Las mejores 255 Frases de Amantes - FrasesWiki.com

Encontramos 255 frases sobre Amantes

No existe nada más interesante que la conversación de dos amantes que permanecen callados.
[El Rey virtuoso] Debe ser de buena inteligencia y comprensión...Y tener buena memoria, debe estar dotado de mucha perspicacia y sagacidad...Debe ser amante de la enseñanza y la instrucción...Debe amar la sinceridad y la verdad y a los que la aman...Amar la justicia...Y debe ser recto y dócil.
Recuerden... Que los verdaderos derechos se deben conquistar, que es necesario vencer los conservadores, rutinarios retrógrados, los temerosos de lo nuevo, los amantes del pasado, que es necesario vencer el temor de los políticos que ven con recelo esa incógnita que encierra el voto femenino (y tal vez sea éste el mayor obstáculo).
El adjetivo debe ser la amante del sustantivo y no la mujer legítima. Entre palabras van bien ligámenes pasajeros y no matrimonios eternos. De esto se desprende si un escritor es original.
Pero llegaste tú. Con tu mirada, descarada y valiente, hiciste inútil toda la autoridad de mi corona. Tú, más fuerte o más débil que los otros, mereciste el indulto y mereciste ser el capricho de tu reina, y siempre, mientras que yo no ordene lo contrario, deberás ser mi amante.
Te permito cualquier desliz absurdo, la humillación, los morbos, las manías, que te gusten las chicas del anuncio de medias, o que quieras ser mi amante después de haber dejado de quererme. Yo lo soportaría todo, excepto la ingratitud que nace del olvido.
En los comienzos de un amor, los amantes hablan del porvenir, en su declive, hablan del pasado
En los inicios de un amor los amantes hablan del futuro, en sus postrimerías, del pasado.
En los inicios de un amor los amantes hablan del futuro, en sus postrimerí­as, del pasado.
¿Por qué llorás, banquerito? venid, dime la verdad, ¿Será el Perú, será Cuba, la causa de tu penar, los amantes de tu esposa, tu precoz senilidad?
La amante que te concede su cuerpo y no su corazón, te regala rosas sin espinas
Las obras maestras del arte tienen a los ricos por esposos, pero a los pobres por amantes.
La literatura es mi esposa legítima y la medicina mi amante. Cuando me canso de una, paso la noche con la otra.
Callad, amantes, y ocupad el labio con el beso. No pronunciéis palabras vanas mientras se busca vuestro corazón en otro pecho, jadeante y pobre como el vuestro, ya al filo de la aurora
Quiero aprovechar, como amante de la Fórmula 1, para felicitar al corredor alemán Michael Schumacher por su triunfo en el Gran Premio de San Marino. Da gusto ver en lo más alto del podium a personas ni fatuas, ni engreídas, ni desagradecidas. Espero que continúe la racha.
En la vida de toda persona aparecen una y otra vez, bajo las figuras más diversas, los tipos que le corresponden: el padre, la madre, el amigo, el traidor, la amiga, la amante.
En toda relación erótica, los amantes intuyen siempre la verdad, y sin embargo se empecinan en creerse todas las mentiras.
Lo mejor que dos amantes pueden llegar a ser el uno para el otro con el paso del tiempo: sucedáneos de sus sueños o símbolos de sus anhelos.
Ni te imaginas cuanta gente te rodea cuando crees estar solo con la mujer a la que amas. Les acompañan muchos hombres de los que no sabes nada, sus amantes pasados, y muchos de los que ni siquiera ella sabe nada, sus amantes futuros.
Ni te imaginas cuanta gente te rodea cuando crees estar solo con la mujer a la que amas. Os acompañan muchos hombres de los que no sabes nada, sus amantes pasados, y muchos de los que ni siquiera ella sabe nada, sus amantes futuros.
Cuando un amante trata de crueldad la esquivez de su amada o el gusto de ella en hacerle sufrir, esto no es verdaderamente una hipérbole
Los pensamientos mas bellos, si no los escribimos, son irrecuperables, y de las amantes, si no las desposamos, procuramos huir alguna vez.
Una vez satisfecha su pasión, todo amante experimenta una especie de desengaño, porque advierte que ha sido víctima de los engaños de la voluntad de la especie.
Animados por la música flamenca, reíamos, bebíamos, salíamos. Yo era su chica, y él mi hombre, así de sencillo. Éramos buenos amigos, además de buenos amantes, y no nos exigíamos demasiado el uno al otro.
