Las mejores 12 Frases de Aferrarse - FrasesWiki.com

Encontramos 12 frases sobre Aferrarse

(...) Y las ocasiones se esfumaban tan rápidamente que era necesario aferrarse en seguida a una decisión. Eso le hací­a a uno pensar; porque pensar era algo valioso que lograba resultados... " El señor de las moscas " (1954), William Golding
Autor:" El señor de las moscas " (1954) William Golding
(...) Pero aferrarse a un duelo pertinaz es conducta impí­a y obstinada, dolor poco viril, y muestra voluntad contraria al cielo, ánimo débil, alma impaciente, entendimiento ignorante e inmaduro. " Hamlet " (1601), William Shakespeare
Autor:" Hamlet " (1601) William Shakespeare
Yo creo que la vida misma está hecha de cambio permanente, de movimiento. No tendrí­a ningún sentido aferrarse al statu quo. Sólo los muertos permanecen inmóviles... Más nos vale no sólo aceptar, sino iniciar el cambio a fin de poder evolucionar en el sentido que nos conviene. " No me iré sin decirte adónde voy " (2010), Laurent Gounelle
Autor:" No me iré sin decirte adónde voy " (2010) Laurent Gounelle
Sabí­a que nada en el mundo es permanente, todo cambia, se descompone, muere y se renueva en otra forma; por lo tanto aferrarse a las cosas de este mundo es inútil y causa sufrimiento. " El reino del dragón de oro " (2003), Isabel Allende
Autor:"El reino del dragón de oro" (2003) " El reino del dragón de oro " (2003) Isabel Allende
El cuerpo humano vive porque es un complejo de movimientos, de circulación, respiración y digestión. Resistirse al cambio, tratar de aferrarse a la vida, es, pues, como retener el aliento: si persistes, te matas. " La sabidurí­a de la inseguridad " (1951), Alan Watts
Autor:"La sabidurí­a de la inseguridad" (1951) " La sabidurí­a de la inseguridad " (1951) Alan Watts
Cuando juntos no funciona y separados tampoco, sólo hay una alternativa: ¡Cambiar! (...) La intimidad no es la interrupción de la distancia, sino su superación. La pasión no es la falta de perfección, sino un continuo encaminarse y aferrarse a ella.
Los hombres necesitan hasta tal punto aferrarse a algo que son capaces de plantar las manos sobre una lanza envenenada. " El último hombre " (1826), Mary Shelley
El Cairo está vací­o sin ti, desbordante de tristeza y soledad, como si fuera el desecho de la vida y los vivos. Hay paisajes y vistas, pero nada dicen al amor, ni avivan el corazón; como si las injusticias y los recuerdos del mundo estuvieran enterrados en una intacta sepultura faraónica. No hay un sitio que me prometa consuelo, diversión o alegrí­a. Hace que me sienta a veces asfixiado, a veces prisionero y otras perdido y extraviado, sin ser echado de menos. ¡Qué maravilla! ¿Acaso tu presencia me habí­a proporcionado una esperanza de la que la distancia me ha privado? ¡No! ¡Ay, mi suerte y mi destino! Pero tú eres como el deseo, bajo cuyas alas se encuentra frescor y paz, aunque sea aferrarse a un imposible. ¿Acaso el que mira anhelante la oscuridad del cielo se contenta con saber que la luna llena brilla sobre otro lugar de la tierra? ¡Claro que no! , aunque no supiera cómo poseerla. Yo sólo ambiciono de la vida su esencia y su embriaguez, aunque sea a costa de penosos sufrimientos. Es más, tú participas en aquello que hace latir mi corazón y favorece esa criatura mágica: la memoria.
Aun cuando aquello a lo que te aferras está lleno de espinas, es duro soltarse.
El último momento bueno siempre llega y, cuando se vislumbra la oscuridad avanzando sigilosamente hacia uno, te aferras a aquello que fue brillante y bueno. Te aferras como si tu vida dependiera de ello.
La constante pérdida le hace depender de mí­ como la única cosa segura a que aferrarse, y si estoy fuera un poco más de lo que él calcula, se pone en un estado mental desastroso.
search