
    En los celos hay más amor propio que verdadero amor.
    Los celos son resultado más del amor propio que del verdadero amor.
    Nuestro amor propio sufre con mayor impaciencia la condenación de nuestras aficiones que la de nuestras pasiones.
    Por muchos descubrimientos que hayamos hecho en el país del amor propio, siempre quedarán muchas tierras desconocidas.
    El amor propio es señal de una elevada opinión de uno mismo. Si un hombre tiene amor propio, esto demuestra lo que vale.
    El amor propio es señal de una elevada opinión de uno mismo. Si un hombre tiene este amor propio, esto demuestra lo que él es. -- Nueva York, 24/02/1924.
    Hay amor propio en el amor como hay interés personal en la amistad.
    Evitar el amor propio y el dogmatismo. Una persona que se jacta en voz alta o fanfarronea por la calle de lo fuerte que es nunca merecerá verdadero respeto aún cuando por la fuerza que tenga sea muy capaz en karate o en algún otro arte marcial. Es aún más absurdo escuchar el propio engrandecimiento de uno que no tiene capacidad.
    Al amor propio se le hiere, no se le mata.
    La fiebre de la enfermedad la provoca el cuerpo propio. La del amor, el cuerpo del otro.
    En el naufragio de la borrachera el amor propio es el único sentimiento que consigue mantenerse a flote
    En el naufragio de la embriaguez, puede observarse que lo único que sobrenada es el amor propio.
    Estar celoso es el colmo del egoísmo, es el amor propio en defecto, es la irritación de una falsa vanidad
    Estar celoso es el súmmum del egoísmo, es el amor propio en defecto, es la irritación de una falsa vanidad.
    Ser celoso es el colmo del egoísmo, es el amor propio en defecto, es la irritación de una falsa vanidad.
    El amor propio y la vanidad nos hacen creer que nuestros vicios son virtudes, y nuestras virtudes, vicios.
    El amor es, sobre todo, un regalo propio.
    El amor propio hace más libertinos que el amor.
    El amor no puede salvarte de tu propio destino
    ¡Qué ciego es el amor propio!
    Otro aspecto del amor en los seres de conocimiento profundo, es el de su proyección en el tiempo. La animalidad se sacia demasiado pronto, al espíritu toca vencer esa propensión de nuestra bestia, porque es rebajarse ante sí propio descender de la categoría casi divina en que el amor nos coloca.
    Realmente nunca disfruté el sexo hasta hace dos años. Fue una apropiada relación monógama en la que me sentí lo suficientemente libre para confiar, y tuve el suficiente amor propio
    El hombre es un mecanismo al que da cuerda cada día el amor propio
    Adondequiera que vayas y con quienquiera que te encuentres, allí hallarás a tu propio amor esperándote.
    La rapidez con que se improvisa una concurrencia en redor de un asesinado, robado o derribado, evidencia el esfuerzo de amor propio con que la población quisiera demostrarse superior en ligereza de piernas a la víctima.
    En esa calle de Buenos Aires los árboles crecían inclinados, tanto por el día como por la noche. Qué inútil humillación, era de noche, no había sol ¿Por qué inclinarse? ¿Habían olvidado esos árboles toda dignidad y amor propio?
    A cierta edad, un poco por amor propio, otro poco por picardía, las cosas que más deseamos son las que fingimos no desear.
    El amor propio ofendido es el más seguro antídoto del amor.
    Para ganar hace falta talento e instinto, pero también una especie de amor propio con el que uno nace o no.
    El amor no es repetición. Cada acto de amor es un ciclo en sí mismo, una órbita cerrada en su propio ritual. Es, cómo podría explicarte, un puño de vida.
    El amor propio es el más peligroso de los consejeros
    El más peligroso de nuestros consejeros, es el amor propio
    Lo que sólo se debe a la violencia ¿puede acaso halagar el amor propio?
    Nunca podrás vengarte de tu enemigo, porque el mayor que tienes eres tú mismo, pues es notorio que la venganza es hija del amor propio.
    La timidez es la desconfianza del amor propio, que deseando agradar teme no conseguirlo
    Siempre se es engañado fácilmente por lo que se ama, y el amor propio nos inclina a engañarnos a nosotros mismos.
