Las mejores 103 Frases de Adversidad - FrasesWiki.com

Encontramos 103 frases sobre Adversidad

No lo entendí­an, pero, como tantos otros sucesos desafortunados de la vida, no por no entenderlos dejan de ser ciertos. " Un mal principio " (1999), Daniel Handler
Autor:" Un mal principio " (1999) Daniel Handler
Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder.
Si no existiera el invierno, la primavera no sería placentera, y si no pasamos por la adversidad la prosperidad no sería bienvenida
Ante la adversidad, el compromiso.
Bueno es conocer la adversidad pues nos hace valorar y buscar la armoniosidad.
La prosperidad hace amistades, y la adversidad las prueba.
Los sabios tienen sobre los ignorantes las mismas ventajas que los vivos sobre los muertos, que la sabiduría es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad.
La adversidad es como un fuerte viento que nos arranca todo menos las cosas que no pueden ser arrancadas. En ella nos vemos como realmente somos.
La adversidad es semejante a un vendaval. Y no me refiero sólo a que nos impida ir a lugares a los que de no ser por ella habrí­amos ido. También se lleva de nosotros todo salvo aquello que no se puede arrancar, de modo que cuando ha pasado nos vemos cómo realmente somos, y no cómo nos habrí­a gustado ser.
Quien no ha afrontado la adversidad no conoce su propia fuerza.
Queridos amigos, que ninguna adversidad os paralice. No tengáis miedo al mundo, ni al futuro, ni a vuestra debilidad. El Señor os ha otorgado vivir en este momento de la historia, para que gracias a vuestra fe siga resonando su Nombre en toda la tierra
No hay otra educación como la adversidad.
Nunca se es tan grande como en la adversidad.
No hay otra educación como la adversidad.
En cualquier adversidad de la fortuna, la mayor infelicidad es haber sido feliz.
En cualquier adversidad, lo peor es haber sido feliz.
En toda adversidad de fortuna, el mayor mal es haber sido antes felices.
El afecto es el gran poder que persuade, que atenúa los resentimientos y perdona, es el que atempera los golpes de la adversidad y el que elimina los efectos perniciosos de todas las discordias.
En los momentos serenos acuérdate de temer siempre a la adversidad y en la adversidad acuérdate de tener esperanza siempre en cosas mejores
El éxito nos muestra un lado del mundo, la adversidad nos trae el revés de la pintura.
La dificultad atrae al hombre de carácter, porque es en la adversidad que el verdadero hombre se conoce a sí mismo.
En cuanto a la adversidad, difícilmente la soportarías si no tuvieras un amigo que sufriese por ti más que tu mismo.
En cuanto a la adversidad, difí­cilmente la soportarí­as si no tuvieras un amigo que sufriese por ti más que tu mismo.
Un hombre sin virtud no puede morar mucho tiempo en la adversidad, ni tampoco en la felicidad, pero un hombre virtuoso descansa en la virtud, y el hombre sabio la ambiciona.
Amigo es el que en la prosperidad acude al ser llamado y en la adversidad sin serlo.
Amigos son los que en la prosperidad acuden al ser llamados y en la adversidad sin serlo
No hay hombre más desdichado que el que nunca probó la adversidad.
Rendirse ante la adversidad es mostrarse de su parte.
La cultura es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad.
Los amigos se rodeaban mutuamente los hombros con sus brazos y revelaban cosas de las que ni siquiera hablarí­an con sus propios hermanos. En tales momentos uno cree que esa persona es el mejor amigo que ha tenido jamás, pero luego ambos intervení­s en el mundo real y tenéis un señor o una esposa e hijos. Al mirar atrás y examinar los sentimientos que tení­ais cuando estabais juntos en el cuartel, descubres que han cambiado mucho. La manera de ver el mundo, los ojos con los que miras a los demás...Has evolucionado, tu amigo no es el mismo y tú tampoco. Los amigos realmente fieles, puros y abnegados son los hombres que conocemos en medio de la adversidad.
Siempre que el cristianismo suscita mis dudas, una adversidad dolorosa ocupa el lugar del fasto escéptico y de los armas embriagadores. Me impide respirar. Huele a viejo. Me sofoco.
En la prosperidad es muy fácil encontrar amigos, en la adversidad no hay nada más difícil.
Los golpes de la adversidad son muy amargos, pero nunca son estériles
Es más fácil dar consejos que sufrir con fortaleza la adversidad
(...) Pero lo que me pasó es que ese quebranto de hecho me animó en una forma que nunca me animé. Ese quebranto, esa apertura de mi célula de chica, esa clase de descubrimiento masivo de mi corazón me permitió tener más coraje y ser más brava, y de hecho más inteligente de lo que fui en mi vida pasada.