El verdadero amante ansía la tribulación como el rebelde anhela el perdón y el pecador la misericordia.
... son realmente Anticristos aquellos que persiguen a los hombres de bien y amantes de la justicia, simplemente por que disienten de ellos y no defienden los mismos dogmas de fe que ellos.
Quiero ser tu amante, muchacha, no quiero ser tu dueño. No digas que no te avisé cuando tu tren se pierda.
Tuvimos una pelea, como a veces les pasa a los amantes y pensar en cómo se fue aquella noche todavía me da escalofríos. Y aunque nuestra separación me llegó hasta el corazón, aún vive en mi interior como si nunca hubiésemos estado separados.
El conquistador es siempre un amante de la paz, preferiría sin duda someter nuestro país sin tener que combatir.
Amantes viejos, sobran las palabras para entendernos. Todo lo hemos dicho y hasta nuestro silencio es un dulce silencio repetido.
El amor tiene la virtud de desnudar no a los dos amantes uno frente al otro, sino a cada uno delante de sí.
La política hace extraños amantes.
Era tu amante, pero eso podías tú, Paula, negarlo. Hete aquí que es tu marido: ¿acaso, Paula, puedes negarlo?.
Amantes del mundo: a veces es más hermoso recordar que vivir
Tuve un amante que ensalzó mis caderas y mi forma de amar intensa y silenciosa....
El amor no es ciego como reza el refrán, lo que ocurre es que los amantes inventan lo que no es y ven lo que no existe.
No podemos temer nunca cuando tenemos una madre poderosa y amante que vela por nosotros
Las personas de mejores maneras son amantes absurdos.
Las personas de mejores maneras son amantes absurdos.
Peor que la acción mala es el ser-malo. Es peor que un mentiroso diga la verdad que mienta un amante de la verdad.
Florencia es una ciudad para las parejas casadas, Venecia, para los amantes, Turín, para los cónyuges adultos que ya no tiene nada que decir.
Es un departamento pequeño, apenas tengo lugar donde dejar mi sombrero y un puñado de amantes.
Lastime a un amante y encontrará un enemigo.
Aunque los amantes se pierdan el amor no.
Yo no escribo para el orgulloso aparte de la luna que está bramando en estas páginas de rocío marino ni para los muertos imponentes con sus ruiseñores y salmos sino para los amantes, cuyos brazos rodean las penas de todos los tiempos, quienes no me pagan con alabanzas ni monedas ni prestan atención a mi oficio o arte.
Aunque los amantes se pierdan el amor no.
La muerte de una mujer hermosa es pues incuestionablemente el tema más poético del mundo, e igualmente está fuera de duda que los labios más adecuados para ese tema son los del amante en duelo.
La enfermedad que obliga a pasar más horas en la cama es una amante bonita
¿Y qué será, Nathalie, de nosotros? Tú en mi memoria, yo en la tuya como esos pobres amantes que mientras se buscaban de una ciudad a otra, llegaron a morir.
El amor genuino aumenta la capacidad de amar y de dar a los demás. El verdadero amante, en su amor a una persona especifica, ama a todo el mundo
Llevamos siempre una máscara cada vez diferente, que cambia en cada papel que nos asigna la vida, la del profesor, del amante, del intelectual, del mundo engañado, del héroe, del hermano afectuoso.
Madre, amante, esposa, toda mujer es influencia.
La poesía no quiere adeptos, quiere amantes.
Que es amor dulce materia para no sentir las horas que por los amantes vuelan.
Las palabras siempre se las lleva el viento... Pero yo las necesito, somos dos viejos amantes.
Las esposas son nuestras amantes en la juventud, nuestras compañeras en la edad madura y nuestras enfermeras en la vejez.
Cuanto más se ama a un amante, más cerca se está de odiarle.
La mayoría de las mujeres no lloran tanto la muerte de sus amantes por haberlos querido como por parecer más dignas de ser amadas.
Lo que hace que los amantes no se aburran nunca de estar juntos es que se pasan el tiempo hablando siempre de sí mismos.
No hablaré de Diego como de mi esposo porque sería ridículo. Diego no ha sido jamás ni será esposo de nadie. Tampoco como de un amante, porque él abarca mucho más allá de las limitaciones sexuales, y si hablara de él como de mi hijo, no haría sino describir o pintar mi propia emoción, casi mi autorretrato y no el de Diego.
En la mujer, verdaderamente mujer, no hay nada que no esté en relación con su marido, con su hijo o con su amante.