    Es sabido que la emoción del amor está ligada al estado de ánimo conocido como la fe, y esto se debe que el amor se aproxima mucho a traducir los impulsos de pensamiento propios en su equivalente espiritual
    Hablo tanto de amor como de paz, de revolución y vida, de la felicidad, del destino, de la esperanza y la desesperación. Quiero que todo lo que es propio del hombre lo sea de mi poesía. Quiero que el que me lea pueda encontrar, en mí o en nosotros, la expresión de todos sus sentimientos.
    Cuando el razonamiento sano y el amor tanto el propio como que se siente hacia los demás se ponga arriba en la vida, el hombre se hará el verdadero creador de su propia existencia.
    El amor a uno mismo, a la propia vida, al propio destino, a nuestros instintos y pasiones e incluso a nuestros propios errores como formas para conocernos, es lo que se denomina egoísmo.
    La existencia del superhombre comienza y concluye en el amor a nuestro destino, aceptación de uno mismo, convertido este destino en libertad por aceptación del propio destino.
    Aprende a amar la soledad, pero acepta siempre con gusto las interrupciones. El amor a la soledad es propio de todas las vidas triunfadoras
    El único amor consecuente, fiel, comprensivo, que todo lo perdona, que nunca nos defrauda, y que nos acompaña hasta la muerte es el amor propio.
    El amor propio es la fuente de todos los otros amores.
    ¿Qué es la poesía? El amor que descubre su propio ritmo.
    Es propio del amor si es verdadero, compendiar en un ser el mundo entero.
    La desigualdad se sustenta con la ausencia de espíritu y amor propio
    El amor propio es más arrogante que ciego: no nos oculta nuestros defectos, nos convence de que escapan a los ojos de los demás
    Hay algo peor que la muerte, peor que el sufrimiento...Y es cuando uno pierde el amor propio.
    Aquella conversación me estaba interesando cada vez más. Yo era igual de depravado que los demás jóvenes de mi edad, y el carácter abyecto de mi propósito me importaba un ardite ahora que se habían despertado el amor propio y todas las pasiones que se mezclan en este tipo de romances.
    El amor es sacrificio, éste sólo es posible cuando se emerge de sí propio para vivir en el otro.
    El amor es igual que un árbol, se inclina por su propio peso, arraiga profundamente en todo nuestro ser y a veces sigue verdeciendo en las minas de un corazón.
    El amor semeja un árbol: se inclina por su propio peso, arraiga profundamente en todo nuestro ser y a veces sigue verdeciendo en las ruinas de un corazón
    No podemos reflexionar a fondo sobre nosotros mismos -cuidando de rectificar las inexactitudes en que incurre el amor propio- sin alcanzar por ese camino a los demás. Un hombre no conoce de los demás hombres, en definitiva, sino lo que ha aprendido a conocer de sí mismo y de sus semejanzas y desemejanzas con los diversos tipos humanos.
    Cuando la naturaleza formo nuestra especie, nos dio unos cuantos instintos, el amor propio para nuestra conservación, la benevolencia para la conservación de los otros, el amor que es común con todas las demás especies y el don inexplicable de combinar mas ideas que todos los demás animales juntos, después de habernos dado así nuestro lote, nos dijo: ahora, arreglaros como podáis.
    El amor propio es el instrumento de nuestra conservación. Se asemeja al mecánico de la reproducción del género humano: es necesario, nos causa placer debemos ocultarlo.
    El amor propio, al igual que el mecanismo de reproducción del genero humano, es necesario, nos causa placer y debemos ocultarlo.
    No es el amor lo que hace volverse ciego, sino el amor propio
    Quien camina una legua sin amor, camina amortajado hacia su propio funeral.
    El amor propio es el más grande de todos los aduladores.
    Cuando amamos, el amor es demasiado grande para caber entero en nosotros, irradia hacia la persona amada, encuentra en ella una superficie que lo detiene, lo obliga a regresar hacia su punto de partida y este rebote de nuestro propio cariño es lo que llamamos los sentimientos del otro y que nos fascina mas que en el viaje de ida, porque no reconocemos que procede de nosotros.
    search