Las mejores 63 Frases de Alabanza - FrasesWiki.com

Encontramos 63 frases sobre Alabanza

La alabanza es siempre cosa buena, sobre todo en una crisis. " La vieja guardia " (2005), John Scalzi
Autor:" La vieja guardia " (2005) John Scalzi
La alabanza o la condena del hombre es vanidad. " Sombras rojas " (1928), Robert E. Howard
Autor:" Sombras rojas " (1928) Robert E. Howard
Para hacer cosas dignas de alabanza una de las condiciones más necesarias es no temer la censura.
Cuidado, no sea que los velos de la gloria os impidan beber de las aguas cristalinas de esta Fuente viva. Tomad, en este amanecer, el cáliz de salvación en el nombre de Quien hace despuntar el Día, y bebed a plenitud en alabanza de Quien es el Todoglorioso, el Incomparable.
¡Oh gentes del mundo! Construid en todos los países casas de adoración en el nombre de Quien es el Señor de todas las religiones. Hacedlas tan perfectas como sea posible en el mundo del ser, y adornadlas con lo que es digno de ellas, no con imágenes ni efigies. Entonces, celebrad allí, con júbilo y alegría, la alabanza de vuestro Señor, el Más Compasivo.
¡Oh gentes del mundo! Construid en todos los paí­ses casas de adoración en el nombre de Quien es el Señor de todas las religiones. Hacedlas tan perfectas como sea posible en el mundo del ser, y adornadlas con lo que es digno de ellas, no con imágenes ni efigies. Entonces, celebrad allí­, con júbilo y alegrí­a, la alabanza de vuestro Señor, el Más Compasivo.
Alabanza y culpa, ganancia y pérdida, placer y penas vienen y van igual que el viento. Para ser feliz, permanece como un árbol gigante en medio de todo eso.
Hasta que hayas muerto no esperes alabanzas limpias de envidia.
A veces nos declaramos indignos de una alabanza, con la esperanza de provocar una discusión que nos encantaría perder.
Si no puedes apropiarte de las alabanzas recibidas, considéralas adulación.
La alabanza es como una armadura pintada, es agradable y no sirve para nada.
La vida en común bajo la autoridad de la palabra comienza con un acto común al comenzar el dí­a. Toda la comunidad se reúne para la alabanza, la acción de gracias, la lectura de la Escritura y la oración. La tranquilidad profunda de las primeras horas de la mañana no es interrumpida más que por la plegaria y el canto de la comunidad que resuena con más claridad después del silencio nocturno y del amanecer.
Yo no escribo para el orgulloso aparte de la luna que está bramando en estas páginas de rocío marino ni para los muertos imponentes con sus ruiseñores y salmos sino para los amantes, cuyos brazos rodean las penas de todos los tiempos, quienes no me pagan con alabanzas ni monedas ni prestan atención a mi oficio o arte.
El que supera la alabanza, la merece.
Me tienen sin cuidado los odios y las alabanzas de los hombres que pertenecen a la raza de los explotadores. Quiero revelar a los pueblos. Quiero incendiarlos con el fuego de mi corazón
El que habla mal de sí­ mismo, busca directamente la alabanza y actúa como el remero, que da la espalda al lugar a dónde quiere llegar.
El que refuta una alabanza merece ser alabado dos veces.
Hay poca gente lo bastante cuerda que prefiera la censura provechosa a la alabanza traidora.
Hay poca gente sensata que prefiera la censura provechosa a la alabanza traidora.
Rechazar una alabanza es desearla doble.
Rehusar las alabanzas es desear ser alabado dos veces.
La propia alabanza, discípulo, es a manera de una torre elevada, a la cual ha subido un loco presuntuoso, que permanece allí en orgullosa soledad e inadvertido de todos, excepto de él mismo.
La propia alabanza, discí­pulo, es a manera de una torre elevada, a la cual ha subido un loco presuntuoso, que permanece allí­ en orgullosa soledad e inadvertido de todos, excepto de él mismo.
Aunque manida, es una observación certera que los ejemplos tienen más fuerza que los preceptos: y si esto es exacto en lo odioso y censurable, todavía lo es más si nos referimos a lo agradable y digno de alabanza.
A menudo la verdadera alabanza es la recompensa del humilde, mientras que la engañosa es la remuneración del portentoso.
Un montón de epítetos es alabanza pobres: la alabanza está en los hechos, y en la manera de decirle a ellos.
El más dulce de todos los sonidos es la alabanza.
La alabanza es el más dulce de los sonidos.
No puede existir un valor digno de alabanza si no va acompañado por la prudencia. Realmente, todo lo que entre los hombres carece de buen sentido, no puede ser más que maldad e injusticia.