Los que mas han amado hasta ahora al ser humano le han hecho siempre el máximo daño: han exigido de él lo imposible, como todos los amantes.
¡Ay, qué amante es la rosa y qué amada la espina!
Triste amor es aquel en que los amantes se acuestan por primera vez en la tumba.
No hay distancia que pueda mantener a los amantes separados mucho tiempo
El amante más dispuesto a arrostrar los peligros, es el preferido siempre. En el paseo, en la iglesia, en el teatro, las españolas hablan con los ojos a quien quieren, poseen este seductor lenguaje a la perfección.
Las palabras más ricas, menguante aurirrosado de la luna, se me van por el lago, verticales, en una temblorosa exaltación, a colgarse de ti. Que los poetas -que todo lo sueñan- y los amantes -que lo tienen todo- son aquí tus mendigos humillados.
Dos tiernísimos amantes que se unen en matrimonio, rara vez se encuentran, al cabo de muy pocos días, aquella plenitud de felicidad que su fantasía les prometía, porque son muy pocos los tiernísimos amantes que sepan o puedan descubrir en el alma de su amado aquella variedad que es imposible hallar en su cuerpo
Puede haber cierta magia cuando escribo, pero el resto del día soy nada más que un amante del jazz como hay millones por ahí.
La expresión libreros anticuarios me asusta un poco. Porque asocio antiguo a caro. Digamos que soy una escritora pobre amante de los libros antiguos y que los que deseo son imposibles de encontrar aquí salvo en ediciones raras y carísimas, o bien en ejemplares de segunda mano en Barnes & Noble que, además de mugrientos, suelen estar llenos de anotaciones escolares.
Dos amantes sensuales no son dos amigos, son más bien dos enemigos, estrechamente vinculados entre sí.
Dos amantes sensuales no son dos amigos, son más bien dos enemigos, estrechamente vinculados entre sí­.
Estudia, aprende, pero guarda un poco de ingenuidad. Tiene que estar dentro de ti, como el deseo de beber del borracho o el amor en el amante
Una mujer hermosa, pero pobre, encuentra más amantes que pretendientes.
Hay cuatro tipos de personas en el mundo: los amantes, los ambiciosos, los observadores y los tontos. Éstos son los más felices.
Cuando un hombre pega a su amante inflinge una herida, cuando pega a su esposa es un suicidio.
Es más fácil quedar bien como amante que como marido, porque es más fácil ser oportuno e ingenioso de vez en cuando que todos los días.
Es mucho más fácil quedar bien como amante que como marido, porque es mucho más fácil ser gracioso e ingenioso de vez en cuando que todos los días.
Es mucho más fácil quedar bien como amante que como marido, porque es mucho más fácil ser oportuno e ingenioso de vez en cuando que todos los días
No se es amigo de una mujer cuando se puede ser su amante.
¡Qué locura! Los amantes que se han suicidado sobre una cama de hotel, puros de cuerpo y alma, viven siempre. Nada nos ligaba a aquellos dos fríos y duros cuerpos, ya sin nombre, en que la vida se había roto de dolor.
En algunos instantes creí tocar el alma del amante y alcancé a soñar con la posibilidad de una relación más profunda, pero al día siguiente tomaba otro avión y la exaltación se diluía en las nubes.
Porque toda su pasión, toda su ternura estaban dentro de sí misma (...) Creyó tener amante cuando sólo tenía amor.
Soy demasiado amante de mis señores para encargarme de escribir su vida.
Yo te amé, tú me amaste. Vivimos juntos, amándonos, amándonos. Pero la vida separa a aquellos que se aman tiernamente, sin hacer ruido y el mar borra sobre la arena, los pasos de los amantes que se separan.
El medio para deshacerse de un hombre amante de contradecir es callar y escuchar reposadamente.
Cuando un hombre se casa con su amante, crea automaticamente una vacante de empleo.
¡Cielos! –me decía–, ¿Es posible que esos dos seres tan amables y amantes no sean más que dos duendes, acostumbrados a encarnarse en toda suerte de formas para burlar a los mortales? ¿Es posible que no sean más que dos brujas o, cosa más execrable aún, dos vampiros a quienes les está permitido animar los cuerpos odiosos de los ahorcados del valle?
Tom Lefroy: Baila usted con pasión. Jane Austen: Ninguna mujer sensata demostraría pasión si pretendiera atraer a un marido. Tom Lefroy: O resistirse a un amante.