La adversidad es una consejera excelente.
La prosperidad no existe sin temores ni disgustos, ni la adversidad sin consuelos y esperanzas
La virtud de la prosperidad es la templanza, la de la adversidad es la fortaleza, que en moral es la virtud más heroica.
... la adversidad es la piedra de toque de los caracteres...
En la adversidad de nuestros mejores amigos siempre hallamos algo que no nos desagrada del todo.
En la adversidad de nuestros mejores amigos, encontramos siempre algo que no nos disgusta.
Los más insolentes en la prosperidad son en la adversidad los más débiles y cobardes, doblan la cerviz en faltándoles la autoridad, y se les ve tan abatidos como se les conoció soberbios, en un momento pasan de un extremo a otro.
Los más insolentes en la prosperidad son en la adversidad los más débiles y cobardes.
Los más insolentes en la prosperidad son en la adversidad los más temerosos.
Los más insolentes en la prosperidad son en la adversidad los más débiles y cobardes; doblan la cerviz en faltándoles la autoridad, y se les ve tan abatidos como se les conoció soberbios; en un momento pasan de un extremo a otro.
La verdadera amistad es una planta de lento desarrollo que debe experimentar y resistir los embates de la adversidad antes de tener derecho a esa denominación.
La verdadera amistad es una planta de lento desarrollo y debe experimentar y resistir los embates de la adversidad antes de tener derecho a esa denominación.
La adversidad descubre al alma luces que la prosperidad no llega a percibir.
La adversidad descubre al alma luces que la prosperidad no llega a percibir.
La adversidad es una prueba de principios. Sin ella, un hombre apenas sabe si es honesto o no.
La prosperidad es un gran maestro, la adversidad es mucho más grande. La posesión embota la mente, la adversidad la fortalece.
...un carácter templado para la adversidad, sereno en la lucha y magnánimo en la victoria..., un alma recia para no embotarse en los dardos de las perfidias, un gran espíritu de sacrificio y una alta conciencia del deber.
Acuérdate de conservar un alma igual en la fragosa adversidad
En la adversidad es donde conocemos nuestros recursos para hacer uso de ellos.
Probamos el oro en el fuego, distinguimos a nuestros amigos en la adversidad.
Probamos el oro en el fuego, distinguimos a nuestros amigos en la adversidad.
La vida está diseñada para ser una historia de logros a pesar de la adversidad, porque en ausencia de la adversidad, los logros no podrían existir.
Todas las cosas, aún la adversidad, tienen un propósito en la vida.
En la prosperidad nuestros amigos nos conocen, en la adversidad los conocemos a ellos.
En la prosperidad nuestros amigos nos conocen, en la adversidad nosotros conocemos a nuestros amigos
La amistad, que en sí misma es un lazo sagrado, se hace más sagrada con la adversidad
Presencia de ánimo y valor en la adversidad, valen para conquistar el éxito más que un ejercito.
Ante la adversidad hay dos caminos: crecer o morir.
Los golpes de la adversidad son muy amargos, pero nunca estériles
La adversidad es el primer paso hacia la verdad
Siempre al valor la adversidad se opuso.
El conductor es bueno si ha sufrido la adversidad.
El liderazgo se ve en la derrota y el conductor solo es bueno si ha superado la adversidad. Las operaciones y los cambios se hacen en la victoria, no en la derrota. La adversidad es el momento de observación de las cosas.
Las grandes inversiones deben ser en los momentos de prosperidad. En la adversidad nunca debe haber un momento de cambio. En la debilidad todos opinan, y uno se preocupa demasiado de los pedidos de alrededor. En la prosperidad hay que invertir para pasar el invierno.
No presumo de ser poderoso, pero en la adversidad es cuando mayor fuerza reconozco dentro mío. Aparte, llevo toda mi vida observando a aquellos que gestionan la adversidad, que es de quienes verdaderamente se aprende. Extrañamente, todos sobre-observamos a los victoriosos, y quienes merecen ser observados son aquellos que tramitan la adversidad, así que estoy en un escenario que me es habitual, y el que he recorrido con mi cuerpo, y en cuerpo ajeno, infinidad de veces.
Si tuviera opinar sobre una virtud, me referiría a esta virtud: adaptarse a la exigencia, no desmoronarse, no quebrarse, persistir a pesar de la adversidad, enfrentar las dificultades sin pervertirse, pudiendo ser siempre el mismo, estar dispuesto a poner en riesgo lo que poseo, aceptar el reto, el desafío, el cambio, el ritmo, tolerar los picos de dolor, saber sufrir, volver a empezar aun cuando la interrupción se produce cerca del final, recobrar el estado original sin perder salud en la búsqueda de efectividad. No pueden quedar excluidos aquellos que no se convencieron: a aquellos que no se convencieron, hay que admitirles la diversidad, que es muy difícil, admitir que el otro no es como deseamos.