La envidia es una especie de alabanza
Tal vez suceda que una vez cada siglo la alabanza eche a perder a un hombre o lo haga insufrible. Pero es seguro que una vez cada minuto algo digno y generoso muere por falta de elogio.
No creas que, aunque el hombre no existiese, carecería el cielo de espectadores, y dios de alabanzas, mientras velamos, mientras dormimos, millones de criaturas espirituales marchan invisibles por el mundo.
¡Denle gracias, todas Sus maravillosas obras! ¡Canten Su honra, canten Su gloria, bendigan y engrandezcan Su Nombre! ¡La alabanza de Jehová perdura para siempre jamás! ¡Amén, Amén!
¡Ay de quien trabaje esperando la alabanza del mundo! el mundo es un mal pagador y paga siempre con la ingratitud
Las guerras no deberían narrase de manera diferente que los latrocinios, esto es, breve y escuetamente, sin alabanza alguna, antes bien, detestándolas.
Exige de los hombres la obediencia, la lealtad, la decisión y la valoración. Lo político está sujeto por su misma naturaleza a la aprobación y desaprobación, a la aceptación o la repulsa, a la alabanza o la crítica.
(...) Exige de los hombres la obediencia, la lealtad, la decisión y la valoración. Lo polí­tico está sujeto por su misma naturaleza a la aprobación y desaprobación, a la aceptación o la repulsa, a la alabanza o la crí­tica.
Los que hacen sacrificios son muy queridos y admirados, ¿Verdad, tío? -Si el sacrificio es real, sí. Pero muchos de los más valientes no son conocidos nunca y nadie ensalza sus actos. Esto no amengua la belleza del gesto, aunque tal vez lo hace más duro, pues a todos nos placen las alabanzas.
Se ha llegado a decir que la más alta alabanza de Dios está en la negación del ateo, que encuentra la Creación lo bastante perfecta como para poder prescindir de un Creador
(Ella es) la mujer más encumbrada y la joya más noble de la cristiandad después de Cristo... ella es la nobleza, sabiduría y santidad personificadas. Nunca podremos honrarla lo suficiente. Aún cuando ese honor y alabanza debe serle dado en un modo que no falte a Cristo ni a las Escrituras.
Yo puedo vivir dos meses con una buena alabanza
Ella es la mujer más encumbrada y la joya más noble de la cristiandad después de Cristo... ella es la nobleza, sabiduría y santidad personificadas. Nunca podremos honrarla lo suficiente. Aún cuando ese honor y alabanza debe serle dado en un modo que no falte a Cristo ni a las Escrituras
La alabanza tanto es buena cuanto es bueno el que la dice, y tanto es mala cuanto es malo y vicioso el que alaba.
Aunque el engaño sea detestable en otras actividades, su empleo en la guerra es laudable y glorioso, y el que vence a un enemigo por medio del engaño merece tantas alabanzas como el que lo logra por la fuerza
En la más noble lengua la propia alabanza es vil.
En la más noble lengua la propia alabanza es vil.
Me ha ocurrido que cuando la alabanza inglesa absorbía mi personalidad, alejándome de los vínculos espirituales que me ligan a la patria, he abandonado Londres más que de prisa, para ir a España. ¡No, no!, antes que nada, ¡soy español!
La principal perfección del hombre consiste en tener libre arbitrio, que es lo que le hace digno de alabanza o censura
La muerte es la consagración de aquellos cuyo fin merece la alabanza de los mismos que la temen
Se puede apreciar el carácter de un hombre en la forma como recibe la alabanza.
¿Por qué me enfado cuando alguien me critica y me alegro cuando me alaba? Tanto las criticas como las alabanzas son meras palabras vacías, como un eco en una cueva.
¿Por qué me enfado cuando alguien me critica y me alegro cuando me alaba? Tanto las criticas como las alabanzas son meras palabras vací­as, como un eco en una cueva.
Se callan, es bastante alabanza.
Lo cierto es que la alabanza a los escritores antiguos no procede de un respeto a los muertos, sino de la competencia y la envidia mutua que tiene lugar entre los vivos.
Aquellos corazones que anteriormente latían con osadía por la alabanza, ahora sienten que hasta han perdido el pulso.
Como decían los griegos: Muchos saben echar piropos, y muy pocos rendir alabanzas.
Las plegarias no aran, las alabanzas no maduran.
Se baja por la ambición y la sed de alabanza.
Se baja por la ambición y la sed de alabanza.
Ningún escritor joven desea tanto la crítica constructiva como la alabanza.
No me interesa la alabanza o crítica, me basta con seguir mis propios sentimientos.
No me interesa la alabanza o crí­tica, me basta con seguir mis propios sentimientos.
search