Los amores pasados siempre ofenden a los amantes nuevos, por muy muertos que estén aquellos
Un buen matrimonio sería aquél en que olvidaríamos de día que somos amantes y de noche que somos esposos.
Un buen matromonio sería aquel en que se olvidase, durante el día, ser amantes, y por la noche, ser esposos
Y algunas veces suelo recostar mi cabeza en el hombro de la luna y le hablo de esa amante inoportuna que se llama soledad.
¿Qué maldición separa a los amantes que no se han olvidado?
La tomaba como a un juguete, un juguete o un cerrado capullo de rosa que él hacía abrirse en cada noche de placer. Doña Flor iba perdiendo la timidez, entregándose a esa fiesta lasciva con creciente violencia, transformándose en amante impulsiva y audaz.
Bien saben los amantes que hay caricias que son no una simple caricia sino una posesión.
Y los amantes saben, que sin querer siquiera hay un amor que crece como una enredadera.
Y para los amantes su amor desesperado podrá ser un delito... pero nunca un pecado.
Y para los amantes su amor desesperado podrá ser un delito... Pero nunca un pecado.
Serena la luna alumbra en el cielo, domina en el suelo profunda quietud, ni voces se escuchan, ni ronco ladrido, ni tierno quejido de amante laúd.
Cada día me interesa menos ser juez de las cosas y voy prefiriendo ser su amante
El amor, a quien pintan ciego, es vidente y perspicaz porque el amante ve cosas que el indiferente no ve y por eso ama.
Se ve que no conoces a las mujeres, son capaces de todo, de lo mejor y de lo peor si les da por ahí, son muy señoras de despreciar una corona a cambio de ir al río a lavarle la túnica al amante o de arrasarlo todo y a todos para sentarse en un trono.
Y si fueras mi esposa, yo sería tu amante, porque la Iglesia está firmemente en contra del divorcio.
La gente común de Alemania es amante de la paz —proclamó Rutherford—. El Diablo ha puesto a Hitler, su representante, en control. Este hombre está perturbado mentalmente, es cruel, malicioso, despiadado. Persigue cruelmente a los judíos por cuanto en un tiempo estuvieron en pacto con Jehová y portaron el nombre de Jehová, y porque Cristo Jesús fue judío.
La tarea más laboriosa de los amantes no consiste en hacer el amor, sino en deshacerlo
Dulce es el tierno canto del ruiseñor amante, que en la tranquila noche resuena sin cesar.
Así, cuando yo muera, he de ser a tu lado una pequeña llama de dulzura infinita para tus largas noches de amante desolado.
Hoy, y no más tarde. Antes que anochezca y se vuelva mustia la corola fresca. Hoy, y no mañana. Oh amante, ¿no ves que la enredadera crecerá ciprés?
Tu beso fue en mis labios de un dulzor refrescante. Sensación de agua viva y moras negras me dio tu boca amante.
Al que amante me sigue, dejo ingrata,
Al que ingrato me deja, busco amante,
Quiero la fe de todos los amantes en este solo amor, ver contenida: tumulto de horizontes trashumantes y luego, claridad de agua dormida.
Si amas sin despertar amor, esto es, si tu amor, en cuanto amor, no produce amor recíproco, si mediante una exteriorización vital como hombre amante no te conviertes en hombre amado, tu amor es impotente, una desgracia
Yo soy un hombre tolerante y siento el mayor respeto por mis hermanos musulmanes, que suelen ser muy trabajadores, amantes de su familia y de la paz, personas que suscriben los mismos valores que usted y yo encarecemos. Pero entre los buenos, existe una siniestra minoría movida por el odio y consagrada a la destrucción.
Que amante y loca una noche yo la pudiera abrazar y mañana sea de piedra imposible de ablandar.
Dos amantes se enamoran con frecuencia por cualidades que no tienen, y se separan por defectos que tampoco tienen.
Los árboles inciensan, refrescan, se derraman e inundando desperezan las plumas de los pájaros y sacuden las alfombras desde las ventanas, cepillan con rocío el esfuerzo, mientras los jóvenes amantes ejecutan sus pequeñas resurrecciones.
Los niños muestran sus cicatrices como medallas. Los amantes las usan como secretos que revelar. Una cicatriz es lo que sucede cuando la palabra se hace carne
En la primera pasión la mujer ama a su amante, en las otras todo lo que ama es al amor.
Dormida el alma aún reconoce el lazo del amante, y llorando sentimientos, a inciertas luces abre ojos atentos.