Trabajo diariamente como si me fuera a quedar toda la vida, y no ignoro que puedo dejar de pertenecer mañana. Tampoco quiero alardear de fortaleza, pero es muy difícil que deje de luchar. Es mucho más probable que decidan por mí, que yo decida. Frente a la adversidad, siempre sigo luchando. Y sé hacerlo del único modo que se lucha en la adversidad: en soledad. Porque como la derrota produce sensaciones desagradables, es natural que todo el mundo tienda a distanciarse del que protagoniza la derrota. En este caso, me toca liderar a mí un proyecto que está desilusionando, y es natural que eso se viva en soledad, sin compañía. Y lo digo exactamente así: me parece natural, me parece lo normal, me parece que es lo que sucede siempre.
Usted dice que el fútbol tiene leyes, que yo no ignoro. La palabra temer es una palabra que refleja las sensaciones que tienen los entrenadores frente a la adversidad, pero paralelamente, no quiero hacer ostentación de algo que no sé cuánto tiempo puede durarme, siempre tengo fortaleza cuando las cosas se tuercen.
Acuérdate en adelante, cada vez que algo te contriste, de recurrir a esta máxima: que la adversidad no es una desgracia, antes bien, el sufrirla con grandeza de ánimo es una dicha.
Acuérdate en adelante, cada vez que algo te contriste, de recurrir a esta máxima: que la adversidad no es una desgracia, antes bien, el sufrirla con grandeza de ánimo es una dicha.
En la adversidad una persona es salvada por la esperanza.
Desafío es mantenerse altivo y desafiante ante la adversidad y agradecido ante la victoria, no se tiene rivales a quien vencer, pues se está convencido que para triunfar no se requiere derrotar a otro, su máxima victoria es la conquista de sí mismo,
De todas las virtudes que podemos aprender no hay otra característica más útil, más necesaria para la supervivencia y con más probabilidades de mejorar la calidad de vida que la capacidad de transformar la adversidad en un desafío que pueda proporcionarnos disfrute.
La adversidad es nuestra madre, la prosperidad sólo es nuestra madrastra.
La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad.
El mayor espectáculo del mundo es un hombre esforzado luchando contra la adversidad.
El mayor espectáculo es un hombre esforzado luchando contra la adversidad, pero hay otro aún más grande: ver a otro hombre lanzarse en su ayuda.
La lucha por nuestra independencia se desarrolló en tales condiciones, que demostró al Alto Perú que, así como debía contar con sólo sus esfuerzos para darse la libertad, que así como estaba solo ante la adversidad, así también en la vida independiente, debía vivir como unidad política autónoma.
Yo ante la adversidad me crezco y siempre he convivido con la presión de las expectativas. No me da miedo eso
Haceos amigos en la prosperidad, y probadlos en la adversidad
La prosperidad no es una medida, sólo la adversidad sirve para pesar a los amigos.
Todo suceso tiene un porqué y toda adversidad nos enseña una lección. He comprendido que el fracaso, sea personal, profesional o incluso espiritual, es necesario para la expansión de la persona. Aporta un crecimiento interior y un sinfín de recompensas psíquicas. Nunca lamentes tu pasado. Acéptalo como el maestro que es.
La única manera de vencer la adversidad es admitir que esta existe.
Si la vida te pone fronteras no pienses ke son insuperables ya ke tienes un corazon mas grande de lo ke imaginas.. no te des por vencido ante adversidad o impotencia sigue padelante ke la vida no tiene vuelta
Si en medio de las adversidades persevera el corazón con serenidad, con gozo y con paz, esto es amor.
... la adversidad sigue a la ventura como la sombra al cuerpo. Ambas, parecen, en efecto, fases alternativas de la irremediable ondulación del humano destino.
En la adversidad conviene muchas veces tomar un camino atrevido.
La adversidad acaba por encontrar al hombre junto al que había pasado.
La adversidad es ocasión de virtud.
La adversidad no puede con el hombre valiente.
La mayor muestra de valentía es ver a un gran hombre luchar contra la adversidad
Ni la prosperidad envanece al sabio ni la adversidad lo abate.
No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba.
De cien hombres que pueden soportar la adversidad, apenas habrá uno que pueda soportar la felicidad.
De ciento que pueden soportar la adversidad, apenas hay uno que pueda sobrellevar la prosperidad
La adversidad pesa a veces muy duramente, pero por un hombre que pueda resistir la prosperidad se encuentra un centenar que resistirá la desgracia
No te inclines ante la adversidad, más bien oponte audazmente a ella tanto cuanto tu suerte te lo permita.
search