El mar es un olvido, una canción, un labio, el mar es un amante, fiel respuesta al deseo.
En cada uno de nosotros hay un artista, un amante y un guerrero.
La libertad es incompatible con el amor. Un amante es siempre un esclavo.
No hay conversación más tediosa que la de un amante que no desea ni se queja de nada.
Partamos tal como somos: una amante libre y su poeta.
Soy muy amante de que todas las ciencias se sepan por principios y nadie pueda tener conocimiento de aquellas sin estar instruidos en éstos.
La música es un amante dócil y obediente que se somete a todos los caprichos, como la odalisca que para complacer a su señor le ciñe el cuello con el collar divino de sus brazos, o guarda reposa en actitud discreta refrescando la atmósfera con su abanico.
Todos los colores son los amigos de sus vecinos y los amantes de sus opuestos.
El enamorado celoso soporta mejor la enfermedad de su amante que su libertad.
Bebamos seis copas por Levia, siete por Justina, cinco por Licas, cuatro por Lide, y tres por Ida. Todas mis amantes cuéntense por el falerno servido, y como no viene ninguna, ven tú a mí, blando sueño
Era tu amante, pero eso podías tú, Paula, negarlo. Hete aquí que es tu marido: ¿acaso, Paula, puedes negarlo?
Era tu amante: al menos eso tú podías, Paula, negarlo, hete aquí que es tu marido: ¿Podrás negarlo aún?
No es el sexo lo que nos da placer, sino el amante.
A los quince años tenía el rostro del placer y no conocía el placer (El amante).
Era demasiado tarde para reencontrarnos. Lo comprendimos desde la primera mirada. Ya no había nada que reencontrar (El amante).
La historia de mi vida no existe. Eso no existe. Nunca hay centro. Ni camino, ni línea. Hay vastos pasajes donde se insinúa que alguien hubo, no es cierto, no hubo nadie. (El amante).
Le había pedido que lo hiciera otra vez y otra. Que me lo hiciera. Lo había hecho. Lo había hecho en la untuosidad de la sangre. Y, en efecto, había sido hasta morir. Y ha sido para morirse (El amante).
Los besos en el cuerpo hacen llorar. Diríase que consuelan (El amante).
Los chinos, incluso los no muy ricos, tienen amantes. Las esposas lo saben. Así están tranquilas: cuando tienen mujeres afuera siempre vuelven a casa
No estaba enferma de su locura, la vivía como la salud (El amante).
Nuestro amor podía llevarnos a la cárcel (El amante).
Nunca he escrito, creyendo hacerlo, nunca he amado, creyendo amar, nunca he hecho nada salvo esperar delante de la puerta cerrada (El amante).
Para ella, la niña, esta cita de reencuentro, en ese lugar de la ciudad, había quedado siempre como el del inicio de su historia, aquél por el cual se había convertido en los amantes de los libros que había escrito
Podría engañarme, creer que soy hermosa como las mujeres hermosas, como las mujeres miradas, porque realmente me miran mucho. Pero sé que no es cuestión de belleza sino de otra cosa, sí, de otra cosa, por ejemplo, de carácter (El amante).
Los amores más duraderos son aquellos en que uno de los dos amantes es extraordinariamente celoso.
El hombre tiene que estimular el ánimo y el espíritu de la mujer para hacer el sexo interesante. El verdadero amante es el hombre que la emociona al tocarle la cabeza, sonreír o mirarla a los ojos.
Los maridos no son nunca amantes tan maravillosos como cuando están traicionando a su mujer.
Los maridos son estupendos como amantes cuando engañan a sus mujeres
Eres muy atractiva, pero el escudo que llevas me hace pensar que disponga de una mujer muy rica, o la amante de un hombre muy rico.
...creedme, aprovechad vuestra libertad para pasarlo bien, que eso vale mucho más que un solo amante...
Es casi siempre por un amor excesivo..., casi siempre por ceder demasiado pronto, por lo que perdemos el afecto de nuestros amantes...
Hay muchísimas mujeres que piensan que con tal de no llegar hasta el fin con un amante, pueden al menos permitirse, sin ofender a su esposo, un cierto comercio de galantería, y a menudo esta forma de ver las cosas tiene consecuencias más peligrosas que si su caída hubiera sido completa.
Lo que hace celoso al amante no es el afecto que siente por ella sino el miedo a la humillación pública si su querida cambiara de sentimientos hacia él.
No es un amante lo que la mujer quiere en el esposo, sino una persona que la trate bien, y con ello hay bastante.
No hay amante en el mundo que no prefiera ver muerta a su querida, a que le sea infiel.
Queréis un heredero, ahí lo tenéis, es la educación la que crea el sentimiento filial, este sentimiento no es natural. ¿Creéis acaso que este hijo del amante, acostumbrado a veros, a llamaros, a quereros como padre no os amará tanto, y aun es posible que más, que si ciertamente fuera vuestro propio hijo?
¿Acaso pensáis que deseo una esposa para tener una amante legítima?
Amo a los militares. Los he amado siempre y prefiero ser la amante de un oficial pobre que de un banquero rico.
Ese hombre ha sido uno de mis más asiduos y generosos amantes temporales
Si un hombre es mi amante, lo natural es que pague por los servicios prestados, ¿no cree usted?
La determinación de sí mismo sigue siendo dependiente del otro: es simultáneamente determinación por el otro y pasión: el amante se deja determinar por su amor.
Me convierto en las estrellas y en la Luna, en el amante y el amado, en el cantante y la canción. Bailo la danza de la Creación. El Creador y la Creación se unen en la plenitud. Y yo sigo danzando, danzando, danzando hasta que...solo queda la danza
Tal vez a ti y a mí dar larga vida puedo con el cincel o los colores, adunando mi amor y tu semblante. Y mil años después de la partida, se verán tus hechizos vencedores, y cuánta razón tuve en ser tu amante.
Demasiado volumen para un historiador mucho más para el numen de un cantautor, demasiado gigante el Quijote y el Cid para ser yo tú amante Madrid y sin embargo con resignación ya me hago cargo de tu cruel seducción.
Y nunca a los amantes aconsejes / cuando tienen por gloria sus cuidados, / que es como quien predice a los herejes, / en sus vanos errores obstinados.
Aunque bajo la tierra mi amante cuerpo esté, escríbeme a la tierra, que yo te escribiré
Los amantes no se tocan, se presienten.
Amantes y envidiosos de la libertad humana, y considerándola como la condición absoluta de todo lo que adoramos y respetamos en la humanidad, doy vuelta la frase de Voltaire y digo: si dios existiese realmente, habría que hacerlo desaparecer
Las mujeres no buscan hombres hermosos. Las mujeres buscan hombres que han tenido mujeres hermosas. Por eso, tener una amante fea, es un error fatal
Un amante apasionado ama hasta los defectos de la persona a quien ama.
— ¡Oh, vamos! —susurraron entre ellas—. Sigue siendo tan amante del amor como siempre...Ése parece ser su gran defecto. Se va a meter en líos.
Nadie conoce a nadie lo suficiente como para convertirlo en un personaje, ni siquiera a la persona con la que vives durante muchos años: esposo, amante, esposa, tus propios hijos... hay cosas acerca de ellos que nunca llegas a saber y hay cosas en ti que ellos nunca llegan a vislumbrar. Es imposible conocer a alguien por completo para reproducirlo como personaje.
La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes.
Es de noche, sólo ahora despiertan todas las canciones de los amantes.
Los que más han amado al hombre le han hecho siempre el máximo daño. Han exigido de él lo imposible, como todos los amantes.
Los que mas han amado hasta ahora al ser humano le han hecho siempre el máximo daño: han exigido de él lo imposible, como todos los amantes.
Una mujer sensible debería ser guiada por su cabeza cuando busque un marido y por su corazón cuando busque un amante.
El hombre y la mujer han nacido para amarse, pero no para vivir juntos. Los amantes célebres de la historia vivieron siempre separados.
Si los amantes del vino y del amor van al infierno... vacío debe estar el paraíso
Que los hombres amantes de la paz se consagren a la cruzada impostergable de convencer a los gobernantes de Centroamérica de la necesidad de disolver los ejércitos.
El cultivo de los amantes hace renacer el amor
Todo amante es un soldado en guerra.
Voy pisando cadáveres de amantes y viejas tumbas llenas de pasado, cubierto con cabello horripilante del gran sepulcro universal tragado.
En la casa de mi madre todo invitaba al amor. Era un paraíso del amor. Amor se respiraba y amor se bebía, la belleza de las dos mujeres, sus amantes, los perfumes, los cantos, la música, los bailes..., y hasta la grotesca y dramática huida de los invitados me parecía voluptuosa y apasionada.
En amor todo ha terminado desde el día en que uno de los dos amantes piensa que sería posible una ruptura
En el amor todo ha terminado cuando uno de los amantes piensa que sería posible una ruptura.
Encantadora mía, ten dulzura, dulzura... Calma un poco, oh fogosa, tu fiebre pasional, la amante, a veces, debe tener una hora pura y amarnos con un suave cariño fraternal.
El silencio es retórica de amantes.
¿En qué momento llegan a adquirir dos amantes la más completa posesión de sí mismos, sino en aquel en que se proclaman perdidos el uno en el otro?
¡Bribón y bribona! ¡Os entendéis para burlaros de mí! Sed amigos, sed amantes, sed lo que os plazca (...) pero, pardiez... ¡esposos!
Amantes, dementes.
Amantes, dementes.
La arena del desierto es para el viajero fatigado lo mismo que la conversación incesante para el amante del silencio.
El hombre en su esencia no debe ser esclavo, ni de sí mismo, ni de los otros, sino un amante. Su único fin está en el amor.
Esclavo y señor de la naturaleza es el artista, porque es su amante
Es que el amor abre el entendimiento, revela lo invisible, y el seudo amante ignora que ante el amor la muerte es pequeña y transitoria.
Venturoso o no, el amor auténtico se oculta, el pudor es la mitad de su poesía. Un amante es un iniciado, no elevará en el arroyo el ara ni el altar. No expondrá al escándalo las embriagueces de su victoria, ni la liquidación de sus desastres. Quizá sucumba en un rincón, mas no representará gratis, ante la tribu reunida, una escena vulgar de quinto acto.
El arte es una amante celosa.
Saben bien los amantes instruidos que quiere decir sí tres no seguidos.
Donde rompen los amantes para siempre queda el monumento de su despedida. Lo volverán a ver intacto y marmóreo cuantas veces pasen por este sitio.
Soy aquel amante que nunca se muestra, muda en cada instante mi sombra siniestra.
Extraña amante, sólo me queda contemplar tu rostro (que es el mío) porque tú y yo somos un río que recorre un páramo incesante, circular e infinito: un solo grito.
Fui amante de un maniquí de corazón usurero, me cuentan que el que yo fui perdía llegando primero
¡Quién me diera, flor divina, ser la gota peregrina del ligero rocío matinal, que ha vivido un sólo instante acariciada y amante, entre la sonrisa loca de tu boca de coral!
Arranqué un ramo de flores, se lo regalé a mi amante, dijo que no las quería, que estaban mejor antes.
¿No llegará la noche, o quizá algo más hondo, a formarle otro cuerpo, otra privada selva de minúsculos signos, donde pueda, sin tiempo, su alucinante pérdida ser un sitio ya inmóvil entre manos amantes?
Siempre recordaré tu desnudez entre mis manos, tu olor a disfrutada madera de sándalo clavada junto al sol de la mañana, tu risa de muchacha, o de arroyo, o de pájaro, tus manos largas y amantes.
Los amantes no se encuentran finalmente en algún lugar, están dentro el uno del otro todo el tiempo.
El bizkaíno es amante de su familia y de su hogar (...), entre los españoles, el adulterio es frecuente (...) Por último, según la estadística, el noventa y cinco por ciento de los crímenes que se perpetran en bizkaya se deben a mano española, y de cuatro de los cinco restantes son autores bizkaínos españolizados.
En el fondo se trataba de la mirada, no tan paradójica, de un amante de la intimidad que, cuando ha visto invadida su intimidad, no aprueba del todo que el invasor se levante y se vaya, un, dos, tres, así como así.
Los amantes son como el atardecer y el amanecer: hay ese tipo de cosas todos los días pero muy rara vez los ven.
Los celos iracundos de algunas hembras significan, antes que el temor de perder un amante, el recelo de que se cierre un bolsillo
El mundo, día de un año, cuantos amantes se dan la mano sin ver distancias ni cercas, ni mares, ni largos años frente a los prejuicios se ven hermosos y dicen que al fin nunca llegan tarde para que un amor los haga dichosos y así dan cuenta de un buen amor
La cobardía es asunto de los hombres, no de los amantes
Oh melancolía, amante dichosa, siempre me arrebata tu placer
Al final de la entrevista, la mujer más pudorosa acaba tratando al amante que la solicita, mejor de lo que tenía decidido.
Al final de la visita, siempre se acaba por tratar al amante mejor de lo que se quisiera.
Hay que tener un marido prosaico y tomar un amante romántico.
Para un amante ya no hay amigos.
Sólo los enemigos dicen la verdad. Los amigos y los amantes siempre mienten en algún punto.
Las querellas de los amantes renuevan el amor.
Las riñas de los amantes renuevan el amor.
Las riñas de los amantes son la renovación del amor
Las riñas de los amantes renuevan el amor.
El verdadero amante en todas partes ama y siempre se acuerda del amado.
El amante es un monoteísta que sabe que otras personas tienen diferentes dioses de culto, pero no puede imaginar que como él, pueda haber otros dioses.
Un amante sin indiscrecciones no es amante en modo alguno
Un amante sin indiscreciones no es amante.
La fusión de los blancos con negros produce una degradación a la que ningún amante de su país, ningún amante de la excelencia en el carácter humano, puede inocentemente consentir
Ya que la filosofía surge del asombro, un filósofo está obligado a, en su camino, ser un amante de mitos y fábulas poéticas. Poetas y filósofos son equiparables en asombro
El amante prudente no considera tanto las dádivas del amado como su amor
El amante valiente no sucumbe a las tentaciones, ni hace caso de las hipócritas sugerencias del enemigo
El que no está dispuesto a sufrir todo, y a estar a la voluntad del Amado no merece el nombre de amante
Es fuerza que el amante sufra gustoso toda clase de penas y amarguras por su Amado
Las horas más dolorosas de la amante cuando se imagina a su amado con sus hijos en las rodillas mientras su mujer, sonriente, entra y sale con tentadoras bandejas.
La luz es la mano izquierda de la oscuridad, y la oscuridad es la mano derecha de la luz, las dos son una, vida y muerte, juntas como amantes.
Todo el mundo es especial. Todo el mundo. Todo el mundo es un héroe, un amante, un loco, un villano. Todo el mundo. Todo el mundo tiene su historia
El buen amante, como el buen artista, no entiende de tiempos de ejecución, entiende de ejecución. No entiende de minutos, entiende de duración
No hay mejor manera de disfrutar del tiempo que despreocupándose de él. Y no hay mejor manera de ser un buen amante que despreocupándose de serlo
Dios no podría añadir a la felicidad de los amantes otra cosa que la eternidad de su amor.
Si uno se mantiene fiel amante de lo que realmente vale la pena amar, y no un residuo insignificante del amor y las cosas indignas y sin sentido, obtendrá más felicidad y crecerá más fuerte.
¿Sabes lo que hace que desaparezca la cárcel? Cada afecto genuino y profundo. Ser amigo, hermano, amante, es lo que nos libera de la prisión. Sin estos afectos, uno está muerto. Pero cada vez que se reviven estos afectos, la vida renace
Adiós, corazón amante, ya me voy a padecer. Dile al cielo que no muera ay, hasta que te vuelva a ver.
Empiezo a desear un lenguaje parco como el que usan los amantes, palabras rotas, palabras quebradas, como el roce de las pisadas en la acera, palabras de una sílaba como las que usan los niños cuando entran en un cuarto donde su madre está cosiendo y cogen del suelo una hebra de lana blanca, una pluma, o un retal de chintz. Necesito un aullido, un grito.
Hay que saber que no existe país sobre la tierra donde el amor no haya convertido a los amantes en poetas.
Hay que saber que no existe paí­s sobre la tierra donde el amor no haya convertido a los amantes en poetas.
Si quieres seguir siendo por largo tiempo el amante de una mujer, debes intentar ser también en este aspecto su... mano derecha.
El amor proyecta un delicioso espejismo que envuelve tan entera y únicamente a la persona de la que estamos enamorados, que la tontería que comete un hombre al casarse con una cocinera o con la amante de su mejor amigo es en general el único acto poético que cumple en el curso de su existencia.
Entre dos amantes, la prueba de que uno ama demasiado dispensa para siempre, a quien la recibe, de amar lo suficiente.
Entre dos amantes, la prueba de que uno ama demasiado dispensa para siempre, a quien la recibe, de amar lo suficiente.
El amor, como ciego que es, impide a los amantes ver las divertidas tonterías que cometen.
Romeo: ...El amor es un humo que sale del vaho de los suspiros, al disiparse, un fuego que chispea en los ojos de los amantes, al ser sofocado, un mar nutrido por las lágrimas de los amantes, ¿qué más es? Una locura muy sensata, una hiel que ahoga, una dulzura que conserva.
Esposa es una mujer y una escoba, amante, una mujer y una flauta. Desconozco la existencia de un signo que represente el ideal al que nos conducen todas las revistas europeas para mujeres: la fusión de la escoba y la flauta.
search